Phoebe Bridgers: Georgia

Hay veces en que un o una artista llama poderosamente tu atención. Un nombre, un grupo. Un tema, o incluso varios. Un disco entero, o una interpretación. Incluso a veces varios de estos elementos al mismo tiempo. Y éste es uno de esos casos. Phoebe Bridgers. No te conocía y de repente has aparecido. ¿Cómo es posible que no te conociera? Hasta tengo la sensación de que siempre has estado ahí.

La verdad es que después de muchos meses sin hacerlo, recuperé la costumbre de revisar las listas recopilatorias que publican muchos medios con los mejores álbumes del año recién terminado. Por curiosidad, por interés, por ganas de seguir aunque sea de lejos la actualidad, que de hecho es inabarcable. Bien, por lo menos reconforta un poco ver que viejas glorias como Bob Dylan, Bruce Springsteen o Neil Young siguen colocando sus trabajos en esas listas. Hablo en concreto de las listas del 2020, que son las que empecé a investigar. Y allí, en una interesantísima lista de la web Hipersónica, aparecía Bridgers con su segundo LP, de título Punisher. También aparece en unas cuantas más: por ejemplo en la también interesante lista en MondoSonoro.

Bridgers nació en el 94 en Pasadena (California). Cuenta en algunas entrevistas cómo fue su infancia y el ambiente en su familia, donde sus padres la apoyaron desde muy pronto en lo referente a su vocación musical. Ésta nació cuando su madre la llevó siendo niña a un concierto de Neil Young. Fue por breve tiempo alumna de la Berklee College of Music, pero la abandonó y no tardó en empezar a actuar en solitario en distintos locales de Los Ángeles. Una joven que creció escuchando básicamente música de cantautores como Elliott Smith, Joni Mitchell, Tom Waits, Jackson Browne o Bob Dylan, aparte de otras grandes referencias como The Beatles. Ganó cierta notoriedad al mantener una relación sentimental y profesional con el cantante y compositor Ryan Adams. Adams produjo y editó en su sello PAX AM el primer trabajo de Phoebe, en el 2014, un EP de título Killer. Después vendría su primer LP, Stranger in the Alps (2017), seguido de ese Castigador del 2020.

Los dos discos de larga duración han sido muy bien acogidos por la crítica. Incluso recibió cuatro nominaciones para los premios Grammy en la edición del 2020: Best New Artist, Best Alternative Music Album (por Punisher) y Best Rock Performance y Best Rock Song por el tema “Kyoto” (crónica aquí).

Phoebe compone temas que habitualmente son catalogados dentro del indie folk, el indie rock y lo que se conoce como emo folk (o simplemente “emo”): música que pone el énfasis en la expresión de las emociones, muchas veces a través de letras que son confesionales. Nace a mediados de los 80 a partir del hardcore punk hecho en Washington (emotional hardcore o emocore) y en los 90 es reinventado por el alternative rock, el indie rock y el pop punk. ¿No teníamos ya bastantes etiquetas en la música? Pues toma, ahí va una más. Algo que siempre me ha hecho mucha “gracia”, porque también puede decirse que Phoebe hace indie pop o sencillamente pop rock. Claro que al estar ya en este siglo, la etiqueta de indie casi le cae sola. Por cierto que en entrevistas escuchadas a la cantante estos días, ella se identifica plenamente dentro de esa categoría emo.

Hay que decir que su carrera musical es bastante corta pero a la vez intensa: ha hecho colaboraciones con gente de primer nivel como Fiona Apple, The 1975 o The National; aparte de esto es miembra activa de un par de formaciones que facturan muy buena música (el listón está alto; les he escuchado estos días): de un lado la formación boygenius (con Lucy Dacus y Julien Baker) y por otra parte el grupo Better Oblivion Community Center (con Conor Oberst).

Punisher es un álbum para ser degustado lentamente. Pausado e intimista. Muchas sensaciones transmitidas en sus formas musicales y también en las letras. Emo.

«En su maravilloso segundo álbum, Phoebe Bridgers define su composición: sincera, multidimensional, astutamente psicodélica y llena de corazón. Su música se ha convertido en un mundo en sí mismo».

«Phoebe Bridgers es una maestra del colapso. […] escribe canciones para esos momentos en que las cosas se derrumban, cuando el lenguaje falla, cuando anhelas tanta distancia que necesitas una nave espacial para alcanzarla. A partir de ahí, puede encontrar un sentido de propósito, o al menos hacer un plan».

(Reseña en Pitchfork, que puntuó el álbum con un 8.7)

«In some ways, her family also helped inspire her latest album. She explains that she wrote part of it on tour and focused on her feelings about “how overwhelming my life was getting” and “how much I wanted to go home,” because she was separated from her family. “So it is kind of an isolated-sounding record,” she shares».

(Aquí)

Pese a la corta carrera musical de Phoebe, hay algo que me ha sorprendido en cierta medida: la enorme cantidad de información que hay sobre ella en la red. Reportajes, noticias, reseñas de sus discos, entrevistas en todos los formatos, actuaciones en directo, vídeos de sus temas, etc. Parece que mantuviera una actividad muy intensa en múltiples frentes y no parara de generar noticias. Hay tres cosas que mencionaré, para ir cerrando la entrada. Simplemente porque me han llamado la atención.

