Roger Hodgson: Take the Long Way Home / School / Give a Little Bit (Barcelona 12/07/17)

earth wind & firefestivalsoundeat3-1-780x300jardins-pedralbes-1-e14660717589551460453111festival-de-pedralbes-4-1El marco al aire libre era y es incomparable y bellísimo, los Jardines de Pedralbes / Palau Reial, un gran espacio donde se conjugan verdor, arte, tranquilidad y rincones encantadores. Se puede comer algo en los diferentes stands, tomarse una copa, pasear, hacerse fotos o comprarse CD’s, camisetas o diferente merchandising. Además la tarde / noche estaba encapotada y fresquita, dándonos un respiro al sofocante calor húmedo que soportamos los barceloneses…

roger_hodgson_leaning_on_piano_rs1_0820_600dpi

La imagen promocional de este Tour 2017, la que va insertada en las entradas

Con puntualidad británica, a las 22 hs salió Roger Hodgson al escenario acompañado de sus músicos. Chaqueta blanca, media melena, pelo encanecido, sosteniendo una taza de la que fue bebiendo durante toda la noche. Avanzada la noche se sacaría la chaqueta para descubrir un chaleco y una camisa blanca de manga larga -¡qué calor!-, indumentaria que puede apreciarse en los numerosos vídeos suyos colgados en la red. Y por supuesto mirando, saludando y sonriendo al respetable, hasta sentarse frente a su piano eléctrico Wurlitzer.

El contenido de esa taza ya ha suscitado polémica, dudas y comentarios graciosos. ¿Agua? (en distintos vídeos se le ve sorbiendo de las típicas botellas de plástico, así que ésta es mi suposición, y que se tratará de su “taza de la suerte”). ¿Té? “¿No estarás bebiendo té, verdad, Roger?”, se me pasó por la cabeza casi de inmediato al verle. Y lo de la ginebra se me hace bastante difícil de creer. Aunque lo del té es factible, o cualquier bebida antioxidante, de la misma forma que mucha gente latina bebe mate a todas horas.susususuY entramos en lo realmente importante…y hermoso. Empieza a sonar ese fondo impagable que da entrada a una de las grandísimas canciones compuestas por Roger en su etapa Supertramp: Take the Long Way Home. Redactar el post y el poder elegir y adoptar puntos de vista subjetivos -los propios gustos y preferencias- me da la enorme ventaja de poder destacar determinados temas, y éste para mí es uno de los más brillantes y bellos que compuso, con por lo menos esa triple línea melódica de la canción: Primera frase, derivando hacia esa segunda frase melódica -irresistible, algo de lo que me enamoré hace ya muchos años- (“But there are times that you feel you’re part of the scenery / All the greenery is comin’ down, boy / And then your wife seems to think you’re part of the furniture / Oh, it’s peculiar, she used to be so nice”) y el propio estribillo. Esto sin contar las partes instrumentales. Podrá ser más “comercial” que otros temas de anteriores discos, pero para mí es pop-rock en su esencia pura, y el ejemplo perfecto de que las “canciones perfectas” existen: Es redonda en sí misma, completa, prácticamente insuperable. Belleza melódica, gran estructura, gancho comercial, calidad innegable…Roger empieza a tocar las primeras notas con su teclado, superponiéndose a ese fondo de sintetizador. La iluminación es violeta en todo el escenario, pequeños haces de ese color bañan la escena. Escucho, disfruto, intuyendo como muchos otros oyentes cúal era el tema que iba a sonar -y que habitualmente abre sus shows- y la sensación, así de simple y de claro, era de felicidad absoluta.jordisoriano_02Es aquí cuando voy a “confesar” que voy a hacer “trampas” en esta entrada: Ninguna de las fotografías está tomada por mí, ni ninguno de los vídeos -por el momento- va a pertenecer a esa noche barcelonesa del 12 de julio. Las imágenes de Getty Images y de tillate.es sí que lo son -hay que matizar que Roger y sus músicos sí actuaron en ese mismo escenario, en el 2013-. Pero hay que ver más allá del contexto concreto: Lo importante son las canciones y las sensaciones que Hodgson consigue transmitir en directo, y en este sentido vídeos muy semejantes de otros lugares pero tiempos recientes ilustran a la perfección lo que pudimos vivir. El ex-miembro y alma de Supertramp ha logrado una “uniformidad” en la interpretación de los temas que hace que esto trascienda la ciudad y la fecha, entendido en el mejor de los sentidos. Por otra parte no es difícil constatar que pese a su edad su actividad concertística es notable: Sus giras son constantes, ha estado diversas veces en España y hace poco ha estado de gira por Latinoamérica (Brasil, Argentina…).

