ABBA: Dancing Queen

Todos los días, a las ocho de la tarde, estalla y se expande como un reguero de pólvora un aplauso en mi calle y por mi barrio. Por todos los barrios. Balcones, ventanas, azoteas… El aplauso, homenaje y agradecimiento más que merecidos a todo el personal sanitario, ya no solamente médicos/as y enfermeras/os, sino para todos los profesionales que trabajan en los hospitales y otros centros de salud (limpieza, cocinas, seguridad… ). Nunca nuestro agradecimiento será lo suficientemente grande. De hecho este aplauso ya se ha hecho extensible a todos aquellos profesionales que no han parado de trabajar estas semanas, y cuyos servicios son igualmente esenciales: cajeros/as de supermercados, tiendas de comestibles, conductores, transportistas, agricultores, mensajeros, teleoperadores, fontaneros, electricistas, policías, cuerpos de seguridad, vigilantes, asistentes sociales, personal a cargo de mayores y dependientes, farmacias, gasolineras… y muchos más. Sin duda el personal sanitario es el más expuesto, por la naturaleza de su trabajo. Doce profesionales de la sanidad han pagado ya con sus propias vidas en España el cuidar a los demás. Quería imprimirle algo de “alegría” (se intentará) a esta entrada, pero leer ese artículo me ha borrado de momento la sonrisa del rostro: son historias tristes, impactantes, humanas, que recalcan lo expuestos que están y lo vulnerables que somos todos.

aplausos-en-los-balcones-de-zaragoza-de-agradecimiento-a-la-labor-de-los-profesionales-sanitarios-en-la-crisis-del-coronavirus

Resulta que tengo dos “vecinas” en el edificio de enfrente (la calle donde vivo es estrecha), y me refiero con ello al balcón que queda justo a la altura de mi piso. Y cada día a las ocho de la tarde se erigen en maestras de ceremonias. Sí, porque al parecer ejercen de disc-jockeys de la calle (al menos de ese tramo; más ya no sé, o no escucho). Han pegado un cartel en la barandilla que reza “#DJCUARENTONE”, han plantado una mesa en mitad del balcón y sacan una enorme lámpara de pie. Ponen música y salen a bailar y a animar a todo quisqui que se precie o que se deje. O que se involucre. Yo… no me involucro, lo siento. No es que no agradezca la labor de los sanitarios y otros sectores —mucho, muchísimo, y de corazón— , sino que no me va tanta “familiaridad” y cercanía. Además —lo diré claro, como acostumbro a hacer— sumarme a “su fiesta” saliendo a mi terraza me supone ver las mismas y pocas caras cada tarde y entrar en una especie de dinámica. Es que las tengo frente a mis narices, y ya he dicho que no es una calle grande ni ancha. Podría salir y aplaudir de forma más desapegada o fría, cualquiera que sea la palabra. Pero… ¿cómo? ¿les hago poco o ningún caso? ¿no me las miro, las ignoro? ¿no me muevo al ritmo de la música, o me muevo un poquito para quedar bien? ¿hago un poquito el payaso, o el paripé, para no desentonar? ¿me pongo de perfil, mirando hacia la ciudad, más abajo? Es un poco surrealista o cómica la situación, tal como la estoy dibujando. Aclaro que no las conozco de nada y que jamás hemos hablado de nada.  Y quizá aunque así fuera eso no cambiaría el hecho de ser una situación algo forzada, si de verdad no te nace… bailar. No sé, con esto no quiero decir que no sea posible salir a aplaudir de forma “neutra”, por decirlo así. Me estoy riendo al escribir todo esto, y viéndolo algo ridículo (pero a la vez me hace gracia). Este es el terrible dilema, o el terrible drama, al que me enfrento cada tarde.