La primera de ellas es fuerte y no había oído ni media palabra. Phoebe realizó unas declaraciones, a través de su cuenta de Twitter, el 4 de febrero de este año, en las que afirmaba que el conocido cantante y actor Marilyn Manson tenía un “cuarto de violación” en su mansión (literalmente tuiteó “r*pe room”). Lógicamente infinidad de medios de comunicación se hicieron eco de estas afirmaciones. Uno de ellos fue La Vanguardia:

«La cantante (…) ha tuiteado que visitó la casa de Manson en Los Ángeles hace varios años y él alardeó sobre el rincón más inquietante de su mansión. “Fui a la casa de Marilyn Manson cuando era adolescente con algunos amigos. Yo era una gran admiradora. Y, mientras recorríamos el lugar, se refirió a una de las habitaciones como ‘el cuarto de las violaciones’, pensé que era solo su horrible sentido del humor de chico de fraternidad, pero dejé de ser su fan”.

La cantante agrega: “Estoy con todos los que fueron abusados”, y también arremete contra el entorno de Manson, asegurando que ellos estaban al tanto de los presuntos casos de abuso que durante los últimos días salieron a la luz. “El sello lo sabía, los directivos de la discográfica lo sabían, la banda lo sabía”, afirma. “Tomar distancia, ahora, y fingir estar conmocionados y horrorizados es jodidamente patético”».

El rockero ya había sido objeto de otras acusaciones de abusos sexuales por parte de varias mujeres. Las revelaciones de Bridgers llegaron después de que la actriz Evan Rachel Wood (“Westworld”) le acusara también de haberla humillado y violado durante años (33 en el momento de hacer las declaraciones; desde los 18 saliendo con él). Wood declaró haber sido violada a la revista Rolling Stone, y después a un Subcomité Judicial, pero en ambas ocasiones sin desvelar la identidad del agresor. Hasta que la hizo pública en Instagram: “El nombre de mi abusador es Brian Warner, también conocido en el mundo como Marilyn Manson. Él comenzó a prepararme cuando era adolescente y abusó horriblemente de mí durante años”. 

Una noticia absolutamente escabrosa. Manson negó todas estas acusaciones, alegando “relaciones íntimas siempre completamente consensuadas”. A pesar de ello fue despedido por su sello discográfico, Loma Vista Recordings, y también retirado de los próximos episodios de un par de series televisivas. La noticia tiene más ramificaciones (por ejemplo, declaraciones de la que fuera su pareja y esposa, Dita Von Teese), pero no sé en qué acabó todo esto, si la justicia decidió tomar cartas en el asunto, por ejemplo. Desde luego es “increíble” la cantidad de mierda (hablemos claro) que ha salido a flote en muchos ámbitos de la sociedad, en cuanto a abusos sexuales, violaciones, etc., cuando el movimiento Me Too tomó fuerza en octubre del 2017. Las víctimas sin duda ahora se callan menos y denuncian más, como tiene que ser. En todo caso el relato de Phoebe tiene su peso, y tratándose de una figura tan controvertida como Manson podemos decir que llueve sobre mojado.

La segunda cosa me la encontré de casualidad y después resultó tener miga. Vi un vídeo de una actuación de la cantante, con su banda, en el programa Saturday Night Live. Y me hizo gracia porque al final todos los músicos empiezan a desmelenarse, como si de una jam session se tratara, y Phoebe acaba estrellando y rompiendo (o lo simula) su guitarra contra un supuesto altavoz. Interpretaban el tema I Know The End (justo el que resaltaba Hipersónica), un tema que tiene un final intenso. Me pareció gracioso, llamativo, parte del show. Un poco de desmadre para sacudir el avispero. Pues resulta que eso generó no poca controversia en las redes y en los medios, hasta el punto de que músicos de primera línea se posicionaron, bien criticándola o bien aplaudiéndola. El debate incluso viró hacia la cuestión del machismo/feminismo, es decir: “si un músico de rock hombre estrella y destroza su guitarra no pasa nada; es lo normal, parte del espectáculo. En cambio, si quien hace esto es una mujer entonces está mal visto, está fuera de lugar o es “excesivo” y es criticada sin piedad. La enésima muestra del machismo imperante, también en el mundo de la música”. Ese vendría a ser el argumento indignado o reivindicativo de algunas personas. El caso es que se desató la polémica. Ésta es la actuación en cuestión.

El tercer aspecto a comentar es que hablar de Phoebe Bridgers es hablar de trajes de esqueletos. ¿Qué? ¿Cómo? Sí. La californiana decidió adoptar, o enfundarse atuendos, de cuerpo completo, que recrean el esqueleto humano. ¿Por qué decidió hacer esto? Chica lista… esto podría darnos una pista…

«No dejo que me sexualicen. Me gusta poner nerviosa a la gente con mis pintas».

No solamente se pone ella el traje, sino toda la banda al completo, como en el citado show de SNL.

