Daniel Romano: One Hundred Regrets Avenue

celeb-daniel-romanoEste señor tiene verdaderamente madera de gran artista, de excelente songwriter, compositor e intérprete. Un perfecto desconocido para el gran público. Y mucho más en España. Y como solemos decir en catalán, per a acabar-ho d’adobar (por si estas circunstancias negativas no fueran suficiente), estamos hablando no de un estadounidense, sino de un músico del lejano Canadá empeñado en hacer cierta renovación del country-rock y del country clásico. Así que vamos a hablar de Daniel Romano, para saber quién es y cúales son sus inquietudes y derroteros musicales.

Romano nació en 1985 en Welland, Ontario, y se crió en esta población. Aparte de músico y compositor es poeta y artista visual. Romano por ejemplo es un hábil artesano del cuero y la piel, y ha manufacturado objetos como carteras o cinturones, centrándose finalmente en correas para guitarras. Ha confeccionado estas tiras de piel para unos cuantos músicos…baixaimg_3580_0

(Haz clic aquí si quieres ver más)

Aparte de su carrera en solitario, ha sido miembro del grupo de indie rock Attack in Black de Welland, formado en el 2005, y ha colaborado con otros músicos y proyectos. Es además socio de su propio sello discográfico, You’ve Changed Records.

Estos son los discos publicados por Romano hasta la fecha:

  • Daniel, Fred & Julie (2009, álbum que nace de la colaboración entre Romano, Frederick Squire y Julie Doiron, consistente en su mayoría en temas folk)
  • Songs For Misha (EP) (2009)
  • Workin’ for the Music Man (2010)
  • Sleep Beneath the Willow (2011)
  • Come Cry With Me (2013)
  • If I’ve Only One Time Askin’ (2015)
  • Mosey (2016)
  • Ancient Shapes (2016)

romano3Aparte de ese listado aquí podemos ver con más detalle las portadas y relación de las canciones. Tenemos además el blog en castellano Días en Negro, que se ha ocupado de este autor y hace una breve reseña de sus discos más recientes: Come Cry With MeIf I’ve Only One Time Askin’ y Mosey.

Nuestro protagonista es musical y conceptualmente un tipo muy singular, y enseguida se verá el porqué. Dos denominaciones o términos le podrían retratar perfectamente: Country híbrido y countrypolitan revivalism. Hay que decir que el concepto countrypolitan sound no es nuevo, sino que ya se manejaba en los 60: Melodías country pero abiertas a variadas influencias, con instrumentación suavizada de onda pop y estilo vocal a lo crooner. Por si esto fuera poco (explicativo) y en estrecha relación, nos encontramos con la curiosidad de que Romano llama a su música “Mosey music” y se hace llamar a sí mismo “The King of Mosey”.daniel-romanoEn la edición canadiense del Huffington Post podemos encontrar un artículo titulado “No Country For Young Men: Why Musicians Reject Their Genres” (“Por qué los músicos rechazan sus géneros”, o en otras palabras, rechazan el encorsetamiento convencional que se puede hacer de un género, o reniegan de las etiquetas). En este artículo se razona cómo el country clásico se ha ido desvirtuando y mezclando con el rock, el pop o los productos mainstream a lo Taylor Swift, por ejemplo -o incluso mezclando con otros estilos, como la música dance- y es aquí donde ponen a Daniel Romano como un ejemplo de rebeldía o reinvención de un estilo. El canadiense explica que acuñó por sí mismo ese término: “‘Mosey’ is a term I made up. Basically, it just means classic country.” La razón de este proceder estriba según él en que si explicara a la gente que interpreta country clásico buena parte del público no sabría a qué estilo se está refiriendo.

“The meaning of country has changed pretty drastically,” sigue argumentando, para concluir que Tienes que llamar a tu música de alguna manera. Sé que con ‘mosey’ siempre tendré que ir explicando lo que quiero decir, pero espero que esto intrigue a la gente para descubrir más. Sé que otras personas se enamorarán de ese estilo de música de nuevo y se darán cuenta de que es una tradición digna de preservar.” Estos son los puntos de vista del de Ontario, ciertamente peculiares, quizá controvertidos pero no exentos de lógica.maxresdefaultDebo puntualizar que mis conocimientos de country son casi nulos, así que no tengo la pretensión de teorizar al respecto. Simplemente nos hacemos aquí eco de las declaraciones de Romano y repasaremos algunas reflexiones vertidas en diversas críticas. Sin duda otros blogueros o aficionados más versados podrían aportar algunos juicios con muchísimo mayor fundamento. Partamos desde el 2011 y veamos qué nos cuentan algunos artículos sobre Romano y sobre sus trabajos más representativos…

