El continente de plástico / Plastic Beach / The Dream of the Blue Turtles

Otra vez partimos para un larguísimo viaje; un viaje que nos llevará por los océanos del planeta. Ojalá que te pueda aportar informaciones útiles o nuevas de la misma forma que yo he aprendido tantas cosas escribiendo esta entrada. Y ojalá sirviera mi esfuerzo para ayudar a difundir, aunque sea mínimamente, una preocupante realidad y un descomunal problema. ¿Vienes conmigo?

Cuando me enteré hace un tiempo de la existencia en mitad de los océanos de un inmenso “continente flotante” compuesto de basura y básicamente plásticos me quedé lógicamente muy sorprendido e impactado. La sola idea es horripilante y para dejarte en estado de shock. Mis oídos no daban crédito. Pero cuando en tiempos mucho más recientes he podido constatarlo visualmente y a través de las informaciones vertidas en internet, el bochorno y el mazazo han sido absolutos. Qué vergüenza. Porque como especie, la humanidad es una auténtica vergüenza, como mínimo en cuanto al respeto por la naturaleza y el planeta Tierra, nuestro hogar. Lo más suave y moderado que puedo decir de nosotros mismos como especie, insisto, es… qué guarros. GUARROS. Irrespetuosos, desconsiderados, desagradecidos, inconscientes, egoístas, ruines, miopes y ciegos, mezquinos, tóxicos, nocivos, peligrosos. Primitivos. PRIMITIVOS. Practicantes de un suicidio colectivo a largo plazo (podemos sumarle la emisión de gases, la contaminación y el calentamiento global, ¿verdad?; amén de cien mil cosas más).

Escribir sobre el también terrorífico y letal calentamiento global me hizo tropezar de nuevo con este tema, y decidí aplazarlo unas semanas para profundizar en él. Dios mío, jamás pensé que el problema fuera tan grave y la contaminación de los mares tan acuciada y extensa. Esta vez tengo que decir, echando mano del poco humor que inspira una cuestión así, que jamás creí que bucear en unas informaciones o navegar por internet pudieran producir tanto asco (por lo de meterse en el líquido elemento). Así que entremos en materia (pero con traje de neopreno)…

0f4a7db2-aeed-4715-a554-b2f9c146cfdc

e1b653c0ae13975b8fea4d733536ce45

eightmillion

La zona con una alta concentración de plásticos sobre la cual más han hablado y centrado su atención los distintos medios (televisiones, prensa escrita, internet… ) se encuentra en la parte norte del Océano Pacífico y se la conoce con distintos nombres: Great Pacific Garbage Patch, Pacific trash vortex, el continente flotante, la isla flotante, el séptimo continente, isla de basura, isla tóxica, remolino de basura del Pacífico, isla de la contaminación u otros nombres similares. Pero es el primero de todos ellos el más utilizado (patch = parche, pedazo, zona, mancha), mientras que trash significa basura o porquería y vortex significa vórtice. Otro vocablo utilizado es el de remolino (whirlpool). En cuanto a la extensión que ocupa, y aunque es difícil hacer mediciones precisas —luego veremos la razón—, se suele aludir a este particular haciendo distintas comparaciones: tiene dos veces el tamaño de Francia, es dos veces el tamaño del estado de Texas (twice the size of Texas) u ocupa una extensión equivalente a los estados de España, Francia y Alemania juntas, por ejemplo. En cuanto al lugar donde está situado el GPGP, se encuentra entre los estados estadounidenses de California y Hawái (prefiero usar Hawaii, la verdad): floating trash halfway between Hawaii and California

636572386247113311-032118-great-garbage-patch-online

maxresdefault

Sin embargo, y pese a lo que vemos en las dos anteriores imágenes, donde los medios hacen énfasis en esa enorme mancha entre California y Hawaii, esto en realidad no es del todo exacto. Pues en esa vastísima área en el Pacífico Norte hay dos grandes concentraciones de plástico y basura bien diferenciadas…

trash-vortex

Y para entender esto totalmente, será mejor que empecemos desde el principio y expliquemos qué es un giro del océano (ocean gyre)…

25800

Esta espectacular imagen de un gigantesco “remolino” o vórtice en el océano está sacada de la página web de NATIONAL GEOGRAPHIC, donde en un magnífico artículo se nos explica con todo lujo de detalles en qué consisten esos giros y cómo se forman:

«An ocean gyre is a large system of circular ocean currents formed by global wind patterns and forces created by Earth’s rotation.

The movement of the world’s major ocean gyres helps drive the “ocean conveyor belt.” The ocean conveyor belt circulates ocean water around the entire planet. Also known as thermohaline circulation, the ocean conveyor belt is essential for regulating temperature, salinity and nutrient flow throughout the ocean.

Three forces cause the circulation of a gyre: global wind patterns, Earth’s rotation, and Earth’s landmasses. Wind drags on the ocean surface, causing water to move in the direction the wind is blowing.

The Earth’s rotation deflects, or changes the direction of, these wind-driven currents. This deflection is a part of the Coriolis effect. The Coriolis effect shifts surface currents by angles of about 45 degrees».

«Un giro oceánico es un gran sistema de corrientes oceánicas circulares formadas por patrones y fuerzas de viento globales creados por la rotación de la Tierra.
 
El movimiento de los giros oceánicos más importantes del mundo ayuda a impulsar la “banda transportadora oceánica”. La banda transportadora oceánica impulsa el agua oceánica en todo el planeta. También conocida como circulación termohalina, la cinta transportadora del océano es esencial para regular la temperatura, la salinidad y el flujo de nutrientes en todo el océano.

Tres fuerzas causan la circulación de un giro: los patrones de viento global, la rotación de la Tierra y las masas terrestres de la Tierra. El viento arrastra la superficie del océano, causando que el agua se mueva en la dirección en que sopla el viento.
 
La rotación de la Tierra desvía o cambia la dirección de estas corrientes impulsadas por el viento. Esta desviación es parte del efecto Coriolis. El efecto Coriolis desplaza las corrientes de la superficie en ángulos de aproximadamente 45 grados».

El Gran Cinturón Transportador, las corrientes cálidas y frías, la regulación del clima mundial, el Atlántico Norte y la Corriente del Golfo… bien, quienes hayan leído mi anterior entrada estarán ya familiarizados con estos importantes conceptos. Dicho esto, hay que añadir —todo esto es realmente fascinante— que existen cinco grandes giros en los océanos del planeta. Estos five major ocean gyres son: el Indian Ocean Gyre, el North Atlantic Gyre, el North Pacific Gyre, el South Atlantic Gyre y el South Pacific Gyre. Estos giros oceánicos se clasifican en tres grandes categorías: los tropicales, los subtropicales y los subpolares, quedando estos cinco mencionados englobados dentro de los subtropicales. Imágenes esclarecedoras…

dufrq28wsaefr9b1

five-gyres-map-940d

300px-oceanic_gyres

map-of-ocean-gyres20160203-5318-1qufgnt

Si nos fijamos en la primera de esta cuatro últimas imágenes, veremos que el GPGP abarca desde las costas asiáticas hasta las norteamericanas, en la parte norte del Pacífico. Pero dentro de este gigantesco North Pacific Gyre hay realmente dos giros más pequeños. Y a su vez dos concentraciones de plásticos, una cercana a las costas de Japón y la otra a las de Norteamérica. De nuevo National Geographic nos lo explica de forma impecable en un artículo y nos lo ilustra con imágenes…

«The Great Pacific Garbage Patch, also known as the Pacific trash vortex, spans waters [extiende sus aguas] from the West Coast of North America to Japan. The patch is actually comprised of [se compone en realidad de] the Western Garbage Patch, located near Japan, and the Eastern Garbage Patch, located between the U.S. states of Hawaii and California. 

These areas of spinning debris [desechos que giran] are linked together by the North Pacific Subtropical Convergence Zone, located a few hundred kilometers north of Hawaii. This convergence zone is where warm water from the South Pacific meets up with cooler water from the Arctic. The zone acts like a highway that moves debris from one patch to another. 

The entire Great Pacific Garbage Patch is bounded [está delimitado] by the North Pacific Subtropical Gyre. (…) The North Pacific Subtropical Gyre is created by the interaction of the California, North Equatorial, Kuroshio, and North Pacific currents. These four currents move in a clockwise direction [en el sentido de las agujas del reloj] around an area of 20 million square kilometers (7.7 million square miles)».

Es decir, se trata de una “zona de convergencia” y ese giro del Pacífico está creado por la interacción de las cuatro corrientes que se citan al final. Como puede verse, las áreas donde hay acumulación de basura en realidad son dos: la occidental y la oriental. Es la Eastern Garbage Patch la que se encuentra entre Hawaii y California, y la que ha sido más estudiada y publicitada…

pacific-garbage-patch-map_2010_noaamdp_720

Marine Debris Poster (4) AI9

     = = = = = = = = = = = = = = = = = = = 

sea-turtle-blue-peter-oconor

The Dream of the Blue Turtles…

turtle

The (broken) Dream of the Blue Turtles…  

= = = = = = = = = = = = = = = = = = = 

La peculiaridad de estos enormes giros que enlaza con la acumulación de plásticos es la clave de todo este asunto: en estas vastas extensiones de mar abierto se dan unas condiciones relativamente estables; son zonas de bajas presiones. Los vientos y las corrientes aminoran en su interior, y en estas aguas calmas se van acumulando más y más basura y plástico, que quedan atrapados en este “remolino” gigantesco. Los plásticos hacen un larguísimo periplo para llegar hasta aquí, partiendo de las diversas costas continentales y siendo arrastrados por las corrientes circundantes, más potentes, hasta entrar en estos giros y quedar ahí confinados, aumentando más y más la densidad conforme pasa el tiempo y conforme nos acercamos al centro (“winds and converging ocean currents funnel [encauzan] the garbage into a central location”). Por ejemplo se ha comprobado empíricamente que trozos de plástico salidos de las costas norteamericanas tardan unos seis años en llegar al GPGP.

Marcus Eriksen, científico del medio ambiente, educador, divulgador y cofundador de la organización 5 Gyres Institute, que se dedica a estudiar la contaminación causada por el plástico en todo el planeta, nos habla de los giros subtropicales en este vídeo…

Aquí tenemos otro interesantísimo vídeo. La agencia estadounidense NOAA (National Oceanic and Atmospheric Administration) realizó un seguimiento científico soltando boyas en los mares y siguiendo el periplo de la basura desde las costas hasta esos giros. Creó una visualización de la contaminación de los océanos, consistente en un mapamundi que muestra el movimiento de las toneladas de residuos de plástico acumulados en las aguas marinas durante los últimos 35 años (“las boyas son arrastradas hacia los cinco giros oceánicos, el gran sistema de corrientes rotativas donde en los últimos 35 años se han concentrado las grandes islas de basura”). Recomiendo activar los subtítulos en inglés, en la parte inferior…

Se infiere de las anteriores informaciones y vídeos algo que quizá algun@s ya habréis intuido, supuesto o adivinado: sí, la triste y pésima noticia es que no solamente existe ese continente de basura en el norte del Pacífico, sino en cada uno de esos cinco giros subtropicales. Tenemos que hablar de continentes o de islas de basura en plural, por desgracia. Pero hablaremos de ese GPGP en concreto para extrapolar después algunas conclusiones generales…

= = = = = = = = = = = = = = = = = = = 

17hendersonisland1-superjumbo

Plastic Beach…

17hendersonisland2-superjumbo

Escalofriantes imágenes de la isla de Henderson que le hacen a uno reflexionar y preguntarse qué le estamos haciendo a nuestro planeta…

En una noticia fechada en mayo del 2017, el New York Times nos habla de una remota isla en el sur del Pacífico: se trata de la isla de Henderson, un paraíso perdido e inhabitado; los asentamientos humanos más cercanos están a unas 120 millas. Lo terrible y lo chocante es que un lugar tan apartado ve cómo sus playas se hallan infestadas de basura y plásticos: un reciente estudio estima que hay allí unas 17,6 toneladas de desechos.

