Elvis Presley: The Ed Sullivan Show 1956/57

Este pasado sábado día 18 fue un día muy especial para mí. ¿Por qué? Porque empecé a leerme la autobiografía de Bruce Springsteen. El músico publicaba su último trabajo, un álbum recopilatorio –Chapter and Verse– coincidiendo con su último cumpleaños, y cuatro días después la mencionada autobiografía, que ya mencionaba al hablar de los 5 temas hasta entonces inéditos que contiene el Chapter and Verse.bruce-springsteen-born-to-run-_-book-coverY escribe bien el cabronazo nuestra estrella del rock. En dos páginas logra atraparte con todos los recuerdos de su infancia, consigue transportarte hasta aquel tiempo y hasta aquel lugar, la pequeña comunidad de Freehold en Nueva Jersey. Relata, evoca, rememora, describe con destreza. Por ejemplo…

“Aquí, en épicos torneos de torpe frontón, hice rebotar la primera de un montón de pelotas rosa de goma contra mi esquinada acera. Me subí en montones de nieve sucia, que los quitanieves juntaban por las noches, y caminaba por encima de lado a lado, el Edmund Hillary de Nueva Jersey. (…) También seguía a mi abuelo, bien hermoso y destartaladamente elegante, mientras se bamboleaba alrededor de la isla de casas para hacer su ‘ejercicio’ con el brazo izquierdo paralizado contra el pecho a causa de un ictus del cual nunca se rehizo del todo.

En el patio de delante, a cuatro pasos del porche, se levantaba el árbol más espléndido del pueblo, una haya imponente. Dominaba nuestra casa de tal manera que el impacto de un buen rayo nos habría aplastado y dejado bien muertos, como caracoles bajo el pequeño dedo de Dios. Las noches en que rayos y truenos parecían pintar de azul el dormitorio, observaba cómo movía los brazos, revividos en el viento y los flashes blancos, mientras yacía despierto preocupado por mi amigo, aquel monstruo de allí fuera.”

Pero lo que me ha llamado la atención -no por sorprenderme, ya conocía sobradamente ese dato- es algo que se menciona en la solapa, aunque al poco llegaría a esa parte del libro. Se trata de un hecho que resultaría crucial en la vida de Springsteen y que marcaría su devenir tanto personal como profesional, aquello que le haría lanzarse de cabeza -y con el corazón y las vísceras, diría yo- a ser músico: Ver la aparición televisiva de Elvis Presley en el Ed Sullivan Show.f9313436fba31368cd7e5a73d8a77bb6Enseguida me di cuenta, al empezar el libro, de que iban a surgir y a dispararse las asociaciones en mi cabeza, las correlaciones entre datos, personas, hechos. En ese espacio interior que hace un tiempo me gustó bautizar como “la mente inconexa de un saltamontes”. No sé si en verdad inconexa o si por el contrario las conexiones se establecen en incontables saltos. Y una prueba de esto es que, curiosamente, lo que me ha hecho reflexionar sobre esas apariciones de Elvis Presley en el show no fuera el pequeño Bruce boquiabierto frente al televisor, sino otra persona…

Cuando escribí sobre el grupo The Knack y su gran hit My Sharona, ya mencioné que el líder del grupo Doug Fieger, cuando era un niño de apenas 4 años, se quedó boquiabierto ante el televisor viendo…¿qué? Facilísima la respuesta, efectivamente: A Elvis actuando en el Ed Sullivan Show. La web oficial del grupo nos lo recuerda con este párrafo:

“At age four in his hometown of Oak Park, Michigan, Doug ‘got the news’ watching Elvis on the Ed Sullivan TV show.  He ran to the bathroom to seek hair oil and a comb to emulate his new idol. “You can’t comb your hair like that.  They’ll arrest you,” was his father’s stern warning -seria advertencia-. “