Así que si hablamos de póker, ases en la manga y trampas, creo que no existe un comodín más hermoso que éste…Abril del 2016 en Londres…

“Y ahora es tiempo de volver a la escuela”. Con esta simple frase Roger introdujo el segundo tema de la noche, ni más ni menos que otra de las joyas del repertorio de Supertramp y toda una maravilla del pop-rock progresivo/sinfónico: School, una de las preferidas con todo merecimiento por tantos y tantos de nosotros, con uno de los solos de piano más brillantes y adictivos que recuerde. Ah, no hay palabras que hagan justicia a este temazo lleno de inspiración. Aunque aquí debo hacerle a Roger uno de los pocos reproches que podría hacerle -y esto es opinión subjetiva-: Que omita ese principio magistral con la armónica, esas ráfagas que son puro misterio y evocación, intercaladas con esos silencios y que son el preludio de un crescendo increíble. Los haces de luz son amarillos ahora, sobre una neblina roja. En determinadas palabras emblemáticas de la canción, los flashes blancos parpadean, dejándonos por momentos con la negritud de la oscuridad. Magistral. Octubre del 2014 en São Paulo…

Vendrían después otras dos canciones, de las más celebradas y de puño y letra de este señor: La exitosa, comercial y vacilona Breakfast in America y la intensa pero brutal y absolutamente imprescindible Hide in Your Shell.
Bueno, está claro que va con todo y es difícil igualar la apuesta. Está claro que toca restregarse ojos y oídos y despertar si aún no te lo crees después de haber escuchado cuatro canciones memorables. También es muy difícil imaginar que, empezando el concierto con estos cuatro exitazos de la mítica banda, no consiga meterse al público -ya incondicional, entregado, ciertamente nostálgico y mayoritariamente metido en años- totalmente en el bolsillo.

Observo el escenario: Cinco músicos. Observo, escucho, reflexiono y me hago unas cuantas preguntas. Cinco músicos sobre el escenario y un sonido absolutamente impecable. Si cerramos los ojos, podemos casi jurar que estamos ante los míticos Supertramp, la formación clásica que vendió millones de discos. El sonido es nítido y contundente, los instrumentos suenan claramente. Incluso me atrevería a decir “demasiado” contundente. Quizá un poquito menos de decibelios -en algún momento me atronó- y quizá lo hubiera ralentizado todo de una manera casi imperceptible, pero de nuevo son apreciaciones muy personales. Pese a la nitidez del sonido, me suena en cierto sentido demasiado “compacto” -es una apreciación que no espero que todo el mundo entienda-, y en cierta manera entiendo que Roger apueste por dotar a sus canciones en directo de ese músculo y ese empuje popero, porque ambas cosas les confieren más energía.

Cinco excelentes músicos, incluyendo a la voz más reconocible y el compositor más notable de una banda que ha seguido con el mismo nombre su propio camino, pero que está en el dique seco: No sacan material nuevo desde el 2002 (Slow Motion), larguísimos parones de 8 o de 5 años, y una formación comandada por Davies en la que militan nada menos que diez personas. ¿Qué decir? Hace muchos años que lo tengo claro, hace muchos años que hice mi elección.

Y las preguntas acuden a mi cabeza: ¿Qué pasó, Roger? ¿Por qué se fue todo al garete? ¿Choque de egos? ¿Qué sientes y piensas al respecto? ¿Sientes nostalgia, tristeza, resentimiento, incluso rabia o cierto cabreo? Éstas y muchas otras preguntas me gustaría hacerle al verdadero líder de la banda, no puedo evitar que crucen mi mente mientras sigo ahí.

