Bon Iver: 666 ʇ

Indudable que el grupo Bon Iver tiene a la crítica metida en el bolsillo, rendida a sus pies, y probablemente con todo merecimiento. Me parece que casi esperaba con más expectación esta crítica musical de todo el mundo la publicación de su nuevo disco que los propios seguidores. Y se han vuelto a deshacer en elogios, han vuelto a puntuar altísimo el nuevo trabajo del grupo capitaneado por Justin Vernon. No lo estoy cuestionando, simplemente señalando. “22, A Million” salía a la venta este pasado 30 de septiembre…jv1-640x640Esta bonita y enigmática portada puede llevarse tranquilamente el calificativo de futurista como el propio contenido del álbum. No solamente futurista parece ese contenido y el tratamiento de las canciones, sino también valiente, innovador, sorprendente y personal, entre otras cosas. Basta con echarle un vistazo a los títulos de las canciones, plagados de signos extraños e ilegibles. Ahí van, porque un galimatías vale más que cien mil intentos de explicación (genial, por cierto, me encanta y me divierte)…

’22, A Million’:

01 22 (OVER S∞∞N)
02 10 d E A T h b R E a s T ⚄ ⚄
03 715 – CR∑∑KS
04 33 “GOD”
05 29 #Strafford APTS
06 666 ʇ
07 21 M◊◊N WATER
08 8 (circle)
09 ____45_____
10 00000 Million

La publicación de este nuevo trabajo me sirve de inmejorable excusa para reescuchar y reevaluar los anteriores trabajos de Bon IverFor Emma, Forever Ago (2007) y Bon Iver, Bon Iver (2011), que obran en mi poder desde hace tiempo, pero quizá poco escuchados. Discos que contienen auténticas perlas, como por ejemplo este Flume, el corte que abre su primer trabajo. Una absoluta maravilla en todos los aspectos: Acordes, melodía, voz…

Revisando diferentes críticas de este último trabajo, y en referencia a esos extraños títulos para las canciones, me ha hecho mucha gracia una frase al respecto de la reseña de binaural.es: “El tracklist del disco parece la lista de la compra de una familia media de Saturno.”

bon-iver-4ecc92029d7b4

Justin Vernon, el alma de Bon Iver

Dicha crítica de binaural.es expone algunas consideraciones muy acertadas al respecto del carácter arriesgado e innovador de este nuevo trabajo. Vuelvo a citar:

“Realmente “22, A Million” es algo diferente de lo esperado. Pero nadie podrá negar que Bon Iver siempre han intentado sorprender. Entonces cada uno ha de gestionar como pueda su relación con los cambios y decidir si le gusta o no. El disco sigue siendo una adalid de la serenidad y los tempos reposados. Del pop-folk de regusto americano de olor a musgo y leña apilada. Pero esta vez pasado por el sedal de los sintetizadores.”

Efectivamente, éste se caracteriza por el uso de la electrónica, los sintetizadores, los efectos sonoros (conocido como Auto-Tune), las capas de sonido, el vocoder -voces o instrumentos tratados-, los samples y en general el empleo del equipo y el software que Vernon posee en April Base, su estudio de grabación en Wisconsin…

maxresdefault

Justin Vernon en su estudio con el grupo The Staves

La web jenesaispop.com, como no podía ser de otra forma, analiza largo y tendido este nuevo disco y señala muy acertadamente lo que en realidad encontramos detrás de tanto tratamiento sonoro: Grandes canciones…

“Detrás de ese reinventado muro de sonido hay canciones, canciones emotivas y certeras. ’22, A Million’ vuelve a confirmar a Justin Vernon y su equipo como uno de esos raros grupos que no juegan la misma liga que los demás. Simplemente, crean una propia y el resto debe conformarse con mirar, aprender y disfrutar.”

Y es que escucho estos sorprendentes cortes y me suena muchísimo a Kanye West en cuanto a samples, efectos sonoros, etc. -no en cuanto a rapear, obviamente-, artista con el que tiene una estrecha relación y con el que ha colaborado varias veces. También se notan las similitudes y la proximidad a artistas como Frank Ocean, James Blake o el grupo norteamericano Francis and the Lights.

