The Police: Message in a Bottle

Una canción tan buena, tan arrolladora y rotunda se merece esta entrada y todos los artículos y homenajes -donde sea- que puedan dedicársele a un grupo tan inefable como The Police. Un tema que por derecho propio ya se ha convertido en un clásico del mejor rock de las últimas décadas -¿solamente?… de todos los tiempos-, en parte de la cultura moderna, en parte indisoluble… de nuestras vidas, latidos, experiencias, almas, identidad.

faintwholefairybluebird-size_restricted

Mensaje en una botella… o en una Blog-T-ella… Podría haber sido cualquier bloguero/a, sin duda, pero parece que era el titular de este blog el que tenía que vincular los viajes por los siete mares, por esas tierras y esos océanos virtuales, de la Blog-T-ella creada por la compañera Cristina con la famosísima canción de The Police. Estaba cantado, nunca mejor dicho, dadas mis inclinaciones. Un reto literario en el que una imagen, una ilustración o en este caso un garabato -una “garabata”, como a ella le gusta decir- viaja embotellada y recala de blog en blog. O mejor dicho, llega a las costas de la imaginación, remueve el oleaje de la inspiración de otros blogueros/as para que escriban una historia. La protagonista se encuentra dentro de esa botella. ¿Una musa, un hada, una genia, una esclava, una mujer cumpliendo castigo o prisión, una sirena, una aventurera ansiosa de conocer mundo?

message-in-a-bright-bottle2

O podría ser miles de cosas más: una crisálida que se convertirá no en mariposa, sino en un hada amiga. O una niña que de mayor quisiera estudiar a los pulpos, que se sintiera diminuta dentro de la botella de sus sueños, enfrentada a la inmensidad del Gran Azul.

ejercicio-octopus-hat_25015698955_o

Cristina es la autora de estas dos bonitas ilustraciones

O podría ser una acuarela metida en una botella. Una acuarela pintada por una princesa cautiva de un insensible pirata, y que tiene un trágico final. Quizá ese dibujo fuera una respuesta para un niño soñador y con vocación de pintor, que un lejano día le escribió un poema de amor y lo lanzó al mar en otra botella…

I’ll send an SOS to the world 
I hope that someone gets my 
Message in a bottle
(…)
Love can mend your life
But love can break your heart

20160804065654-mji5odiy_500x377

Reggatta De Blanc fue el segundo álbum publicado por la mítica banda, en 1979. Traducido al español el título vendría a significar “reggae de blancos”. Por tanto nada que ver con las regatas náuticas.

“La importancia del álbum radica en que The Police demostró ser una banda integrada por tres músicos de diversas escuelas musicales fusionadas para un fin común. Incluye temas considerados como verdaderas “obras de arte” dentro de la carrera musical del grupo. Reggatta De Blanc es considerado uno de los primeros y mejores álbumes new wave de la historia.”

(Wikipedia dixit)

Por muchísimos seguidores del grupo está considerado como el mejor disco de su carrera. Incluso Stewart Copeland y Andy Summers reconocerían que es su álbum favorito. La revista Rolling Stone incluyó el disco en su lista de los 500 mejores álbumes de todos los tiempos.

Ya desde esa alusión en el título queda claro cúal es uno de los estilos que más les influirían, y que sabrían fusionar magistralmente con el rock: hablamos cómo no del reggae. Aun partiendo de los ritmos básicos y acelerados del punk, el estilo de The Police contenía elementos que los diferenciaban de otros grupos más radicales de ese incipiente punk rock, y tuvieron el enorme acierto de introducir otras influencias y matices, como el reggae, el dub, el jazz, ciertos aromas de ska e incluso de soul. Hablamos cómo no de un álbum magistral y magnífico, de lo mejor de todo el movimiento new wave y post-punk, y un trabajo que les encumbraría ya entre las bandas más importantes surgidas en los 70 y 80. No sabemos si tenían esa vocación, pero sin duda influenciaron enormemente a generaciones venideras.

