Talk Talk: Such A Shame

Los cinco miembros de La Manada ya están en la calle otra vez. Desde este viernes, en libertad provisional tras depositar la fianza de 6000 euros que les impuso la Audiencia de Navarra.

«La sección segunda de la Audiencia Provincial de Navarra justifica la libertad provisional bajo fianza de 6000 euros de los cinco jóvenes integrantes de ‘La Manada’ en que ya no existen ni riesgo de fuga ni de reiteración delictiva al considerar “poco menos que impensable” que vuelvan a delinquir por su pérdida de anonimato. Y, además, argumenta que viven a más de 500 km de la víctima y eso garantiza “su tranquilidad y su sosiego”».

Esta es una de las muchas consideraciones vergonzosas que se recogen en el auto por el cual se decreta la puesta en libertad de estos cinco individuos. Vergonzosa, incomprensible, y desde mi punto de vista totalmente discutible, y por esta misma razón, infumable. Porque, si seguimos con los criterios esgrimidos por dicha audiencia…

«Las circunstancias han cambiado y ya no existen los motivos que en su día llevaron a mantenerlos en prisión. La “alarma social” no es un “criterio válido a los efectos de apreciar la necesidad de prisión provisional”». 

Es decir, se desestima, no teniendo en absoluto en cuenta desde el punto de vista jurídico la alarma social creada, pero al mismo tiempo y por primera vez se echa mano de una consideración absolutamente de carácter social —el hecho de que los cinco condenados hayan perdido su condición de anonimato— para concluir que esa es razón suficiente y casi de garantía absoluta para afirmar que es casi imposible que vuelvan a delinquir. Vergonzoso, como mínimo discutible, grotesco y de país de pandereta, desgraciadamente. ¿Cómo que no existe prácticamente riesgo de reiteración delictiva, cuando cuatro de los cinco procesados, ahora condenados, están siendo investigados ante un juzgado de Pozoblanco, por un delito de la misma naturaleza ocurrido con anterioridad? ¿Eso no demuestra ya de facto una reiteración delictiva? ¿Eso no demuestra que estos cinco individuos parecen haber hecho de la violación en grupo una práctica, un ritual? ¿Eso no da a entender de una forma bastante evidente que hay toda una orquestación detrás, una fría y deshumanizada planificación, unas intenciones previas, un modus operandi, una premeditación en perseguir y llevar a cabo esos hechos repugnantes? Violación en grupo, vejación humillante y aberrante, violencia sexual, física y psicológica, sometimiento… no soy psicólogo ni psiquiatra, pero me resulta bastante obvio que ante hechos de esta naturaleza existe un más que probable componente de adicción por parte de los ejecutores, un placer que va mucho más allá de lo meramente sexual: la dominación de la víctima, la humillación, el poder y el control que se ejercen en esas situaciones… ¿No existe riesgo de que haya reincidencia en los mismos delitos?

«Cuatro de los cinco jóvenes sevillanos acusados de cometer una violación en grupo a una joven en los festejos de San Fermín de este año han sido acusados también de haber abusado en Córdoba, en el mes de mayo, de una chica a la que previamente habían drogado. Estos hechos están saliendo a la luz gracias al examen de los teléfonos móviles de los detenidos, ya que no sólo grababan en vídeo los ataques, sino que los comentaban y compartían con amigos. Los códigos especiales y los términos que empleaban en estas conversaciones desvelan, a la luz de la psicología forense, que detrás de sus agresiones se esconde un comportamiento psicopático. El perfil personal que asoma en estos mensajes, según la experta Timanfaya Hernández, indica que los supuestos autores tenían “una actitud animal y primaria, obsesionados por pertenecer a un grupo violento que reforzase su identidad y para quienes el sexo solo era un elemento para humillar a sus víctimas”. Estos son algunos de los detalles de su comportamiento que apuntalan esta teoría».

(Muchos más detalles aclaratorios y escabrosos en El Correo.com de Álava)

“Violación en grupo, vejación humillante y aberrante…”: he dicho lo que he dicho con plena conciencia, pese a que la justicia dictaminó que los hechos llevados a cabo en el caso de la víctima de los Sanfermines del 2016 solamente eran “abuso” sexual. La vergonzosa sentencia que hizo estallar la indignación social, el rechazo, la rabia, la incredulidad, el miedo, el sentimiento de indefensión, la alarma más que justificada… Miles y miles de personas salieron a la calle hace unas semanas, ante aquella increíble decisión judicial, y de nuevo miles y miles de personas han salido a las calles, en toda la geografía española, este viernes ante el auto de la Audiencia de Navarra que les permite salir en libertad condicional…

“Violar sale barato”.

“Violador, es tu momento, la justicia está de rebajas”.

“Soy un violador y el Estado me lo permite”.