j5huhd

Doug Fieger, líder de The Knack

Así que refrescar el dato en esa solapa me ha hecho pensar no solamente en Bruce, sino acordarme de Doug -el primero se subiría al escenario para hacer jam sessions junto a los primerizos The Knack, otra conexión-, y es más, reflexionar sobre la nada desdeñable repercusión, el impacto cual enorme piedra en un estanque que debieron tener esas actuaciones de Elvis en dicho show, y en cúantos niños norteamericanos decidirían esos días que querían ser estrellas del rock de mayores gracias al que fuera bautizado como rey del mismo.bruce-springsteen-getting-readto-jump-elvis-presleys-graceland-wallBruce se explaya durante un capítulo de unas 5 páginas en lo que él llama “el Big Bang”, esas actuaciones en TV de Elvis, usando expresiones como “las barricadas han sido asaltadas”, “la revolución ha sido televisada” y otras similares para poner de manifiesto el enorme impacto que tuvo el ver a Elvis en televisión a nivel nacional. Impacto en la cultura estadounidense, en la escena musical, pero seríamos ingenuos si lo limitáramos a esos aspectos: Influencia descomunal y las cosas ya no volverían a ser como antes en cuanto a la moral, las conciencias, la apertura en cuanto a la libertad en todos los sentidos y en especial la sexual, el descubrimiento de una nueva identidad, la superación de actitudes y planteamientos censores, una nueva forma de bailar, moverse, vestirse, expresarse, y por supuesto, repitamos, de descubrir y vivir la música y el rock. Todo este enorme impacto en la sociedad USA viene en buena medida gracias al papel ejercido por el Ed Sullivan Show, más allá del propio Elvis, y volveremos sobre este aspecto más adelante.

Springsteen escribe sobre lo que Elvis aportó y propuso a la sociedad norteamericana, ese terremoto rompedor. Se pregunta de él si fue…

“¿…un tío, un don nadie, una vergüenza nacional, un hazmerreír, un truco, un payaso, un mago, un guitarrista, un profeta, un visionario? De visionarios hay por todas partes. Este tío no veía lo que pasaría, porque era ÉL lo que pasaría, y sin él, tú, la América blanca, no parecerías, ni te comportarías ni pensarías de la manera en que lo haces.

El precursor de un vasto cambio cultural, una nueva clase de hombre, de hombre moderno, que borra las marcas raciales y de género y que se lo pasa bien…bien de verdad. La bienaventuranza de una existencia más libre y liberada que ama la vida y derroca muros, cambia los corazones y abre las mentes. (…)

Todo esto lo hizo un ‘hombre’. Un hombre que buscaba algo nuevo. Él lo hizo existir. El gran acto de amor de Elvis sacudió el país y fue un eco primerizo del inminente movimiento por los derechos civiles. Era el tipo de americano nuevo cuyos deseos le llevarían al disfrute de sus objetivos. Era un cantante, un guitarrista que amaba la cultura musical negra y reconocía su arte, la maestranza, el poder, y se impacientaba por intimar. (…)

Aquella noche, cuando se acabó el número, aquellos pocos minutos, cuando el hombre de la guitarra se hizo escurridizo bajo el griterío, me quedé petrificado delante del televisor. La cabeza me hervía: Yo también tenías dos brazos, dos piernas, dos ojos -mi aspecto daba angustia, pero eso ya lo resolvería más adelante-…¿Qué me faltaba, entonces? ¡LA GUITARRA!”  

(Estos extractos en azul pertenecen al libro -he traducido del catalán- y por supuesto el copyright pertenece a los editores).

Bueno, creo que sobran las palabras ante estos magníficos y certeros párrafos del que acabaría precisamente siendo bautizado como el heredero de Elvis, o como “el futuro del rock and roll”.

Repasaremos los datos y los aspectos más relevantes de esas actuaciones de Elvis en el show de Ed Sullivan. Cogemos nuestra máquina del tiempo y nos trasladamos hasta 1956, a uno de los momentos que han dado forma al rock tal y como lo conocemos, y no solamente eso, a la sociedad y cultura norteamericanas modernas y contemporáneas, y por ende a este contexto en el que estamos inmersos, la cultura occidental. La piedra, el estanque y las ondas. Todavía estamos escuchando el eco de ese impacto, como si fuera el eco del Big Bang. Creo que Bruce acertó plenamente al escoger esa expresión.

