The Clash: London Calling / Brand New Cadillac

Hoy me apetece recordar y rendir homenaje a un gran grupo y a un grandísimo disco. ¿Y por qué? Pues aparte de haber escuchado muchas veces el London Calling de The Clash, de conocerlo, haberlo disfrutado y tener en mente una entrada sobre estos temas, existe un claro “culpable” —ja, ja, ja, bendito culpable— : un compañero de trabajo se ha presentado este miércoles al curro luciendo una camiseta de la legendaria banda británica. Iba escuchando música con unos auriculares. He mirado la camiseta, he esbozado una sonrisa y simplemente he articulado para que pudiera leerme los labios: “The Clash”. Se ha quitado los auriculares y he añadido “London Calling”, como si esa complicidad entre entendidos del asunto fuera más que suficiente. Y lo ha sido. Eso nos ha permitido departir durante dos breves minutos sobre lo grande que es este álbum doble. Ya os podéis imaginar qué he pensado para mí: “ya va siendo hora de escribir esa entrada, probablemente hoy es el día”.

The Clash In New York

Lo siento —qué morro— pero voy a tirar clara y descaradamente del “copia y pega”, y no porque no pueda aportar mi propia visión y mis propias vivencias acerca del grupo y el disco, sino porque los medios acreditados y los críticos profesionales ya lo han hecho probablemente con mayor propiedad y con una claridad y capacidad de síntesis que me sería difícil igualar. Además, digo “amén” a todo lo que acabo de leer, porque coincido hasta en la última coma, así que… A nivel personal sí puedo decir que en aquella década de los 80 en que acaparaba y escuchaba toneladas de música —y lo sigo haciendo, aunque más canas pueblen mi azotea tras los años— me hice con un grabación en cassette del LP que hoy nos ocupa. No pocas veces lo he escuchado, y sin duda estas dos canciones que traigo hoy están entre mis predilectas, por la fuerza que tienen. Así que esto es un “copio, pego, coincido, digo amén e invito a la lectura y la reflexión”.

0000868384

Abrimos fuego con la sacrosanta Wikipedia, porque los párrafos que vienen a continuación son perfectos para entender quiénes fueron los Clash, qué representaron en el ámbito del punk y el punk rock y la enorme trascendencia de su obra:

«The Clash fue una banda británica de punk que estuvo activa entre 1976 y 1986. El grupo fue uno de los más importantes e icónicos de la primera ola del punk originada a fines de los años 70 y, a diferencia de la mayoría de las bandas punk que se caracterizaban por su simplicidad musical incorporó reggae, rock, rockabilly, ska, jazz y dub entre otros variados estilos en su repertorio. The Clash llegó a ser una banda muy influyente en la música mundial. Sumado a esto, The Clash exhibió una intencionalidad política en sus letras que con el tiempo se convertiría en su característica distintiva fundamental. El idealismo expresado en las composiciones de Joe Strummer y Mick Jones contrastó con el nihilismo de Sex Pistols y la sencillez de Ramones, las otras bandas emblemas del punk en la época».

Pues amén, y remachamos para entender lo que han representado estos señores:

«Su tercer álbum, London Calling (publicado en 1979), es considerado uno de los mejores discos de la historia de la música comercial. De hecho, la revista Billboard lo calificó como el mejor de los años 80,​ y según la revista Rolling Stone como el octavo mejor de la historia en su lista de los 500 mejores álbumes de todos los tiempos».

clash

Nos vamos hasta la crónica escrita por José Sanz Gil-Cepeda en el 2015 para El Quinto Beatle. Atención a sus sabias palabras:

«The Clash es punk, “London Calling” no del todo, afortunadamente. Que no se me malinterprete, el punk es uno de mis géneros predilectos. Rabia, mecha corta, crudos riffs de tres acordes, un tío pegando alaridos… no necesito mucho más para pasármelo bien con un disco. Sin ir más lejos, el propio debut de The Clash tenía todo eso, y además contaba con el mérito de ser un álbum pionero e indispensable para la construcción del género. Si me preguntáis, os diría que “The Clash” es el mejor disco punk de todos los tiempos y una de las mejores colecciones de singles de rock, lato sensu.

