Christina Rosenvinge: Canción del Eco

Narciso el soberbio, ¡por Dios!, qué guapo es

las ninfas se ofrecen ante su desinterés.

Pasea en el bosque su melancolía,

nada es suficiente, su alma está vacía. 

christina-rosenvinge-2Por supuestísimo, le debía una entrada a Christina Rosenvinge y a su formidable Canción del Eco, un tema que me fascinó desde la primera escucha (perdón, desde la primera nota) y que para mí es una de las mejores canciones de toda la historia del pop-rock hechas en España. Tan humilde y contundente es mi juicio como mi sentimiento (y éste es innegociable).

Si sufres la desgracia (quizá relativa, pero desgracia) o el déficit de no conocer esta canción, hoy mismo va a quedar subsanado el problema…

5499534636_fe2cc685c6La veterana cantautora hispano-danesa (biografía y trayectoria aquí) volvía a la escena musical española en el 2008 con la publicación del álbum Tu Labio superior, un trabajo que le supuso un reconocimiento mayoritario de público y crítica. Revistas como Rockdelux lo coronan como lo mejor de ese año. Y decimos «volvía» porque ese disco aparecía tras su etapa o trilogía anglosajona: En 1994 conoce, traba amistad y acabaría trabajando con Lee Ranaldo (guitarrista de Sonic Youth). En 1999 se traslada a Nueva York y de toda esa etapa son fruto sus discos Frozen Pool, Foreign Land y Continental 62, con la práctica totalidad de los temas cantados en inglés.

lee-ranaldo-christina-rosenvinge

Lee Ranaldo y Christina Rosenvinge

Toda esta extensa trayectoria tiene su importancia y su relevancia. Primero, por mostrarse a las claras la contrastada experiencia y el buen hacer de Christina. Y segundo, porque su magnífico disco La Joven Dolores publicado en el 2011 podría considerarse en ciertos sentidos como una continuación de ese Tu Labio superior. Y sin duda es un trabajo de madurez lleno de excelentes canciones como «Jorge y Yo», «Mi Vida Bajo el Agua», «Eva Enamorada», «Weekend», «La Idiota en Mi Mayor», «Debut»…christina_rosenvinge-la_joven_dolores-frontal¿No tienes este disco y te apetece engrosar tu colección con un trabajo que merece como mínimo un 8 sobre 10? Pues ésta es mi entusiasta y decidida recomendación.

La Joven Dolores es un trabajo más luminoso que el anterior, donde la autora abraza abiertamente la vena pop y en el que nos entrega grandes historias, próximas e íntimas, a través de unas letras magníficas y descriptivas. A pesar de esa relativa jovialidad se hacen presentes los claroscuros. El disco tuvo cierto valor terapéutico para la hispano-danesa ya que le ayudó a exorcizar ciertos demonios personales, y muchos de sus temas fueron compuestos en un retiro en Formentera (vaya, yo también he pasado unos cuantos veranos en la pequeña de las Pitiusas…). El nombre del disco hace referencia a un pequeño barco utilizado para trasladarse entre Formentera e Ibiza.

christina20rosenvinge_634605119202147500rosegni1-350x262En este disco la mujer tiene un papel protagonista en un buen número de temas, donde se desgranan diversos aspectos de las relaciones y del amor. Un trabajo de madurez con el que la cantante se afianza en un puesto de privilegio y sigue ganándose el respeto inequívoco de la crítica y la admiración y el cariño de muchísimos seguidores. Como dice la crítica del disco de Rockdelux «…con La Joven Dolores Christina Rosenvinge da un decidido paso hacia la cima de la canción de autor femenina». Una etapa de madurez que se ha visto continuada con su álbum del 2015, Lo Nuestro.

o-mito-de-narcisoEl tema Canción del Eco está basado en la obra Metamorfosis de Ovidio, quien escribió este relato en el año 43 a. C. Repasemos el mito de Narciso y la ninfa Eco…

Narciso fue engendrado por la violencia del dios boecio del río Cefiso, quien raptó y violó a la náyade Liriope (una ninfa acuática). Ésta alumbró a un joven de extraordinaria belleza, a quien llamaron Narciso, y que provocaba grandes pasiones a hombres y mujeres, mortales y dioses. Tan pagado de sí mismo estaba, tal era su arrogancia, que no hacía caso de la admiración y el deseo que despertaba. Este efebo no respondía a esta cohorte de enamorados de todo signo, seguramente debido a su incapacidad para amar y para reconocer al otro y sus encantos.