“Sleep Beneath the Willow”

Vish Khanna, en la web exclaim.ca, nos dice que en este gran trabajo del 2011 se notan fuertes influencias de por ejemplo Waylon Jennings, Lee Hazlewood o George Jones. Estos son tres de los nombres que más aparecen como referentes en toda la obra de Romano, pero no los únicos. La sombra de Gram Parsons parece enorme, y también se nombra a otros como Hank Williams, Glen Campbell o Willie Nelson. La forma de escribir canciones de Romano es oscura, pero la producción de las mismas es vivaz y alegre. Sus temas están bañados en el sonido de la vieja escuela, además de manufacturar casi artesanalmente la narrativa y la instrumentación. Si los amantes del Dylan de los 70, que se dedicaba a experimentar, tuvieron una sensación de descubrimiento, los que escuchen este trabajo sentirán algo muy parecido. “El espíritu del gran country se ha apoderado de Romano, y éste devuelve el favor amplificado diez veces.”

Según Joshua Kloke en popmatters.com, este disco es una impactante y sombría reflexión no ya sobre el mundo que rodea a este cantautor, sino sobre su propia alma torturada. “No acudas a Romano buscando una fresca aproximación de country alternativo. En lugar de eso, busca a Romano para reafirmar tu fe en el country y como una forma de dar calidez a tu corazón vacío, una manera de evitar esas caras nuevas en televisión que nunca sintieron el dolor en la forma que Romano parece conocerlo tan bien.”

La web The Prince Blog no solamente ve influencia de los mencionados Hazlewood, Jones o Parsons, sino también una oscuridad parecida a la de Nick Cave y trazas del temprano Dwight Yoakam. Se hace eco de unas declaraciones de Romano:

“No me veo a mí mismo como un revivalista, sólo intento ser puro al respecto, porque el country y la western music han resultado tan destruidos…Tan sólo quiero hacerlo tan bueno como era antes. Ése es el propósito real. El tipo de country que me gusta ya no existe. La escritura de canciones es tan mala…Era la música que mis abuelos escuchaban, y mis padres se aficionaron a bandas de country rock como los Byrds. Mientras crecía, siempre estaba a mi alrededor.”  

Sin embargo Laura Stanley, desde el blog Grayowl Point, nos ofrece un punto de vista levemente distinto. Pese a reconocer las innegables influencias de esos autores clásicos, señala que este disco marca distancias con su predecesor:

Sleep Beneath The Willow, released on You’ve Changed Records, slightly moves away from the folk-rooted tracks from his first solo disc, Workin’ For The Music Man, and creates a hybrid form of country.”

Country híbrido, por eso habíamos mencionado este concepto, que se repetirá en diversas críticas conforme la obra de Romano avanza en el tiempo. Stanley opina que el canadiense, al igual que sus maestros, sabe transmitir las penurias del corazón, las lamentaciones y la incertidumbre. Nos recuerda que él mismo ha sido el productor e ingeniero del disco, tocando casi todos los instrumentos. Tres voces femeninas le hacen coros (Misha Bower, Tamara Lindeman y Lisa Bozikovic) y acompañan la potente interpretación de esta “rough and smoky baritone voice.”danielromano1-lindsayaltoft

Come Cry With Me”

El blog Días en Negro no puede ser más entusiasta y contundente respecto a este gran disco:

“Con un aroma a Gram Parsons que asusta, Daniel Romano canta con el alma, creyéndote lo que escuchas y sabiendo que esto no es gato por liebre. Dejando reposar su voz en los coros -como Parsons hacía- sus canciones tienen un punto de grandilocuencia en la composición que ya no es solo la voz y los coros lo que le recuerdan al de Florida, son las canciones.”

Este blog se muestra sorprendido, como a su vez harán otros, respecto a un detalle no menor: Romano no procede ni canta desde Austin, Nashville, Tennessee o Bakersfield, sino desde el “gran norte”, ese lejano, blanco y gélido norte canadiense.