Decía ‘afortunadamente’ porque “London Calling” es mucho más que eso. Sin abandonar el compromiso político que acompañó siempre a Joe Strummer, The Clash supieron reformular su propio sonido incorporando influencias del blues, soul y R&B que aprehendieron de su visita al otro lado del Atlántico, sí, pero también ska, dub, reggae y cierto regusto pop. Y no se trata sólo de que cambiaran el curso del punk (y del rock por extensión) que ellos mismos habían ayudado a parir, ni de que conservaran el mensaje durante el proceso, además lo hicieron en un doble álbum de diecinueve tracks con la misma potencialidad de convertirse en singles que los temas de su debut. De manera que podemos reverenciar a este trabajo, reconociendo su trascendental importancia, sin precisar de una esforzada escucha. Si aplaudimos a “The Clash” por habernos enseñado qué es el punk, debemos vitorear a “London Calling” porque nos ha mostrado todo lo que éste puede dar de sí.

Insisto, por si no fuera suficiente el lavado de cara que The Clash aplicaron al punk con su tercer LP, lo mejor es que lo hicieron como sólo pueden hacerlo los grandes discos, a base de grandes canciones. Porque cuando un determinado grupo da con una fórmula nueva, lo difícil no suele ser ejecutarla, sino, como en casi todo, encontrar esa idea más o menos revolucionaria que hará que muchos más quieran seguirte. (…) Lo que Strummer y Jones hicieron con el punk en “London Calling” fue una gran idea, pero la forma en la que la efectuaron fue aún mejor. Ha habido miles de grupos que han querido sonar como The Clash, tú mismo puedes montarte uno e intentar conjugar en un solo trabajo géneros tan dispares como los que el disco de marras presenta. Ni en tus mejores sueños conseguirás un resultado tan compacto, ni mucho menos reproducir composiciones la mitad de buenas. Discos como éste separan a los grupos que aspiran a la genialidad de los que viven asentados en ella. Por eso es tan bueno “London Calling”, porque, ni aunque quisieras, podrías repetirlo». 

La valoración es tremendamente elocuente, acertada y rotunda. Después de comentar las canciones una a una, este crítico nos cuenta algo interesante:

«The Clash no lo tuvieron fácil para publicar un doble disco como este, desde CBS (su discográfica) las pegas fueron innumerables. Al final la agrupación tuvo que convencer al sello para que le dejara editar un LP con un maxi-single de regalo, intentando que el precio del producto no fuera demasiado elevado para sus fans. CBS no encontraba la razón por la que un grupo punk quería editar un doble álbum, algo más propio del rock progresivo; y además temía por la viabilidad comercial del mismo ya que no incluía ‘ninguna canción de amor’ que pudiera seducir los oídos del mainstream». 

Me hace mucha gracia: “ninguna canción de amor”. Pues yo leo la letra de London Calling y veo ahí mucho amor: amor a la vida, amor a la verdad, amor a la libertad que se sacude sin miedo las estúpidas ataduras sociales. Hostia, es mucho amor. Termina dicha crítica con la valoración sobre la importancia de esta banda:

«En 1979 The Clash salvaron al punk y, probablemente, también a sí mismos. El movimiento estaba condenado a muerte desde el principio por su rápida combustión, por la fugacidad con la que se apagaban las llamas que encendían sus riffs de tres acordes. “London Calling”, sin necesidad de adoptar una postura pretenciosa, sin renunciar a poner más corazón que técnica en sus temas, revitalizó el género y catapultó a Strummer y compañía a la eternidad… ». 

disco-theclash_200-1

(De izquierda a derecha: Topper Headon, Mick Jones, Paul Simonon y Joe Strummer)

mv5bm2rjzgjhzgutzdlmyy00yjzhltg3otutyja2mwu5zdy5zgizxkeyxkfqcgdeqxvynjawoda4mw-_v1_

Estos cuatro señores en la misma “alineación”

Para finalizar, Ramon Llubià escribía para la prestigiosa revista Rockdelux:

«Una de las cumbres de la música rock de todos los tiempos. Brillante y abierta estilísticamente, la tercera obra de los Clash (presentada en formato de doble LP) sentó cátedra. En poco más de una hora, The Clash le regalaron al futuro un puñado de temas eternos. “London Calling” fue escogido el número 14 en la lista de los doscientos mejores álbumes del siglo XX que se publicó en octubre de 2002 en el Rockdelux 200. (…)  “London Calling”, tercer álbum de The Clash, grabado y publicado en diciembre de 1979, el otoño del punk. A toda prisa, como si nada. Un doble LP plagado de hits (…) igual que “Sandinista!” (1980), un triple LP menos afortunado que apareció solo un año más tarde. The Clash tenían estas cosas.