“The atoll’s white sand beaches are littered with tons of multicolored plastic junk, deposited there by ocean currents”. (“Las playas de arena blanca del atolón están llenas de toneladas de chatarra plástica multicolor depositada allí por las corrientes oceánicas”)

… se nos cuenta en la mencionada web. Jennifer Lavers, una científica investigadora de la Universidad de Tasmania, nos cuenta en ese artículo que ha visitado muchas islas remotas, pero que lo que vio en esas playas fue “the highest density of plastic I’ve really seen in the whole of my career”. Dichos investigadores estiman que la humanidad produce esas 17,6 toneladas de plástico cada 1,98 segundos. Es escalofriante.

17hendersonisland3-superjumbo

Un cangrejo ha hecho de un recipiente de plástico su refugio. ¿Y la música? La música ciertamente puede esperar

Cuando dichos investigadores examinaron las playas en el 2015, contaron más de 53 100 pedazos de basura procedentes de objetos manufacturados por el hombre. Casi todos eran de plástico y la mayoría estaban enterrados en la arena, así que la cosa es mucho peor de lo que muestran las fotografías. 

La isla de Henderson fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1988. Se encuentra en el costado occidental del South Pacific Gyre, así que recibe la basura de entre otros lugares las costas sudamericanas. Cuando se examinaron parte de esos objetos, procedían de países como Chile, Japón o China.

= = = = = = = = = = = = = = = = = = = 

El inventor y emprendedor holandés Boyan Slat fundó a la edad de 18 años la organización Ocean Cleanup Foundation en el 2013. Esta fundación ha realizado en tiempos recientes un estudio detallado del Eastern Garbage Patch —la zona entre Hawaii y California, como hemos visto—, llegando a las siguientes conclusiones: el área contaminada abarca unos 1,6 millones de kilómetros cuadrados, y en ella se concentran ni más ni menos que 80 000 toneladas de plásticos flotantes. Es una barbaridad. Esto viene a ser el equivalente de unos 500 aviones tipo jumbo jet. Esta enorme masa ha resultado ser 16 veces mayor que la detectada en los últimos seguimientos realizados. He visto en algunos artículos que se estima que la cantidad de plástico se duplica en aproximadamente una década. Obviamente, el GPGP no deja de crecer. Como dicen los angloparlantes, and growing.

popup

El oceanógrafo Paul Lebreton fue el principal autor de este estudio. Para intentar medir las dimensiones de la mancha, densidad o concentración de los plásticos, masa en toneladas y otros parámetros se utilizaron treinta embarcaciones que peinaron la inmensa zona al unísono y dos aviones, uno de ellos un Hércules modelo C-130 equipado de modernos sensores que realizaron un escaneado en 3D. Todo esto se explica en un interesantísimo artículo en la web phys.org.

= = = = = = = = = = = = = = = = = = =

78625-ngsversion-1470412807209-adapt-1900-1

Fauna marina bajo un verdadero manto de basura

exhibit-headers_sea-turtles

The Dream of the Blue Turtles…

peanut-deformed-turtle-six-pack-ring-1-889x630

The (strangled) Dream of the Blue Turtles…

kk

Una imagen escalofriante. Una verdadera aberración

4042595991_e621acbd15_z

The Dream of the Blue Turtles…

= = = = = = = = = = = = = = = = = = =

Sigamos con ese artículo en phys.org

“The inflow of plastic to the patch continues to exceed the outflow” (“La entrada de plástico al parche continúa excediendo la salida”), declaró Lebreton a la revista Scientific Reports.

Calcularon en ese estudio que en la mancha se pueden contar 1,8 trillones de piezas o trozos de plástico. Se calcula a su vez que la producción de plástico a nivel mundial ascendió a 322 millones de toneladas en el año 2015, según un estudio de la International Organization for Standardization. Y que cada año ingresan en los océanos ocho millones de toneladas (según la Ocean Cleanup Foundation, porque otras fuentes hablan de diez millones), la mayor parte de las cuales va a… sí, a esos gigantescos giros.

Pero hago otro inciso para hacer una matización y aclaración importante, algo que señalan prácticamente todos los medios consultados. Lo verdaderamente horripilante, preocupante y peligroso no es esto…

ap_garbage_oceans_2_hb_180323_hpmain_4x3_992

Plásticos en la bahía de Hanauma en Hawaii; una foto hecha en el 2008

Ni tan siquiera esto, que de por sí ya parece sacado de la peor de las pesadillas…

photographer

ocean-pollution

web_photo_trash_island_24112017

smece-2

4d907b8e1f1cdb9cffa972143261d408

Cinco fotografías sacadas de una entrada en steemit.com. Poco importa si nos están mostrando el GPGP u otros lugares

Aunque las anteriores imágenes pudiera parecer que desmienten la siguiente afirmación, diversos científicos afirman que al hablar de continentes o islas de plástico y basura no hemos de pensar en enormes extensiones de “terreno” o con una consistencia firme o sólida (aunque se han encontrado “parches” que por ejemplo miden 15 metros de longitud), sino más bien en una sopa, más diluida o más espesa según la localización. Algunos utilizan el término smog (“niebla tóxica”). Sí, una sopa de… microplásticos. Porque los microplásticos son la verdadera amenaza, por repugnantes que resulten las anteriores fotografías. El verdadero peligro es esto…

garbage-patch3-sh-hb-180323_hpmain_4x3_992

Foto tomada por The Ocean Cleanup el 23 de marzo de este año en el GPGP

El plástico, un material inventado y que empezó a ser masivamente utilizado a mitad de la década de los 50, no es biodegradable. No se descompone debido a la acción de diversos agentes naturales. El plástico se queda ahí, y puede permanecer durante décadas e incluso centenares de años sin verse esencialmente alterado. No sufre biodegradación, sino que se parte, descompone y fragmenta en trozos más minúsculos…

«Biodegradable es un producto o una sustancia que puede descomponerse en los elementos químicos que se conforman, debido a la acción de agentes biológicos, como plantas, animales, microorganismos y hongos, bajo condiciones ambientales naturales. No todas las sustancias son biodegradables bajo condiciones ambientales naturales. A dichas sustancias se les llama sustancias recalcitrantes».

(Fuente: Wikipedia)

«El material utilizado para la fabricación de botellas de plástico es el “tereftalato de polietileno” o PET, un plástico indestructible. ¿Qué sucede con el plástico tirado en un basurero? No se deshace jamás, lo opuesto al material orgánico como madera y restos de alimentos que sufren un proceso de biodegradación cuando están enterrados, el cual es llevado a cabo por bacterias, actividades biológicas y químicas. El plástico nunca se biodegradará. La única manera real y efectiva de deshacer el plástico de botellas, bolsas de supermercado, envases de alimentos y anillos six-packs, es la ”fotodegradación”.

Para que el proceso de fotodegradación funcione necesita la luz del sol, no bacterias como en la descomposición de la materia orgánica. 

Cuando los rayos UV (ultravioleta) inciden en el plástico, rompen la cadena molecular y con el tiempo se puede convertir una botella en miles de pequeñas piezas. ¡No más que eso!

Esos pequeños trozos de plástico que suman millones de toneladas al año son productos químicos tóxicos como el bisfenol A (BPA) y el oligómero PS. Tales químicos tóxicos se depositan en el sistema digestivo de animales, aves, peces y el agua que tomamos, contaminados con toxinas».

(Fuente: EL FINANCIERO)

Por supuesto la contaminación de los mares con todo tipo de objetos de plástico, de muy diversos tamaños, es terrible y un hecho muy grave, pero la faceta más peligrosa de todo esto es el hecho de que el plástico no solamente no se biodegrada y no desaparece, sino que se fragmenta en trozos cada vez más pequeños. Puede llegarse a fragmentos de 5 mm e incluso más pequeños. Como indicaba Marcus Eriksen en su vídeo, la acción del agua del mar y sobre todo de la radiación ultravioleta del sol hace que los objetos de plástico se vayan rompiendo, pero no descomponiendo como podría hacerlo algo de origen orgánico. Y este es el gran problema. Mucho me temo que todos los mares y océanos se están convirtiendo poco a poco en una inmensa sopa de microplásticos, extremo que se ve exacerbado en esos enormes giros oceánicos. El propio Eriksen explica en otro vídeo que han estado tomando muestras al azar en diversos puntos de los mares, navegando con unas redes en forma de embudo que terminaban en unos cedazos, de manera que se filtraba el agua del mar y se recogían los sedimentos sólidos. En todas partes, en cualquier parte por donde hubieran navegado, insiste, se apreciaron micropartículas de plástico. Esas partículas ya se encuentran en cualquier punto de todos los mares del mundo. Son ya una sopa, tenuemente diluida en muchos lugares, pero más espesa en otros. Los océanos, sí o sí, ya son un ecosistema afectado por la contaminación causada por el ser humano.

arctic-plastic-floating-microplastics

micloplastica-1

Vamos a ilustrar todo esto mediante distintas citas, de algunas webs mencionadas y otras. Extraigo y traduzco…

«Los microplásticos se dan en todos los tamaños, formas y colores. Algunas partículas son tan pequeñas que son invisibles sin un microscopio, mientras que otras son perceptibles como granos o fibras de diferentes tamaños.

Los microplásticos se definen como trozos de plástico que miden entre 1 micrómetro [también conocido como micra] (una millonésima de metro) y 5 milímetros de tamaño. Los nanoplásticos son partículas que son más pequeñas que 1 micrómetro.

Todos los plásticos son fabricados industrialmente. No existe el plástico “natural”. El plástico se compone principalmente de carbono e hidrógeno, que están unidos entre sí en largas cadenas llamadas polímeros. (…)

Alrededor del 75 por ciento de todos los plásticos que terminan en el océano se originan en tierra y son transportados a través de los ríos. El tratamiento insuficiente de la basura hace que los ríos en Asia y África sean particularmente vulnerables. La basura de las embarcaciones oceánicas, ya sea perdida o lanzada desde los barcos, representa el resto de los residuos plásticos en el océano. La basura, y especialmente el plástico, se acumula en cinco enormes giros oceánicos. Los efectos del sol, el viento y las olas, junto con la abrasión de la arena y la piedra, descomponen los plásticos en fragmentos más pequeños y crean enormes cantidades de microplásticos y nanoplásticos.

Tres atributos de los microplásticos en particular son motivo de preocupación:

a) Los plásticos son difíciles o imposibles de eliminar.
b) Los microplásticos pueden dañar organismos acuáticos y animales.
c) No sabemos lo suficiente acerca de cómo los microplásticos pueden afectar a las personas.
El plástico está diseñado para ser muy duradero. Esto significa que el plástico se descompone muy lentamente o nada en la naturaleza. El resultado es que el plástico se acumula rápidamente, especialmente en el océano. Puede ser factible eliminar partículas de plástico más grandes del océano, pero los microplásticos ya son imposibles de eliminar.

Los animales que ingieren partículas de plástico más grandes se ven afectados negativamente. (…) Los experimentos de laboratorio muestran que los microplásticos también pueden ser dañinos para animales como los copépodos, que son pequeños crustáceos. Cuando llenan sus estómagos con microplásticos, son menos capaces de absorber otros nutrientes, lo que ralentiza su crecimiento y desarrollo.

A medida que los animales más grandes consumen organismos más pequeños, los microplásticos pueden abrirse camino en la cadena alimentaria. En otras palabras, las personas también se vuelven susceptibles a ingerir microplásticos cuando comemos pescado y mariscos.

El plástico en sí es a menudo menos preocupante que los aditivos químicos que se encuentran en él. En muchos productos de plástico, los rellenos agregados y los productos químicos representan más del 80 por ciento del peso total. (…)

Los contaminantes, como los productos químicos industriales, los pesticidas y los metales, pueden en algunos casos adherirse a los plásticos que terminan en el océano o en ríos y otras vías fluviales. Y cuando los organismos vivos ingieren el plástico, los productos químicos lo siguen y luego pueden ascender en la cadena alimentaria.

¿Cómo puedo ayudar a reducir la contaminación por microplásticos? Al recoger una bolsa de plástico desechada, se eliminan millones de partículas microplásticas potenciales. Tomar decisiones conscientes como consumidor. Considere productos alternativos. (…) Podemos hacer mucho como individuos».

(En Gemini Research News)

gyre_cover-800x403

= = = = = = = = = = = = = = = = = = =

«Indonesia, que genera alrededor de 3 200 millones de toneladas de residuos plásticos, tiene la segunda contaminación plástica más alta del mundo, según un estudio realizado en 2015 por la Universidad de Georgia en los Estados Unidos.