200px-michelangelo_caravaggio_065

El vidente Tiresias ya había hecho la predicción de que viviría muchos años, siempre y cuando no viese nunca el reflejo de sí mismo. Narciso por tanto hacía caso omiso o rechazaba a todas las doncellas o ninfas del bosque. Aparece entonces en la historia la ninfa Eco, quien había disgustado a la diosa Hera -legítima esposa y una de las tres hermanas del dios Zeus- y por ello ésta la había condenado a repetir las últimas palabras de aquello que se le dijera.

mujeresenmediodelotoPor esta razón Eco era incapaz de hablarle a Narciso de su amor. Sin embargo, un día, cuando él estaba caminando por el bosque, acabó apartándose de sus compañeros. Cuando preguntó «¿Hay alguien aquí?», Eco respondió: «Aquí, aquí». Incapaz de verla oculta entre los árboles, Narciso le gritó: «¡Ven!». Después de responder: «Ven», Eco salió de entre los árboles abriendo los brazos. Narciso se negó a aceptar su amor, por lo que la pobre Eco, desolada, se ocultó en una cueva y allí se consumió hasta que sólo quedó su voz.

eco-2

Eco osó conquistar al dios Zeus, y por eso la celosa Hera lanzó sobre ella ese castigo

Para castigar a Narciso por su crueldad y arrogancia, Némesis, la diosa de la venganza, hizo que se enamorara de su propia imagen reflejada en el agua. Un día de verano Narciso descansaba tras la caza junto a un lago de superficie cristalina que proyectaba su propia imagen. Narciso se acercó al agua y quedó fascinado, se enamoró de lo que veía, hasta tal punto que dejó de comer y dormir por el sufrimiento de no poder conseguir a su nuevo amor, pues cuando se acercaba, la imagen desaparecía. En una contemplación absorta, incapaz de apartarse de su imagen, acabó arrojándose a las aguas. En el sitio donde su cuerpo había caído, creció una hermosa flor, que hizo honor al nombre y la memoria de Narciso. Se dice que incluso en el reino de los muertos siguió hechizado por su propia imagen, a la que admiraba en las negras aguas de la laguna Estigia.narciso-300x191

Existen otras versiones del mito, pero todas ellas inciden en la misma idea: El extremo narcisismo o amor por sí mismo del bello efebo, y su rechazo de todo posible pretendiente. En una de las versiones, es pretendido por el joven Aminias, que le desea y le busca con frecuencia. Narciso, cansado de él e incapaz de amarle, le manda una espada ordenándole que se dé muerte a sí mismo en prueba de su amor. Aminias se quita la vida obedeciéndole, pero antes lanza la maldición de que se enamorará de su propio reflejo. En otra versión Narciso se enamora de una hermana gemela con la que iba de caza, pero ésta muere y Narciso cree verla en ese reflejo en el estanque. En cualquier caso de esa historia nacería esa bella flor maloliente.

Narciso amarillo con gotas de rocío

El tema Canción del Eco no es solamente una canción. Es toda una poesía hecha música. Otra joya contenida en ese La Joven Dolores. Lirismo, evocación, mitología, tristeza, desamor, belleza y desgracia, enamoramiento y perdición. Christina Rosenvinge desgranó una obra de arte.

Christina interpretando el tema en directo (Gaztea Live, año 2010)…

Esta impagable versión en La Casa Murada. Un proyecto con Raül Fernández (Refree), músico que acompaña a la también grandísima Sílvia Pérez Cruz…

Esta entrada fue publicada en INDIE POP, POP-ROCK. Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a Christina Rosenvinge: Canción del Eco

  1. icástico dijo:

    Me tuvo hechizado esta mujer, por su música, su voz, su sensualidad. Gracias por el detalle del mito Narciso. No sabía que la flor olía mal.

    Me gusta

  2. evavill dijo:

    A mí me ha pasado lo mismo que a Icástico, he pensado en tu blog. Eso es poderío.

    Me gusta

  3. EmeM dijo:

    Esta mujer me encanta por completo, me parece bellisima, tiene una voz tremendamente personal y, sin ser una gran cantante, logra ser una más que decente interprete. Como compositora salta a otro nivel 🙂
    Me sumo a los comentarios sobre los que pensamos en ti cuando nos enteramos de la muerte de Prince…
    Vaya rachita 😦
    BEsos.

    Me gusta

    • Andas por aquí…te estaba contestando al otro comentario. Pues Christina me flipa y esta canción me tiene enamorado por todo. La letra, la música, es como un cuento o fábula en miniatura. Y eso que canta de esa forma medio recitando, hablando o susurrando, sin tomar del todo las melodías, una forma muy personal y sugerente. Si no tienes este disco, es muy grande. Lo de Prince fue muy triste y un verdadero mazazo por lo inesperado y su edad. Llevamos un año de mierda, primero Bowie y ahora él, dos de los artistas más geniales de las últimas décadas. Sé que nunca te ha apasionado Prince, pero te aseguro que su obra es pasmosa, así como su influencia es brutal. Tiene algunas canciones que solo pueden calificarse de maravillosas. Siempre le amaré, lo que me provocaban ambos era diferente pero la admiración muy parecida. Joder, la vida pasa en un suspiro, es muy fuerte.

      Me gusta

  4. EmeM dijo:

    No me apasionaba pero apreciaba su tremendo talento y todo lo que aportó a la música. Me entristece su muerte y me entristece también por ti, porque, de alguna manera, puedo imaginar como eso te hace sentir.

    Me gusta

  5. Pingback: Christina Rosenvinge: El Pretendiente | ongakumymusic

  6. Lenin Salas dijo:

    Quedé fascinado con la canción y su historia. El contexto musical que le pone Christina es magistral. Muchas gracias por compartir esta información.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s