Ah… pero ahora aclararé la cuestión fundamental… la música que ponen. Por decirlo de forma diplomática, no es precisamente el tipo de música que me chifle. Digámoslo claro: es bastante hortera, una extraña mescolanza. Voy a precisar: bastante música disco, a veces directamente chunda chunda… reguetón también (no todos los días) y temas bastante comerciales, algunos muy conocidos (otros ni idea, estoy desconectado) de un amplio abanico de pop, estilos latinos y “éxitos”. ¿Se entiende por dónde voy? Dudo mucho que me sorprendieran poniendo algún tema de Genesis o de Pink Floyd. Vamos, es que de hecho ninguna tarde ha sonado siquiera algún tema de rock que pudiéramos considerar un exitazo comercial. De rock… ni una gota. Ni Bon Jovi, ni Springsteen, ni Dire Straits, ni Elvis ni tantos otros. Así se entenderán mejor mis “reticencias” y mi poco entusiasmo para salir, seguir el ritmo y sumarme a su fiesta. Espero (ruego encarecidamente, de hecho lo necesito) que se me entienda. Así que… estrictamente desde el punto de vista musical, para mí esta performance de las vecinas tiene mucho de auténtico suplicio. Ah, me olvidaba de un detallito: los primeros días alargaban el show hasta casi… ¡las nueve menos cuarto! Ahora ya se cortan un poquito más y se prolonga durante unos veinte minutos. Que es cuando me levanto y me pongo a preparar la cena.

(Por si alguien no lo sabe, es posible encontrar en la prensa artículos del tipo «El balcón con más marcha de Barcelona»… o de Madrid, y cosas de ese estilo. Hay gente que monta auténticas actuaciones, por lo que se ve; en las redes sociales ya no he entrado; debe ser todo un universo en cuanto al tema).

Voy a decir dos cosas en su descargo —bueno, tres—. La primera, que siendo comprensivos y tolerantes se agradece que se molesten en animar el cotarro cada tarde (me puedo excluir de esa ecuación; hablo por el resto de los vecinos). Dos, que alguna vez insertan algún tema que sí merece la pena. Por ejemplo fue el caso del conocidísimo Karma Chameleon de Culture Club o de la magnífica I Follow Rivers de Lykke Li (a la que dediqué una entrada hace tiempo). Esa sí que me sorprendió. Y la tercera cosa, que son simpáticas, sin duda.

Y una de esas muy honrosas excepciones musicales, dentro de esta tortura función de cada tarde, fue cuando hicieron sonar el Dancing Queen de ABBA. «¡Oh, no me lo puedo creer! Algo bueno… », pensé esa tarde.

118982686

Agnetha Fältskog, Björn Ulvaeus, Benny Andersson y Anni-Frid Lyngstad (Frida) formarían ABBA en 1972. Después de ganar el Festival de Eurovisión en 1974 con el tema Waterloo sencillamente arrasarían. No necesitan demasiada presentación. Dos grandes méritos hay que reconocerle al mítico cuarteto sueco: uno, que fueron el primer grupo de un país de habla no inglesa que se convirtiera en un fenómeno musical a nivel mundial, tanto en éxitos como en ventas. Y dos, que justamente han sido uno de los grupos, en toda la historia de la música, que más discos han vendido.

La Wikipedia nos cuenta algunos detalles y curiosidades en torno al también mítico Dancing Queen. Por supuesto siempre, siempre, detrás de toda canción encontramos una historia, en cuanto a su significado, gestación, intencionalidad… El tema fue el single principal del cuarto álbum de ABBA, publicado en 1976 y titulado Arrival. Concretamente salió el 15 de agosto de ese año. A Suecia le siguió Reino Unido y en pocos días el resto del continente. Se convirtió en un éxito a nivel mundial. Justamente esta canción fue el único número uno que cosecharon los suecos en los Estados Unidos. Número uno en multitud de países —entre ellos España— y colándose en el top five de muchos otros. El estilo de este tema se adscribe a lo que se conoce como europop o también euro disco: un género surgido a finales de los sesenta y década de los setenta, y que cosechó innumerables éxitos procedentes de muchos países. También puede considerarse un tema de dance pop: pop orientado hacia los clubs nocturnos y pistas de baile, con evidente vocación de ser bailable e influencia manifiesta de la música disco y otros tipos de dance music. Y es que justamente la música disco triunfaba en Norteamérica en esos momentos, así que los componentes de ABBA orientaron perfectamente la flecha y dieron en la diana. No solamente eso, sino que de alguna manera intentaron emular el famoso Wall of Sound de Phil Spector.