faintwholefairybluebird-size_restricted

Arrojar una botella al mar es algo heroico, un acto valiente, un acto romántico y soñador, una imperiosa necesidad quizá, un gesto desesperado pero a la vez henchido de esperanza. Quizá es algo místico, quizá buscamos la conexión, la unidad, el sentido. Quizá la cordura. Quizá la buscamos a ella, o a él, o a esa humanidad con la que hemos perdido el contacto. Romper la soledad, porque somos náufragos perdidos en la inmensidad del océano. Nuestra alma es náufraga entre una corriente de millones y millones. Nuestro planeta es náufrago, una mota de polvo que gira dentro de un maelstrom, esa galaxia entre incontables millones. Quizá la soledad es nuestra verdadera condición, y no tiene por qué ser mala ni triste, si aprendemos a sobrellevarla o apreciarla. Pero es cierto que hay millones de seres que en millones de momentos tienen que arrojar la botella, porque nos sentimos muy solos…

Botella al mar

El mar es un azar
¡Qué tentación echar una botella al mar!

Poner en ella por ejemplo
un grillo, un barco sin velamen, y una espiga,
sobrantes de lujuria, algún milagro
Y un folio rebosante de noticias

(…)

Poner promesas como sobresaltos
Y el poquito de sol que da el invierno
y un olvido flamante y oneroso
y el rencor que nos sigue como un perro

El mar es un azar
¡Qué tentación echar una botella al mar!

Pero en esta botella navegante,
sólo pondré mis versos en desorden
en la espera confiada de que un día
llegue a una playa cándida y salobre

(…)

(Poema de Mario Benedetti enviado desde Asturias por Gulpiyuri)

Botella al mar

“Botella al mar, prisionero de este golpeado esquife (…) debía drenar la desesperación en algo, y por lo visto una carta y una botella al mar era lo correcto. Así que sentado yo en el asiento de remos de esta prisión de madera, flotando libre en el océano, me entregué a la faena de entreverar palabras que tradujeran mi incontrolable necesidad de ti (…) el mar me observaba fríamente esperando para engullir mi humanidad, por eso, esa última carta que escribiría con el alma sería a ti, serías tú.
Es así como al terminar, enrollar el arrugado y sucio papel y meterlo en la botella, te vi, te vi dentro, en ese papel, pero ya no era blanco, eras tú, y eras hermosamente azul, hermosamente alada, ¿cómo podía ser esto? La sed me hacía alucinar, ¿por qué ahora? Las lágrimas me asaltaron, corrían desatadas por mis mejillas, hacían mi vista borrosa, la botella temblaba, ¿o era yo quien temblaba? Ahora que me disponía a lanzar la botella con todas mis fuerzas, calculando las corrientes marinas, para lanzarla en la dirección correcta, pero no podía, ella estaba dentro de la botella, no podía cometer semejante locura…”

…escribe Miguel Ángel Carrera Farías desde Venezuela y desde su blog, y desde aquí quiero saludar a esta alma poeta.

see-wave-animated-gif

Un trío. Estos señores eran “solamente” un trío -y lo digo porque hay innumerables y formidables bandas que son mucho más numerosas, cuartetos, quintetos, y suma y sigue-, pero hay que ver cómo solamente tres músicos pudieron crear y desarrollar un sonido tan potente, cómo estos tres tíos la liaron tan gorda y se alzaron en una banda de tal envergadura. Las composiciones de Sting, que empuñaba a la vez el bajo, los afilados riffs de guitarra de Andy Summers, con ese personal estilo y esos dibujos que sin duda te enganchaban a la primera o segunda escucha, y un descomunal Stewart Copeland a la batería, una bestia. Tres. Y así nos dejaron una discografía impresionante, ya desde el rompedor álbum de debut. Pero es que es de justicia recordar que sus últimos discos, Ghost in the Machine y Synchronicity contenían gemas que están en la mente de todos y que mantuvieron el listón altísimo hasta el final. I salute you, The Police. Desde luego, que nadie lo dude, porque la duda ofendería: el que escribe se ha mamado y se mamó ya hace sus años todos los discos de estos señores, como tantos y tantos hijos/as de vecino. We salute you, The Police.

faintwholefairybluebird-size_restricted

Quizá. Quizá la inquilina femenina de esa botella se llama Stella y sueña, y cuando lo hace esos sueños son puntitos de luz que se escapan, y esos puntitos, las estrellas que vemos.