rs-225886-elvis

Un instante de la segunda actuación

Hay que hacer dos apuntes introductorios antes que nada. El primero, que como se encarga de recordarnos un excelente artículo en la publicación RollingStone, dado el contexto en el que nos movemos, de absoluta saturación por parte de los medios audiovisuales, resulta sorprendente y difícil de creer que Elvis Presley tan solo apareciera 17 veces en actuaciones televisivas de ámbito nacional a lo largo de toda su carrera: Diez apariciones inolvidables de Elvis en TV. Y el segundo, que el de Ed Sullivan no fue el único espacio televisivo en el que Elvis cantó, actuó, se movió y conmocionó. También lo hizo por ejemplo en el Stage Show, el The Milton Berle Show o el The Steve Allen Show.

elvis1

Ed Sullivan y Elvis Presley

Elvis actuó tres veces en el show de Ed Sullivan, a saber:

  1. El 9 de septiembre de 1956.
  2. El 28 de octubre de 1956.
  3. El 6 de enero de 1957. (Después de esta aparición, Elvis tardaría 3 años en volver a pisar un plató televisivo).

Todavía es necesaria una aclaración más, esta vez en relación a Springsteen: Algunos medios aseguran que Bruce vio a Elvis por primera vez en la tercera actuación de éste en dicho show. Eso significaría que Bruce hacía poco que había cumplido 7 años (el 23 de septiembre, concretamente). Así nos lo cuenta por ejemplo la página de The Weekly View, de la que podemos extraer el impacto que produjo en el crío de 7 años la visión de Elvis:

“Watching the show, Springsteen was hooked -se quedó enganchado-: “I couldn’t imagine anyone not wanting to be Elvis Presley,” he recalled. His mother eventually bought him -le compró- a guitar and paid for private lessons, but young Brucey’s hands were too small. He didn’t like structured instruction so he put the guitar in the closet and started playing sports.”

Podríamos buscar y encontraríamos otros medios que se pronuncian en el mismo sentido. Sin embargo otras webs afirman que ese cruce de caminos se produjo en 1956, justamente en la primera aparición de Elvis en el show de Sullivan. Por ejemplo en el foro For Elvis CD Collectors o en New Jersey Arts.net. Estos dos medios se hacen eco -e insertan el vídeo- de un documental, realizado por Dennis P. Laverty y titulado “If I Can Dream: The Influence of Elvis on Bruce”. Y es que la influencia de Elvis en la carrera y música del Boss ha sido enorme.

springsteen-elvis

Sesión fotográfica del Born to Run

El caso es que entonces Bruce estaría a punto de cumplir los 7 años. Pero…¿qué dice el propio Bruce? En su aparición en el programa de Stephen Colbert –aquí, en deadline.com-, donde justamente se habla de su disco y autobiografía, Bruce es bien claro y dice: “I was seven”. Incluso el presentador le pone un fragmento de la actuación de Elvis en pantalla. Sin embargo en el propio libro Bruce nombra expresamente el año 1956 y habla de la primera actuación, mencionando el hecho de que Ed Sullivan no estaba presente, sino que fue sustituido por el actor Charles Laughton. No voy a darle más vueltas a esta cuestión para averiguar la versión exacta. Redondeando, por así decirlo, nuestro pequeño rockero en potencia tenía 7 años. Es posible que viera la 1ª actuación, es posible que la 3ª e incluso que ambas. Lo importante es que el niño se queda petrificado ante el televisor y que eso marcará el devenir de sus pasos…

1956-september-9-ed-sullivan-show

Los ensayos para la primera actuación. Elvis con camisa oscura

La primera aparición: Sullivan, antes de llevar a Elvis a su show, había manifestado en diversas ocasiones que el rockero no era santo de su devoción ( “He is not my cup of tea”). Incluso rechazó la oportunidad de contratar sus servicios por 5.000 dólares. Sin embargo, los hechos le pusieron de alguna forma entre la espada y la pared. La rivalidad que tenía, los domingos por la noche, día del programa, con el show de Steve Allen era tremenda. Allen saca a Elvis en su show el 1 de julio de ese año, y pulveriza los registros de audiencia de Sullivan. Éste cambia de opinión, pese a haber manifestado que la actuación de Elvis en el Milton Berle Show fue “sucia y vulgar”. Y donde dije digo, digo Diego. Las audiencias y el éxito es lo que manda. Sullivan se desdice ante la prensa con frases como “no sé a qué viene tanto revuelo con este asunto” o “el famoso frotarse los muslos de Elvis, simplemente se secaba el sudor de las manos tras tocar la guitarra”. Todo ello, obvia decir, en referencia a la fama que precede al rockero de inmoral, escandaloso, incorrecto, provocador, sucio -entrecomillemos todo esto-, o sea, de torpedo sexual. El alto voltaje erótico de los contoneos de cadera y los movimientos de Elvis the Pelvis ya están dinamitando la moral puritana del país. El caso es que se decide a contratarle. Sólo hay una pequeña “pega”: Se estima que esa vez tuvo que pagar 50.000 dólares por las tres actuaciones, desembolsados ante un duro negociador: El mánager del cantante de Tupelo, conocido como Colonel TomParker. El caché del chaval, obviamente, había subido como el soufflé.