m99hfi8kdpqn7ypdca8c

Expresado de otra forma: Verle fuertes semejanzas con, por ejemplo, Kanye West, pese a las teóricas diferencias de estilo, ya habla por sí mismo del enorme eclecticismo y del carácter innovador de este nuevo disco de Bon Iver, un grupo cuyo estilo suele ser etiquetado -no lo olvidemos- como indie folk. También como algo llamado post-rock (“sonido de algunas bandas de rock que utilizan instrumentos propios del rock, pero incorporando ritmos, armonías, melodías, timbres y progresiones armónicas que no se encuentran dentro de la tradición del género”. Es decir, con innegable carácter experimental). E incluso se ha acuñado otro término que le va que ni pintado a este último trabajo de Vernon y compañía: Folktrónica: Fusión de folk y electrónica donde se hacen samplings o mezclas de por ejemplo instrumentos acústicos y donde se incorporan ritmos del hip hop o de la música dance.

tumblr_inline_nz7s101pkx1tbz8u8_400

Kanye West y Bon Iver

Las contadísimas almas que llegan a este polvoriento y desolado blog y leen, ya saben que aquí estamos perdidos en medio de ninguna parte: Demasiado complicado o denso para los profanos, demasiado emocional y superficial para los blogs o las críticas de gente con conocimientos mucho más profundos y amplios, una serie de blogs que voy descubriendo -y a los que admiro- y que nada tienen que envidiar a la prensa especializada. Y por tanto ya saben también que no voy a hacer un análisis profundo del estilo al que pretenden adscribir a Bon Iver -con lo expuesto ya es más que suficiente-, ni a hacer una crítica a fondo de este último álbum -ya lo hacen las webs mencionadas y muchísimas otras, corte a corte-. Tampoco glosaré la historia y trayectoria del grupo ni analizaré sus anteriores trabajos. Esto es sólo una visión de conjunto en el contexto del artista, su estilo y su carrera, para hablar de un disco en sus características generales y presentar un tema.

The Mann CenterPhiladelphia, PASeptember 16, 2012 DerekBrad.com

En una actuación en el 2012. Ha habido algunos cambios en la formación

Pero los que conozcan un poco su historia o se aventuren a leer o investigar, sabrán que Justin Vernon no lo ha tenido precisamente fácil…Tras la disolución de una anterior banda y una dolorosa ruptura en una relación sentimental, se recluye en una cabaña propiedad de su padre en Wisconsin. Aparte de estas dos circunstancias, sufre un ataque de hepatitis por mononucleosis infecciosa. Mientras se va recuperando, empieza a ver en DVD’s la serie de los 90 Northern Exposure (“Doctor en Alaska” en España, grandísima serie de la que también disfruté en su momento). Del saludo en francés que se dedican los personajes en un capítulo –“bon hiver”– nacerá el nombre de Bon Iver. Y es de este aislamiento personal y de esta catarsis que surgirán las canciones de su primer y aclamado álbum, pese a que no tenía intenciones de escribir ni grabar música inicialmente.Justin Vernon of Bon Iver poses with the

(Bon Iver se llevaría dos premios Grammy en el 2012 -Best New Artist y Best Alternative Music Album- por su segundo trabajo, Bon Iver, Bon Iver)

Pero ahí no acabarían los tormentos, pese al éxito y al reconocimiento recibido tras esos dos álbumes iniciales. En realidad ha llevado muy mal lo del éxito y sobre todo la fama, como explica en diferentes entrevistas con detalle. Tras arrasar con su segundo disco le entró una profunda depresión y decidió viajar a la isla griega de Santorini en temporada baja, para solucionar sus problemas. Pero no los solucionó, al contrario: Sufrió ataques de pánico y de ansiedad, además de depresión, todo lo cual le forzó a buscar tratamiento médico. También nos lo cuenta el artículo de jenesaispop.com antes citado:

“Sus sueños sobre hacer música y vivir de ello no solo se habían hecho reales sino que se habían convertido en su misma vida de arriba a abajo, sin espacio para nada más. Vernon huyó en solitario a las Islas Griegas en temporada baja. “Para encontrarme a mí mismo. No lo logré”.”

02floor-bonivergrammyopener-blog480

Y de hecho se ha planteado dejar por completo la música, desaparecer por completo de la escena pública. Abrir y regentar un pequeño café, y quizá tocar allí algunas canciones alguna que otra noche. No parece haber nacido para el éxito masivo, las macrogiras y todo ese estilo de vida. Pero lidiando con esos problemas personales, le surgió la frase que le ayudaría a superarlos y que vertebra ’22, A Million’: “Pronto se habrá acabado”.

“It might be over soon”

…”se repite como un mantra en ’22 (OVER S∞∞N)’, la primera canción del disco. Una canción que juega con el doble sentido de la frase: todo esto pasará, sí, pero puede que sea porque todo estará bien o porque la vida, simplemente, se acaba. Ese “soon” cuyas “oes” son símbolos de infinito resultan la metáfora gráfica perfecta.”