Pero hoy vamos a imaginar que la inquilina, la habitante de esa particular embarcación transparente se llama Esperanza, Esperanza Mensa -será por lo de “mensaje”, seguramente…-. Es un ser o avatar revestido de apariencia femenina, y el hálito de su respiración, su misma esencia que se escapa en forma de copos luminosos, es precisamente… esperanza. Cúantas veces innumerables interlocutores, seres con los que se ha cruzado le han preguntado: “Pero esperanza… ¿de qué?”. “Esperanza de todo y de nada, esperanza de mil millones de cosas”, ha contestado siempre ella. “Esperanza de encontrar una vida mejor o esperanza de que este mundo pueda ser mejor, o más justo. Esperanza de saber o de poder ser más fuerte, más sabio, más bondadoso, o quizá simplemente más suertudo. Esperanza de poder solucionar los problemas, superar obstáculos y atolladeros, o de saber salir de los laberintos. Esperanza de saber valorar y apreciar las cosas, la vida. Esperanza para aprender a amar, porque ello no viene siempre de serie, no os vayáis a pensar. Esperanza de… como he dicho, mil millones de cosas, para qué voy a seguir. Normalmente cosas hermosas, aunque también hay gente que tiene esperanza de que se cumplan deseos perversos o siniestros, de ver a tal o cual persona hundida en la desgracia. Soy tan generosa que también para esta clase de personas tengo alimento incorpóreo.”

—Y sin embargo —ahora es ella la que contraataca a tantas preguntas— cúanta gracia me hace esa expresión de “la esperanza es lo último que se pierde”, porque podría decirse que yo ando siempre “perdida”. Aunque en contrapartida siempre me acaban encontrando o soy yo la que “me aparezco” a los que me necesitan. Pese a andar errante, o vagando a la deriva, el que anda necesitado acaba encontrando esa botella y su precioso elixir ni más ni menos que en la vastedad del océano. ¿No os debería hacer esto reflexionar sobre el alcance de mis poderes?

sea-beach-drift-bottle-1080p-wallpaper

Pues vaya faena. Porque la misión, o el cometido que tiene encomendado Esperanza Mensa se asemeja al de una genia encerrada en una botella que tuviera que satisfacer el primer deseo de todos los afortunados que se topan con ambas.

Claro que a lo mejor Esperanza es una simple personificación de nosotros mismos, quizá nos hacemos pequeños, nos introducimos en esa botella y viajamos, con el único objetivo de llegar a una meta -un objetivo, una persona-, quizá nos metamorfoseamos a nosotros mismos y nos convertimos en nuestros propios sueños, como si fuéramos gotas y nuestro lógico hogar -o vehículo- fuera ese recipiente de vidrio.

botella (2)

Una vez más un pequeño homenaje a Forges. Me he permitido editar una viñeta suya, inventándome un surrealista diálogo…

Sin duda alguna la canción Message in a Bottle es una composición que trata el tema de la soledad, como ya hiciera el tema So Lonely de su sorprendente y también exitoso primer álbum. Es más, podemos tomarla como una metáfora sobre esa condición humana, y la parte final una reflexión sobre que ese “mal” lo padecen infinidad de personas (el náufrago encontrándose incontables botellas ancladas en una playa).

El propio Sting manifestó ese carácter simbólico de la letra en una entrevista:

“I think the lyrics are subtle and well crafted enough to hit people on a different level from something you just sing along to. It’s quite a cleverly put together metaphor.”

Dos curiosidades acerca de esta canción: la primera, que el primero en escuchar ese infeccioso riff de guitarra del tema fue… ¡¡el perro de Sting!!:

“I used to play it over and over again to my dog in our basement flat in Bayswater, and he would stare at me with that look of hopeless resignation dogs can have when they’re waiting for their walk in the park. Was it that hopeless look that provoked the idea of the island castaway and his bottle? I don’t know, but the song sounded like a hit the first time we played it. The dog finally got his walk, and this song was our first number-one in the UK.” 

Y la segunda, que el propio Sting manifestó en otra entrevista que, por increíble que parezca, la música religiosa que de niño interpretaba en una iglesia -canto gregoriano- influyó en esta canción, en el sentido de que ambas músicas reflejan desnudez y simplicidad en las melodías y la narrativa.