edsullivanelvisblog-212x300

Sullivan y Elvis

La anécdota de ese primer show es que ni Elvis ni Sullivan se encontraban físicamente en el plató de Nueva York. El cantante se encontraba en Los Angeles rodando la película Love Me Tender, así que su imagen fue emitida desde Hollywood, mientras que el presentador se estaba recuperando de un grave accidente automovilístico, así que fue sustituido por el actor Charles Laughton, como se ha mencionado.

Después de las debidas presentaciones, Elvis empezó a cantar Don’t Be Cruel, seguida de Love Me Tender. Terminados ambos temas, Laughton le dedicó unas palabras de elogio al Rey:

“Well, well, well well well. Ladies and gentlemen, Elvis Presley. And Mr. Presley, if you are watching this in Hollywood, and I may address myself to you. It has been many a year since any young performer has captured such a wide, and, as we heard tonight, devoted audience.”

En la segunda parte de la actuación, interpretó el tema de Little Richard Ready Teddy seguido de una corta versión (1:07) del famoso Hound Dog. Elvis vestía una chaqueta escocesa de cuadros en esa primera actuación…

1956-september-9-ed-sullivan-show-21956-september-9-ed-sullivan-show-4Los dos primeros temas mencionados…

Ready Teddy aquella noche…

El acortado Hound Dog

Esta actuación de Elvis en el show de Sullivan fue seguida por más de 60 millones de estadounidenses, consiguiendo una impresionante cuota de pantalla del 82.6%.

No hemos mencionado hasta ahora uno de los mitos, aspectos o incluso creencias populares al respecto de estos tres shows en concreto: Que Elvis sólo fue enfocado por las cámaras de cintura para arriba, siguiendo directrices de la censura. Es cierto, pero sólo en parte. Es falso que tal cosa ocurriera en las tres retransmisiones, porque de hecho sólo ocurrió en la tercera y última de ellas. El Rey del Rock ya había levantado ampollas entre la prensa y los sectores más conservadores de la sociedad, especialmente a raíz de su reciente actuación en el show de Milton Berle. No hace falta volver sobre los motivos: Su forma de contonearse, bailar, mover piernas y caderas era considerada obscena, incluso perniciosa y subversiva para la juventud americana. Como hemos dicho, la fama de bad boy ya le precedía. Podemos concretar muchísimo más al respecto de este particular. Fue su actuación del 5 de junio de 1956 en el Milton Berle Show la que encendió mayormente la controversia en torno a su figura. La web HOWSTUFFWORKS ENTERTAINMENT nos lo explica con detalle. Elvis estrenaba su Hound Dog en televisión, pero la cosa no quedaría ahí ni mucho menos…

“This appearance on June 5 fanned the flames -avivó las llamas- of the nationwide controversy over his hip-swiveling -giros de cadera- performing style. Elvis sang “Hound Dog” for the first time on television that spring night. When he began the song, no one knew what to expect, because the tune was new. But the audience responded immediately with enthusiasm. Elvis then went a bit further in his performance: He slowed down the final chorus of the song to a blues tempo, and he thrust -impulsó- his pelvis to the beat of the music in a particularly suggestive manner. The studio audience went wild with excitement.