Bali tiene una población total de 4,5 millones de personas y, sin embargo, se encuentra entre las regiones más contaminadas de Indonesia, ya que produce alrededor de 1000 toneladas de desechos plásticos todos los días, más que la capital del país, Yakarta, donde viven cerca de 12 millones de personas y que produce 750 toneladas por día.

El desastre ecológico que enfrenta la isla, que atrae al 40 por ciento anual de 15 millones de turistas extranjeros en Indonesia, ha empeorado en los últimos años debido a la indiferencia de los políticos.

Los desechos plásticos, como bolsas, botellas y envoltorios de alimentos, terminan en los caminos, en arroyos y manglares, lo que representa una amenaza para la salud.

El plástico finalmente termina contaminando el océano, donde miles de animales marinos mueren después de consumir residuos. (…) De acuerdo con los datos publicados por el Foro Económico Mundial, al ritmo actual, para 2050, los océanos podrían contener más residuos plásticos que peces (en términos de peso)».

alt-montac3b1as-de-plc3a1stico-en-la-playa-de-kerobokan-en-la-isla-de-bali-imagen-facilitada-por-role-a-efe

Las playas de la isla de Bali. ¿Se están terminando los paraísos terrenales? PLASTIC BEACH… 

= = = = = = = = = = = = = = = = = = =

El hecho de que estas ingentes cantidades se estén acumulando en esos giros y que al mismo tiempo se estén desintegrando en fragmentos más pequeños, dando origen a una sopa de microplásticos, explica las dificultades de tomar mediciones precisas de cuán grandes son estas extensiones contaminadas. La densidad crece en el teórico centro, pero no es que se pueda hablar de una masa sólida como sería una isla de verdad. El resultado es que no puede detectarse muy bien desde medios aéreos. Tampoco desde fotos satelitales y con bastante dificultad mediante mediciones de radar. Además, hay otros dos hechos más que dificultan también las mediciones: el primero, que muchos de esos plásticos y fragmentos no se encuentran en la superficie; están varios centímetros por debajo o incluso varios metros, en lo que se denomina “la columna de agua”. El segundo de ellos es extraordinariamente preocupante: los microplásticos caen hasta el fondo marino y se depositan en él, de manera que se están alfombrando los fondos marinos, muy probablemente de todo el planeta, de fragmentos de basura plástica. No se sabe en qué medida, ni las repercusiones que pueda tener, pero no es difícil deducir que las consecuencias para los ecosistemas y la fauna serán fatales.

«Lo que es más, la escala del mayor vertedero de plástico en el planeta literalmente solo araña la superficie del problema.

“Los niveles de contaminación plástica en las capas de aguas profundas y en el lecho marino por debajo del GPGP siguen siendo desconocidos”, advirtió el estudio.

Los microplásticos, pequeños fragmentos de plástico de menos de 5 mm de tamaño que constituyen la gran mayoría de los artículos en el GPGP, pueden ingresar a la cadena alimenticia cuando son tragados por el pescado.

Los contaminantes que contienen se vuelven más concentrados a medida que avanzan a través de la red alimentaria, hasta los depredadores de nivel superior, como tiburones, focas y osos polares.

“El otro impacto ambiental proviene de los escombros más grandes, especialmente de las redes de pesca”, dijo Lebreton.

Estos fragmentos de red matan la vida marina al atrapar peces y animales como las tortugas en un proceso conocido como “pesca fantasma”».

(En phys.org)

= = = = = = = = = = = = = = = = = = =

«Es deprimente, pero probablemente no sorprenda saber que hay más microplástico en el hielo marino del Ártico que nunca antes.

Muchas de las partículas de plástico en el hielo marino del Ártico son tan pequeñas que podrían ser ingeridas fácilmente por microorganismos del Ártico, y eso tiene a los científicos especialmente preocupados.
“Nadie puede decir con certeza qué tan dañinas son estas diminutas partículas de plástico para la vida marina o, en última instancia, también para los seres humanos”, señala la bióloga Dra. Ilka Peeken.
Peeken y sus colegas del Centro Helmholtz para la Investigación Polar y Marina recolectaron muestras de hielo de cinco regiones durante tres expediciones durante la primavera y el verano de 2014/15. Todas las muestras se realizaron a lo largo de la Deriva Transpolar y el Estrecho de Fram, que transporta el hielo marino desde el Ártico Central hasta el Atlántico Norte.
Se encontró que estas muestras contenían hasta 12 000 partículas microplásticas por litro de hielo [¡aberrante, horripilante!; paraos por un momento a pensar lo que significa esto, a calibrarlo: en el Ártico; por litro]. Más de la mitad de las partículas tenían menos de una vigésima parte de un milímetro de ancho. Dos tercios pertenecían a la categoría de microplásticos de menor escala: “50 micrómetros y más pequeños”».

(En Australia’s Science Channel)

Sad Polar Bear

Lo que muestra esta imagen creada digitalmente es ficticio. Ficticio, pero… Ese “pero” es lo que de verdad asusta

= = = = = = = = = = = = = = = = = = =

«Para muchas personas, la idea de un “parche de basura” evoca imágenes de una isla de basura flotando en el océano. En realidad, estos parches están compuestos casi en su totalidad por diminutos trozos de plástico, llamados microplásticos. Los microplásticos no siempre pueden verse a simple vista. Incluso las imágenes satelitales no muestran un parche gigante de basura. Los microplásticos del GPGP pueden hacer que el agua se vea como una sopa turbia. Esta sopa se mezcla con productos más grandes, como artes de pesca y zapatos.

El lecho marino debajo del GPGP también puede ser un montón de basura bajo el agua. Oceanógrafos y ecólogos descubrieron recientemente que alrededor del 70% de los desechos marinos se hunden hasta el fondo del océano. (…)

Si bien muchos tipos diferentes de basura ingresan al océano, los plásticos constituyen la mayoría de los desechos marinos por dos razones. En primer lugar, la durabilidad, el bajo costo y la maleabilidad del plástico hacen que se utilice en más y más productos de consumo e industriales. En segundo lugar, los productos de plástico no se biodegradan, sino que se descomponen en pedazos más pequeños.

En el océano, el sol descompone estos plásticos en piezas cada vez más pequeñas, un proceso conocido como fotodegradación. Los científicos han recolectado hasta 750 000 pedacitos de microplástico en un solo kilómetro cuadrado del GPGP, que es alrededor de 1.9 millones de trocitos por milla cuadrada. La mayoría de estos desechos provienen de bolsas de plástico, tapas de botellas, botellas de agua de plástico y vasos de espuma de poliestireno.  

Los desechos marinos pueden ser muy dañinos para la vida marina en el giro. Por ejemplo, las tortugas bobas marinas a menudo confunden las bolsas de plástico con las medusas, su comida favorita. Los albatros confunden los gránulos de resina plástica con los huevos de peces y alimentan con ellos a los polluelos, que mueren de hambre o de órganos rotos.
 
Las focas y otros mamíferos marinos están especialmente en riesgo. Pueden enredarse en redes de pesca de plástico abandonadas, que se descartan más a menudo debido a su bajo costo. Las focas y otros mamíferos a menudo se ahogan en estas redes olvidadas, un fenómeno conocido como “pesca fantasma”.

Los desechos marinos también pueden alterar las redes alimentarias marinas en el Giro Subtropical del Pacífico Norte. A medida que se acumulan microplásticos y otra basura en o cerca de la superficie del océano, impiden que la luz del sol alcance el plancton y las algas que se encuentran debajo. (…)

Si las comunidades de algas y plancton están amenazadas, toda la red alimentaria puede cambiar. Los animales que se alimentan de algas y plancton, como los peces y las tortugas, tendrán menos alimento. (…)

Estos peligros se ven agravados por el hecho de que los plásticos al mismo tiempo sueltan y absorben contaminantes nocivos. A medida que los plásticos se degradan a través de la fotodegradación, desprenden colorantes y sustancias químicas, como el bisfenol A (BPA), que se ha relacionado con problemas ambientales y de salud. A la inversa, los plásticos también pueden absorber contaminantes, como los PCB, del agua de mar. Estas sustancias químicas pueden luego ingresar a la cadena alimenticia cuando son consumidos por la vida marina».

(En phys.org)

= = = = = = = = = = = = = = = = = = =

plastic-turtle_trans_nvbqzqnjv4bqk8oq_txspaj0t21oesloxrkciv3505e63jnjqf1hma4

The (trapped) Dream of the Blue Turtles

Green turtle swimming in the Great Barrier Reef, Queensland.

The Dream of the Blue Turtles

4-8-2018-12-17-49-pm-9120995

The (trapped) Dream of the Blue Turtles

great-barrier-reef-animal

The Dream of th Blue Turtles

plastics_ocean_0924_16x9

El problema del plástico en los océanos empieza a ser alarmante. El problema no son “gigantescas” islas, ni extensiones ni continentes, sino los fragmentos como los de esta foto, y mucho más pequeños, incluso microscópicos. Esto es lo que está convirtiendo los mares en una grotesca “sopa” poco a poco…

= = = = = = = = = = = = = = = = = = =

Hay aún otra frase en el anterior artículo (según mi criterio) que resulta tristemente clave para entender la problemática de estos enormes parches de basura. Y de paso, también tristemente, la naturaleza mezquina, egoísta, irresponsable y descuidada de la sociedad, del sistema, del tinglado político y económico por el que parece regirse la civilización moderna, tecnológica y cada vez más globalizada. Esta frase…

«Debido a que el Gran parche de basura del Pacífico está tan lejos de la costa de cualquier país, ninguna nación asumirá la responsabilidad ni proporcionará los fondos para limpiarlo».

Dicho en otras palabras, como esos cinco grandes giros y esas cinco grandes manchas de basura se encuentran en aguas internacionales, ninguna nación se preocupa realmente de ello ni se hace responsable. Muchísimo menos, de mover un dedo con dinero de un presupuesto nacional. Ninguna nación se preocupa del… ¿”marrón”? Sí, desgraciadamente marrón es un vocablo que se ajusta muy bien a esta realidad. El uno por el otro… la casa sin barrer los océanos sin limpiar.

= = = = = = = = = = = = = = = = = = =

«El plástico puede bloquear el tracto digestivo, lo que lleva a una muerte lenta y agonizante por inanición.

A principios de este año, otra operación en Hawaii descubrió una tortuga muerta que tenía más de 1000 trozos de plástico en su estómago.

Y las estimaciones de Greenpeace dicen que la tortuga es uno de los 100 000 animales que mueren cada año al comer plástico o enredarse. Añade que un millón de aves marinas son víctimas.

El caso en Hawaii ilustra los peligros que el gran parche de basura representa para la vida marina en todo el Pacífico. (…)

Dentro del parche hay cientos de toneladas de basura, con los niveles de desechos plásticos en el área que superan el plancton en una proporción de seis a uno.

Se cree que el plástico contribuye a más del 90 por ciento de todos los desechos en los océanos del mundo y una estimación previa de la ONU sugiere que cada milla cuadrada de océano en todo el mundo contiene 46 000 piezas».

article-2014849-0d03fdc400000578-531_468x344

La imagen es escalofriante: este era el contenido del estómago de esa tortuga en Hawaii que se menciona

(Artículo en el Daily Mail fechado en el 2011)

= = = = = = = = = = = = = = = = = = =

«… los restos flotantes y desechos de la vida cotidiana: platos de picnic, botellas, encendedores de cigarrillos, juguetes, cucharas, chanclas, condones.

En conjunto, la masa virtualmente indestructible es ahora tan grande que está causando que ecologistas, funcionarios gubernamentales y la propia industria del plástico se sienten y tomen nota.

Muchos científicos creen que la contaminación plástica marina es uno de los principales problemas, junto con el cambio climático, que enfrenta el planeta.

El problema no es el plástico en sí. (…) El problema es la gran cantidad de cosas que hay ahí fuera. El plástico, de bajo costo, ligero y duradero, irrumpió en el escenario mundial en los años cincuenta. Según la asociación comercial PlasticsEurope, la producción anual de 1,5 millones de toneladas en ese entonces se ha incrementado a alrededor de 250 millones de toneladas.