Mientras los Sex Pistols habían nacido prisioneros de la codicia de Malcolm McLaren, The Clash fueron un caudal creativo independiente (sobre todo respecto a la multinacional que los tenía en nómina) que nunca olvidó el compromiso con los suburbios londinenses de donde procedían (bien, es de dominio público que Joe Strummer “se escapó” de una familia bien, pero hoy todavía se le puede ver tocando en casas ocupadas)ni con los del resto del planeta. Mick Jones había sacado el nombre del grupo de un grafiti en el muro de la autopista que hacía de frontera entre su barrio y una de las zonas más acomodadas de la ciudad. Claro que Paul Simonon también se atribuye el bautismo, después de comprobar que la palabra “clash” estaba presente en la mayoría de las noticias que se publicaban en los periódicos británicos de la época. En cualquier caso, el conflicto, el choque, el enfrentamiento, vienen de visita.2 

Lejos de vivir encerrados y de emprenderla con la población inmigrante que ya era común en las calles donde habían crecido, The Clash se impregnaron de cosmopolitismo, se dejaron llevar por la marea de diversidad que invadía Portobello y por el ritmo caribeño del Roxy, un templo punk donde siempre se acababa bailando reggae porque el DJ era jamaicano… (…)

Y The Clash decidieron que al punk le convenía ver mundo. Por eso se tomaron en serio lo que Estados Unidos tenía que ofrecerles como fuente cultural y musical inagotable, por eso también se fueron a Jamaica a la primera ocasión y conocieron a Lee Perry. (…) Todo esto cristalizó de un modo exuberante en “London Calling”. Strummer, Jones y Paul Simonon, a esas alturas con Topper Headon bien asentado en la batería, estuvieron sembrados en el momento de parir este disco. Lúcidos hasta en los instantes de furia: la misma portada –Simonon, capturado en blanco y negro por la fotógrafa Pennie Smith, a punto de estrellar su bajo contra el suelo– marca una huella inconfundible y, por supuesto, también ha figurado en todas las listas de las mejores portadas de la historia habidas y por haber. (…)

“London Calling” (…) es una obra que propone salidas y respuestas, la solución más cuerda y entusiasta al callejón sin salida en que se había metido el punk denunciando que todo el pasado había sido decadencia. Como todos los grandes discos, tiene la virtud de reciclar, filtrar, reinventar y generar. Hay rock clásico y hasta apuntes de rockabilly, además de la evidente inmersión, honesta y respetuosa, en la música de baile de la época, el reggae y todas sus variantes». 

Sí, señor, qué grandísima reseña. Con estas tres extensas citas tenemos más que suficiente para hacernos una idea de lo que representaron este grupo y este disco. Creo que yo no podría haberlo expuesto con más brillantez…

Vamos con el tema que da nombre al disco, y volvamos a la crítica escrita por José Sanz Gil-Cepeda:

«El doble LP se abre de manera implacable con “London Calling”: la batería de Topper, guitarras distorsionadas que marcan el ritmo y una línea de bajo difícilmente olvidable. En esta ocasión el conjunto decidió utilizar una tonalidad menor que tiñe al tema de un cierto sentimiento apocalíptico. Sus versos reflejan de manera sucinta el contenido lírico de todo el álbum: el temor ante la posibilidad de un desastre nuclear influido por el accidente del reactor nuclear de Three Mile Island, el riesgo de que el centro de Londres se inundase ante una eventual crecida del Támesis, la omnipresente represión policial del gobierno de Thatcher, el desempleo creciente y la sensación de que la sociedad está avanzando en la dirección equivocada». 

Versión de estudio, con la letra traducida, y versión en directo, algo acelerada, pero que es muy valiosa como documento gráfico. Hemos leído bien, hipotético desastre nuclear y el Támesis anegándolo todo. Seguro que a este grupo punk les gustaría mi coletilla punk: incordiaban más que una mosca cojonera y le echaron un par de huevos.

«“Brand New Cadillac” echa la mirada atrás, para fijarse en el rockabilly de finales de los años cincuenta. El tema en cuestión es una versión mejorada del también británico Vince Taylor». 