The next day, the press nicknamed him “Elvis the Pelvis.” Many described his act by comparing it to a striptease. Jack Gould of The New York Times declared, ‘Mr. Presley has no discernible singing ability,’ while John Crosby of the New York Herald Tribune called Elvis ‘unspeakably untalented and vulgar.'”

gallery_21960_16_22139

Un par de hound dogs bien guapos

Sin embargo no se tomaron medidas censoras estrictas en el show de Sullivan, por lo menos hasta ese tercer show. De hecho, si nos fijamos en las dos primeras canciones, Don’t Be Cruel y Love Me Tender, son totalmente inocuas en el sentido erótico. Es más, Elvis incluso está tierno y romántico en la segunda de ellas. Las cámaras le enfocaron prácticamente solo en primeros planos de la cabeza-torso, ahí no había posibles bailecitos sugerentes. Pero en los otros dos temas de esa primera noche sí se le enfoca de cuerpo entero varias veces, y se le ve moviéndose.  1956-september-9-ed-sullivan-show-rehearsals-4

1956-september-9-ed-sullivan-show-rehearsals-5

Imágenes de los ensayos para esa primera actuación

Hay varias posibles explicaciones del porqué se tomó esa decisión para la tercera actuación. La más probable es que la directriz de enfocarle únicamente de cintura para arriba partiera del propio Sullivan, al recibir críticas negativas por la actuación del chico en las dos anteriores. Otros aseguraron o teorizaron con que fue el mánager, “Colonel Tom” Parker, el que así lo determinara, con el objetivo de ganar más publicidad. La máxima tan conocida de “cuanto más escándalo, más repercusión”. Elvis iba a ser censurado, pero eso tendría tanta o más repercusión que verle moverse. Y el sabor de lo prohibido siempre será rentable. Razones a Parker no le faltaban, si es que la decisión partió de él. Incluso según otra fuente, un antiguo director del Ed Sullivan Show, la razón fue otra. Cúanto puede haber de fiable en esto y cúanto de especulación, nunca lo sabremos. Según esta persona, Elvis durante el segundo show se introdujo un cilindro de cartón en la parte frontal de los pantalones. No hace falta ser muy avispado para imaginar para qué: Hacer las veces de pene voluminoso y travieso, provocando el delirio y el griterío de la ya exaltada concurrencia femenina. Y Sullivan, ante esto, no se la quiso jugar y cortó por lo sano (que no suene doloroso esto, ay, me refiero a cortar a Elvis de cintura para abajo).

La segunda aparición: Las canciones interpretadas en este segundo show fueron:

Elvis Presley Lyrics Don’t Be Cruel
Elvis Presley Lyrics Love Me Tender
Elvis Presley Lyrics Love Me
Elvis Presley Lyrics Hound Dog

1956-october-ed-sullivan-show-rehearsal-111956-october-ed-sullivan-show-rehearsal-15

1956-october-ed-sullivan-show-rehearsal-16

Los ensayos para esa segunda actuación: El 26 y el mismo 28 de octubre

Es fácil distinguir las distintas actuaciones por los atuendos de Elvis: Aquí con americana y corbata, pantalones más oscuros y zapatos blancos. Hound Doug en esa segunda aparición, 28 de octubre de 1956…

Love Me en esa segunda aparición, 28 de octubre de 1956…

La tercera aparición: Las canciones interpretadas en ese último show fueron siete, divididas en tres partes. Elvis se cambió de vestuario…

Elvis Presley Lyrics Hound Dog
Elvis Presley Lyrics Love Me Tender
Elvis Presley Lyrics Heartbreak Hotel
Elvis Presley Lyrics Don’t Be Cruel
Elvis Presley Lyrics Too Much
Elvis Presley Lyrics When My Blue Moon Turns To Gold Again
Elvis Presley Lyrics Peace In The Valley

Elvis luciendo un chaleco brillante y el pelo aparentemente más engominado. La tercera actuación entera, para los valientes y/o muy interesados…

Don’t Be Cruel en esa tercera actuación. Sencillamente inmortal, no puedo decir más. Me emociona escuchar una canción tan maravillosa…

El tema Peace in the Valley que cerraría esa actuación. Aquí ya luce una americana chispeada. Dedicó este standard del gospel a una revuelta popular contra el régimen comunista -sin éxito- que tuvo lugar en Budapest ese mismo año. Ed Sullivan le dedicó al finalizar unas palabras de elogio -no exentas de hipocresía-, diciendo de él que era…

“A real decent, fine boy… We want to say that we’ve never had a pleasanter experience with a big name than we’ve had with you.”