4aa3a4a4-60d9-43a1-94dc-c6638ac223f4_screenshot

Y para mí ahí está justamente la gracia y el mérito de la canción: melódicamente es muy bella, además de pegadiza, y se desenvuelve en ese medio tempo, perfectamente bailable pero situada hábilmente a medio camino entre el pop (de excelente factura) y la música disco. Mencioné dos grandes méritos del cuarteto sueco, pero podemos añadir otro más entre muchos: sin duda alguna ABBA abrió camino para muchos artistas pop que vendrían después.

Todavía hay más detalles prodigiosos que envuelven a Dancing Queen: fue su tercer número uno consecutivo en los charts de singles en Reino Unido, siguiendo a Mamma Mia y Fernando… todos ellos en 1976. Tremendo… solamente podemos decir… Mamma Mia! Y aunque sean “distinciones” meramente simbólicas, no por ello dejan de ser significativas: el canal público británico Channel 4 colocó al tema en el cuarto lugar en una selección titulada “The 100 Greatest Number One Singles”, mientras que la revista Rolling Stone lo situó en el puesto 174 en su lista del 2004 titulada “The 500 Greatest Songs of All Time”.

Dancing Queen ha sido interpretado por el propio grupo o utilizado en eventos que han tenido que ver con la realeza sueca, y también en actos de cierta solemnidad como bodas o aniversarios. El tema también aparece en la película La boda de Muriel y en el musical Mamma Mia! y la película del mismo título del 2008 (divertido film con un conocido reparto y que gira en torno a los temas del grupo). La canción también ha sido versionada entre otros por Cher…

maxresdefault

… o —sorpresa— por Robert Trujillo y Kirk Hammett de Metallica, en lo que ellos denominan “Rob & Kirk Doodle” (versiones de temas ajenos; Estocolmo, mayo del 2018). Como última curiosidad, el tema fue grabado en español, como la totalidad del álbum, e incluido en una recopilación que ABBA sacó en 1980: Gracias Por La Música. Inicialmente la titularon “Reina Danzante”, pero en otra recopilación lanzada por el grupo en 1992 —¡en los Estados Unidos y en español!— (ABBA Oro: Grandes Éxitos) se retituló como “La Reina del Baile”. La magia de internet… aquí la tenemos. Ciertamente la adaptación de la letra es muy divertida (me he reído bastante; me quedo sin duda con la original en inglés)…

Antes de concluir, quisiera volver al punto de partida de esta entrada…

sanitaria 1

img_amolins_20200327-133625_imagenes_lv_otras_fuentes_33davidestruchmarmol-k0tf-656x87540lavanguardia-web

sanitaria 2

img_amolins_20200327-114528_imagenes_lv_otras_fuentes_50marianreinaudo-k0tf-656x87540lavanguardia-web

img_amolins_20200327-084751_imagenes_lv_otras_fuentes_28blancaok-k0tf-656x87440lavanguardia-web

Si quieres saber el nombre y apellidos de estas personas, y en qué centros trabajan, así como de hasta cien profesionales de la sanidad, te invito a entrar en esta fotogalería para saberlo:

“Algo más que aplausos”. Un centenar de profesionales de la sanidad representan a un colectivo que lidera la lucha contra el coronavirus.

El “dilema” para nada es aplaudir o no aplaudir. Queda fuera de toda discusión. Solo he querido “criticar” con algo de humor el dudoso gusto musical de mis vecinas. Pero las entiendo. La canción transmite alegría y esperanza. Por fin parece que se aplana la dichosa curva y que los contagios se ralentizan. Tanto esfuerzo está dando sus frutos.

Dancing Queen… un hit incontestable. Demoledora, magistral…

 

Acerca de whatgoesaround

Desde Barcelona. Me fascina el misterio, y hay infinitas preguntas y enigmas sin respuesta. La música, otra gran pasión.
Esta entrada fue publicada en DANCE MUSIC, POP, SOCIEDAD. Guarda el enlace permanente.

21 respuestas a ABBA: Dancing Queen

  1. evavill dijo:

    Jajajaja, me ha hecho gracia la situación.
    A la gente se le va un poco la mano con lo de la salida al balcón. Supongo que están
    aburridos o que quieren animar y animarse.

    Yo tampoco me asomaría si las tuviera enfrente, una cosa es aplaudir a los sanitarios y demás trabajadores que ayudan y se exponen, que me parece un gesto bonito, y otra montar la charanga, y torturar con música de dudoso gusto a los demás.