La mitad del plástico producido se usa solo una vez antes de ser desechado. (…)

En América del Norte y Europa occidental, cada persona usa aproximadamente 100 kilogramos de plástico cada año. Se prevé que esa cifra aumente a 140 kilogramos para 2015. En los países asiáticos de rápido crecimiento, el promedio actual de alrededor de 20 kilogramos casi se duplicará, a 36 kilogramos, para 2015, estiman los investigadores.

La mayor parte de eso termina en vertederos. Algunos son reciclados. Pero una cantidad significativa termina en el mar. (…)

Tenga en cuenta que estas cosas no se biodegradan simplemente como residuos de alimentos, madera o papel. Los científicos creen que se necesitan décadas, si no siglos, para que la mayoría de los tipos de plástico se degraden. Eso significa que prácticamente todo el material plástico que alguna vez terminó en el océano todavía está ahí fuera. (…)

Algunos de los escombros se hunden en el fondo del océano. Algunos son devueltos a tierra, a veces en lugares remotos del mundo que una vez estuvieron impolutos. Pero la mayoría es barrida gradualmente por las corrientes oceánicas, que han reunido el variado revoltijo en cinco “giros” o parches de basura. (…)

Aunque estos pequeños fragmentos no atrapan ni ahogan a los animales como lo hacen las bolsas de plástico o las redes abandonadas, son cada vez más el foco de preocupación científica. La investigación ha demostrado que los microplásticos se tragan fácilmente y son propensos a absorber contaminantes químicos en el mar, como los pesticidas. A algunos científicos les preocupa que estos contaminantes puedan terminar en la cadena alimentaria. (…)

Por otra parte, no es realmente una opción pescar esa mugre espesa en el océano. Los costos de viajar cientos de kilómetros hacia el mar son prohibitivos, y la mayoría de los fragmentos son tan pequeños que no pueden ser recogidos simplemente.

Por lo tanto, el enfoque debe ser evitar que nuevos escombros entren a los océanos en primer lugar… ».

(En el The New York Times, artículo del 2011)

shutterstock_416899021_news_featured

«Limpiar los desechos marinos no es tan fácil como parece. Muchos microplásticos son del mismo tamaño que los pequeños animales marinos, por lo que las redes diseñadas para recoger la basura también atraparían a estas criaturas. Incluso si pudiéramos diseñar redes que solo pudieran atrapar basura, el tamaño de los océanos hace que este trabajo lleve demasiado tiempo para considerarlo. El Programa de Desechos Marinos de la Administración Nacional del Océano y la Atmósfera [NOAA] ha estimado que se necesitarían 67 barcos por año para limpiar menos del uno por ciento del Océano Pacífico Norte».

(En el artículo de National Geographic)

= = = = = = = = = = = = = = = = = = =

«Eliminan 5 millones de kilos de basura y las tortugas vuelven a anidar 20 años después».

«Cada minuto llegan a los océanos dos camiones cargados de plástico. En total, entre 8 y 13 millones de toneladas anuales. Una cantidad que, para 2050, provocará que el plástico supere al número de peces en los océanos. En este ecosistema, las tortugas marinas son una de las especies más afectadas ya que, cuando no caen en redes de pescadores o fruto de la llamada ‘pesca fácil’, se encuentran playas llenas de basura donde no pueden anidar.

Esto sucedía en la playa de Versova, en Mumbai, al oeste de India, hasta que apareció en escena Afroz Shah, un abogado y activista medioambiental que lideró un movimiento de limpieza de playas que la ONU denominó como “el proyecto de limpieza de playas más grande del mundo” y que le ha valido el premio ‘Champion of the Earth 2016’ de Naciones Unidas.

Corría el año 2015 y Shah convenció a su vecino de 84 años, Harbansh Mathur, para que le ayudara a limpiar la playa, llena de basura a lo largo de sus más de dos kilómetros de extensión. Ambos comenzaron a limpiar poco a poco y sin descanso, pero se dieron cuenta de la ingente tarea que tenían por delante… ».

Foto: Ver playas llenas de plástico es algo habitual en India (EFE/Divyakant Solanki)

Las playas de Versova infestadas de basura

Todo esto nos lo cuenta un impresionante artículo en El Confidencial (septiembre de este año). El artículo nos sigue explicando: ante la colosal tarea, reclutaron un ejército de voluntarios. En 85 semanas limpiaron las playas y retiraron 5 millones de kilos de basura. ¿El resultado? Este…

Las tortugas han vuelto a la playa de Versova (Reuters)

¿Quieres sentir emoción? ¿Quieres constatar o quizá volver a creer en que hay gente con buenas intenciones, cargados de energía y voluntad, alimentados por hermosos ideales? Ideales que en el fondo se resumen en mantener “nuestra casa limpia”. Entonces tienes que ver este vídeo, porque es hermoso…

«Plastic is devastating for the ocean».

«We have to continue in a bigger scale».

(Afroz Shah)

Y la pregunta clave, quizá…

«What can I do?».

= = = = = = = = = = = = = = = = = = =

3dc21727ddb4376eb2685bcd4d70f44c

¿Y la música? La música va a esperar un poquito…

seal1_trans_nvbqzqnjv4bqc_llcxks_z-czqgomp7bewjprv3mewc1jib4hawdeje

¿Y la música? La música ciertamente puede esperar…

tmg-article_tall

Spotted Oceanic Triggerfish, Canthidermis maculata, hiding in the middle of plastic garbage.

fishing-in-plastic3

Imagen contenida en el blog del periodista dedicado al medioambiente Stephen Leahy; por supuesto, se denuncian estas cuestiones y se intenta crear conciencia

«There are three to six kilogrammes of marine trash for every kilogramme of plankton…. California nearly became the first U.S. state to ban [prohibir] plastic bags, but a multi-million-dollar lobby effort by industry killed the proposed legislation».

… se nos cuenta en este blog. También se nos habla de Jean-Michel Cousteau, hijo del mítico Jacques Cousteau, y de lo que tristemente ha constatado a través de sus experiencias:

«On trips to the remote and uninhabited northwestern Hawaiian Islands, Cousteau found miles and miles of plastic bottles, cigarette lighters, television tubes, spray cans, broken toys, and thousands of other pieces of plastic on the beaches and thousands of tonnes of derelict fishing nets in the reefs [miles de toneladas de redes de pesca abandonadas en los arrecifes]».

De la boca de Jean-Michel Cousteau han salido afirmaciones como éstas:

“Every time I stick my nose in the water, I am shocked. I see less and less fish and more and more garbage”.

“We are using the oceans as a universal sewer [alcantarilla]”.

= = = = = = = = = = = = = = = = = = =

La buena noticia, en medio de todo este panorama y estas noticias tan desoladoras y preocupantes, es que hay gente que se dedica a investigar estas cuestiones, a divulgar estos problemas e intentar concienciar a la opinión pública. Es más, hay personas que luchan activamente por reducir los niveles de contaminación…

«Charles Moore aún no ha puesto nombre a la que él descubrió. La más grande [isla de basura], que se sepa. Fue el 13 de agosto de 1997. El tiempo era soleado y hacía un ligera brisa en un área situada a unos 140 grados de latitud oeste y 40 grados de latitud norte, en el noreste del Océano Pacífico, a unos 1500 kilómetros de San Francisco.

El catamarán ‘Alguita’ navegaba por allí, dentro de la Espiral del Pacífico Norte, una región que va desde Japón hasta California, famosa entre los navegantes por sus calmas chichas. Es una zona en la que el agua tiene muy pocos nutrientes, lo que la convierte en casi un desierto marino, atrapado permanentemente bajo un área de altas presiones, donde el agua gira lentamente en el sentido de las agujas del reloj.

Allí hay muy poco plancton —microorganismos que constituyen lo que podría considerarse como la hierba del océano—, así que los peces escasean. Y, por eso, los barcos pesqueros no visitan la Espiral, en cuya superficie de 34 millones de kilómetros cuadrados caben unas 70 Españas. De hecho, el ‘Alguita’ estaba allí por pura casualidad.

El barco regresaba a California desde Hawai, a donde había ido a la ‘Transpacific’ —coloquialmente conocida como ‘Transpac’—, una regata de veleros que se celebra todos los veranos. “Como teníamos combustible, fuimos por una ruta poco transitada”, explicaba, en su castellano impecable, el comandante del ‘Alguita’, Charles Moore, a Crónica.

Pero esa mañana del 13 de agosto, Moore y los otros cinco tripulantes del velero vieron algo que iba a cambiar sus vidas, y también el concepto que el ser humano tiene del océano. Primero se encontraron con una hilera de bolsas de plástico flotando en el agua. Luego, masas de cuerdas y de redes. Más tarde, varios conos de señalización de tráfico procedentes de Japón. Después, una jarrita de plástico. Y juguetes. El océano se había llenado de basura».

1220150572_0

Así nos lo cuenta un artículo de elmundo.es, fechado en el 2008 (que conste en acta que he corregido varias metidas de gamba, ya que estamos en el medio acuático). Efectivamente, el capitán Charles Moore descubrió el GPGP en 1997, al regresar de una regata, la Transpacific Yacht Race. Después del descubrimiento, alertó al oceanógrafo Curtis Ebbesmeyer, y fue éste quien de hecho acuñó la expresión “Eastern Garbage Patch” (EGP), denominación que ha tenido más calado y éxito en los medios que otras alternativas. He de decir que he investigado un poco sobre Moore y es fascinante todo lo que tiene que ver con este hombre. En el 2008 llevó a cabo un proyecto para llamar la atención sobre el problema del plástico, y en el 2009 otro proyecto con dos embarcaciones para estudiar la zona y la viabilidad económica de acometer su limpieza. Y de nuevo en el 2012 otro proyecto, involucrado con otras organizaciones. Todo esto nos lo cuenta en síntesis la wikipedia, por ejemplo.

alguita-585x439

El catamarán Alguita

De toda esa información que uno puede encontrar en internet si se pone a buscar, ahí van cuatro pinceladas interesantes…

En este artículo tenemos una entrevista con Moore, donde explica su descubrimiento y entre otras cosas dice:

«En cierto sentido, el descubrimiento realmente tuvo que esperar hasta 1999, porque fue cuando realmente nos dimos cuenta de que el área estaba afectada con nuestra basura en la medida en que lo está. Me sentí perturbado cuando lo crucé en 1997.

1997 fue el mayor episodio de El Niño; tenía el agua de superficie más cálida del Pacífico y el huracán más grande jamás registrado en el Pacífico: el huracán Linda. La zona de alta presión que caracteriza a este giro era extremadamente grande y extremadamente estable entonces».

Tenemos otro interesantísimo artículo, escrito por Erica Cirino para el blog de National Geographic. Cirino nos cuenta que se embarcó en una expedición en noviembre del 2016 para estudiar el GPGP. Nos habla de Moore, y lo sorprendente es que el capitán no solo descubrió el parche del Pacífico Norte, sino también el del Pacífico Sur…

«A pesar de mucha investigación, el tamaño y la importancia del parche de plástico en el Giro del Pacífico Norte aún no se comprenden del todo bien. Pero aún menos entendido [o conocido] es el Giro del Pacífico Sur, un área que abarca una corriente en sentido contrario a las agujas del reloj que gira entre Sudamérica y Australia. Un día después de que mi barco partiera, 20 millas al sur en Long Beach, otro velero salió del puerto para un viaje en busca de plástico a través del Pacífico Sur. Fue el ORV [Oil Recovery Vessel] Alguita de Moore, un catamarán asociado con Algalita (su organización sin fines de lucro).

En abril, Moore anunció desde su barco que él y su tripulación habían descubierto una colección de plástico similar, posiblemente incluso más grande, en el Pacífico Sur. Esto hace de Moore un descubridor por dos veces de parches de basura».

Las entradas que National Geographic le dedica a todo este problema merecen mucho la pena. En una de ellas Laura Parker, redactora especializada en el cambio climático y los océanos, afirma:

«¿Un mar de plástico?
La publicación del estudio del parche de basura coincidió con un nuevo informe de Foresight Future of the Sea, de Gran Bretaña, que descubrió que la contaminación plástica en el océano podría triplicarse para 2050 a menos que se organice una “respuesta mayor” para evitar que el plástico llegue al océano. El informe declaró que la contaminación plástica era una de las principales amenazas ambientales para los mares, junto con el aumento del nivel del mar y el calentamiento de los océanos.