Y hasta aquí la descripción escueta de esas tres apariciones de Elvis en el show de Ed. Escueta, porque la información y los detalles pueden ser mucho más exhaustivos, pero no se trata de saturar o aburrir (más) a los potenciales lectores de esta entrada. Añadamos una serie de cuestiones para ir concluyendo este artículo:

-Tras la segunda actuación de Elvis en este show, que tuvo altísimos niveles de audiencia también, multitudes exaltadas quemaron efígies de Elvis en Nashville y St Louis, mientras la prensa le atacaba y aseguraba que era una mala influencia para la juventud del país.

-Quizá alguien se esté preguntando de dónde han salido estas fotografías. Muy Fácil: De una impresionante web australiana, elvispresleymusic.com.au, donde no solo tenemos las crónicas de esos tres shows -con sus ensayos- e infinidad de fotografías, sino muchísimos más eventos y actuaciones de Elvis. Increíble.

The Ed Sullivan Show fue el programa de variedades más importante de aquella época en los Estados Unidos, y gozó de enorme popularidad durante toda la década de los 50 e inicios de los 60. Se emitió desde junio de 1948 hasta junio de 1971. Estamos hablando de 24 temporadas y 1068 programas. Como bien apunta Springsteen en su libro, Sullivan fue “el árbitro de los gustos del público, el maestro de ceremonias”. No cuesta nada imaginarse que, con la enorme influencia de la televisión en aquellos años, llegando a casi todos los hogares y familias, Sullivan dictara -de forma sibilina, si se quiere- en buena medida las directrices en muchos aspectos sociales, trascendiendo estamentos políticos, ideológicos o religiosos, por el simple y aplastante hecho de estar emitiéndose en televisión. Sullivan marcaba modas y tendencias, daba a entender qué era correcto y qué no, qué era inmoral y qué no, qué grupos o nombres podían asaltar el éxito, qué molaba o no. La retahíla de artistas de primer nivel que pasaron por sus estudios es sencillamente apabullante. Por ejemplo: BB King, Bo Diddley, Creedence Clearwater Revival, Ike & Tina Turner, los Jackson Five, James Brown, Janis Joplin, Marvin Gaye, Nat King Cole, Roy Orbison, Sam Cooke, Simon and Garfunkel, The Animals, The Beatles, The Byrds, The Beach Boys, The Doors, The Rolling Stones…y he recortado la lista. Una relación más detallada de artistas destacados aquí.

the-beatles-ed-sullivan-650-430

Año 1964. Los Beatles debutan en el Ed Sullivan Show y baten un récord: Consiguen una audiencia de 73 millones de espectadores. Y una de esas almas frente al televisor fue Bruce Springsteen. La Beatlemanía, tras sus 4 apariciones, desembarcó en los USA

-No puedo quedarme indiferente y callado ante el tema de la censura y el cortar a Elvis de cintura para abajo. Hay una reflexión que me ha gustado mucho en una de las crónicas leídas, y que comparto totalmente: El poder y la fuerza de Elvis fueron tan grandes, sus ganas de vivir, su juventud, su energía y magnetismo, su expresión de las pasiones y su ardor sexual, que de alguna manera la censura resultó irrelevante, inefectiva y ridícula. Pese a esos planos parciales, lo que estaba haciendo Elvis en el plató trascendía las tijeras y el puritanismo. No importaba que no le enfocaran de cuerpo entero. La audiencia allí presente lo estaba viendo y daba fe de ello con su griterío y exaltación. Es más, incluso un gesto de los ojos o las cejas, una mueca o una sonrisa, una simple palabra o ¡el estarse ahí inmóvil de pie! provocaba pasiones desatadas, chillidos y suspiros. Muchos desde sus casas tuvieron que imaginárselo por momentos, pero “aquéllo” trascendió y prendió en todo el país como si fuera un reguero de pólvora.