    Por cierto que Abba sí me gusta. Son muy alegres.

    Ánimo hoy a las ocho, a ver qué te seleccionan.

    Le gusta a 1 persona

    • Jajaja, sí, tiene su gracia la situación. Totalmente de acuerdo. Una cosa es el aplauso y otra todo ese show donde te imponen la música, te guste o no. Es que las tengo enfrente, de verdad. Bueno, en Italia… gente cantando ópera, otros con violines, shows con micrófonos… aquí también.
      Huy, se acercan las ocho. Ya estoy resignado…

      Le gusta a 1 persona

    • Informo… hoy, ni Dios en ventanas y balcones, de verdad. Música a toda hostia. Disco, claro, alguna pop conocida. Lo mejor de hoy, que hay una luna espectacular, preciosa, casi llena. Eso es lo mejor. Ah, paró ahora la música.

      Le gusta a 1 persona

  2. Mayte Blasco dijo:

    Jajaja… Me pasa como a Paloma. Te imagino ahí mirando, oculto tras las cortinas, aborreciendo la música que suena y pensando si salir o no, y me hace gracia.
    En mi vecindario siempre ponen “Resistiré” del Dúo Dinámico. Al principio un vecino sacaba el aparato de música, lo colocaba encima del aire acondicionado instalado bajo su ventana y todos nos guiábamos por él. Desde hace unos días otro vecino saca también su aparato y pone la misma canción, pero la versión que ha grabado Bisbal y unos cuantos más. No se ponen de acuerdo, los dos reproducen las dos versiones al mismo tiempo. Imagina el guirigay. Pero nosotros salimos todos los días. A mi hijo le gusta salir al balcón con su silbato y la pancarta que se ha fabricado. Abrazos y mucho ánimo

    Me gusta

    • Jajaja, sí, un poco es así como dices. Puedo simplemente abrir y ponerme a aplaudir. Como dice Paloma el tema es imponer el show a los demás. Yo creo que esto depende bastante de la calle. Si es ancha, si hay mucha distancia entre balcones o edificios… Como me dijo una persona, parece una competición a ver quién pone la música más alto. Y así no puede ser, todos haríamos lo mismo. Parece que el “Resistiré” ha hecho furor. Es un poco caos, a ver si alguien inventa otra moda.
      Te doy el parte igual que a Paloma. Abrazos…
      “Informo… hoy, ni Dios en ventanas y balcones, de verdad. Música a toda hostia. Disco, claro, alguna pop conocida. Lo mejor de hoy, que hay una luna espectacular, preciosa, casi llena. Eso es lo mejor. Ah, paró ahora la música”.

      Le gusta a 1 persona

  3. laacantha dijo:

    Ohh…que te voy a decir , con el gusto musical que tienes tan exquisito…una tortura!!!Asi que no soy muy selectiva y entendida en el ámbito musical me temo que saldría a bailar con tus vecinos , que me perdones….jajajaja. ABBA es una pasada. Lo que me fascina es la capacidad tuya “enrollarse como una perciana” en buen sentido de palabra ; empiezas con uno y terminas exponiendo una investigación fundamental de cualquier tema. Un buen texto, gracias. Un abrazo.

    Me gusta

    • Qué gracioso tu comentario. “Gusto musical exquisito”… sí, supongo. Es que no me gustan cosas muy horteras… Y me gusta el pop, casi tanto como el rock, y también muchos grandes éxitos. Saldrías a bailar… jajaja, vale, me hace gracia.
      ABBA desde luego eran buenísimos. A mí este tema me encanta, ¿ves? Gracias por la lectura y los elogios (lo de enrollarse).
      ¿Mejor hoy, sin tantas preocupaciones y comeduras de tarro? ¿O no, todo igual? Leía ayer que una tigresa del zoo del Bronx tiene coronavirus (Nadia, es preciosa). Vaya, es curioso. Se lo pegó un cuidador. Y algunos leones del zoo. A ver si se curan.
      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

      • laacantha dijo:

        Pensé que los animales no se contagian…es que tengo perrito y buscaba la información sobre ello…no lo sé que pensar ahora. Buenas noches y que duermas bien.