Los dos temas abren el disco, se da la circunstancia. Un comienzo inapelable…

Y así hemos aprendido unas cuantas cosas sobre esta mítica banda de punk rock…

[1] Joe Strummer murió en el 2002 “a causa de un fallo cardíaco congénito no diagnosticado”.

[2] Clash en inglés efectivamente significa “enfrentamiento”, “choque”, “encuentro”, “desacuerdo”.

Atención a esto, porque sobran las palabras. La demostración de lo que significó para generaciones de músicos:

«En los premios Grammy de febrero de 2003, “London Calling” fue interpretada por Elvis Costello, Bruce Springsteen, Steven van Zandt, Dave Grohl, Pete Thomas y Tony Kanal como tributo a Strummer». 

gallery_clash2_1

Paul Simonon, Topper Headon y Mick Jones fotografiados en el 2013. Ella es Cerys Matthews

(Después de terminar la entrada y publicarla, he consultado otro par de reseñas. Y he decidido añadir un par de extractos más que son muy definitorios, así como una imagen que es absolutamente reveladora en cuanto a la portada del disco. Creo que esto completa bastante esta referencia a las claves que generaron el LP).

El primer párrafo está extraído de la web todopunk.com. Muy buena crónica. Esta es su conclusión sobre el disco:

«Lo más sorprendente de todo es que, pese a que el disco muestre una variedad tan grande de influencias a lo largo de sus canciones, todas ellas acaban ensamblándose de una forma tan natural que sorprende. Hay que tener un talento especial para ser capaz de ensamblar un puzzle tan complejo y completo sabiendo cómo hacer que quede perfectamente ensamblado y sin estridencias o disonancias. Y es que no en vano “London Calling” es uno de los discos más importantes de la historia del rock y uno de los más influyentes de las últimas décadas. The Clash entraron de lleno con este álbum a ese espacio reservado para unos pocos. Esa suerte de olimpo en el que sólo unas cuantas bandas son capaces de acceder para trascender al paso del tiempo y convertirse en una referencia inmortal de la música moderna. Visionarios en su tiempo pero clásicos en el nuestro. El punkrock no sería lo que es hoy si The Clash no hubiesen existido».

La segunda cita proviene de la web sopitas.com:

«Las semillas de London Calling se plantaron cuando el grupo realizó su primera gira por Estados Unidos. El “choque cultural”, los hizo enamorarse aún más de la música que había tenido cuna en este país: el Rock & Roll en su forma más pura y primigenia. Aún más, los integrantes del grupo se volvieron ávidos coleccionistas y fans de los artistas de Soul y Rhythm & Blues, con quienes sentían mayor afinidad por venir de clases trabajadoras. Es por ello que mientras avanzaba la gira incluyeron a artistas como Bo Diddley y Sam & Dave para abrir sus conciertos.

A su regreso el grupo se embarcó en un ambicioso proyecto: lanzar un álbum doble, bajo el título de The Last Testament con el que pretendían ponerle punto final a la historia del Rock, una historia que había comenzado en 1956 con el lanzamiento del primer álbum de Elvis Presley.

El nombre se desechó pero la idea se mantuvo musicalmente (lo cual incluía usar la misma tipografía de la portada de Elvis para la propia de este álbum doble, además de la contraposición de ambas fotos: Elvis dando un alarido primigenio, el grito del nacimiento del Rock & Roll contra el bajista de The Clash, Paul Simonon destruyendo su instrumento, poniendo punto final a aquello que lo generó). London Calling ya forma parte permanente e indispensable del paisaje de la historia del Rock. (…)

De ahí que entonces el grupo se embarcara con 19 tracks en un recorrido por los más diversos estilos, al menos los que a ellos les parecía que tenían más relevancia de la historia de la música hasta el momento, como el Rockabilly, el Reggae, el Jazz, el Rhythm & Blues y hasta el Pop al estilo Motown, esto a pesar de los cánones punks en los que era indispensable vilipendiar a todas las figuras posibles del pasado cercano. Si bien en uno de sus primeros sencillos llamado “1977” desacreditaban a los Beatles, los Rolling Stones y Elvis, en London Calling les hacían reverencia o al menos los saludaban respetuosamente.