Precisamente es esto lo que americansongwriter.com también resalta: El country, aparte de género musical es una localización geográfica, y Romano rompe esta regla. El tipo se atreve a vestirse de esa guisa en la portada del disco -traje muy colorido y de lentejuelas- y cantar en la onda de los años 40 en Nashville o los 50 en Bakersfield. Merece la pena hacer un inciso en este punto: este tipo de trajes se conocen allí como “Nudie suits”, y son trajes de colores y diseños muy vistosos, cargados de pedrería (“rhinestone“, cristal de roca que imita el diamante). Los vistió y popularizó Gram Parsons, pero también muchos otros intérpretes de country. El nombre viene de que el sastre que los diseñó se hacía llamar Nudie Cohn.nudiegram11546_buck_owens_getty_mainimg_3305

burritoz

Nudie suits: De hecho esto es una portada de los Flying Burrito Brothers

Bien, creo que ahora sí que nos hemos metido de lleno en contexto. Así que ahí le tenemos: Daniel Romano, Nudie suit, el espíritu clásico y también las temáticas de las canciones: “Tales of women come and gone – mostly gone, actually – told with a wistful eye through a mouth that’s maybe kissed more bottles of whiskey than babies.” (“Historias de mujeres que vienen y se van -la mayoría se fueron, en realidad- contadas con una mirada melancólica a través de una boca que quizá ha besado más botellas de whisky que chicas”, me ha encantado y me ha hecho sonreír esta última parte). La crítica que hace esta web ilustra a través de las letras en cómo se asemeja y se rinde tributo a esos clásicos del género.

Según Stuart Henderson, de popmatters.com, para aquellos seguidores del country que han vivido toda la evolución de este estilo, pasando por el country-rock y el country alternativo, Romano vendría a ser una especie de culminación, una sorprendente convergencia de todos esos sonidos y aproximaciones. Sus letras suenan auténticas -tan estrafalarias y sabias como esas viejas historias de forajidos- y su voz es irremediablemente emotiva y profundamente distintiva. Su aproximación a la melodía tradicional bebe de las influencias clásicas y al mismo tiempo empuja a las fronteras más allá, mira hacia atrás y hacia adelante a la vez. Su increíble habilidad para encontrar la frescura en lo que nos es familiar lo convierten en tan vibrante y esencial.

“Yes, Daniel Romano is the best singer-songwriter in country music today” se atreve a afirmar Henderson sin tapujos. Este disco es un álbum triste y solitario, con canciones que nos hablan de la pérdida, el sufrimiento y ese permanente dolor que produce el arrepentimiento.daniel-r-med-band“If I’ve Only One Time Askin’”

Kyle Mullin, desde exclaim.ca, proclama que este disco del disidente del country alternativo Romano es una obra maestra del estilo Americana. Un trabajo mucho más pegadizo y accesible que el anterior, admirable también pero demasiado adscrito a las viejas convenciones del honky-tonk. Un disco que hará que incluso los que más detesten el country sigan el ritmo con los pies. El canadiense, con su lirismo de trobador, puede ser crudo si se lo propone, o espléndidamente elaborado, o simple…su dominio de esos registros es admirable.

John Paul, desde popmatters.com, se admira como otros de esa dispersión geográfica que ha sufrido el country. Un revivalista venido del Canadá parece esforzarse por recuperar ese estilo en los temas, estética y melodías. “Para Romano, es como si los últimos 30 años del country -o más- no hubieran pasado y sus influencias se remitieran directamente a esa época de apogeo del género, cuando la música era antes un vehículo para expresar sentimientos que un medio de hacer comercialmente exitoso un estilo de vida.” El canadiense hace una aproximación más “countrypolitan” a este género, dando robustez al disco con arreglos de guitarra y una producción más exuberante. Es como si en esa añoranza intentara hacer una recreación precisa de adónde hubiera ido su carrera si la hubiera desarrollado en mitad de la década de los 60 en lugar de a mediados de los 2000.