El estudio incluyó dos inspecciones aéreas en octubre de 2016 que tomaron 7000 imágenes y 652 redes de arrastre en la superficie del océano [que lo “peinaron”] en julio, agosto y septiembre de 2015 a cargo de 18 embarcaciones».

img_3335

pacific-garbage-patch

9-22-07022

Moore muestra sus espeluznantes “capturas”

En fin, mucho más podríamos seguir hablando sobre el descubridor de dos parches de basura en el océano. Moore fundó en 1999 la Algalita Marine Research and Education (algalita.org). En esta página web podemos leer…

«We connect young people with scientists, experts, politicians and businesses to have real conversations about plastic consumption».

El plástico también contribuye al calentamiento global, pues retiene el calor de los rayos solares y lo transfiere al agua del mar. Dos vídeos son más que suficientes después de todo lo explicado. El primero sintetiza el problema y en el segundo se habla del parche en el Pacífico Sur, desde un informativo televisivo en el que se entrevista a Moore, que habla bien el castellano…

= = = = = = = = = = = = = = = = = = =

Hablemos un momento del giro oceánico del Atlántico Norte. Está “delimitado” por cuatro corrientes que lo circundan, creando un sistema circulatorio análogo a los otros ya vistos. En realidad el North Atlantic Gyre viene a coincidir con el famoso Mar de los Sargazos o Sargasso Sea… 

sargasso-sea-2b3cb71b-02a6-4e26-bc74-929876f5b10-resize-750

El plástico se halla allí presente también, ya que queda atrapado en el centro. En lugar de una extensa explicación os invito a ver unas fotografías que lo dicen todo. En una formidable web que se ocupa de los giros oceánicos y de la contaminación marina por el plástico, Plastic Reef, se nos habla de una recogida de basura plástica en esa zona: 29 cajas y bolsas conteniendo casi 400 kilos, que llegaron a Holanda para su posterior análisis (la entrada es del 2010). ¿Queréis verlo? Allá va…

plastic-catch-web31

plastic-catch-web-650x423

Un viejo conocido, Marcus Eriksen, se aventura con una embarcación y con su organización 5 Gyres Institute en esa zona del mundo. Esto es lo que encontraron tras 45 minutos de recogida. La evidencia clara, directa e innegable…

= = = = = = = = = = = = = = = = = = =

bp20ghost20fishing20

Trash on a beach in Thailand.

Aquí tenemos un enésimo ejemplo: una playa en Tailandia. La web ThoughtCo. analiza este descomunal problema y las consecuencias para los ecosistemas marinos, al tiempo que señala uno de los muchísimos aspectos que no he mencionado: fue la NOAA la que predijo en 1988 la existencia del GPGP, después de monitorizar durante años el vertido de basuras a los océanos (el 90% es plástico)

[Ya tenía la entrada terminada, de hecho. Esto lo añado a posteriori. Ayer, 6 de diciembre, releí y revisé casi en su totalidad el texto. Ayer, Día de la Constitución. Veo en la televisión disturbios en varias ciudades catalanas: correrías, cargas de y contra la policía, sendas manifestaciones de signo contrario, violencia, heridos, crispación, bandos enfrentados, radicalización por todas partes y convivencia muy deteriorada. Y no se trata de que aquí y ahora tenga yo que expresar si estoy a favor o en contra de la Constitución; a favor o en contra de una Cataluña independiente; a favor o en contra de la unidad de España; o de la monarquía; o si me parece bien o mal la irrupción de la extrema derecha en el panorama andaluz; etcétera, etcétera, etcétera. No se trata de que me decante ahora por unas posiciones políticas o ideológicas, que lógicamente tengo. Y la televisión dando parte de todo ello (con la excusa de que han de informar y sí, de hecho es su deber), pero a la vez se hacen partícipes de toda esta mierda. Tampoco se trata de que eche la culpa de toda esta crispación a los independentistas o al otro bando, los llamados unionistas. Porque los responsables de esta situación son todos, del primero al último, y no se trata de que tome partido. Menciono todo esto porque me ha parecido todo este circo tan patético, tan triste, lamentable y ridículo… Después nos obsequian con otro plato del menú: la detención de la hija del fundador de Huawei. No es que me importe demasiado, sino que a continuación enlazan con que estos acontecimientos no han hecho más que agravar las tensiones comerciales entre los Estados Unidos y China. Y claro (es ahí donde quiero llegar) la (santa) economía se tambalea: Wall Street abre con pérdidas y el Ibex 35 se desploma un 2,75%. Uy, cuidado, cuidado, cuidado, esto —y no todo lo referido en esta entrada— sí que es grave, grave, grave (¿reímos?). La economía… qué sería de nosotros sin ella… Ambas noticias por supuesto me sumen en una mezcla de asco, depresión, decepción, tristeza, perplejidad, risa (mucha) y rabia (y sensación de sentirme un marciano). Conclusión: el ser humano en conjunto —como mínimo— parece bastante, bastante imbécil (lo sé, no todo el mundo piensa, es o funciona dando tanta importancia a determinadas cosas). Pero una segunda conclusión me dice que puedo terminar esta entrada como terminé la anterior: (respecto a la contaminación en los océanos) la humanidad parece andar en otras cosas]. 

= = = = = = = = = = = = = = = = = = =

El sueño de las tortugas azules… quizá sea volver a nadar y jugar, a vivir en unos mares completamente azules y limpios.

—Como hacíamos antaño, antes de que esos puercos y puercas de allá arriba empezaran a esquilmar los océanos, a cazar y aniquilar especies, a diezmar la fauna marina y a ensuciar y contaminar los mares de mil maneras: con vertidos de crudo, con todo tipo de sustancias nocivas o tóxicas, con aguas residuales, con toneladas de basura y de plástico, que nos embrutece, nos atrapa y nos mata (porque también nos lo comemos)… —me susurró una tortuguita al oído. Me dejó tan impactado y tan abochornado que no supe qué contestarle. Y para más inri añadió—: Y no se puede decir precisamente que el deterioro del planeta y de los océanos avancen a paso de tortuga…

9109596-3x2-700x467

Miles de tortugas y otros animales marinos muertos tras verse atrapados en redes abandonadas, en el golfo de Carpentaria, situado en la costa norte de Australia. Un desgarrador artículo en la web abc.net.au

Quizá la denuncia en clave ecológica ha llegado a este blog para quedarse. Ojalá que esa iniciativa para limpiar el Pacífico y retirar esa descomunal mole o sopa de plásticos —todas ellas— llegara a buen puerto, que pudiera realizarse con éxito aunque se tardaran años para ello. No será nada, nada fácil. Es David contra Goliat. Sería algo realmente hermoso, admirable, hasta heroico. Algo que aplaudiría, algo que con toda seguridad me causaría una gran emoción.

987665-94c01b82596e48aaa1fcad37682b205b

¿Queremos esto? Creo que no…

Cuando he dicho esto último, la tortuga se me ha quedado mirando. Y… no sé… me ha parecido… ¿las tortugas pueden sonreír?

1883-turtle1_1

Puede que la tortuga haya sonreído, pero la verdad es que estoy bastante apesadumbrado, afectado e impactado por las realidades que he descubierto y las cosas que he aprendido con este artículo. Es difícil no sentir tristeza y preocupación —y más si le sumamos todo lo relatado en la anterior entrada—. Sabía por supuesto de los peligros y los enormes problemas que acarrea al medioambiente el plástico, al no ser biodegradable. Pero la magnitud de la contaminación de los océanos le deja a uno aplastado. Una bolsa, una botella, un recipiente o bandejita de comida… Jamás volveré a mirarme de la misma manera estos y tantos otros objetos de plástico…

= = = = = = = = = = = = = = = = = = =

(10/12/2018)

Escribir esta entrada obviamente me ha supuesto un enorme trabajo e invertir bastantes horas estos últimos días. Después de descansar del tema, vuelvo a ello. Porque la información al respecto realmente es muchísima, e infinidad de aspectos o datos se han quedado fuera para no alargar más el texto. Pero una de las cosas que más me sorprendieron justo anoche, es que pese a ver unos cuantos vídeos ya, hay muchísimos en YouTube que tratan el tema del “continente” o “parche” de plástico, de la contaminación de los océanos, y algunos de estos vídeos son muy buenos y específicos. Un complemento de lujo a todo lo ya relatado. Así que me animo a añadir ni más ni menos que cinco vídeos, por si a alguien realmente le interesa…

El primero de ellos es realmente bastante bueno. Un reportaje del canal televisivo FRANCE 24 Español. Se nota que la reportera que lo explica ha hecho muy bien los deberes. Se habla de The Ocean Cleanup, aparece Boyan Slat aclarando algunas cuestiones y se explica en qué consistió el estudio de esta organización. Muy explicativo, allá va…

Segundo vídeo: dura apenas un minuto pero Greenpeace nos cuela un duro alegato contra la gran amenaza que representa el plástico para nuestro futuro y el del planeta. Breve pero con muchísima fuerza, chapeau…

Excelente de verdad este vídeo de Tendencias Tecnológicas. Se explica con detalle en qué consiste ese titánico plan de limpieza que llevará a cabo The Ocean Cleanup, cómo piensan hacerlo. Muy detallado. Para quien pueda estar interesado de verdad en esos detalles, imprescindible…

Cuarto vídeo: una exposición muy aclaratoria y didáctica en un programa televisivo del canal vasco EiTB. Lenguaje y conceptos asequibles para todos los públicos. Además se introducen algunos detalles no mencionados en esta entrada. Muy bien…

El quinto y último, buenísimo. La Sexta hizo un reportaje y nos vamos nada más ni nada menos que hasta California para visitar la organización Algalita y hablar con Charles Moore, descubridor del GPGP. Moore es demoledor y claro, y avisa sobre el oscuro futuro que le espera a la humanidad si no reaccionamos y atajamos el problema de la superproducción de plástico. Sus frases son definitivas, y de hecho la segunda de ellas es la que me quedó en la retina para ahora volver sobre ello. Charles Moore:

«Hemos creado un producto que la naturaleza no puede digerir».

«En un futuro, los médicos medirán el plástico que tenemos en el cuerpo».

Esta última en referencia cómo no a esa inquietante posibilidad de que acabemos ingiriendo microplásticos a través del pescado y el marisco que se sirve en nuestras mesas. Eso si no lo estamos haciendo ya…

Finalmente y esta vez sí para concluir, esta misma tarde he escrito y le he enviado un microrrelato a Lídia Castro (el reto es escribirlo con un máximo de 100 palabras, incluyendo algunas como requisito; éste es el reto del mes de diciembre). La problemática de los océanos me ha inspirado este relato corto. Y, por supuesto, una vez más muchas gracias a todos/as por leerme…

“La profundidad del problema”

Apuró su café de un trago. Les esperaba muchísimo trabajo por delante.

—Las estrellas, la luna, respirar aire puro… —pensó suspirando con nostalgia John. Pero se encontraban en un batiscafo a 7000 metros de profundidad. El modernísimo observatorio científico enfiló las profundidades, horadando la oscuridad con sus faros y linternas.

Las peores estimaciones quedaron confirmadas: la fosa de las Marianas medía ahora solamente 9500 metros. Los 1500 metros perdidos estaban ahora sepultados y rellenos de toneladas de plástico y basura.

Lentamente ascendieron por la sopa de plásticos. Ahora tenían la evidencia, las pruebas, las filmaciones.

—¿Creéis que ahora por fin nos escucharán?

Anuncios

Acerca de whatgoesaround

Desde Barcelona. Me fascina el misterio, y hay infinitas preguntas y enigmas sin respuesta. La música, otra gran pasión.
Esta entrada fue publicada en JAZZ FUSION, OPINIÓN, POP, POP-ROCK, SOCIEDAD. Guarda el enlace permanente.

33 respuestas a El continente de plástico / Plastic Beach / The Dream of the Blue Turtles

  1. No la he leído entera (lo haré), pero de momento te digo que yo también me impacté mucho al leer que había islas de plásticos y me puse a ver imágenes en Internet. Las de las tortugas son impresionantes y deberían hacer pensar a cualquiera.