Volviendo a la magnificencia y robustez instrumental y estilística del trío policiaco, me permito citar las reflexiones de dos personas:

“En apariencia era un disco más de new wave, con algunos elementos post-punk y otros decididamente poperos. Sin embargo, se trataba de un trabajo (el primer disco, “Outlandos d’Amour”) más complejo, con una gran influencia de estilos como el jazz y el reggae, y un desarrollo instrumental que, en cierto modo, atentaba contra su teórica adscripción estilística. La guitarra de Andy Summers situaba a The Police en la órbita del rock, pero lo que más me llamó la atención fue la poderosa base rítmica que, a menudo, se apoderaba de la canción hasta el punto de preguntarte cómo narices hacía Stewart Copeland para tocar de aquella manera. Otra de las cosas que caracterizaban a los discos de Police eran sus excelentes temas, cantados por Sting con personalidad y con esa voz tan característica.”

(Raúl en la entrada que he enlazado anteriormente)

“Resulta difícil etiquetar el sonido Police -esa manía de poner nombre a todo-, porque sus discos eran únicos y diferentes unos de otros. Sobre Copeland creo que nadie duda de que es uno de los mejores baterías del panorama y que en mis inicios como drummer no llegaba a captar demasiado bien su estilo. Ritmos sincopados como dice Alex, contratiempos, un manejo del charles* y los platos increíble. Pero Andy Summers no se queda atrás. Creo que se juntaron tres monstruos que tenían mucho que mostrar y que nos mostraron demasiado poco. ¡Pero pocas veces tan poco fue tan bueno!”

*Charles: una de las piezas base de la batería, consistente en dos platillos del mismo tamaño que se pueden hacer sonar con un pedal. (También “hi hat”). El hi-hat consiste en dos platillos, montados sobre un trípode.

(Salva comentando en dicha entrada)

Desde 1984 a 1986 The Police hace un parón creativo, y ante la imposibilidad de grabar un nuevo disco, acaba desintegrándose en el 86. A este respecto Summers manifestó a los medios:

“The attempt to record a new album was doomed from the outset. The night before we went into the studio Stewart broke his collarbone falling off a horse and that meant we lost our last chance of recovering some rapport just by jamming together. Anyway, it was clear Sting had no real intention of writing any new songs for The Police. It was an empty exercise.”

(“El intento de grabar un nuevo álbum estaba condenado desde el principio. La noche antes de que entráramos en el estudio, Stewart se rompió la clavícula al caerse de un caballo y eso significaba que perdimos nuestra última oportunidad de recuperar algo de compenetración simplemente improvisando juntos. Estaba claro que Sting no tenía ninguna intención real de escribir nuevas canciones para The Police. Fue un ejercicio vacío.”)

A principios del 2007, más de 20 años después de separarse, el trío volvió a unirse para llevar a cabo una descomunal gira mundial: The Reunion Tour. 151 conciertos, actuando por todo el planeta -tan solo quedó fuera el continente africano-, en un tour que empezó en mayo del 2007 y terminó en agosto del 2008 en el Madison Square Garden neoyorquino. Aquí les tenemos, el 15 de junio del 2008, clausurando el Isle of Wight Festival. Una carpa, un escenario y un ambientazo que recuerdan a otro gran festival, el de Glastonbury. Una audiencia multitudinaria y entregada. Había hambre de The Police. Veinte años son tiempo más que suficiente para engrandar una leyenda, para acrecentar con toda justicia la fama, el prestigio, el legado dejado. Jamás llegué a verles en directo, y esa es una espina que siempre se quedará clavada en mi andadura musical.

cara (2)

Voy a ausentarme temporalmente de la blogosfera. Espero que por un período relativamente breve. El motivo está más que justificado: ¡¡me he comprado un piso y me cambio de casa!! Jua, jua, jua. Así que durante estas próximas semanas voy a dedicarme a empaquetar, preparar y organizarlo todo. Luego, el traslado -espero que a finales de mes-, instalarse de nuevo y organizar todo. Y volver a tener conexión a internet. Espero que el oleaje me traiga de nuevo a estas playas. Aunque las corrientes marinas siempre son imprevisibles. He visto a algunos y a algunas zarpar para aparentemente no volver nunca más. Nuestros días son como botellas que se hacen a la mar. Ese mar del tiempo en el que todo queda atrás para siempre y nada vuelve a ser igual. Saludos a Cristina y a su blog-T-ella. Ha sido un placer jugar un rato con tus musas. Saludos a todos y a todas.