Y sin querer equiparar circunstancias ni historias personales, voy a dedicar estas reflexiones y esta entrada a cierta persona que a veces siente “deseos de disolverse”, en un intento de infundir ánimos y esas energías que todos necesitamos para superar momentos complicados.

2854

“Jugando con la fama”, fotografía de Vernon en theguardian.com

Las críticas que he leído no suelen resaltar este tema, pero me ha enganchado bastante este 666 ʇ”, con esa “t” invertida (¿el número de la bestia y una cruz cristiana boca abajo? Quién sabe…). Hipnótico tema, intimista y absolutamente relajante, con esos hermosos acordes y esa hermosa voz de Justin -que han calificado profusamente como folk falsetto-. ¿Esto es folk? Parece que sí, aunque del siglo XXI. En todo caso, también pop-folk con un fuerte barniz electrónico, y ante todo, una buena canción…

Dos apuntes finales…

-¿Por qué será que veo la lejana huella de Prince en todo esto, desde los créditos a la experimentación electrónica en las canciones?

-Polvoriento y desolado “poblado”…pero me gusta escribir. De hecho me ayuda y me sirve de terapia, como a Justin, supongo.

En directo en el festival de Eaux Claires, la localidad natal del músico, en Wisconsin. Él mismo lo organizó y dirigió junto a Aaron Dessner del grupo The National

Acerca de whatgoesaround

Desde Barcelona. Me fascina el misterio, y hay infinitas preguntas y enigmas sin respuesta. La música, otra gran pasión.
Esta entrada fue publicada en FOLK, INDIE FOLK, INDIE POP. Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a Bon Iver: 666 ʇ

  1. Julia Fern dijo:

    Yo lo siento, pero me gustan muchísimo algunas de sus canciones anteriores (Holocene mi favorita). Pero creo que no estoy preparada para este nuevo Folktronic. Cuando fueron llegando los adelantos de este disco, crónicas y más crónicas alabándolas y yo con sensación de dentera al escucharlas… Lo siento, pero la única escucha que he hecho del disco completo no me impresionó de forma positiva… Necesitaré darle más oportunidades… Aunque ahora mismo no me apetece!!
    Eso sí… Me ha impresionado favorablemente que sea fan de Doctor en Alaska… Me encanta esa serie!!!!!!!

    Me gusta

    • Desde luego que Holocene es una canción hermosísima, eso para empezar. Yo es que no estoy muy apegado, ni emocional ni auditivamente a sus anteriores trabajos, y por tanto no me choca tanto este cambio. Que desde luego es más que evidente, pero ahora estoy escuchando sus otros discos y realmente es lo mismo, pero pasado por el tamiz de la electrónica. Con cualquier disco siempre va a pasar lo mismo (y con los cambios): Imposible gustar a todo el mundo. No es gratuito que empezara la entrada resaltando que tiene a la crítica a sus pies: Algunos medios no se han cortado y ya le han puesto un 9 al disco. Mi parecer es que no es para tanto, le doy un 8 y siendo generoso, pero me parece claro que puntúa de 7 para arriba. Quizá lo infravaloro, pero también respeto y admiro esa intención de innovar y sorprender. También veo con mi bola de cristal que este disco para la crítica mundial estará sí o sí entre los 5-10 mejores álbumes del 2016 cuando se haga recuento. Me fijo siempre en esas listas, pero no son palabra de Dios, está claro que cuentan las preferencias y sensaciones de cada oyente, uno por uno. Este tema me parece bastante bueno, bonito, hipnótico y envolvente, y otros del disco también están muy bien, mientras que otros se hacen más pesaditos. Doctor en Alaska, un clásico y un referente en las series de TV, me encanta. Ciao.

      Me gusta

    • Escuchando el “Bon Iver, Bon Iver” y FLI-PAN-DO, Julia. Guau…

      Le gusta a 1 persona

  2. evavill dijo:

    Tu blog no es polvoriento y desolado, es totalmente original y especial, como eres tú. Toma piropo. Me ha gustado mucho la portada, llama la atención y me he reído mucho con eso de “la lista de la compra de una familia media de Saturno”. Tienes razón, esa frase de que “todo se acaba” ayuda bastante a relativizar y quitarle importancia a sea lo que sea que te esté pasando.
    Me gusta el tema del final aunque quizá la parte electrónica no tanto.
    ¡¡Muchas gracias de parte de cierta persona!!