Desde Invisible Ink Music Blog, el señor Zachary Houle habla maravillas de este cuarto trabajo de Romano: “And what a record it is –quite possibly the best goddamn country record you’ll hear this year-.” Buah, tremendo. Esto ya son demasiadas coincidencias y demasiadas alabanzas. Lo notable de este disco es que “fluye”, cada canción empalma con la siguiente como si el autor lo improvisara guitarra en mano. No hay fisuras ni bajones. El disco empieza con varios “cosmopolitan numbers” en donde esa guitarra nos precipita hacia la siguiente canción. Y es esa variedad la que te hace volver a escucharlo, hasta el punto que Houle titula su artículo “New Old Country”. El disco suena como si a Romano le importara tres pepinos el estado actual de la música country, como el de un artista que sigue su propio camino, pero a la vez abriendo una puerta hacia ese pasado glorioso del género: “Back when country was really country as a genre, and not some mutant hybrid between country and rock and the novelty song.” Y sigue deshaciéndose en más elogios…

El que escribe la crítica en savingcountrymusic.com empieza diciendo que probablemente Romano sea un “hipster” (alguien que está en la onda) y confiesa sus miedos, dudas y reticencias al empezar a escuchar este álbum, al que podría calificarse de “country pop” y en el que por ejemplo se utiliza una “Roland TR- 808 drum machine” para romper unos cuantos tópicos. Pero acaba rindiéndose a lo que verdaderamente importa, la música y las canciones, para decir que en este disco encontramos “classic country gold in the present day context just as good, if not better than anyone else around can.” Largo y complejo es su análisis, pero bastará decir que lo concluye diciendo que “Daniel’s music has the quality necessary to be timeless.”

Paul Kerr, desde su blog en wordpress, nos recuerda una de las sentencias de Romano:
“La música Mosey es un estudio de contrastes. Hay ostentación y hay coraje, nos corremos una juerga y nos regodeamos, hay desgracia y talento para el espectáculo. Los pioneros de la música Mosey vestían sus maltrechos corazones en mangas con lentejuelas.” Nos encontramos en este disco romanticismo y corazones vacíos, llorosos pedal steel y lacrimosas cuerdas, pero no hay sacarina en estas canciones. Una devastadora disección de una relación rota se retrata en el tema Old Fire Die, en uno de los versos que más se repite en diversas críticas: “What do you get from loving me, why is our marriage in danger?…I get more happiness from a bottle and get more love from a stranger.” 

Y desde ongakumymusic puedo decir, “confesando” que he escuchado el disco como tres veces seguidas mientras escribía, que este trabajo es sencillamente fa-bu-lo-so. ¿A qué suena? Sin duda a magnífico country, y tiene toda la razón Zachary Houle sosteniendo que el álbum fluye: Las canciones están perfectamente ensambladas. He intentado desarrollar toda esta crónica sin citar ni un solo tema, pero es imposible no rendirse a las melodías de por ejemplo Strange Faces, There’s A Hardship o Two Word Joe.434800389_1280x720“Mosey”

La crítica de la web pitchfork.com nos dice que este quinto trabajo es una sólida entrada “in the new-school canon of hybrid country.” Se apoya en las florituras del country clásico, para construir temas simples que miran “hacia el gran más allá”. Esta web especializada británica se hace eco de un trabajo que ya trasciende estilos y dinamita fronteras, como el tema Valerie Leon nos deja a las claras. Aquí hay pop sixtie italiano y francés, ecos de spaghetti western y Morricone, psicodelia, Serge Gainsbourg, sonidos mariachi y mil cosas más. Una hermosa y poética reflexión nos deja esta crítica acerca de este disco: “Este LP suena como una polvorienta, abandonada postal, un amarillento “wish you were here!” que se retuerce en las esquinas.”

La cantidad de recursos estilísticos e instrumentales, la enormidad de direcciones a las que apunta este disco de amplias miras es algo que ponen de manifiesto tanto northerntransmissions.com como la mencionada Días en Negro: Puesto que Romano es el rey de esa Mosey music, creativamente hace lo que le viene en gana, y sale bien parado.

Para la mencionada Tamara Lindeman, que revisa el disco desde southernsouls.ca, no hay nadie haciendo lo que hace ahora Romano, nadie con el valor para hacerlo ni con ese enorme talento. Este disco es desgarbado, extraño, hermoso por momentos, divertido, amenazante, pero todavía es country, aunque bebiendo a veces del pop y a veces del rock. El canadiense consigue liberar a sus canciones de las estrecheces formales del género, pero su destreza y clase para crear melodías le llevan a buen puerto. Según Lindeman, lo que siempre ha hecho interesante a Romano no es él en sí mismo ni las historias personales que aparecen en sus letras, sino esa actitud de artesano a la hora de hacer música, su humor y su habilidad. En este disco se mueve hacia la verdadera autenticidad, que seguramente es más extraña y oscura que la autenticidad que puede esperar o desear la gente que consume música. Para la cantante y colaboradora de Romano, su compatriota tiene ciertamente valor a la vez que su obra: “Daniel Romano is the folk musician the folk musicians of Canada are afraid to be, and I include myself in that.”