Acerca de whatgoesaround

Desde Barcelona. Me fascina el misterio, y hay infinitas preguntas y enigmas sin respuesta. La música, otra gran pasión.
Esta entrada fue publicada en POP-ROCK, ROCK. Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a The Police: Message in a Bottle

  1. lunapaniagua dijo:

    ¡Ala, What, qué chulo te ha quedado! Me encanta cómo has llevado a la Blogtella a tu terreno y la has integrado con esa preciosísima canción, que como dices la va perfecta. A Cristina le va a hacer una ilusión tremenda.
    Qué decir de The Police… un gran grupo, de estos atemporales que no te cansas de escuchar. Las dos canciones que primero me vienen a la cabeza son esta, Message in a bottle, y Every breath you take, que también me gusta mucho.
    Enhorabuena por el paso que has dado al comprar piso y mucho ánimo con la mudanza. Se te echará de menos 🙂
    ¡Un abrazo y hasta la vuelta!

    Le gusta a 2 personas

    • Muchas gracias, Luna, por todo. Parecía cantada o muy obvia la conexión entre el tema de Police y la blog-T-ella viajera de Cristina. He leído estos días los artículos que le han dedicado varios blogueros y todos son muy bonitos y originales. Son los que enlazo y aún algunos no han sido nombrados…
      The Police es una de mis bandas favoritas. Grupazo sobre el cual creo que podemos rescatar perfectamente 40 o 50 canciones magníficas, un grandes éxitos y algunas de no tan obvias ni conocidas. Sin ir más lejos, el mismo tema Reggatta de Blanc o el Bring on the Night, una pasada de canción alucinante.
      La mudanza… pues chupado ya y deseando que vuelva a asentarme y tenerlo todo organizado. Hace ilusión. Abrazote.

      Le gusta a 3 personas

  2. Qué entrada más currada!! Esa botella ha hecho muchas paradas en su trayecto y tú has sabido hacer una buena síntesis y además añadir tu parte en forma de canción, viñeta y mucha música. Enhorabuena por la entrada y por el piso. Ánimo con la mudanza! Seguiremos aquí a tu vuelta.
    Salut,

    Le gusta a 2 personas

  3. Kon’nichiwa mi querido What 😀 vaya sorpresa más bonita me has dado para comenzar otro lunes gris pasado por agua y viento, no te esperaba hasta después de la mudanza 🙂 ¡que alegría encontrarte!. Me ha encantadoooo 😀 te ha quedado muy original, completo, fresco, didáctico, hasta tierno… ¡ohhh ese homenaje al gran Forges 🙂 ¡que maravilla!. Es un post muy currado y fantástico y para mi todo un precioso regalo 😀 Un millón de GRACIAS de corazón compañero de teclas 😀 . Me mola que Espe Mensa tenga ya su propia Banda Sonora oficial 😉 y no se me ocurre ninguna mejor que el temazo de este gran trío. Un abrazo enorme y felicidades por esa mudanza ilusionante 😉

    Le gusta a 1 persona

    • Gracias a ti, Cristina, el oleaje debe llevarte de vuelta mi agradecimiento por inspirarnos a todos. La idea fue cociendo lentamente en la olla -mi cabeza- hasta que al ver lo de Police tuve claro que había campo que trillar.
      La viñeta… pues un poco lo mismo. Me costó, tu botella tuve que recortarla ¡¡a pulso!!, pues pese a existir avanzados editores de imágenes (por ejemplo usé el Gimp tiempo ha en otro ordenador), no me aclaraba y usé el método tradicional. Un abrazo.