El productor del álbum fue Guy Stevens, un excéntrico manager de los Mott the Hoople y productor de Free, quien era famoso por sus borracheras indómitas, arranques de furia y también por capturar perfectamente la espontaneidad de las bandas. Guy creía más en la “vibra” que en la técnica, la toma perfecta debía tener el ambiente perfecto… (…)

The Clash dejó clara su postura y dio el primer paso hacia nuevos territorios, en lugar de abandonarse a morir siendo una caricatura de sí mismos, entrampados por las ideas Punk que se habían vuelto contra ellos en afanes prohibicionistas de “no puedes hacer esto o esto otro”. Don Letts, productor y miembro de Big Audio Dynamite (proyecto post-The Clash de Mick Jones) lo definió muy bien: “el Punk no trataba sobre nihilismo y negatividad, el Punk trataba sobre el empoderamiento, la individualidad y la libertad personal o musical. London Calling enarboló estos ideales más que ningún otro álbum Punk del momento”».

elvis-e1418609796406

Finalmente, voy a poner un enlace a la letra del tema, ya que cantan en inglés coloquial y algunas cosas francamente no las he pillado a la primera, como por ejemplo ese “the sun’s zoomin’ in”.

Y el vídeo original y oficial. Hay que incluirlo. Buenísimo, el grupo tocando en un muelle o embarcadero…

Mi memoria fotográfica no puede decirse que sea “excelente”. Creo que no pasaría esa prueba que hemos visto en algunas películas o series: el adiestramiento de agentes secretos altamente dotados que pueden “fotografiar” mentalmente una habitación en 30 o 60 segundos para después describirla con una asombrosa precisión en los detalles. Pero juraría que era esta camiseta. O parecida, desde luego sí recuerdo ese sol en color rojo al estilo nipón (fue la bandera militar japonesa usada por la armada y el ejército imperial japoneses hasta mediados de los años 40 y 50).

the_clash_kamikazi2bt-shirt2b-2bxl-344950

Rock con mayúsculas

 

Acerca de whatgoesaround

Desde Barcelona. Me fascina el misterio, y hay infinitas preguntas y enigmas sin respuesta. La música, otra gran pasión.
Esta entrada fue publicada en PUNK, PUNK ROCK, ROCK. Guarda el enlace permanente.

21 respuestas a The Clash: London Calling / Brand New Cadillac

  1. Grandísimo el último vídeo, y emocionante. Steve van Zandt se marca el solo de guitarra, ja, ja, ja, qué tío, me encanta. Por cierto que cuando leí la autobiografía de Bruce el año pasado el Boss nombraba a los grandes referentes musicales para él: no solo estaban Elvis, los Beatles, los Rolling, Bo Diddley, John Lee Hooker, John Fogerty y los Creedence… sino también por supuesto los Clash y todo el movimiento punk.

    Le gusta a 1 persona

  2. Uau, gracias a tu compañero por traértelos a la mente y a ti por la entrada. Hacía mucho que no escuchaba London Calling (que obviamente tuve que conocer cuando ya se habían retirado…) y me ha encantado volver a hacerlo. ¡El vídeo del tributo pone los pelos de punta!

    Le gusta a 1 persona

    • Gracias a ti por leerme. La verdad es que eran temas que ya tenía en mente hace tiempo. Pese a que London Calling es potentísima y en verdad buenísima, lo curioso es que es Brand New Cadillac la que más me engancha, por el ritmo que tiene. Así que al ver al compañero con la camiseta… pues sentí el impulso irrefrenable de crear la entrada, casi la necesidad. Y la escribí del tirón, empezando como a las 18:30. Los copiar y pegar siempre van más rápidos que el redactar, y al leer tan buenas críticas no podía resistirme a armar todo el conjunto, en verdad lo explican a la perfección. Los Clash se lo merecen.
      El vídeo homenaje es brutal. No lo sabía, y después de enterarme en la wikipedia imagínate el alegrón de constatar que el vídeo está en YouTube.

      Le gusta a 2 personas

    • Hola. Anoche leí otro par de reseñas que me gustaron mucho y he decidido incluirlas como citas. Si quieres saber un poco más… aunque “lo siento”, ahora es un poco más largo. También porque hay una imagen que es clave para entender la confección de la portada. Y el vídeo oficial, también está, porque es muy cañero…

      Le gusta a 1 persona

  3. evavill dijo:

    Genial tema y qué bien explicado todo!! El homenaje una pasada, claro, con esos músicos…
    Estoy de acuerdo con tu punto de vista sobre el amor.
    Besos para ti y un saludo a tu compañero el de la camiseta.