    Me gusta

    • Gracias por tus palabras. “Polvoriento y desolado” en el sentido de que me visita poquísima gente, de verdad, aunque me visitáis vosotros, unos pocos “fieles” y por eso estoy más que contento y agradecido. Sabía que te iba a hacer gracia esa broma sobre la familia de Saturno, es que es graciosa la observación.
      Relativizar los problemas e incluso a uno mismo es sano, como el reírse de uno mismo. Después de nuestra pequeña “conversación” de ayer pensé, a raíz de ver las noticias en TV, que en cierta forma no tengo derecho a quejarme: Veo a la población absolutamente masacrada en Siria y no sé de qué me quejo. Veo al pueblo palestino, o veo a los pobres haitianos devastados por el huracán, en la absoluta miseria, después de aquel devastador terremoto. Y las noticias de la tele, para subnormales en muchísimos sentidos, le dedican tantos o más minutos a la lesión del futbolista Jordi Alba, por ejemplo, que a lo que ha pasado en Haití. Suena radical lo de “no tengo derecho a quejarme”, pues todos tenemos derecho a eso o a sentirse depres o incluso sufrir depresión en el sentido clínico, algo que se infravalora en cierta forma y que sólo sabe el que lo sufre. O la apatía general o el desánimo o la falta de ilusiones. Bueno, no me enrollo más. En forma paralela yo uso el pensamiento de “las cosas una por una” cuando me estreso porque tengo muchas cosas que hacer, y la verdad que me funciona, primero hago una cosa y así voy siguiendo con las demás, es un poco como el pensamiento del “partido a partido” de Simeone o del mundo futbolístico -que no demonizo, ni a ningún jugador-.
      Pues esta canción me gusta bastante, es hermosa y justamente la electrónica le da un carácter envolvente, hasta me recuerda vagamente a cosas de Jean-Michel Jarre…

      Me gusta

  3. Raúl dijo:

    Pues a mí esa parte electrónica me ha parecido interesante, de hecho creo que consigue dotar de personalidad al sonido de esta banda; tal vez no sea mi estilo preferido pero lo he encontrado original, lo cual creo que es bastante meritorio, no me parece nada habitual escuchar folk, aunque sea indie, mezclado con elementos electrónicos. Me uno a los fans de “Doctor en Alaska” y a quienes opinan que tu blog no es ni polvoriento ni desolado. Saludos.

    Me gusta

    • Desde luego que no podrá decirse que Bon Iver no innova o que no apuesta por el riesgo y el cambio. Sin duda que esa combinación o fusión de folk y electrónica es para flipar, en términos coloquiales. Hay un cantante que menciono, James Blake, que estos últimos años también ha arrasado en cuanto a críticas sobresalientes, que hace unos discos notables: Se acerca al soul y la música negra -R&B, etc- pero exclusivamente usando sintetizadores y electrónica. Como mínimo sorprende. Hoy en día ya no hay barreras ni compartimentos estanco en cuanto a estilos, y eso es bueno. Muy buenos los discos de Bon Iver, pese a todos estos efectos me encantan esos acordes donde oímos guitarras acústicas. “Doctor en Alaska” enorme serie, la tengo entera, me costó lo mío, de lo mejor que se ha hecho en TV en ese campo. Gracias también por tus palabras.

      Le gusta a 1 persona

  4. lrotula dijo:

    Buen descubrimiento. Voy a pasar muy buenos momentos con Bon Iver. Una oída rápida al disco tecno folk y otra a su primer disco, lo estoy escuchando en este momento me esta haciendo pasar buenos momentos. Este es el típico músico que deja los caminos fáciles y trillados y va por la vereda.
    “No dejes el camino por coger la vereda” decía Compay Segundo.
    Pues eso es lo que hace Justin Vernon. Muchas referencias a cosas oídas y a diferentes músicos.
    Tiene un poquito de muchos músicos y grupos.
    Gracias.

    Me gusta

    • Muchas gracias a ti. Pues a mí esta canción me parece un temazo, y hay otros en el disco muy interesantes y bellos. Desde luego sus 2 anteriores discos son excelentes, quizá este tercero cuesta más de digerir, pero como bien dices Bon Iver dejan los caminos trillados y se aventuran a explorar e innovar, que es de agradecer. Conozco a Compay, sus canciones y tengo varios CD’s suyos -mi paso por Cuba-, y esa frase que mencionas. De Justin Vernon me encanta esa voz tan personal. Es verdad que a ti te encanta el folk, ahora que recuerdo…

      Me gusta

  5. vidal dijo:

    No se pero este disco me la llevaría en mi nave espacial hacia Saturno ya que sin duda unos pocos elegidos tenemos la suerte de disfrutar de esta musica mientras otros se conforman con ver la caja tonta….yo también viajaría a cicely a poner musica como esta en la radio K-oso
    ….buen descubrimiento sonoro

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s