Y así los temas se van sucediendo, hasta completar un show de 2 horas con 14 canciones del repertorio Supertramp y otras cuatro de su carrera en solitario. Entre estas últimas podemos destacar la hermosa Only Because of You, el tema de aires célticos y acústicos Along Came Mary, un tema que dijo haber simplemente ensayado pero jamás grabado -creo recordar que se trataba de Teach Me to Love Again-, que por lo que nos cuentan también interpretó en Madrid y otra que no acabo de recordar cúal fue. Ya puestos, me hubiera gustado escuchar In Jeopardy, uno de los mejores temas de su primer disco en solitario –I’ve got it-.jordisoriano_29jordisoriano_34Las canciones de corte más espiritual -incluso con tintes religiosos-, aquéllas en que hace más evidentes sus inquietudes y asoman las preguntas existenciales, salieron a la palestra: Tres hermosos temas como Lord is it Mine, la fabulosa Babaji o la emblemática Even in the Quietest Moments. Ver a Roger con un foco de luz blanca sobre su cabeza mientras empezaba a interpretar Babaji fue hermoso. También lo fue escucharle explicar que le encantan los ordenadores, conectarse a internet y la tecnología, pero que a veces le gusta aislarse de todo, como en aquella ocasión en las montañas de California, cuando, mirando las estrellas y guitarra en mano, le surgió de dentro la mencionada Even in the Quietest Moments. Fue el momento acústico e íntimo de la velada.jordisoriano_07Pero también asomaron los clasicazos The Logical Song (as en la manga, inesperado, en el Festival du Chant du Gros in Le Noirmont, Suiza)…

…o Dreamer, uno de los temas más populares y a la vez más comerciales de la banda. Al mismo tiempo uno de los que más me “cargaban”, que menos me emocionaban. Pero verlo y escucharlo en directo fue otra cosa. Ahí me di cuenta, muchos años después, de que esa parte juguetona y saltarina del piano está realmente muy lograda y consiguió transmitirnos el espíritu de la canción. Por eso se merece otro bonus track (año 2016)…

Y debemos mencionar dos de los cortes de carácter más progresivo e instrumental de esa conocida discografía: El primero de ellos fue Child of Vision, con ese larguísimo solo de piano final que sirvió de lucimiento para su teclista particular, Kevin Adamson, y para presentarle a él y ya al resto de la banda: Bryan Head (batería), David J Carmenter (bajo) y el multiinstrumentista canadiense Aaron McDonald (saxofón, flauta irlandesa, armónica, teclados y voces), que tuvo un papel destacadísimo y se marcó unos solos absolutamente sensacionales, del primero al último, emulando e incluso haciendo olvidar al mismísimo John Helliwell. Hay que señalar que McDonald es o ha sido el principal escudero de Hodgson estos años, hasta el punto de que hace un tiempo iban de gira ellos dos solos. Ha sido con las incorporaciones posteriores que se adoptó la forma de quinteto y que estética y sonido nos hacen recordar ahora sí a la banda primigenia.jordisoriano_22jordisoriano_28

concierto-roger-hodgson-2017-festival-jardins-pedralbes-12-julio-barcelona_img950328

Adamson, Carmenter, Hodgson, McDonald y Head

Y vendría una absoluta obra magna del rock sinfónico y uno de los mejores temas de todo el repertorio de Supertramp: Fool’s Overture. Sólo puedo decir que la interpretación y ejecución de este temazo fue sencillamente magistral, impecable, brutal. Reproduciendo todos los efectos sonoros del tema en estudio (el Big Ben, multitudes, voces…), con esas reminiscencias sobre la historia, el advenimiento del Tercer Reich y la Segunda Guerra Mundial, con esa frase tan tremenda con que se nos pone sobre aviso…

History recalls how great the fall can be…

Con esta soberbia pieza se dio por finalizado el set “oficial” de temas. Cuando me levanté de pie a aplaudir, emocionado, sabía que acababa de ver y escuchar algo muy grande. Todo el mundo se levantó, creo que la gente estaba realmente impresionada, raptada por el genio atemporal que atesoran ciertas composiciones.

Vendrían después los bises, para completar esos 14 temas Supertramp: Two of Us, Give a Little Bit y It’s Raining Again.

Give a Little Bit fue otro de los momentos mágicos e intensos de la noche. La gente de pie batiendo palmas para acompañar la canción. Un tema que una vez más considero perfecto, por la simplicidad de la melodía, por los limpios acordes de guitarra, por ese gancho que lo hace irresistible. Toda esa sencillez y esas virtudes nos hablan de una canción redonda que arrasó en todas partes. El público sabía que era partícipe de un regalazo en directo como colofón de un regalazo de concierto. Y aún puso la guinda, antes de interpretar la comercial y bonita It’s Raining Again, diciéndonos: “Porque quiero que todo el mundo se vaya a su casa con una sonrisa en la cara”. En Barcelona, Palau de la Música, año 2016. El escenario es distinto, las sensaciones las mismas…

Al día siguiente estoy tumbado en la cama. Acabo de llegar del trabajo. Porque he trabajado, me ha tocado madrugar y he dormido 3 horas. Estoy reventado. Mi vida no es fácil en muchos sentidos, hay muchas cosas de las que me siento descontento y cansado, incluso atrapado. Pienso en el concierto, intentando revivir esas sensaciones. Recuerdo las palabras que nos dedicó:

“Vivimos tiempos difíciles. Durante las próximas dos horas, os pido que hagáis el esfuerzo -incluyéndome a mí mismo- de olvidar los problemas, de apartarlos a un lado y de evadirnos con la música. De dejarse ir.”