        Me gusta

        • Hay algún caso sobre mascotas, pero no están del todo confirmados, son solo “sospechosos”. Quizá apunta más a los felinos que a los perros. Los expertos dicen no preocuparse, pero que si tienes síntomas también mantengas precauciones con el animal. No te pongo la noticia si con ello vas a preocuparte a tope. Recuerda: pre-ocuparse. La información siempre puede ser positiva si sabemos hacer un buen uso.
          Que descanses.

          Le gusta a 1 persona

  4. Raúl dijo:

    Aquí también suena música y se forma algo de alboroto, pero nada exagerado y, por supuesto, no dura tanto tiempo como en tu barrio y otros. Por cierto, que aquí sonó el otro día el “Hallelujah” de Leonard Cohen, no está nada mal … Siempre es un placer escuchar a Abba, más en estos días que nos ha tocado vivir, yo también tengo en mente una entrada para un día de versiones. Bueno, os dejo que me tengo que ir a aplaudir (y no es coña, son las 7 y 58), y ya escucho el jaleillo ¡Vaya!, vengo de aplaudir y veo que se ha colgado colgada la página. Bueno, aprovecho para decir que ha sonado “Resistiré”, en la versión que han hecho estos días, al estilo de la web Playing for Change; también ha habido bailes coreografiados desde una terraza. Saludos.

    Me gusta

    • Pues qué rápido han ido, aquí está sonando ahora el show de las vecinas, Deplorable la música, como siempre, jajajaja. Menuda suerte, tienes un repertorio más variado, hasta Cohen, todo un lujo. Y coreografías. Aquí como la calle es estrecha y hace bajada, no tengo visión de otros balcones, casi.
      ABBA, un supergrupo, aunque comercial y como es lógico a todos nos gustan más o menos según qué temas. The Winner Takes it All, por ejemplo, es una absoluta pasada, temazo.
      Las conexiones a veces van un poco más lentas, se nota tanta gente conectada. Saludos, gracias por la visita.

      Le gusta a 1 persona

  5. lrotula dijo:

    Muy buena la introducción, la descripción de la música y los efectos que te produce. Me he reído un rato y eso está muy bien. Lo de Abba lo dejo para otro día.

    Me gusta

  6. Gracias a dios, vivo en un pueblo, y de momento a nadie se le ha ocurrido aún poner música! Entiendo tu situación y me horroriza un poco, la verdad. Me encanta la música, pero cuando yo quiero… Abba en siempre un grupo que levanta la moral. Pero quien de verdad me hace flotar y me devuelve al mundo es Patti Smith, por ejemplo, en Horses. Imaginatela a todo meter, después del aplauso… Jajaja. Un abrazo y salud!!!

    Me gusta

    • Pues qué suerte, vivir en un pueblo. En teoría qué paz, silencio y tranquilidad. Pues sí, ya ves, la situación es tal como la describo y así siguen todas las tardes: imponiendo la música a los demás, tanto si quieren como si no, tanto si gusta como si no, y encima una selección de lo más hortera. Ya paso, no hago caso, pero no me uno a la fiesta. Una calle más grande daría más lugar al anonimato y la distancia, en todos los sentidos.
      Qué bueno el apunte sobre el disco Horses, la verdad que no lo he escuchado y todas las críticas apuntan a que es un gran disco. Tendré que buscarlo.
      Tres semanas de confinamiento nos quedan, por lo bajo. Qué agobio, se hace pesado, pero no lo llevo mal. Aunque la preocupación por la situación global y la personal (laboral) está ahí. Hay que saber lidiar con eso también. Mejor no darle vueltas al tarro.
      Un abrazo y cuídate mucho.

      Me gusta

  7. MJ RU1Z dijo:

    Hola What! Cuánto tiempo! En mi vecindario al principio casi no salía nadie… y a mí, no sé por qué, me daba un poco de corte eso de aplaudir al aire, ya que delante tengo unos jardines y solo hay un edificio cercano a un lado, aparte de los de mi escalera (no hay calle sino una escalinata) y tengo un colegio al lado izquierdo. Las monjas un buen día comenzaron a usar su megafonía y a poner música a la hora señalada, a la vez que con el móvil agitaban luces y tocaban la pandereta. Nos ponían cosas muy gallegas aunque ahora las intercalan con el Resistiré. Tras esto, una gaiteira del interior de la manzana toca el himno gallego desafinando que lo flipas. No sé por qué toca eso, hay otras canciones que le salen bastante mejor. El caso es que entre todos me han quitado bastante las ganas de salir al balcón a la hora señalada. No sabes cómo te comprendo…

