Bruce Springsteen: Bobby Jean

Bruce Springsteen ha sido el músico que más me ha impactado, conmovido e influenciado, sin duda alguna…

bruce-springsteen-the-river-reedicion-620x449Maite, el rock y el amor

Y ahí estaba yo…cursando el B.U.P. en el Instituto Ausias March de Barcelona. El centro queda en la parte alta de la ciudad, en el barrio de Pedralbes y al lado de la llamada Zona Universitaria (la urbana, no el campus de Bellaterra).

img_4348Recuerdo perfectamente que teníamos que subir y bajar cada día una calle llamada González Tablas y que ésta tenía -y tiene- una pendiente considerable. Dejabas al subir el famoso Cuartel del Bruc a la derecha, cerca de la Diagonal. En cualquier caso, el instituto quedaba bastante alejado de mi casa. Conocí a mucha gente, hice amistades -como cualquier chico o chica que aterriza en un instituto después del EGB- y así pasaron los cursos primero y segundo. Y entonces, en un momento dado

4183115-644x362

JOHAN

…hubo una reestructuración de las clases en 3º de B.U.P. En aquellos tiempos teníamos que escoger asignaturas orientadas hacia las letras o hacia las ciencias -yo, letras, de toda la vida- sobre todo al hacer el C.O.U. pensando en la Universidad. No recuerdo los motivos, pero se reestructuraron clases y se mezclaron alumnos, apareciendo de nuevos entre los grupitos de los ya conocidos. Y apareció ella: Maite. Qué chica y qué grandísima persona. Inteligente, super simpática y super enrollada. Además tenía un cuerpazo impresionante, porque se dedicaba a hacer gimnasia y danza…

le1303-obraz-priprava-na-tanecSí, realmente Maite estaba como un tren, pero no la recuerdo por eso -que también- precisamente. Maite era muy buena persona, simpática y abierta. Nos hicimos amigos ya avanzado el curso. Además surgieron otros vínculos con ella y su familia. Maite me pidió si podía darle clases particulares de matemáticas a uno de sus hermanos, y accedí. Así estuve en su casa de Sarrià muchas veces, conocí a sus padres y a dos hermanas mayores tanto o más enrolladas que ella. El curso fue llegando a su fin, y éramos muy buenos amigos -sólo amigos-. Y de repente aparece un día y se presenta con una cinta de cassette y me dice: “Toma. Un regalo para ti”. ¿Qué contenía esa cinta? Porque casi iba a marcar un antes y un después en mi personalidad…

1445011161bruce_springsteen_the_river_560x560Contenía la grabación de este disco. Palabras mayores de la historia del rock moderno. Estamos hablando aproximadamente de 1981/82, porque The River se publicó en 1980. Conocía yo a Springsteen de nombre, pero sinceramente no me había interesado por sus canciones o su pasado (mi faceta de dron en modo “búsqueda”, ávido de nueva música justo estaba comenzando tímidamente). Además mi crecimiento musical vino de la mano de grupos como Pink Floyd, la ELO, Genesis y muy principalmente Supertramp -un sonido diametralmente opuesto al del Boss-. También empezaba a irrumpir cada vez más claramente Bowie, pero a Springsteen no le había hecho casi ni caso. Simplemente había escuchado por la radio sus hits Sherry Darling y sobre todo Hungry Heart, que me parecía una canción bastante pegadiza. Es posible que esta oveja despistada hubiera acabado llegando al redil springsteeniano en unos meses, o un año o dos, pero un ángel llamado Maite bajó de los cielos con el martillo de Thor en forma de rock.

Branquinha 3

Recuerdo las primeras escuchas de la cinta. Me chocó el sonido, su contundencia, y no me fue fácil. El corte que abre el disco, y que es un auténtico trallazo rock, “The ties that bind”, es en cierto modo algo áspero porque empieza con esas guitarras y con esa aparente “falta de melodía”…

bruce_springsteen_tiesTonterías. Serían las manías de un niño que aún no había abrazado la nueva “religión”, el ruido salvaje pero coherente, el despelote eléctrico, la descarga de energía que iba a despertarme a mí y a muchos. Unos cuantos martillazos de Thor, y por supuesto ya no podía dejar de escuchar una obra maestra como The River.