    Me gusta

    • Hola. He descansado unos días y me he apartado de esto, esta entrada realmente me supuso un montón de horas y de trabajo. Pues te podría decir muchas cosas. Desde luego todo esto es fuertísimo e impactante, y las imágenes sin duda lo son. Las fotos de las tortugas, sí. Muchos de nosotros nos las damos de sensibles, concienciados y esas cosas, y seguramente lo seremos como individuos, pero me pregunto si la psicología de masas es lo mismo que la psicología individual y mi respuesta es que no. Como masa la humanidad es un colectivo descontrolado y sin freno, por eso tengo mis dudas de que la humanidad se pare a “pensar” en cosas como lo de las tortugas. Claro, hemos de hacerlo uno a uno como individuos, pues todos conformamos la humanidad. Pero como masa de millones de personas, me pregunto si se pueden tomar acciones drásticas o parar de golpe maneras de funcionar, pongamos por caso consumir plástico, contaminar o no encender un motor de combustión de un coche. No sé si me explico. Y si dos naciones como Gran Bretaña y Argentina, o Rusia y Ucrania, pueden llegar a enfrentamientos bélicos por unos territorios, me pregunto si una cuestión tan difusa como un continente de plástico en aguas internacionales le importa algo a cualquier nación en concreto. Claro, es uno de los puntos de “denuncia” de lo que he escrito. Aunque ignoro si lo has leído. Desde luego estamos ante una guarrada de dimensiones gigantescas, un problema descomunal y gravísimo. Otra bomba de relojería que aún estamos a tiempo de parar, o de corregir el rumbo hacia la catástrofe. ¿Hará eso la humanidad, las naciones, los gobiernos, los que detentan el poder o los que solo piensan en los beneficios?
      Desde luego, a mí me ha impactado mucho pues desconocía la magnitud de la contaminación de por ejemplo las playas… esas fotos son horripilantes y uno se queda muy abatido. Es muy fuerte el pensamiento y el hecho, y todo lo que implica, de que el plástico es indestructible.
      Casi me olvidaba, me he animado a ampliar la entrada. He puesto cinco vídeos, pues anoche le eché un vistazo al tema en YouTube (más a fondo, en verdad hay mucho). En uno se explica el proyecto de limpieza, en otro habla Charles Moore, el descubridor del GPGP:
      «Hemos creado un producto que la naturaleza no puede digerir».
      «En un futuro, los médicos medirán el plástico que tenemos en el cuerpo».
      Y el cuarto vídeo es de la televisión vasca, me gustó pues es muy didáctico y claro. También he incluido un microrrelato que esta misma tarde le he mandado a Lídia.

      Le gusta a 2 personas

      • No la he leído aún porque merece tiempo y atención, lo haré cuando pueda dedicarle las dos cosas, es un tema que me interesa mucho.

        Me gusta

        • Gracias. Pues sigo investigando y leyendo sobre el tema, sin ir más lejos ayer y hoy mismo. Tema reciclaje de los plásticos, por ejemplo. He ampliado información por aquí, en los comentarios de respuesta a varias personas. Desde luego esto de la contaminación marina es un tema brutal, hay muchísima información. Me estoy quedando desolado de la gravedad del problema: los mares están mucho peor de lo que pensaba. Es demencial.

          Le gusta a 1 persona

        • Si tienes tiempo y ganas mira esto. Un ejemplo de cómo están los mares y las costas en algunos puntos del planeta. No hay palabras. Muy fuerte, horripilante.

          Me gusta

  2. evavill dijo:

    Tampoco me la he leído entera pero la idea básica me ha quedado clara: somos unos cerdos. Con perdón de los cerdos.
    Es muy triste todo lo que le hemos hecho al planeta. Resulta deprimente ver cómo está nuestra casa, cómo la hemos envenenado. No sé si ya es tarde para el antídoto.
    Las imágenes sin impactantes.
    Besos

    Me gusta

    • Hola. Como le acabo de decir a Luna, he descansado unos días y me he alejado, necesitaba hacerlo. Desde luego de tiempo libre no voy sobrado. Pues sí, unos cerdos totales y absolutos, con perdón de los pobres cerdos. Creo que faltan los calificativos para describir todo esto: espeluznante, horrible, demencial, gravísimo, tristísimo. Por supuesto que estoy triste y afectado, pues desconocía la magnitud de la contaminación. Y me temo que aún sea peor, pues las toneladas de plástico vertidas son imparables y la humanidad un colectivo enorme que en sí mismo es imparable. He incluido 5 vídeos más, en uno de ellos habla Moore, el que descubrió el GPGP:
      «Hemos creado un producto que la naturaleza no puede digerir».
      «En un futuro, los médicos medirán el plástico que tenemos en el cuerpo».
      El hecho es de consecuencias clarísimas: el plástico es indestructible. Como dice el corto vídeo de Greenpeace, hemos de parar pero ya de producirlo. Parece mentira, somos unos putos esclavos y monigotes sin voz ni voto en verdad de la gran apisonadora, que no es otra que el sistema económico de generar beneficios y priorizar por encima de todo el hacer dinero. Lo mismo aplica al cambio climático. Así lo veo yo, que odio cualquier cuestión que tenga que ver con un sistema económico, social y político que no me gusta y me da asco.
      Creo que está cambiando mi percepción de la realidad. Quizá estamos en una verdadera cuenta atrás, enfilando un callejón sin salida cuando en verdad existen soluciones y todavía tiempo de empezar a cambiar muchas cosas. No sé qué hace falta, como decía en la otra entrada. Llevarnos un buen susto, que los mares empiecen a tragarnos, el aire a ser irrespirable o a comer plástico porque no queden alimentos, ya lo dije también. Ojalá me equivocara y esto fueran las paranoias de alguien pesimista y alarmista. Ojalá.

      Le gusta a 1 persona

  3. evavill dijo:

    “Son”, quise escribir

    Me gusta

  4. Mayte Blasco dijo:

    Enhorabuena, compañero. Has hecho un trabajo de documentación magnífico. Gracias por compartir toda esta información. Me he enterado de cosas que no sabía. Por ejemplo, sabía que había mucho plástico en el océano, pero no tenía ni idea del problema de los microplásticos, que por lo que he leído en tu artículo es el problema más grave. Tampoco sabía que existía ese proyecto de limpieza de los océanos. Después de leer tu entrada me he sentido culpable. Creo que debería reducir el consumo de plástico. La vida actual urbana y ajetreada nos lo pone difícil, pero hay que hacer un esfuerzo. Los pequeños aportes individuales a la larga pueden ser grandes. Un abrazo

    Me gusta

    • Muchas gracias, Mayte. Yo también me he enterado de muchísimas cosas, por desgracia. No sabía de la magnitud tan globalizada del problema, de hecho creí que existía una única mancha en el Pacífico, muy grande, eso sí. Ayer amplié la entrada, nada menos que con 5 vídeos. También puse un microrrelato. Uno de los vídeos explica con detalle el plan de limpieza de The Ocean Cleanup, es muy interesante. Y en otro La Sexta hizo un reportaje viajando hasta la organización Algalita y entrevistando a Charles Moore. Por si te interesa echarles un ojo.
      Sí, uno se siente mal y hasta culpable. Bueno, culpable no me siento, pero sí que somos todos parte del problema. Efectivamente tienes mucha razón, con el ritmo de vida moderno que llevamos es muy difícil eludir el plástico. El solo hecho de comprar tantos alimentos ya preparados o hechos, o simplemente envasados. Yo soy un consumidor de lo más normal, lo confieso, compro donde lo hace la masa, jajaja. Implica un esfuerzo reducir ese consumo. Es que incluso una persona que viva sola, genera una barbaridad de residuos plásticos al día, pues todo viene envasado. Ya no hablemos de una familia con hijos. Por eso creo que quien debería hacer el mayor esfuerzo y facilitarnos la vida debería ser la industria, las empresas, los sectores tecnológicos. Hay que buscar alternativas al plástico pero ya, compuestos biodegradables. Si no vamos muy mal. El plástico es indestructible por definición, eso es terrible. Sin eludir la responsabilidad personal, es obvio, todos sumamos. Pero entonces… ¿qué deberíamos hacer? ¿Aportar nuestros recipientes o bolsas de tela, y tantas cosas? Eso casi implica un estilo de compra muy distinto, yendo a los mercados municipales, por ejemplo. Cuando mucho de este estilo moderno nos empuja a los supermercados, por ejemplo. Por comodidad y tiempo. Por eso está claro que el cambio de hábitos debería ser global, de muchas cosas del modelo económico y estilo de vida. Ahora, si se debe hacer el esfuerzo yo me apunto. Ahora no puedo evitar ver una botella o una bolsa y recogerlos sin dudar (trabajo en sector servicios y de hecho una de mis tareas es reciclar de vez en cuando).
      Gracias por pasarte y un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

      • Mayte Blasco dijo:

        Le echaré un vistazo a esos vídeos. Me está surgiendo una duda que no me había planteado hasta ahora. Si el plástico es indestructible, ¿qué hacen exactamente con los plásticos que supuestamente echamos al contenedor amarillo? ¿Has leído algo sobre eso?

        Me gusta

        • Leí muy de pasada algo. Parece indestructible en muchos sentidos, por ejemplo se ven obligados prácticamente a quemarlo. Pero me parece que entre otras cosas lo trituran y hacen pavimentos y otras cosas parecidas, no sé si incluso materiales de construcción. Ya te digo, leí algo o fue un vídeo, en plan rápido. Desde luego en el vídeo de Greenpeace se ve un vertedero con inmensas montañas de plástico comprimido, da miedo. Me has picado la curiosidad. Me pregunto también si podrán usarlo como combustible para generar más energía. Pero claro, eso produce muchas sustancias nocivas y contaminantes…

          Me gusta

        • Me he puesto a buscar y seguiré buscando estos días. Mira, quién sabe, igual de esto nace otra entrada cañera. Me he ido a buscar a Greenpeace porque es de los que más me fío, ellos no tienen que quedar bien con nadie ni usar medias tintas. Ya dos o tres frases te dejan noqueado:
          “Los plásticos que usamos cada día pueden acabar en nuestros mares y océanos aunque los hayamos depositado correctamente en el contenedor amarillo”.
          “El 79% de los plásticos desechados hasta hoy ha acabado en vertederos o el medio ambiente”.
          “Se han encontrado plásticos a 10.000 metros de profundidad”.
          Puntualizan que desde los vertederos pueden acabar en el mar por digamos accidente, quedar abandonados o ser mal reciclados. Desarrollan en su entrada:
          “Hoy en día solo el 9% de todo el plástico que hemos producido y consumido hasta la actualidad a nivel mundial se ha reciclado, el 12% se ha incinerado, y la gran mayoría, el 79%, ha terminado en vertederos o en el medio ambiente. Los objetos de plástico también pueden llegar al mar desde vertederos, por el agua que fluye por los mismos”.
          Creo que es en el vídeo que he incluido donde afirman que el 90% del plástico no se recicla. Es un dato muy preocupante.

          Me gusta

        • Huy, pues la reflexión-pregunta que has hecho da para mucho, muchísimo. He estado investigando y buscando después de cenar. Tristemente, parece que detrás de la palabra reciclaje se esconde mucha falacia, engaño y espejismo. Es difícil reciclar el plástico, empezando porque hay de muy diversos tipos y el que llegue mezclado a los puntos de reciclaje complica el tema. Como mínimo hay 7 tipos, y eso contando que en el séptimo grupo entrarían todos los inclasificables no incluidos en los otros seis. Baste decir que hay 80 000 tipos de resinas plásticas diferentes.
          Sintetizando, solo se recicla un bajísimo porcentaje, entre un 5 y un 10%, y eso quiere decir darle una verdadera reutilización o una segunda vida útil, convirtiéndolo en nuevos objetos. Eso quiere decir que echar algo a un contenedor amarillo no significa que sea la solución mágica y el equivalente de que se recicla en el pleno sentido del término. Sintetizando, mucho de él acaba incinerándose para producir energía, lo cual tiene costes medioambientales graves. Y hay mucho más. Básicamente he encontrado información muy esclarecedora en 3 artículos. ¿Quieres que ponga los links aquí? Vale la pena leerlos, si tienes tiempo e interés. No quiero abrumarte con esto.
          Por ejemplo… ¿te suena o has escuchado alguna vez que muchos países exportan su basura? Yo sí lo había oído. Muchos países avanzados, entre ellos EE. UU. o Canadá, exportan la basura plástica en barcos mayormente hacia China. También otros países asiáticos, otro destacado es la India. Qué pasa allí y qué se hace ya no se sabe, esos países ricos ya se lavan las manos y se desentienden del problema. Si quieres saber más, te cuento. Me guardaré esos links a buen recaudo, je je.