315803a44ed31744383ae2d999d2d0f8

Las puertas de Graceland, en Memphis

-Pero las conexiones entre Elvis y Bruce no terminan aquí, en esa experiencia en la infancia. Hay mucho más por lo que se refiere al Boss, incluso en lo tocante a temas musicales. Por ejemplo mencionaremos un par de hechos. Quizá algunas personas que lean esta entrada no lo sepan, pero Springsteen en un momento dado de su vida salta las vallas que rodean la propiedad de Elvis, Graceland, y se cuela dentro. Tal como suena. El 30 de abril de 1976 Bruce se encontraba de gira por Memphis, Tennessee, con la E Street Band, para presentar el disco Born to Run. Tenía 26 años en ese momento. Acabado el concierto, coge un taxi a las 3 de la madrugada, junto a su amigo el guitarrista Steve Van Zandt, y se presentan en la mansión de Elvis. Al ver luces dentro saltan el muro de piedra y entran. Ya a punto de llamar al timbre son detenidos por personal de seguridad. A las preguntas de si el Rey estaba en casa, los guardias les explican con cara de pocos amigos que Elvis se encuentra en Lake Tahoe en esos momentos. No fueron “invitados” demasiado amablemente a largarse de ahí.

-El segundo hecho es que los mismos protagonistas asisten a un concierto de Elvis en Philadelphia, el 28 de mayo de 1977. No fue precisamente un buen concierto del Rey del Rock. Su deterioro físico ya era muy notable. Bruce vuelve a casa muy decepcionado. Elvis moriría ese 16 de agosto, a causa de su consumo abusivo de drogas.

-Y esto se ha terminado. Quería comentar una serie de aspectos que se van a quedar para próximas entradas, porque ésta -como suele pasarme- ha cobrado vida propia. Pero quién soy yo para impedir que la hiedra crezca y se expanda, que las cosas fluyan. Esta mente de saltamontes seguirá estableciendo correlaciones mientras vaya leyendo. Vamos a subtitular esta serie de entradas como Bruce & I, y no necesariamente los temas musicales que aparezcan han de ser del Boss. Esto es ni más ni menos que un guiño a la película Springsteen & I, estrenada en el 2013. Trata de la relación de nuestro protagonista con sus fans, y en declaraciones de estos a cámara sobre lo que significa y lo que les hace sentir el Boss. La tengo desde hace tiempo, en inglés y subtitulada en francés- suficiente para mí-, pero curiosamente no la he visto entera, sólo fragmentos. En cuanto al libro, intentaré extraer más jugo de una fruta tan sabrosa. Creo que ha sido un intenso paseo por el rock, de la mano de dos de sus grandes exponentes.mv5bmtaynza1mje0mjfeqtjeqwpwz15bbwu3mdm5nziynzk-_v1_ux182_cr00182268_al_

 

 

Acerca de whatgoesaround

Desde Barcelona. Me fascina el misterio, y hay infinitas preguntas y enigmas sin respuesta. La música, otra gran pasión.
Esta entrada fue publicada en ROCK. Guarda el enlace permanente.

17 respuestas a Elvis Presley: The Ed Sullivan Show 1956/57

  1. Raúl dijo:

    Lo de la censura en el programa de Ed Sullivan debió ser muy habitual; hace poco comentaba el caso de los Doors que, al parecer, sólo actuaron una vez porque Jim Morrison no quiso cambiar la letra de “Light my Fire” para que no pareciera apología del consumo de drogas, fueron vetados para futuros programas. A los Rolling también les censuraron y creo que cambiaron alguna frase de “Let’s Spend the Night Together”, aunque creo que Jagger no paraba de hacer muecas sexuales. A ver qué más cosas nos cuentas de esa autobiografía de Bruce … Saludos.

    Me gusta

    • Sí, recordé lo que explicaste sobre los Doors en ese show, y también me encontré con ello en la wikipedia. No lo mencioné porque la entrada de por sí ya es kilométrica. Hubo algunas otras polémicas en ese show, por ejemplo una con Bo Diddley, que creo se negó a cantar el tema que le proponían. Lo leí en plan rápido, Sullivan se enfadó parece…

      Le gusta a 1 persona

  2. laacantha dijo:

    ¡Madre mia! Peroooooo…. es increible el trabajo que has hecho .¡ Con tanta minuciosidad , muy impresionante! . Desde luego, Elvis Presley ,es obvio, no deja a nadie indiferente. Sin embargo, en este caso tu has superado a Elvis Presley. Besos.

    Me gusta

  3. lrotula dijo:

    Buena aproximación a Elvis a través de Bruce. Yo que también me agobio con lo que escribo te puedo contar que cuando Bruce veía esas “escandalosas imágenes” el no pensaría que algún día haría una canción casi 30 años después que también escandalizaría al sector puritano de los EEUU. Lo tienes en mi cuarta entrada sobre Frank Zappa.
    Lo dicho muy bien este Bruce-Elvis I.