Llegó entonces el fin de curso. Se organizó una salida con todos los elementos ad hoc: Cena, bebida a destajo, desmadre, a bailar a un local y quizá hasta sexo para los más espabilados. Entre los cuales no puede decirse que estuviera yo. Fue la noche en que pude enrollarme con Maite y no lo hice. Yo era bastante tímido por aquel entonces -hay que ver cómo cambiarían las cosas con los años- y ni se me ocurrió soñar que pudiera tener una mínima posibilidad con mi super amiga, la chica casi perfecta, el trenazo descarrilado. Qué idiota. Maite se enrolló con otro esa noche y acabaron en la cama.

img_1910_1

Todo esto me lo explicó tiempo después, diciéndome también que ella barajaba al otro -Pau- y a mí. Aún seguimos siendo amigos durante un tiempo, incluso Pau y yo hicimos buenas migas -él se iniciaba en la programación informática y me enseñó bastantes cosas-. Salíamos muchas veces, cogíamos unas cogorzas del quince, hablando en plata, y nuestras vidas seguían -ellos pillaban y yo no-. Hasta que Maite y Pau cortaron. Ella acabó conociendo a un chico danés que también estaba como un auténtico tren -físico de vikingo quebrantahuesos, para entendernos- y al final se fue a vivir a Dinamarca con él. Nunca más volví, nunca más la he vuelto a ver. Debo suponer que seguirá viviendo allí. ¿Qué puedo hacer? Recordarla. Amarla ahora a través de este pequeño relato. Dedicarle quizá y cantarle mentalmente el “Copenhague” de Vetusta Morla. Maite Boira desapareció para siempre -quién sabe- de mi vida. Y Bruce Springsteen se quedó.

1cebd19b0231c46ab02552d92806bb50La discografía de un monstruo

Lo siguiente que hice con el paso del tiempo es obvio: Irme comprando poco a poco toda la discografía del Boss. No recuerdo en qué momento exactamente, pero me compré un tocadiscos y empecé a comprarme discos de toda naturaleza cada mes. Ya tenía un trabajo fijo y me lo podía permitir. Aunque ayudara económicamente en casa, cada mes caían entre 5 y 10 discos nuevos, siempre procurando disimular las compras para no tener que oír demasiado a mi madre (que en realidad se metía muy poco). Fue toda la década de los 80 y también de los 90 una época dorada en ese sentido, fructífera e imparable. Mi colección no paraba de aumentar, también de cintas y de grabaciones de material dejado por amistades. Eran aquellas torres por módulos con lo que se llamaba doble pletina de cassettes. Y aún conservo lo que es el plato del tocadiscos, y funciona, aunque con algún defectillo menor.

49882433

Algo parecido a esto es lo que tenía. Incluso ahora tengo un reproductor de CDs con doble pletina, pero me he vuelto tan perezoso que no lo utilizo

Ya no solamente me compré discos del Boss y descubrí su música, sino la de una interminable lista de grandes nombres del pop-rock. Los más vigentes de aquella época -Police, Dire Straits, Bowie, Peter Gabriel, Lou Reed, The Cure, Simple Minds, U2, Prince- y fui descubriendo a grupos con algo más de veteranía -Pink Floyd, Deep Purple, Creedence Clearwater Revival, Roxy Music, Blondie, Van Morrison-. Eso sin contar toda la cosecha española de grupos en esos años -Radio Futura, Gabinete Caligari, Loquillo, Los Rebeldes, Duncan Dhu, El Último de la Fila, Nacha Pop- y las incontables horas en que también escuchaba programas de radio bastante buenos. Con los años nuevas hornadas de grupos y artistas se han ido sumando -Pixies, R.E.M., Björk, The Smiths y un larguísimo etcétera-. Desde que aquella cinta cayó en mis manos y el rock entró en mi vida, desde que aquel tocadiscos entró por la puerta, ha sido un no parar de descubrir música.