De nuevo Paul Kerr desde su blog analiza este disco. Aquí tenemos otra declaración de principios del songwriter, acerca de esa Mosey music y en la que claramente marca distancias y se demuestra que va por libre:
“Significa un montón de cosas, me imagino. Mayormente, el mantenerse alejado de cualquier clase de club de chicos del cual no quiero formar parte, al cual podría haberme visto arrojado simplemente por ignorancia. A veces tienes que establecer tu propio terreno para no ser enterrado en algo que no te representa. Pero la gente siente que tiene que ponerte en alguna categoría.”

Para Kerr se trata de música folk pero a la vez de excelentes reinterpretaciones de clásicos del country y de sonidos countrypolitan. Un álbum singular en el que hay rastros de una nube de influencias. El canadiense se permite pasearse tranquilamente -justamente eso significa el verbo “mosey”- y holgazanear en diversos géneros y estilos, a la vez que recrearse en una gran nostalgia. Un disco estimulante que se sumerge en el pasado y a la vez hace volar muchas nociones preconcebidas.

Cosette Schulz, desde la web exclaim.ca, nos dice que Mosey puede leerse en dos planos: En uno hay aires sixties muy evidentes, temas que suenan a Lee Hazlewood, Tom Jones o Dusty Springfield, con baterías o sonidos metálicos peculiares. En el otro un regusto a country en algunos temas, que tienen finales instrumentales atrayentes. Según esta crítica Romano estaría intentando atrapar la grandeza de algunas obras pasadas, comparándolo con la confusión y el sentimiento de pérdida de la cultura actual. Eso explicaría el “refugiarse” en el sonido de los 60 -una década que produjo música enormemente influyente-, a la vez que denotaría cierta frustración hacia la música de su generación. Un disco magnético y accesible que no cae en lo empalagoso.13316799_862951560483096_2132071129178522581_o-300x300

“Ancient Shapes”

Este último trabajo del canadiense es algo completamente distinto. Según sus propias palabras, es una especie de experimento. Lo realizó cuando se encontraba de vacaciones y aparentemente aburrido. Empezó a tocar la batería y en base a eso a componer canciones. Según la mencionada Tamara Lindeman, es “exuberante, inusual, excelente música punk.” Es rápida y rebelde, pero a la vez contiene cierta poesía en las letras y conexiones con el pop. La sensación que transmite es la de alguien redescubriendo la música, escupiendo espontáneamente un millón de letras, que pueden resultar tan buenas como raras.daniel-romano-misha-bower“One Hundred Regrets Avenue”

Hace ya algunas semanas que quería hacer esta entrada con esta canción. Había una razón poderosa que me ha retrasado un tanto: ¡¡No había forma de encontrar la letra en inglés en internet!! Por más que miré en las webs habituales y otras…Consideraba que una balada tan mayúscula debía ir acompañada de letra y traducción. Un pedazo de balada que bien podría firmar la mejor versión de Billy Joel o algunos otros grandes compositores norteamericanos, como uno sobre el que hablaré en brevísimas fechas. Disfrutemos de una bocanada de crudeza, realismo, desengaño, desesperanza, lirismo. Por lo menos en lo que a mí respecta, esta balada con ese incisivo piano -y parafraseando a un ilustre compatriota de RomanoCuts Like a Knife