Así rezaban diversos carteles pegados en las paredes de la Delegación del Gobierno de Santander. Y no es para menos. A pocos días de cumplirse los dos años de plazo que marca la ley como límite para dictar libertad provisional, la justicia daba el “oportuno” paso, casi en el último momento. Puntualmente, no fuera el caso que… no fuera el caso que no pudieran acogerse a esa medida y tuvieran que cumplir la mitad de esos nueve años de condena por “abuso” sexual en concepto de prisión provisional, y no los escasamente casi dos que habrán pasado entre rejas (al haber sido recurrida la sentencia, ésta no se considera firme). Si esto no son “las rebajas de la justicia” que baje Dios, o que baje quien sea —me da igual— y lo vea.

En fin, podría extenderme mucho, muchísimo más en consideraciones y reflexiones acerca de estos gravísimos y lamentables hechos —los protagonizados por La Manada y los protagonizados por algunos jueces, ciertamente de naturaleza muy distinta pero que causan casi una repulsa igual—, pero prefiero prestar atención, escuchar y reflexionar sobre las proclamas y los pensamientos expresados en la calle por tantas voces…

“Es un ataque más a las mujeres por parte de una justicia patriarcal”.

(Carlota Álvarez, Movimiento Feminista de Madrid)

“Sentimos una indignación enorme ante una justicia patriarcal que ni protege ni cree a las mujeres”.

(Justa Montero, activista feminista)

“Es un insulto a las mujeres y con ello a nuestra democracia”.

(Irene Montero, dirigente de Podemos)

“La justicia no es que esté ciega sino que está cara al sol, directamente”.

(Amara Muriel, del colectivo feminista Ibérikas)

“La complicidad institucional es violencia criminal”.

(En Galicia)

“Ante los ataques sexistas, solidaridad feminista. Ninguna agresión sexista sin respuesta”.

(En San Sebastián)

Los jueces españoles amparan violadores”.

(En Oviedo)

“!No es no. Justicia!”.

(En Pamplona)

También con este grito en la calle podría extenderme más y más…

“Esta justicia es una mierda”.

Y menuda mierda. Ahondando en la vena escatológica con toda la intencionalidad del mundo, añadiré que esta justicia le hace venir a uno/a ganas de vomitar. Es vomitivo tener que leer cosas como esta:

“Una sentencia condenatoria grave y con un pena grave no resulta suficiente, por sí sola, para justificar la prórroga de la prisión”…

…según algunos de los magistrados encargados del caso. También según dos de estos magistrados…

“No se dan ninguna de las razones que podrían justificar la prolongación del encarcelamiento hasta que la sentencia sea firme: riesgo de destrucción de pruebas, de fuga o de que reiteren sus delitos”.

«Los jueces sostienen que es “poco menos que impensable” que puedan cometer nuevos abusos ahora que los rostros de los cinco jóvenes son conocidos por la opinión pública. Para los magistrados, esta situación, unida al “rechazo social” que se ha desatado respecto a los cinco acusados, no permite presumir que vayan a reincidir…». 

Ya hace dos meses estuve a punto de “estallar” y de pronunciarme aquí, cuando se anunció ese polémico fallo de la sentencia. Ya no solamente me pareció y me parece ridículo e inaceptable que solo se les considerase culpables de “un delito continuado de abuso sexual con prevalimiento”, sino que es totalmente indignante y vomitivo que se estimase que no hubo por parte de los cinco acusados uso de violencia ni de intimidación, con lo que se libraban de una condena por agresión sexual o violación. Cuando cinco varones adultos, en clara superioridad numérica y de fuerza física, acorralan y encierran a una chica de 18 años, la someten y la obligan a practicar sexo, cuando ésta está en estado de shock y ve anuladas su voluntad y su capacidad de escape, reacción y respuesta… ¿no existe intimidación, no existe violencia como mínimo sexual, no se puede hablar de coaccionar, someter, agredir, vejar y forzar? (Si esto no es violación, ya no sé en qué clase de país y de sociedad vivimos, qué clase de mentalidad impera en las instancias judiciales, qué moral y qué valores corren en ciertos sectores de la sociedad; evidentemente no pueden ser otros que el machismo y la violencia patriarcal aceptados e institucionalizados, y que parecerían por desgracia hacer valer sus criterios).

“El vídeo muestra de modo palmario que la denunciante está sometida a la voluntad de los procesados, quienes la utilizan como mero objeto para satisfacer sus instintos sexuales”, concluía la Audiencia Provincial de Navarra al emitir la sentencia el pasado mes de abril. (De nuevo: si esto no es violación, ya no sé en qué clase de país y de sociedad vivimos, qué clase de mentalidad impera en las instancias judiciales, qué moral y qué valores corren en ciertos sectores de la sociedad; etcétera…).