14032807744ecbdad6dadcf3-70331115Pero a pesar de esa vorágine y de ese constante descubrir (otra cosa me ayudaba, comprarme cada mes la revista Rockdelux), Springsteen y sus discos siempre fueron lo primero para mí, tanto en preferencias como en el corazón. Desde luego me hice con sus 4 obras capitales –Born to RunDarkness on the Edge of Town, The River y Born in the U.S.A.pero también con sus dos primeros discos, menos conocidos, y con muchos otros como el honesto e intimista Nebraska, el directo que contiene 5 discos o la caja recopilatoria 18 Tracks. Sin olvidarnos de otro gran álbum, el Tunnel of Love

Es difícil escoger cúal podría ser su mejor disco. Cada uno tendrá sus preferencias y opiniones. Pero para mí, si olvidamos canciones en particular y miramos un disco como obra de conjunto, el más redondo, completo y coherente me parece Darkness on the Edge of Town. El nivel de sus canciones es altísimo y cuesta encontrar algún tema flojo. Debo reconocer que a partir de la publicación de The Rising en el 2002, mi fiebre por Springsteen desciende considerablemente. Pese a seguir gustándome mucho, mis intereses se han diversificado enormemente y el Boss me suena siempre a lo mismo, pese a ser un músico y compositor enorme.

La peregrinación a Montpellier

El tiempo fue pasando y llegó el gran día que le vi en directo por primera vez. Fue durante su gira del Born in the U.S.A., realizada en el período 1984/5. Esa gira no pasó por España, pero ahí apareció José María y gracias a él se hizo el milagro. José María era un compañero de trabajo y también fanático de Springsteen. Había vivido varios años en París y dominaba el francés perfectamente. Puesto que el Boss tocaría en Montpellier como punto más cercano a la geografía española, la jugada pareció cuadrarse y el cielo abrirse cuando el bueno de José María se me acerca un día y me dice: “¿Qué? ¿Qué te parece si nos vamos con mi coche hasta Montpellier a ver a Bruce Springsteen?”. No lo dudé ni una milésima de segundo. Dios mío, era una noticia tan maravillosa que no podía creérmelo. Iba a verle en directo, al músico que tenía la fama de hacer los conciertos más demoledores e impecables con una apisonadora llamada The E Street Band

151743255-e1001e4d-14c3-47b5-ab29-320a9b7d7ba5

Stade Ritcher, Montpellier. 23 de junio de 1985. Ésa fue la fecha inolvidable en que muchos hicimos un sueño realidad

Fue una auténtica peregrinación desde muchos puntos de la geografía española, como cubrió después ampliamente la prensa: Desde Catalunya, País Vasco, Navarra, norte de España, Aragón, probablemente Comunidad Valenciana y cómo no desde la Comunidad de Madrid. Me atrevería a decir que incluso acudiría gente de puntos más al sur, como Sevilla, por poner un ejemplo. Miles de españoles salieron hacia allí al encuentro con El Jefe.

José María se portó como un campeón y condujo todo el viaje -cosas de ser el único con carnet- y por fin llegamos, en un día algo gris y plomizo. Pero daba igual, aunque hubiéramos estado bajo cero. El astro rey del rock iba a achicharrarnos en unas horas.

Singer and Guitarist Bruce Springsteen Performs on Stage

Por ahí andaba yo…

¿Qué sentí? Lloré, las lágrimas rodaron por mi cara en el momento en que Springsteen y los suyos saltaron al escenario y las primeras notas empezaron a sonar. Tal era mi emoción, tan sincera y tan profunda. El impacto fue tan enorme que incluso podía sentirlo en todo mi cuerpo. Entendí -era perfectamente aplicable- aquella expresión de “me tiemblan las piernas”.