          Me gusta

          • Mayte Blasco dijo:

            Madre mía… Es desesperanzador. Está claro que el ciudadano normal no puede hacer nada. Si tiro los plásticos al contenedor amarillo nadie me garantiza que no vayan a acabar contaminando en alguna parte. Lo único que podemos hacer a nivel individual es comprar el menor plástico posible, pero esa no es la solución. Los gobiernos deberían restringir la producción de plástico. O prohibirla directamente. Es terrible, la verdad. Pásame los enlaces, claro. Y sí, este tema da como para escribir otra entrada. Un abrazo

            Me gusta

    • Hola. Te voy a pasar aquí nada menos que 5 links. La información es abundantísima y muy densa; tampoco quiero escribir un comentario kilométrico, y voy apurado de tiempo. Comento algunos de estos artículos… El reportaje de National Geographic es sensacional, completo y muy revelador. Con fotos espeluznantes. Se habla un poco de la situación general, de los mares también, y se da una visión retrospectiva. También se habla bastante de la crítica situación en los países asiáticos emergentes. Literalmente sus ríos están anegados en plástico, algunos declarados muertos biológicamente. Brutal. Richard Thompson fue el científico que acuñó el término “microplásticos”. Escribe Laura Parker, a quien ya cité en esta entrada:
      “Se han hallado microplásticos en todos los lugares del océano donde se han buscado, desde los sedimentos del lecho marino más profundo hasta los hielos flotantes del Ártico (que, según una estimación, a medida que se vayan fundiendo en la próxima década, podrían soltar al agua más de un billón de fragmentos de plástico). En algunas playas de la isla de Hawai, hasta el 15 % de la arena es en realidad un granulado de microplásticos. A Kamilo Point, la playa que recorrí, llegan los plásticos que arrastra el giro del Pacífico Norte, el peor de los cinco sistemas de corrientes marinas rotativas que transportan basura alrededor de las cuencas oceánicas y la concentran en grandes acumulaciones. En Kamilo Point la playa es un cúmulo de cestas de la colada, botellas y envases con etiquetas en chino, japonés, coreano, inglés y, de vez en cuando, ruso. En la isla Henderson, un islote coralino deshabitado del Pacífico Sur, los investigadores han hallado un asombroso volumen de plástico procedente de América del Sur, Asia, Nueva Zelanda, Rusia y hasta Escocia.

      Thompson y yo íbamos hablando de este asunto mientras nos alejábamos de Plymouth a bordo de un barco que surcaba el mar algo picado del estuario. Él largó una red de malla fina llamada “manta de arrastre”, habitual en el estudio del plancton. Unos años antes otros investigadores habían recogido cerca de aquí 504 peces de 10 especies distintas; Thompson los diseccionó y descubrió que una tercera parte contenían microplásticos en el intestino. La noticia saltó a los titulares. (…)
      “No se han encontrado nanopartículas en el medio ambiente: no hay equipos de análisis capaces de detectar fragmentos tan pequeños. Creemos que están ahí. Existe la posibilidad de que lleguen a los tejidos, y eso sí que podría cambiarlo todo”.

      Thompson no es alarmista, pero está convencido de que el plástico que ensucia el océano es mucho más que un problema estético. “No creo que debamos seguir esperando a descubrir definitivamente si comer pescado es peligroso o no. Tenemos pruebas suficientes para actuar ya”, dijo”.

      En el artículo de Vivir Sin Plástico es donde se explica la clasificación de estos, que se hace por números. Siete grupos, el último genérico y donde va lo inclasificable. Resumiendo mucho, los dos tipos de plástico que más se reciclan porque resulta más fácil son: Uno, las botellas transparentes de agua y bebidas. Se fabrican de PET (Polietileno tereftalato). Y dos, los tapones de botellas y tapas, que se fabrican de polipropileno. Pero todo lo que llega mezclado supone una dificultad y puede acabar rechazado y de vuelta al vertedero. Para que te hagas una idea, botellas transparentes y botellas de colores ya es un problema, en España no se separan y en otros países sí. El motivo, ser de materiales distintos, es obvio. Otro apunte: para fabricar botellas nuevas necesitas como mínimo un 50% de plástico nuevo, no reciclado. O sea, reciclar no impide la producción de más y más plástico. En cuanto a los usos, se reconvierte eso en gran cantidad de materiales (“se suelen convertir en productos que no tienen nada que ver con el original y que no van a poder reciclarse de nuevo como telas, lonas, cuerdas, hilos, contenedores, paneles, maderas plásticas, tuberías, vallas, papeleras, cubos, bolsas, material de edificación, aislamiento térmico”). Pero como muy bien se razona, eso es solo posponer su ingreso en los vertederos. En esencia se puede decir que acaban convertidos en plásticos de peor calidad, creo que se denomina a esto downcycling. Entonces queda claro que echarlo al contenedor amarillo ni es la solución mágica ni significa ser reciclado. De ese triste 5-10% que sí se recicla, solo una parte se recicla de verdad. El resto termina en los vertederos, ríos o mares, o incinerado e incluso enterrado. Como dices, los ciudadanos poco podemos hacer. Luego está el tema de exportar la basura a terceros países. A China. Brutal, copio otro trozo del mismo artículo:
      “Susan Freinkel, en su libro Plástico, un idilio tóxico, indica que un 70% de los plásticos usados en el mundo acaban en China (y eso sin contar otros países asiáticos, como India al que también llegan una gran cantidad de plásticos usados). Uno de lo motivos es que los barcos suelen llegar desde China a Europa, Latinoamérica, Estados Unidos y otros países cargados hasta los topes y, como suelen volver medio vacíos, es una forma de sacar algo de ganancia al viaje de vuelta. ¿Y una vez en China? Imaginamos que muchas veces ni las condiciones de trabajo, ni el procesamiento de estos plásticos, ni el tratamiento de los residuos serán ideales. Pero otros países se han quitado la basura, la contaminación y los problemas de sus tierras. ¿Qué más da lo que hagan con ello?

      Y, ¿lo que se queda en Europa? En el mismo libro comentan que gran parte del plástico usado que se recupera en Europa se quema para producir energía. Y la Unión Europea considera esta actividad como reciclaje, lo que engorda las cifras de plástico reciclado, cuando lo que realmente ocurre es que está quemando, con la contaminación y toxicidad que eso conlleva”.

      La web de El Plástico Mata es también demoledora. Incide bastante en lo mismo y de entrada dice:
      “El reciclaje del plástico no funciona y no es una solución sostenible. Es un montaje que nos hace sentir bien y nos aleja de las soluciones verdaderas.
      La triste realidad es que cuando pones un plástico en un contenedor de reciclaje nadie se responsabiliza de que vaya a ser empleado para nada.
      En realidad, las posibilidades de que sea convertido en otro objeto de plástico similar (es decir reciclado de verdad como el metal o el vidrio) son mínimas por no decir que nulas.
      Lo normal es que los plásticos terminen en la basura o en el medio ambiente, con un costo terrible para el planeta y la salud humana, no sólo ahora, sino para muchas generaciones futuras. (…)
      Poner un plástico en un contenedor especial no es “reciclar”, ya que nadie garantiza que se vaya emplear para nada, y mucho menos que vaya a ser reciclado de verdad.
      Por razones técnicas y económicas el plástico es muy caro y complicado de reciclar de verdad, es decir, en ciclo cerrado como el metal o el vidrio.
      Salvo algunas excepciones, lo mejor que le puede pasar al plástico que ponemos en un contenedor es que sea convertido en otros objetos no reciclables (lo que se llama downcycling), plásticos de inferior calidad, textiles… Es decir, que sólo estamos retrasando su llegada al basurero”.

      Bueno, tienes aquí información más que suficiente. Pues vaya mierda, es muy fuerte y desesperanzador. La situación la resume en una frase rtve.es:
      “La producción de plásticos está muy lejos de ser sostenible: la mayoría sirve para un solo uso y tienen una vida útil de menos de un año, pero tardan siglos en degradarse, y aunque existen técnicas de reciclaje, actualmente, solo se recicla el 5% del plástico fabricado, el resto se incinera o acaba en vertederos y océanos”.
      O vuelvo a la web anterior, sintetizando:
      “Según las propias cifras de la industria, en Europa se recuperan sólo en torno al 25% de los plásticos que se producen. Dentro de ese 25%, en términos de residuos generados por los consumidores europeos, en 2011 se recuperaron 14.3 millones de toneladas, un 58%. Parece que no está mal como cifra, pero ¿a dónde va todo este plástico recuperado? Un 25% de esa cantidad, 3.4 millones de toneladas, se exportan, casi todo a China. ¿Y qué pasa con el resto? En países como Alemania o los países nórdicos más de la mitad es quemado en incineradoras. O sea que de cada cuatro plásticos que el consumidor europeo pone en un contenedor “para reciclar”, dos son quemados, y uno exportado a China (donde será quemado o usado en downcycling sin garantías ambientales ni laborales)”.
      Hay una noticia esperanzadora, menos mal, la invención de un plástico totalmente reciclable a nivel molecular. Bueno, te dejo. Y no te sepa mal por el tiempo aquí empleado. Esto me sirve para aprender e informarme. Ciao.
      En rtve.es: Desarrollan un plástico que se puede reciclar indefinidamente

      En EL PLÁSTICO MATA: El espejismo del “reciclaje”

      En Vivir Sin Plástico: El plástico se puede reciclar ¿no?

      EN NATIONAL GEOGRAPHIC: Ahogados en un mar de plástico

      En greenpeace.org: ¿CÓMO LLEGA EL PLÁSTICO A LOS OCÉANOS Y QUÉ SUCEDE ENTONCES?

      Me gusta

      • Mayte Blasco dijo:

        Muchas gracias por la información, compañero. Es desolador. Trataré de comprar el menor plástico posible a partir de ahora. Pero es imposible erradicarlo por completo, sobretodo con el ritmo de vida que llevamos. Un abrazo

        Me gusta

  5. Raúl dijo:

    ¡Qué asquerosidad de planeta tenemos! Islas de basura como media Europa, microplásticos envenenandolo todo, tortugas estranguladas con plásticos de los que se usan para las latas de bebida, … , me reafirmo en lo que te comenté en tu entrada anterior, veo difícil revertir un desastre así, aunque haya gente intentándolo y poniendo sobre la mesa buenas ideas. Lo de que en determinadas zonas haya más plásticos que peces ha terminado por dejarme noqueado. Creo que empiezan a proliferar las tiendas sin plásticos, donde sólo compras los productos y no te llevas a casa una tonelada de basura. Un amigo mío dice que deberíamos ponernos de acuerdo para hacer lo siguiente: antes o después de pagar en un supermercado deberíamos soltar todo el cartón y el plástico que nos han dado sin pedirlo, envases y más envases que sólo son útiles a quienes venden sus productos, para almacenarlos y transportarlos mejor; ya sé que con medidas así no solucionaríamos el problema de los vertidos de basuras en los océanos, pero al menos dejaríamos claro que los plásticos no los hemos comprado nosotros y, por lo tanto, no los queremos ¿Te imaginas a todo el mundo haciendo esta operación antes de llevarse la compra a casa? Estaría bien que, entonces, los periodistas fotografiaran esos montones de basura a las puertas de los supermercados. De nuevo, enhorabuena por tu esfuerzo y concienciación. Saludos.