No one seem to blush even in the numbing cold  Nadie parece enrojecer incluso en el frío que entumece
She said I never felt the love from anyone I’ve known   Ella dijo que nunca sentí el amor de nadie a quien hubiera conocido
And her ghost she always moves around the things you can’t get through   Y su fantasma…ella siempre se mueve en torno a las cosas que no puedes superar
The bluish barricades are broke into   Las barricadas azuladas se rompen de repente en
At one hundred regrets avenue   La avenida de las cien lamentaciones*
Oh the lights out in the street they hang too high to even shine   Oh, las luces de la calle cuelgan demasiado alto incluso para brillar
As she scoures for the pockets that she lost out on the line   Ella se registra los bolsillos buscando lo que perdió fuera en la cola
And the only wish to ever wish that ever could come true   Y la única cosa que desear que alguna vez se pudiera hacer realidad
Was to find a place to hide your face into   Sería encontrar un lugar donde esconder tu cara
At one hundred regrets avenue   En la avenida de las cien lamentaciones
When I found her she was living on the thirty second floor   Cuando la encontré estaba viviendo en el piso treinta y dos
I had just gone up to dry my sweat on her side of the door   Simplemente subí para secar mi sudor al lado de su puerta
And I asked her when the sun falls is there anything to do   Y le pregunté si había algo que hacer cuando caía el sol
She said there’s quite a viciousness in you   Me dijo que había bastante malicia en mí
At one hundred regrets avenue   En la avenida de las cien lamentaciones
The only safety with me was a key to every lock   La única seguridad conmigo era una llave para cada cerradura
I heard someone inside her never get the chance to talk   Oí alguien dentro de ella que nunca tenía la oportunidad de hablar
And she said something often but it never sounded true   Y ella decía algo a menudo pero nunca sonaba verdadero
The truth’s no use when no one could believe you   La verdad de nada sirve cuando nadie puede creerte
A glint of sudden wonder saw me down inside her eyes   Un destello de súbita maravilla me vio desde la profundidad de sus ojos
She kissed me and her fragrance it truly took me by surprise   Me besó y su fragancia me tomó verdaderamente por sorpresa
Then swallowed from my fantasy she tamed into a shroom*   Entonces bebió de mi fantasía y se calmó en un viaje alucinógeno
Her madness on my lips like heavy gloom   Su locura en mis labios como una pesada penumbra
At one hundred regrets avenue   En la avenida de las cien lamentaciones
Oh and maybe lady some night soon   Oh, y quizá señora pronto alguna noche
I find you again neath the horrible moon   Te encuentre de nuevo bajo la horrible luna
And one more kiss of memory to live on you and me   Y un beso más de recuerdo para vivir en ti y en mí
Love is but a virus from the best girl on the street   El amor no es sino un virus (pillado) de la mejor chica en la calle

*Regret: Remordimiento, arrepentimiento, en un sentido quizá más interior -para uno mismo-, pero también lamentación, que puede ser a la vez algo más exteriorizable, susceptible de expresarse. Que cada uno se quede con la acepción que mejor le parezca.

*Shroom: Viene del vocablo mushroom (seta, hongo) y significa hongo alucinógeno, y por extensión alucinógeno o drogas similares. Funciona como sustantivo en otra acepción (la ingesta, el consumo de alucinógenos, el estado o colocón producido por esa acción) y también como verbo: Consumir alucinógenos, drogarse, colocarse, estar colocado.

Acerca de whatgoesaround

Desde Barcelona. Me fascina el misterio, y hay infinitas preguntas y enigmas sin respuesta. La música, otra gran pasión.
Esta entrada fue publicada en AMERICANA, COUNTRY, COUNTRY ROCK, POP-ROCK. Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a Daniel Romano: One Hundred Regrets Avenue

  1. Raúl dijo:

    No me extraña que Romano quiera huir de la etiqueta country. En el blog de Eduardo (River of Country) ya he comentado alguna vez que hoy día triunfa un tipo de música en EE.UU. al que llaman country pero que, en realidad, no es más que pop de masas para vender muchos discos hecho por artistas que, en principio, habría que englobarles dentro del country. Esto despista un poco respecto de lo que, en mi opinión, debería ser el country; ¡ojo! y no quiero decir que sólo valga el country tradicional, hay otras maneras de renovar el género, como las nuevas propuestas que vienen de bandas de bluegrass (uno de los subestilos country más antiguos que existen), toda la corriente denominada “americana” y, en general, los cantautores -como éste que hoy nos traes- que, además, dan a la música que hacen un cierto aroma indie. Saludos.