Pero la sensación que predominó durante toda la actuación se resume indiscutiblemente en una palabra: Energía. La fuerza que desprendía Springsteen con su E Street Band era descomunal. Las primeras notas, inolvidables, del Born in the U.S.A. nos atronaron a todos y nos traspasaron como un vendaval. Brutal, perfecto, impecable, de una profesionalidad para quitarse el sombrero y con un sonido tan nítido y tan potente como jamás había escuchado en vivo. Fue para mí y para todos los asistentes -miles de franceses, italianos y otras nacionalidades, hordas de españoles- una catarsis del rock, la comunión con un músico excepcional. Otras veces he visto al Boss, ya en Barcelona, pero como aquella primera vez…

19850623_front-1La amistad, los adioses y Bobby Jean

Para protagonizar esta entrada lo más lógico, fácil e inmediato hubiera sido escoger el tema de The River. Una canción maravillosa, un verdadero poema lleno de tristeza, lirismo y evocación. Soberbio, inmortal, con esa gran letra, con la armónica…Era una posibilidad ideal para reflejar toda esta crónica, porque mi idilio con Bruce empieza con ese disco el día que Maite tiene ese gran detalle. Otros grandes temas del propio The River también podrían haber servido: Hungry Heart, Point Blank, Drive All Night o algún otro. También algunas joyas contenidas en el Darkness on the Edge of Town, o himnos inmortales del rock como Born to Run o Thunder Road.

Pero Bobby Jean también simboliza a la perfección toda esta historia vital y musical. De alguna manera cierra ese círculo perfecto de 4 discos capitales del de New Jersey. Además, Born in the U.S.A. también es un disco importantísimo del Boss, aparte de un éxito de ventas total. Supuso una innovación en cuanto a su sonido, introduciendo sintetizadores y acercándose al pop como nunca antes. La comercialidad está en el punto justo para no considerarlo un disco fácil, y no se pierde la calidad. Al contrario: Hay temas descomunales, perfectos, como Cover Me, No surrender, I’m Goin’ Down, Glory Days, I’m on Fire y algunos más. Algunos críticos han colocado este disco entre los mejores de toda la historia del rock and roll, y estoy de acuerdo en esa apreciación.

22d9f7d51d1a58d48b9ac5bcb827e355

Bobby Jean…me encanta este tema, me parece perfecto, bellísimo y además refleja toda la potencia del rock springsteeniano -en su versión más modernizada, como hemos dicho- cosa que una balada como The River no hace. La letra habla de la partida de un amigo y es una despedida de Bruce cargada de sentimiento y de nostalgia. Otro gran punto de la canción es que en ningún momento se especifica si se está hablando de un hombre o de una mujer. Hasta en eso es enorme cuando quiere el Boss

Casualmente, aquí tenemos el tema tocado en el concierto del Parc de la Courneuve, en Paris, el 29 de junio de 1985. Esto significa tan sólo 6 días después del concierto de Montpellier. Con la traducción al español. En el vídeo aparece el saxofonista Clarence Clemons, que murió en el 2011 -también falleció Danny Federici en el 2008-. Prometo dedicarle un día una entrada a The Big Man y buscar sus mejores vídeos, porque un músico así lo merece. No tengo palabras para expresar cúan grande me parece Springsteen, y todo mi amor y admiración.

Well I came by your house the other day, your mother said you went away
She said there was nothing that I could have done
There was nothing nobody could say
Me and you we’ve known each other ever since we were sixteen
I wished I would have known I wished I could have called you
Just to say goodbye Bobby Jean

Now you hung with me when all the others turned away turned up their nose
We liked the same music we liked the same bands we liked the same clothes
We told each other that we were the wildest, the wildest things we’d ever seen
Now I wished you would have told me I wished I could have talked to you
Just to say goodbye Bobby Jean

Now we went walking in the rain talking about the pain from the world we hid
Now there ain’t nobody nowhere nohow gonna ever understand me the way you did
Maybe you’ll be out there on that road somewhere
In some bus or train traveling along
In some motel room there’ll be a radio playing
And you’ll hear me sing this song
Well if you do you’ll know I’m thinking of you and all the miles in between
And I’m just calling one last time not to change your mind
But just to say I miss you baby, good luck, goodbye, Bobby Jean

Acerca de whatgoesaround

Desde Barcelona. Me fascina el misterio, y hay infinitas preguntas y enigmas sin respuesta. La música, otra gran pasión.
Esta entrada fue publicada en CONCIERTOS, ROCK. Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Bruce Springsteen: Bobby Jean