    Me gusta

    • Muchas gracias, ya me has dejado intrigado con esa misteriosa canción. No sé si te referirás al tema Fire, que parece que compuso tras ver a Elvis en ese concierto del 77. Parece que Fire la compuso para que la cantara Elvis, y le mandó la canción o lo intentó, me salté toda esa parte porque ya había mucha información. Escribir, investigar y aprender es bonito, pero esa parte de “trabajo” es farragosa también. En todo caso miro esa cuarta entrada sobre Zappa…

      Me gusta

  4. Éowyn dijo:

    Un post magnífico! Reconozco que nunca he sido de Bruce, digamos que me tiraba más a escuchar a Queen. Pero desde hace un par de años para acá. Empecé a escuchar más a The Boss y qué decir… que me encanta! Tomo nota de la autobiografía.
    ¡Saludos!

    Me gusta

  5. Carmen dijo:

    Wow!
    Vaya post tan currado,completo y profesional!
    No es que me sorprenda de ti,pero es que esta entrada es de las más espectaculares que te he leído.

    No tenía ni idea de estas “coincidencias” entre Bruce y Elvis.
    Imagino a aquel niño con la nariz pegada al televisor y uffff quién iba a decir que años después…
    Dos grandes unidos,el Rey y el Jefe.

    Sí había oído hablar de la censura respecto al cuerpo de Elvis.
    Estoy contigo en que por mucho que le cortaran el cuerpo…su carisma y sensualidad no había tijera que los cortara.

    Don’t be cruel…esa canción es chulísima…

    Besos y buen fin de semana.

    Y disculpa lo del comentario,te he mandado al mail pero no sé si te ha llegado.Se me había colado.
    Me pasa a veces.
    Gracias por avisar.

    Me gusta

    • Muchísimas gracias por tus elogios, ni que decir tiene que tus palabras son como música para mis oídos. Pues sí, las conexiones entre ambos son unas cuantas, yo sabía que Bruce vio a Elvis y a los Beatles de renacuajo frente al televisor. Esa actuación de Elvis dejó sus repercusiones y a miles de personas tocadas. Como digo y a mi juicio, ya nada volvió a ser como antes, el estanque y las ondas.
      Lo de la censura sobre su cuerpo me sonaba muy vagamente, con esto me enteré de pe a pa del asunto. Es cierto, un carisma irrefrenable y la censura se antoja absurda.
      Ya vi mi comentario resucitado, no pasa nada, aunque me surgió la duda de si lo habías eliminado por esas referencias a la escena tórrida. Besos.

      Me gusta

  6. evavill dijo:

    Una entrada pura hiedra. Pues no conocía yo esa pasión de Bruce por Elvis.
    Supongo que para el Bruce niño debió de ser muy impactante y rompedor. Pero para mí él ha superado con creces a su ídolo.
    Qué tonto suena ahora que censuraran sus movimientos pélvicos!
    Besos

    Me gusta

    • Gracias. Lo de la entrada pura hiedra me ha dejado descolocado por unos segundos, jaja…¿Cóooomorrrrr? Pero lo he pillado, claro, costó un poquito. ¿No conocías toda esa pasión y esas conexiones? Pues entonces me alegro de difundir estos hechos tan trascendentales. Yo sí sabía lo del Bruce niño frente a la tele. Estoy de acuerdo y no se me había ocurrido por obvio, yo también prefiero a Bruce y creo que lo ha superado en repertorio y variedad. No sé si sabías esto, hago una referencia velada más arriba, pero en 1974 el crítico musical Jon Landau va a ver a Bruce a un concierto, y al salir escribe en una publicación:
      “I saw rock and roll’s future and its name is Bruce Springsteen”. Qué grande, después Landau se ha convertido en amigo, mánager y productor de Bruce, una persona muy importante en su carrera.
      Desde luego, y me gustó mucho la observación, la censura se reveló como irrelevante y ridícula, efectivamente qué tonto ponerle puertas al campo. Esa historia del cilindro de cartón de Elvis no sé si creérmela. Y en mis entradas tienes pleno derecho de admisión, aunque vistas blusa a rayas.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s