    Me gusta

    • Pues sí, qué asquerosidad, la verdad. La Tierra y la naturaleza son hermosísimos y lo estamos convirtiendo en un gran vertedero. A mí me impactó mucho descubrir todas estas desagradables realidades y la magnitud de la contaminación. Evidentemente te afecta y te entristece.
      Me encantó tu comentario, sí señor. Dile a ese amigo tuyo de mi parte cuánta razón tiene. Eso deberíamos hacer, porque llevas y lleváis toda la razón, esa ingente cantidad de plástico nos la encasquetan sí o sí al venir todo empaquetado, envasado y preparado. Es como le acabo de comentar a Mayte, la cantidad de basura plástica que genera una persona al día o a la semana es brutal. Son la industria y la tecnología los que deben aportar soluciones, inventar materiales alternativos biodegradables. No puede ser tan difícil, la ciencia siempre avanza, como se avanzó con las prestaciones y tamaño de los móviles o los ordenadores, o en la lucha contra el cáncer o el sida. Por Dios, no me puedo creer que no puedan aportarse soluciones desde estos sectores. Incluso creo que escuché o leí que existen bacterias que se alimentan de o degradan el plástico.
      Además el pensamiento de tu amigo me gustó porque va en la misma línea de lo que apunté en la anterior entrada: si la ciudadanía en masa se plantara, actuara, otro gallo nos cantaría. Lo dije con lo de no coger el coche o el no encender ni una fábrica más, y tantas cosas. Pues lo mismo. Deberíamos desechar el plástico en la puerta de las tiendas, y tanto, y que la prensa se hiciera eco. Ojalá se tuviera el valor de sublevarse como consumidores en ese sentido, o en el de la gasolina. ¿Que se para el mundo? Ya lo dije, no creo que fuera el mundo, simplemente sería funcionar a otro ritmo y con otro estilo. No es el mundo, es la puta economía, ya lo dije y me reafirmo. Somos todos esclavos de este modelo económico donde priman beneficios y dinero, aun a costa de destruir el planeta. Sí, es complicado. Joder, deberíamos volvernos todos más activistas y sacudirnos la comodidad, la apatía y el aburguesamiento. No podemos ya bajar los brazos, aunque coincido bastante contigo en que los problemas medioambientales son tremendos, sobre todo a décadas vista… pero las soluciones son factibles. Ojalá ese proyecto de Boyan Slat funcione. Aunque las toneladas consumidas y vertidas cada día es algo demencial. Somos millones y millones de personas y solo con ver una simple estantería de un supermercado y extrapolar las consecuencias es algo que da vértigo.
      Si lo de Boyan empieza a funcionar (es cierto, se necesita ampliar el operativo y que salgan más iniciativas) yo le propondría para el premio Nobel de la ¿Paz? Y no estoy bromeando. No sé si de la paz, pero deberían inventarse esos señores un premio al respeto al medioambiente, que juraría que no existe.
      Muchas gracias, Raúl, por tus valoraciones positivas. Aquí estoy, hasta el próximo tochazo. Es broma. O no.

      Le gusta a 1 persona

    • Hola. En absoluto quiero hacerme pesado, pero creo que esta es una muy buena noticia:
      En rtve.es: Desarrollan un plástico que se puede reciclar indefinidamente

      Me gusta

  6. Fantástica entrada compañero de teclas. Gracias por sumar, por divulgar. Poco más puedo añadir…tan solo que es mi pan de cada día. Mucho de lo que mencionas lo vivo en primera persona a diario. Mi trabajo con pescadores para evitar esa captura accidental (fantasma), las necropsias de tortugas y delfines que vienen rellenos de plásticos (ojo a la nueva y peligrosa moda de soltar globos de forma masiva al cielo para celebrar eventos deportivos, bodas-bodorrios,.. cada vez encontramos más globitos grrrr=gruñido)…son muchos los días que pierdo la fe en la condición humana, que pierdo hasta la esperanza…Pero no me olvido que todo suma, y por ello sigo luchando contra molinos, pregonando en desiertos, y poniendo mi micro grano de arena.
    Cuando fui como voluntaria a colaborar en las tareas de limpieza de aquellos “hilillos de plastilina” del Prestige, tuve que escuchar varias increpaciones de los pescadores por limpiar demasiado rápido. Según el razonamiento de ellos, cuanto más tardara en limpiar, mucho mejor, pues a ellos les pagaban por día, y así los pagos y las esperadísimas subvenciones se alargarían en el tiempo…y ellos contentos y felices. ¿Economía?¿condición humana?…¿educación?…¿ignorancia?…¿egoísmo?… ¿intereses?…
    A ver si el joven holandés avanza con su proyecto titánico. Es complicado pero no imposible…Hemos llegado a la Luna, queremos explorar Marte…pero los vecinos mares y océanos siguen siendo grandes desconocidos y grandes olvidados…
    Un abrazo y gracias por la sorpresa 😉

    Me gusta

    • Hola Cristina. La verdad es que te esperaba por aquí. Qué decir, las realidades descritas son terribles y espeluznantes. Como vengo diciendo en los comentarios que estoy escribiendo, somos millones y millones de personas, y la cantidad de plásticos que consume y desecha una persona o una familia al día o a la semana son brutales. Todo viene envasado. Por eso es un problema estructural, deben cambiarse muchas cosas y los sectores industriales, tecnológicos y comerciales ofrecer al consumidor materiales biodegradables. Porque si no la catástrofe será inevitable. El plástico es indestructible, ahí queda y se dice pronto.
      Bueno, lo que explicas de los pescadores y el Prestige ya ilustra mucho cómo funciona en parte ese problema. Y que el señor de los hilillos de plastilina llegara a presidente del gobierno ilustra la mierda de políticos que tantas veces nos gobiernan, con esos estrechos planteamientos y esa nula consideración por el medioambiente o nula sensibilidad o preocupación ecológica. Ha tenido que ser el gobierno del PSOE el que empuje un poco con lo de las leyes que contemplan el calentamiento global y el cortar con las emisiones. De la derecha española y en general mundial no esperes nada, solo colaboracionismo con los grandes lobbies, empresas e intereses, a ser siervos del sistema y a lamerles el culo a estos poderes económicos. Me expreso así porque me cabrea muchísimo todo esto. Y Rajoy… es que jamás lo he tragado. Estamos con toda esta mierda de políticas de derechas, como la pretensión de que entre todos paguemos los costos de la plataforma Castor frente a las costas de Tarragona, la que provocaba temblores. Pero… ¿de qué van esta gente? Así va todo, por desgracia.
      Lamento mucho que tu día a día sea ese, ver cómo tortugas y otros animales se enredan en o se enfrentan al plástico, o lo engullen. Es terrorífico, sí.
      He ampliado el artículo con 5 vídeos; como explico al final de la entrada hay vídeos realmente muy interesantes y precisos. En uno de ellos se explica con detalle cómo funcionará la limpieza de The Ocean Cleanup. En otro se entrevista a Charles Moore en la fundación Algalita. Le acabo de comentar a Raúl:
      “Si lo de Boyan empieza a funcionar (es cierto, se necesita ampliar el operativo y que salgan más iniciativas) yo le propondría para el premio Nobel de la ¿Paz? Y no estoy bromeando. No sé si de la paz, pero deberían inventarse esos señores un premio al respeto al medioambiente, que juraría que no existe”.
      Cristina… ¿crees que podríamos escribir algo conjunto en wordpress, sobre estos temas y problemas? Lo digo muy en serio, me encantaría y sacaría tiempo de debajo de las piedras.
      Me pregunto si te leíste el otro tochazo. Me dijiste que te interesaba. Lo sé, es larguísimo. Igual lo leíste y te quedaste abrumada, o pensaste que mi visión es demasiado negativa, alarmista o catastrofista. No lo sé. Es que el problema es enorme, sobre todo si van pasando los años, no se actúa con firmeza y ya no digo se reducen emisiones, sino se cortan totalmente. Pero las dudas y el pesimismo son enormes, y una vez más por culpa del gran tinglado económico. Como le he dicho a Raúl y él también ha propuesto, deberíamos ser la ciudadanía quienes nos pusiéramos manos a la obra, sublevándonos como consumidores si es preciso.
      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

      • Allá por el 97, tuve unos alumnos alemanes que se sublevaron en los supermercados,… compraban y dejaban allí en la caja todos los inútiles envases … solo sirvió para que le prohibieran la entrada… Está complicado el poliedro my friend.
        Aunque últimamente ando “regumal” de tiempo, tu cuéntame cuando se te ocurra algo y nos intentamos sincronizar. Escribir algo en el cibermundo ” a la limón”, nunca lo he blog-hecho, será una experiencia nueva.
        Sí que me leí el post 🙂 en dos asaltos. Por allí te he dejado mi modesta opinión. Un abrazo compañero de teclas.

        Me gusta

        • Muy ilustrativo ese ejemplo de los alumnos alemanes. Pero la idea del amigo de Raúl es buena: dejar todos los plásticos en la puerta de la tienda, y con la prensa delante. Claro que los “poderes fácticos”, que no quieren ser molestados ni que la masa borreguil se ponga a pensar o a incordiar demasiado, serían capaces de multarlos por no echarlos al contenedor amarillo. Pero sigo pensando que si muchísimos ciudadanos empezáramos a actuar de esa guisa las cosas podrían cambiar. Mira ahora las revueltas en Francia, demuestran que la unión hace la fuerza para apretarle las clavijas al poder político.
          Creo que molaría mucho hacer una colaboración en una entrada, tocando estos temas. Tú como bióloga y yo como ciudadano tocacojones y al que le gusta tirar de hilos y abrumar con cuantas más evidencias mejor. No sé, creo que podemos tener terrenos comunes, ya pensaré algo. Debería vincularlo a algún tema musical, para tener coartada, si es aquí en mi blog. Yo tampoco he escrito nada a medias. Ciao.

          Le gusta a 1 persona

  7. Pues qué quieres que te diga después de leer éste y tu anterior articulo…! , es tremendo y descorazonador comprobar que algo así pasa desde hace tanto tiempo. No quiero repetirme, por eso prefiero centrarme en que hay cada vez más personas conscientes de ello y mentes “preclaras” dedicadas a ofrecer ideas para controlar y mejorar este desastre. Gracias por aportar tu visión y dedicarle tanto tiempo y esfuerzo… Un abrazo

    Me gusta

    • Muchas gracias a ti, Eva. Significa mucho para mí que te hayas leído estas dos entradas interminables, lo digo de verdad. Interminables porque no son temas menores. Si entro ya entro a trapo. Desde luego, es descorazonador, gravísimo, espeluznante y mil cosas más. Yo no me esperaba tal magnitud de contaminación. Creí que solo había una gran mancha de basura y plásticos, y no como mínimo 5 en los 5 grandes giros. El estado de muchas playas del mundo también, terrible.
      Deberíamos actuar y hacer algo, aunque fueran pequeñas cosas, y estoy de acuerdo en que todo lo que ayude a aumentar la concienciación, la preocupación y el activismo bienvenido sea.
      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  8. laacantha dijo:

    Hiciste un trabajo aparatoso, al escribir esa entrada. No es que lo escribiste, sino hiciste una investigación muy profunda y detallada . Todas esas imagenes y videos tienen que mostrar por la tele en lugar de los anuncios y de las notricias sobre futbolistas , sus goles , sus comportamientos y sus leciones de rodillas. Es que estoy segurisima de que la mayoria de la gente ni siquiera lo sabe la grandeza del problema. La culpa llevan los gobiernos que siguen atrapados por las empresas multinacionales. Bueno, pero en primer lugar hay que dar la información y concienciar a la población. Un impacto tremendo es tu entrada. Gracias.

    Me gusta

    • ¡¡Muchísimas gracias!! Te contesto mañana. Un beso.

      Me gusta

    • Gracias de nuevo. Estoy totalmente de acuerdo y tienes toda la razón. Entiendo perfectamente lo que quieres decir, aunque tampoco se trate de cargar especialmente contra el fútbol (que incluso me gusta y sigo). Pero sí, son cosas para mantener entretenido al populacho y que no piense demasiado y por tanto no moleste, reivindique, proteste y luche. La televisión en general y también el fútbol hacen la misma función en el mundo moderno que la que hacían los coliseos y las luchas de gladiadores en la antigua Roma: servir de distracción y así tener contenta a la masa. Desde luego el problema aquí explicado es terrible, gravísimo, espeluznante. Y preocupante si no se le pone remedio y se deja de usar al mar como vertedero. También coincido contigo: mucha gente no debe ni saberlo, o no debe imaginar la magnitud del problema. Yo sin ir más lejos desconocía la profundidad del problema, pese a haber oído sobre ese continente de plástico o basura. Y sí, los gobiernos no hacen gran cosa y son esclavos y títeres de los grandes intereses, de las multinacionales, de la mierda del capitalismo. Igual que con el cambio climático. Qué desastre, te aseguro que esto me pone furioso. Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s