  1. EmeM dijo:

    Te leí el mismo día que publicaste la entrada y estaba deseando tener un rato calmado para dejarte mi comentario…
    Cuando escribes sobre algún solista o grupo y al tiempo nos cuentas algún recuerdo personal, (en este caso la preciosa historia de Maite), contextualizas la música de una manera muy especial, dotas de un sentido totalmente distinto a lo que vamos a escuchar. El logro es doble en casos como este, que hablas de BS (que a mi personalmente me encanta) y nombras canciones maravillosas a las que es fácil tener asociado algún recuerdo, pero con la lectura de los tuyos despiertan con nuevos matices.
    Me encanta ver la música a través de tus palabras, escucharla matizada por tus recuerdos y aliñada con los aromas de aquello que sentiste.
    En cuanto a Bruce S… no puedo decir nada que tú no hayas dicho ya, y sobre todo nada mejor, por algo es el puto jefe. JEFAZO.
    Muchos besos.

    Me gusta

    • Hola Eme, y gracias por tus palabras. Así que lo leíste el mismo día, la verdad que los días pasan volando. Sí, creo que lo acabé sobre la 1 AM aprox. Bueno, contextualizo pero ya puedes ver por lo explicado que la música ha estado presente en mi vida desde que era un adolescente, ahora puedes quizá entender algo más por qué conozco tantos artistas. Después lo pensé con calma, sí, la historia de Maite, la cinta y cómo apareció Bruce es curiosa y a la vez hermosa y cargada de sentido, casi de algo parecido a quizá el destino. Hay muchas otras historias curiosas. Ese mismo verano lo pasamos en Blanes con unos primos y familia, y resulta que el mayor de ellos era absolutamente fanático de los Beatles. Ese verano me empapé y conocí, te lo aseguro, TODOS los discos de los Beatles, lo cual para mí fue muy positivo. Cuéntame algo, Eme, lo que sea.

      Me gusta

      • EmeM dijo:

        Qué coincidencia!. Yo escuché a los Beatles por primera vez a los doce años. Estaba de vacaciones en el pueblo de mi padre, muy aburrida y con pocas perspectivas de que aquello cambiara porque, debido a mi lesión en la pierna casi no podía moverme… Un dia mi tía trajo a casa a una chica del pueblo que era familia lejana mía, la chica era algo mayor que yo, tenia 14, pero nos pusimos a hablar y nos caímos genial. A partir de ese día, algunas tardes mi tía me llevaba a su casa. Allí conocí a su hermano mayor (19) que era también muy fan de los Beatles. A mi me hacía gracia que a alguien d su edad (alguien mayor y guapo a mis ojos de cría) le gustara un grupo de la época de mis padres. El caso es que nos ponía algunos CD´s y…. me enamoré de Penny Lane, Hey Jude, Let it be… Mavavillosos verdad?.

        Me gusta

  2. Pues tu historia guarda ciertas similitudes por el tema de lazos familiares. Tal y como te lo comenté el otro día, parecía como si mencionara muy superficialmente lo de tu accidente. Lo que no estaba seguro de si te habías roto tibia y peroné, pero lo hubiera jurado. Volví a leer ese post, y sin duda lo había leído entero la otra vez, no una parte. Sierra La Pedriza, Madrid. Escuela método Voganova. La verdad, y no es que ahora quiera enrollarme con esto, es que todo tu blog es fortísimo, tus entradas me dejan casi hecho polvo por las cosas que explicas. Jamás había leído algo semejante a lo que escribes, y la forma en que lo haces. Sincera, hiriente, realista, dolorida y a la vez con fuerzas y esperanzas para seguir. Te lo dije el primer día que comenté: Tus posts me impactaron desde el primer momento. Bien por los Beatles, desde luego el mejor grupo que ha habido. Toda su carrera es brutal, pero me quedo con los temas de su última época, no sé por qué, algunos como el mismo Penny Lane, I am the Walrus o The Fool on the hill…

    Me gusta

  3. Pingback: 58. Supertramp: Hide in Your Shell | ongakumymusic

  4. Pingback: Las Cinco Canciones de Whatgoesaround (I): “Bobby Jean” (Bruce Springsteen) | La Guitarra de las Musas

  5. Pingback: 144. Clarence Clemons, la espiral sónica del rock | ongakumymusic

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s