    Le gusta a 1 persona

    • Una gran banda, sin duda, como dice ese crítico estuvieron sembrados escribiendo los temas, hay que ver qué fertilidad creativa ( y después sacan un triple…). Curioso, toda esa amalgama de influencias y apertura estilística… porque releyendo las críticas me ha dado por pensar que los Clash es al punk lo que Police fue al rock, se abrieron casi a los mismos estilos: reggae, dub, ska, etc.
      Gracias por esas coincidencias. En cuanto al compañero, ten por seguro que le pasaré tus saludos. Es un tío muy, muy majo como persona, y muy inteligente. No sabe que tengo un blog musical, se lo voy a decir e invitarle a leer la entrada, al fin y al cabo casi él la ha inspirado, ja, ja…

      Le gusta a 2 personas

    • Hola. Anoche leí otro par de reseñas que me gustaron mucho y he decidido incluirlas como citas. Si quieres saber un poco más… aunque “lo siento”, ahora es un poco más largo. También porque hay una imagen que es clave para entender la confección de la portada. Y el vídeo oficial, también está, porque es muy cañero…

      Le gusta a 1 persona

  4. Raúl dijo:

    Hace casi cuatro años dediqué un día de versiones al tema “I should I stay or should I go” (https://laguitarradelasmusas.com/2014/11/26/the-clash-los-fabulosos-cadillacs-sugarpie-the-candimen-i-should-i-stay-or-should-i-go/), en la que también aparecía una divertida foto personal. En ella comentaba que aunque el punk no es uno de mis estilos preferidos, sobre todo la vertiente Sex Pistols y bandas similares, me encantan los grupos como Ramones o The Clash por lo que tuvieron de ruptura y recuperación vanguardista del viejo y sencillo R&R. Unos meses después de publicada aquella entrada, tres compañeros blogueros pusimos en marcha una modesta iniciativa para que nuestros amigos y seguidores nos dijeran cuáles eran sus portadas musicales preferidas; adivina cual ganó, efectivamente “London Calling”, uno de los álbumes emblemáticos del punk y de los imprescindibles en la historia del rock. Saludos.

    Le gusta a 1 persona

    • Hola Raúl. Todo lo que me cuentas en este comentario de hecho ya lo sabía, je, je… (lo siento). Pero te lo agradezco enormemente. Es que soy muy chafardero. El tema “I should I stay or should I go” es buenísimo, uno de los más conocidos del grupo. En cuanto a esa entrada sobre las portadas, hace muchos meses que la leí. No recuerdo las portadas que aparecían, pero sí recuerdo que estuve muy de acuerdo en vuestras elecciones. En verdad que en la historia del rock, el pop, etc., hay muchísimas portadas buenísimas o emblematicas, por muy diversos motivos. Además, antes de empezar esta entrada consulté si habías escrito sobre el London Calling, era muy posible porque es uno de sus temas más conocidos. El punk… pues yo he escuchado con cuentagotas y en verdad no me gusta. Pero teniendo en cuenta influencias y matices, yo considero estos dos temas fundamentalmente rock. London Calling tiene una fuerza brutal y creo que muy pocos grupos podrían haber parido una canción así. Estoy muy de acuerdo con tus apreciaciones, sobre esa vuelta o recuperación del rock primigenio. De hecho siempre he pensado que los Ramones tenían un estilo muy simple y que se pega con extrema facilidad.
      Una última cosa: este sábado sobre las 12 del mediodía retoqué la entrada, añadiendo dos nuevas citas. Es muy posible que cuando leías o comentabas yo estuviera ampliando la entrada. Lo digo también porque hay una imagen muy reveladora sobre la confección de la portada. Si no lo sabías seguro que vas a alucinar por las reminiscencias… ¡¡Nunca dejamos de aprender cosas nuevas!!

      Le gusta a 2 personas

  5. evavill dijo:

    Hola, What.
    Me ha gustado en especial su definición del punk. Visto así creo que soy punk o aspiro a serlo. Besos!!

    Le gusta a 1 persona

  6. Anónimo dijo:

    Brutal el video en el muelle, y como todos más arriba comentan, una pasada de entrada.
    Como a priori no es mi estilo de música, me sorprende conocer tan buenas canciones. Gracias!

    Le gusta a 1 persona

  7. gemmacan dijo:

    El anónimo era mío… no sé por qué no pude poner el nombre.

    Me gusta

  8. Una pasada de entrada, de comentarios, de información
    marededeu, lo que se aprende aquí!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s