    Para colmo de ruidos, han reabierto una obra en la manzana y se pasan todo el día desde las nueve de la mañana hasta las ocho de la tarde, picando piedra con una máquina infernal. Solo descansan media hora para comer, sábado incluido, creo que se han tomado demasiado en serio eso de recuperar las horas perdidas de semana santa… un horror de sonidos molestos aunque sean con la mejor de las intenciones…

    El otro día se oyeron unas voces con muy mal talante hacia los obreros… es que es una obra que lleva parada más de un año y la acaban de reanudar justo con la cuarentena… no se puede tener peor idea, por Dios. Ese ruido insoportable y sin poder salir de casa… después de esto desarrollaremos una paciencia infinita. Con lo bien que se estaba en silencio total…

    Me gusta

    • Hola. Desde luego que sí, cuantísimo tiempo. Espero que estés bien. Estos días he dejado el blog bastante de lado. Demasiado me pego al ordenador, de hecho. Y más en estos tiempos.
      Muy graciosa toda la situación que describes, la encuentro muy curiosa: las monjas, la gaitera desafinando (muy gracioso), la descripción de las cercanías, lo de la obra y la vuelta al tajo, los ruidos… Sí, muy curioso. En parte me ha parecido mal que solo hayan parado unos días esos sectores no esenciales. Más que nada porque trabajen sin protección y sin mantener distancias. Los albañiles dudo que lo apliquen a rajatabla. Pero bueno, sabemos que la afectación económica va a ser brutal.
      Lo de mi vecindario y vecinas es tal cual lo pinto. Y siguen así todas las tardes, con el show y la música a toda hostia, y encima plagado de horteradas y música disco. Me encantaría que dejaran de hacerlo. El tema de Abba… solo sonó aquella tarde y se acabó, jajaja. Para que veas.
      Desde luego que sí… la paciencia y muchas otras cosas van a cambiar en nosotros. O eso espero. Para bien, claro. Un abrazo y cuídate.

      Le gusta a 1 persona

      • MJ RU1Z dijo:

        De momento bien aunque con esta pandemia nunca se sabe… lo mismo te ataca el virus donde menos te lo esperas. De momento voy tomando todas las precauciones que sé y que puedo. Supongo que tú también estarás bien.

        Pues sí, los obreros no usan mascarilla ni se toman las distancias pertinentes y han trabajado hasta en domingo. Menuda prisa que les ha corrido de repente la puñetera obra esta… inconcebible. Un beso y cuídate tú también.

        Me gusta

        • Te conectas a las tantas de la noche. Aún ando por aquí. Pues sí, el virus da algo de miedo y no te puedes fiar. Al principio pensé que si lo pillaba no pasaría de quizá síntomas leves. Pero reexaminando la idea, es absurda, jajaja.
          Los obreros… ya me lo imaginaba. Vivimos en un mundo demencial donde parecen primar el negocio y el dinero por delante de las vidas. El capitalismo. El chiringuito jamás cierra, o lo mínimo. Mira a Trump y cómo lleva a su país a la catástrofe sanitaria. Cuídate.

          Le gusta a 1 persona

          • MJ RU1Z dijo:

            Estuve amasando pan para dejarlo a fermentar de noche… una de mis nuevas costumbres en mi nueva realidad…
            Los obreros suelen ser poco amigos de observar las normas de seguridad. Creo que ya lo llevan en los genes.
            Yo nunca me he planteado pillarlo. Lo único que me planteo es no hacerlo. Soy asmática y cuando empezó todo este lío no podía dejar de acordarme de la crisis que me dio cuando me enteré de que padecía esa enfermedad. No podía ni hablar porque me ahogaba. Me vi muerta. Y ahora pienso que si lo pillase lo más probable es que me atacara bien fuerte. Así que no. No puedo permitirme el lujo de pillarlo y haré cuanto esté en mi mano para no hacerlo.
            Lo de Trump era de esperar. La culpa la tienen aquellos que lo pusieron a dirigir un país… Cuídate tu también.

            Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s