      Le gusta a 2 personas

    • Ah… ¿ves, Cristina? Ahí tienes, en esa foto mía (soy yo, claro), y tal como te dije hace días, ese póster al fondo del templo dorado de Kinkaku-ji, es maravilloso. No tengo ningún póster puesto aquí aún, este va en el comedor. Abrazote y no me quito de la cabeza lo de Japón y tu viaje.

      Me gusta

      • Siiii 😀 ahí se ve 😀 me acordaré mucho de ti en el templo y en el viaje 🙂 Si hay algo fácil, tipo amuleto, pincel,…x… que te apetezca tener y que yo te pueda traer, me lo dices 😉
        No sabemos cuando, pero algún día seguro que irás 😉 lo sabes, y yo también lo sé 😀 Es solo una cuestión de tiempo 😉 Un abrazo grande

        Me gusta

  4. Raúl dijo:

    Estoy de acuerdo con quienes me han precedido en los comentarios, una entrada muy trabajada y francamente interesante. Por cierto, muchísimas gracias por el enlace y por recoger mis palabras y el comentario técnico de Salva ¿Sabes lo que me parece más interesante y llamativo de Police? Que no suenan como una amalgama de estilos (new wave, reggae, jazz, etc.), lo que hacen ellos es construir un estilo propio a partir de un montón de influencias diversas; su música no es un pastiche, es algo nuevo, son originales y creadores de tendencia, algo de lo que muy pocos grupos de rock pueden presumir. El tema que has elegido es uno de los mejores, también de mis preferidos, al igual que todo ese Lp. Espero que se te de bien la mudanza y que regreses pronto a la blogosfera, te esperamos. Saludos.

    Le gusta a 2 personas

    • Estoy totalmente de acuerdo: su estilo y su obra no eran un pastiche, y no tengo claro que la palabra amalgama sea del todo adecuada. Amalgama en el sentido de que fusionaron de manera genial varios estilos. Desde luego innovaron y crearon un sonido totalmente nuevo. Creo que es una conjunción interesantísima de varias cosas: se juntan tres talentos. Sting es un hacha componiendo, talento tiene a raudales. Pero después está la base rítmica, efectivamente. El bajo es fundamental, la guitarra de Summers tremenda, y qué decir de la batería y todos esos recursos. Y no sé, crearon como un ritmo algo cortante muy distinto de lo que estamos habituados en pop y rock, donde muchas veces prima la melodía. La parte de percusión juega un papel fundamental, este tema es un buen ejemplo. Muchas veces dan como una sensación de eco, una base rítmica que se repite y se pierde a la vez que parece alejarse. Fijate, en este tema, también en Walking on the Moon y en Bring on the Night. Todo esto es un intento de explicación.

      Le gusta a 3 personas

  5. Pingback: El viaje de la Blog-T-ella – Te Cuento de Viajes

  6. Qué pedazo de post! Inmenso!
    Police, forges, la soledad del náufrago (quetodossomos) las poesías elegidas, los gif, las imágenes, los vídeos, la blogtella de Cristina…una pasada!
    Llego tarde a todo, pero “llego”
    Y me admiro
    y te admiro, querido Whatgoesaround
    🙌😊

    Le gusta a 2 personas

    • Caramba, querido Note, vaya repasazo te has pegado por mi blog y mis entradas. Muchísimas gracias por todos los likes y los comentarios, por todas las lecturas y la atención que me has prestado.
      Yo también te admiro por tu humanidad, por tu bondad, por tu buen rollo y tus historias, por el respeto y el cariño que le inspiras a tanta gente.
      Buff, algunas entradas de este blog, sobre todo de hace meses y meses, son increíblemente kilométricas por mi parte. Entiendo que requieren mucha atención, tiempo y dedicación, y que en parte da pereza leer algo bastante largo, es lógico. Con esto quiero decir que incluso me corto muchas veces en ese sentido, jaja. Pero esta de Police la concebí como un collage donde ir intercalando distintos aspectos, picoteando, y a la vez enlazar con el post de Cristina. Police, qué grupazo y cómo han pegado muy fuerte en mi juventud y mi vida. Abrazote.

      Le gusta a 2 personas

  7. Sí, Police, como alguien ha dicho en los comentarios “esa amalgama de estilos que hacen un estilo propio, único”. Ese abrazaco!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s