    Me gusta

    • Sí, todas esas reflexiones que haces me las he encontrado en varios de los artículos que fui leyendo, de hecho hago mención del tema. En efecto, mucho pop y rock mezclado con country y música bastante comercial apta para shows televisivos en hora punta, charts y emisoras. Hay muchos ejemplos de esto. De esos 4 discos que analizan los críticos aquí expuestos, Mosey es el menos country y el más ecléctico, pop y extraño. Los otros 3 son muy buenos. Me gusta el bluegrass y el country rock en la onda de Cracker, The White Buffalo y otros, hay más ejemplos como Wilco, Josh Ritter, etc, etc.

      Le gusta a 1 persona

  2. evavill dijo:

    Me ha parecido interesante Romano, me lo apuntaré para escucharlo con calma cuando tenga tiempo. La letra de One hundred…es muy buena, poética.
    Y, de paso: ¡Vasel Koleda!

    Me gusta

    • Sí, la letra es muy buena, aunque algunas de las frases me tuvieron un buen rato pensando en la traducción que creí más correcta. ¿Vasel Koleda? Ya creí que sería algún cantautor o algún poeta que tendría que ver con esa letra o Romano, alguien a quien investigar. Pero veo que es Feliz Navidad en búlgaro. Felices fiestas para ti también, y en realidad para el resto del año. La verdad, que desde hace unos años me siento bastante incómodo en estas fechas. La situación familiar no es la más deseable y no me siento bien.

      Me gusta

  3. Julia Fern dijo:

    Wow! el estilo de esta canción no tiene absolutamente nada que ver con las que me dejaste para conocer a este músico!! La verdad, es que el estilo de canciones como Valerie Leon y el estilismo de su portada no me habían preparado para una dosis de “crudeza” como tú has dicho. Una canción fantástica. Si esto es countrypolitan, me gusta!!.. si no lo es, también!!!
    Lo que no acabo de pillar es esa afición de ciertos músicos americanos por esos trajes tan coloridos… me chocan mucho, porque en el fondo despistan y me hacen pensar en folklore y pachangada… ¡cosas mías! pero cada vez que veía algún concierto de Chris Isaak y sus trajes bordados, o al cantante de Wilco con alguno de esos, es como que su música baja algún punto en mi estimación. Prefiero fijarme en un músico, en cómo toca, no quedar cegada por su traje… que casi me pasó el otro día en el concierto de un americano, Robert Ellis, que trae un traje confeccionado especialmente para esta gira, todo bordado que hasta él mismo reconoce que es incomodísimo!

    Me gusta

    • Hola Julia. Jajaja…me alegro de que te guste, sea countrypolitan o no. La verdad es que Mosey es su disco menos country y más ecléctico, extraño y con guiños al pop sixtie, psicodelia, etc, etc. Es un tema bastante crudo, gran balada que enseguida captó mi atención. Preparando ya otra entrada y otra traducción, otro gran tema en breves días. El tema de los trajes Nudie suits lo desconocía, lo investigué a raíz de esta entrada y es interesante y curioso. Está muy bien porque es como ir poniendo piezas de un puzzle inmenso, después hay cosas que empiezan a encajarte, referencias, etc. Ya había visto a Gram Parsons y otros con traje, pero no pensé en Isaak. Si has visto a Robert Ellis me alegro, gran músico. Ayer pensé en ti porque en una lista de los mejores discos del 2016 alguien incluía a los Bantastic Fand y dije…joder…¿dónde he escuchado este nombre? Claro, Tarareando…

      Le gusta a 1 persona

      • Julia Fern dijo:

        La verdad es que yo no tenía ni idea de que los trajes eran una “corriente” y tenían un nombre propio, pensaba que era cosa de músicos excéntricos!!!
        Eso de escuchar hablar de músicos y/o canciones que hemos conocido a través de otro blogs a mí me da alegría, me hace sentir satisfecha de seguiros y poder decir que aprendo mucho con vuestros blogs y soltar un ¡Ja! ¡¡eso ya lo leí en algún blog que sigo!! 😉

        Le gusta a 1 persona

  4. Adell dijo:

    Hey there, You have done a great job. I will certainly digg it and personally suggest to my friends.
    I’m confident they will be benefited from this website.

    Me gusta

  5. Huey dijo:

    I’ve been browsing online greater than three hours these days, yet I never
    discovered any attention-grabbing article like yours.
    It is lovely worth sufficient for me. In my view, if all site owners
    and bloggers made just right content material as you
    probably did, the net will be much more useful than ever before.

    Me gusta

  6. Pingback: Daniel Romano: Roya | ongakumymusic

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s