Miro hacia el techo. Las lágrimas afloran a mis ojos y una vez más surge de mi interior un sincero e inmenso “Gracias, Roger”.

jordisoriano_08

Ah, ahora sí. Aquí no hay trampa ni cartón: Barcelona, noche del 12 de julio del 2017…

Anuncios

Acerca de whatgoesaround

Desde Barcelona. Me fascina el misterio, y hay infinitas preguntas y enigmas sin respuesta. La música, otra gran pasión.
Esta entrada fue publicada en CONCIERTOS, POP-ROCK. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Roger Hodgson: Take the Long Way Home / School / Give a Little Bit (Barcelona 12/07/17)

  1. Raúl dijo:

    ¡Muy buena reseña, What! Se ve que lo disfrutaste un montón, al igual que nos pasó a nosotros en Madrid. En las Noches del Botánico empezó diez o quince minutos más tarde, pero la verdad es que nos dio igual, sobre todo al verlo salir el primero y con esas ganas de querer agradar y hacer las cosas bien. Eso sí, seguimos sin descifrar el misterio de la taza, jajaja. Me ha dado mucha envidia cuando has contado que en Barcelona incluyeron “Babaji”, uno de mis temas preferidos de Supertramp, y “Even in the Quietest Moments”, otra gran canción. En cuanto a los músicos y el sonido, nada que añadir a lo que has dicho, ojalá todos los conciertos sonaran igual. Saludos.

    Me gusta

    • Me sorprendió que no interpretara Babaji en Madrid, y tu mención a que el concierto había sido más corto. Quizá incluyó alguna distinta de Barcelona. Un tema que me hubiera encantado escuchar, es de mis preferidas, es “A Soapbox Opera”, me parece muy bonita.

      Le gusta a 2 personas

  2. Joan F Chico dijo:

    Preciosa reseña. Refleja perfectamente lo que se vivió. Estaba en la fila 8 y podía ver la expresión de alegría en la cara de Roger y en la de Aaron MacDonald, un auténtico todo terreno que lo hacía todo bien. El concierto fue espectacular, empezando con cuatro hits que pusieron el nivel altísimo. Quizás a la mitad, con las canciones menos clásicas y más intimistas, podría haber decaído algo. Pero no. la entrega y la simpatía de Roger, una banda perfectamente sincronizada y que sonaba a las mil maravillas y un juego de luces espectacular hicieron que siempre se mantuviera el nivel.
    Por cierto, el tema que no recuerdas creo que es Death and a Zoo, que me pareció un momento super intenso y emotivo.
    Si tuviera que elegir lo mejor, me quedo con Hide in your shell, parecía que tuviéramos a Supertramp delante nuestro hace 30 años!!

    Me gusta

    • Muchas gracias, Joan, por tan fantástico comentario. Pues nosotros estábamos en la platea lateral, fila 20, así que estabas bastante más adelante. Sí, desde luego los 4 temazos con los que empezaron ya dejaron el listón altísimo. Sonido impecable, aunque le pongo esos pequeños “peros”. Es posible que la de su repertorio que falta fuera esa, aunque tengo la duda de si fue Lovers in the Wind. Difícil escoger un tema destacado, hubo muchos, y para momento cumbre elegiría Fool’s Overture, creo que fue sencillamente brutal. Cerrabas los ojos y por sonido tenías a Supertramp delante, y me refiero a todos sus clásicos. Roger transmitía felicidad, buen rollo, ganas de hacerlo bien y agradar y muchos años de experiencia detrás, sin duda. Me alegro mucho de que hayas llegado hasta esta crónica.

      Me gusta

  3. Carmen dijo:

    Me hubiera encantado ir…
    Te diré que Dreamer siempre me ha gustado!

    Me gusta

    • Carmen dijo:

      Buena crónica!

      Me gusta

    • Gracias por leerme. ¿Qué te voy a decir? Fan incondicional de Supertramp desde mi adolescencia, y tuve la suerte de verles hace muchos años con esa formación que cuajó esos grandes discos, antes de que Roger les dejara. Clasicazos absolutos y por fin un concierto al que voy, jajaja. Aleluya. Y Dreamer es de las que “menos” me gustan, pero el piano, las voces, etc, etc es muy bonito.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s