Por estas razones ya sentí indignación, rabia —cabreo, mucho cabreo—, estupor, incredulidad, asco e impotencia cuando salió la sentencia en abril. Estos son los simples puntos de vista y el sentir de un simple ciudadano que no entiende de leyes, pero que está de acuerdo con la reflexión de que también esta libertad provisional dictada ahora “legitima la violencia machista y constituye en sí misma un acto de violencia institucional”. Es como un indulto encubierto. Tanto entonces como ahora siento exactamente lo mismo que —principal, pero no exclusivamente— miles y miles de mujeres y me solidarizo con ellas. Lo mismo que tanta gente de bien con un mínimo —qué menos— de dignidad, de decencia, de sentido común, de valores humanos. Los sentimientos mencionados —con predominancia de la indignación y el asco— más muchos otros, ésa es mi coincidencia con miles y miles de personas que han salido a la calle escandalizadas y hartas: rechazo, combatividad, negativa a aceptar tal estado de las cosas, miedo, preocupación, decepción, frustración… y vergüenza.

Such a shame… qué vergüenza, por lo que respecta a la “justicia” (¿?) española…

Fuentes consultadas: rtve.es (1)rtve.es (2) y rtve.es (3). El País (1), El País (2) y El País (3). La Vanguardia (1) y La Vanguardia (2).

 

Acerca de whatgoesaround

Desde Barcelona. Me fascina el misterio, y hay infinitas preguntas y enigmas sin respuesta. La música, otra gran pasión.
Esta entrada fue publicada en POP, SOCIEDAD. Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a Talk Talk: Such A Shame

  1. evavill dijo:

    Vergüenza, rabia, asco y sensación de impotencia y desprotección.
    Bien traída la canción

    Me gusta

    • “Sí, sin duda”. (Respuesta homologada por los estándares de calidad de la CEE. Ha pasado todos los controles: puedes besarla, lamerla, toquetearla, mirarla del derecho y del revés, someterla a fuego lento, meterla en el congelador, perforarla, torturarla, tunearla, recordarla u olvidarla para siempre, incluso enmarcarla. Aunque la pobre respuesta, tan cortita y tan tontita, ya se está mosqueando mucho porque esta aclaración adyacente y colateral está adquiriendo más relevancia y brillantez. Y dicho todo esto, hala…).

      Me gusta

  2. lunapaniagua dijo:

    Yo tengo una teoría: a sus señorías no les gustó que se les criticara, y si algo tienen los jueces es soberbia. Así que ahora no quieren dar la razón a la mayoría de la sociedad, por eso los sueltan y además «porque son conocidos», es decir, porque vosotras habéis difundido sus fotos.

    Me gusta

    • “Podría ser…”. (Respuesta homologada por los estándares de calidad de la CEE. Ha pasado todos los controles: puedes besarla, lamerla, toquetearla, mirarla del derecho y del revés, someterla a fuego lento, meterla en el congelador, perforarla, torturarla, tunearla, recordarla u olvidarla para siempre, incluso enmarcarla. Aunque la pobre respuesta, tan cortita y tan tontita, ya se está mosqueando mucho porque esta aclaración adyacente y colateral está adquiriendo más relevancia y brillantez. Y dicho todo esto, hala…).

      Me gusta

  3. Raúl dijo:

    Lo peor de estas cosas es que si no se modifica pronto la legislación puede volver a pasar. Hay que recuperar pronto el término de violación y abandonar eufemismos como “agresión sexual” y circunloquios parecidos. Bien por el grupo y el tema que has puesto, Talk Talk era una de mis bandas de pop preferidas de los ochenta, incluso les dediqué una entrada hace tiempo. Saludos.

    Me gusta

    • “Tienes razón”. (Respuesta homologada por los estándares de calidad de la CEE. Ha pasado todos los controles: puedes besarla, lamerla, toquetearla, mirarla del derecho y del revés, someterla a fuego lento, meterla en el congelador, perforarla, torturarla, tunearla, recordarla u olvidarla para siempre, incluso enmarcarla. Aunque la pobre respuesta, tan cortita y tan tontita, ya se está mosqueando mucho porque esta aclaración adyacente y colateral está adquiriendo más relevancia y brillantez. Y dicho todo esto, hala…).
      (Ah, ya vi y leí esa entrada tuya hace mucho tiempo. Y ese vinilo de Talk Talk, hace muchos años que lo tengo…).

      Le gusta a 1 persona

  4. Repito parafraseando: Such a shame 😦
    ¡Es indignante!

    Me gusta

  5. Buen recopilatorio de titulares, por cierto. Te ha quedado una entrada crítica muy completa. Voy a compartir en mi twitter con tu permiso.
    Saludos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s