No le gusta que la sexualicen. Pues no sé si esto es “sexualizar” (volveríamos al eterno debate) pero voy a decirlo, porque nunca me escondo: a mí la chica me parece muy guapa. Qué rostro y qué pelo tan bellos. Creo que se aprecia sobradamente. En el vídeo final (grabado en el 2015) tiene un aspecto más adolescente. Pero también se aprecia cierto cambio en estos seis años transcurridos.

Hay otras claves que explican la decisión de vestirse así. La cantante lo ha aclarado en algunas entrevistas:

«A Bridgers le encanta especialmente “disfrazarse” porque se siente como una “superhéroe” con sus atuendos exagerados, especialmente cuando está actuando. “Es muy liberador. Siento que algunas personas, su identidad está envuelta en no disfrazarse”, dijo en julio de 2020. “Creen que es cursi disfrazarse para el escenario. Pero en realidad me encanta el ritual de ponerme algo, y es como ‘Ahora estoy en el escenario'”».

«El look de la guitarrista en los Grammy es un símbolo de su viaje en la música, cuando Bridgers se puso por primera vez un traje de esqueleto, por el que pagó la friolera de $ 10, para promocionar su último álbum, Castigador… ».

«… Bridgers reveló que su look estaba inspirado en el deslumbrante vestido creado por el diseñador de moda estadounidense Thom Browne. “Uso un disfraz de esqueleto todo el tiempo, pero una de las razones por las que lo hago es porque vi este vestido de Thom Browne hace una eternidad y pensé que era genial y lo pedí”».

Ese vestido de Thom Browne es justamente el que se puso en esa gala en la que estaba nominada a cuatro premios Grammy:

Y empecé a escuchar temas suyos, y a ver vídeos. Hasta que llegué a Georgia. Curiosamente este tema no está incluido en Punisher, sino que ya aparecía en su EP Killer y también en su primer LP. El tema tiene un tratamiento o una producción más “lánguida” que en el vídeo de hoy. Los arreglos incluyen coros y cierto efecto deslizante de la guitarra (¿slide?). Sea como sea, la versión es más que interesante.

Lo curioso del tema Georgia es justamente el diferente tratamiento que le ha dado y que queda registrado en diversas interpretaciones en vivo. Es interesante. Así tenemos una interpretación acompañada de una guitarra eléctrica (muy bonita “versión”), otra acompañada de un teclado u otra en la que canta acompañada de un grupo, en clave totalmente rockera. Pero me decanté por ésta, donde la guitarra adquiere un protagonismo total. Probablemente Georgia sea uno de sus temas más inequívocamente folk, y aquí adquiere reminiscencias no lejanas al country. La letra habla de una relación personal que mantuvo…

«The track “Georgia” comes from the fact that I dated someone from Georgia. I had never even been there before. I was just feeling super self-conscious in a relationship for the first time and just needing constant validation. […] That night [I’m singing about], there was a rainstorm, and he followed me to some weird coffee house».

Here is my day plan, here’s my new machine
He is a fine new addition, so young and so clean
So young and so clean

[…]


And if I breathe you, will it kill me?
Will you have me, or watch me fall?
If I fix you, will you hate me?
And would you fuck this and let us fall?

Ésta es la propuesta: dejarse llevar por el rasgueo de la guitarra. Por esa voz hermosa y potente. Y qué manera de cantar. Con total entrega y sentimiento. Una absoluta maravilla.

Esta entrada fue publicada en FOLK ROCK, INDIE FOLK, INDIE POP, INDIE ROCK, POP-ROCK. Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Phoebe Bridgers: Georgia

  1. Mayte Blasco dijo:

    No conocía a esta cantante. Me ha encantado la canción “Georgia”. Qué voz tan potente tiene. Y sí, ella es preciosa. No es un delito decir eso.
    Respecto a lo de Manson, yo ya había oído las acusaciones de abusos. Es horrible, pero la verdad es que no me sorprendió…

    Me gusta

    • Yo tampoco la conocía, aunque tengo la curiosa sensación de que me fuera familiar de alguna forma. Quizá un día ate cabos. Sí, gran tema, gran voz y gran interpretación. La chica que viste trajes de esqueleto para mí es un auténtico ángel.
      Sobre lo de Manson… pues no sabía nada, pero tampoco me extraña. Ya tiene la fama de ser un tipo raro, excéntrico (y las pintas no le ayudan). Desde luego yo oí hace tiempo ciertas cosas de él muy extremas, que no sé si serán ciertas. Así que con esa imagen, fama, personalidad… no sería nada extraño que le gustara llevar las cosas al límite, también en cuanto al sexo. Pero claro, hablar de violaciones ya es muy fuerte, pues estás perjudicando y haciendo daño a otros. Las acusaciones de la actriz son tremendas. Creo que todos estos escándalos tan sonados nos tienen a todos ya muy escaldados (como lo de Michael Jackson) y acaban haciendo daño a todo un establishment (arte, cine, etc.). Si ahora las cosas han cambiado y se tiende a la denuncia y la tolerancia cero, pues algo es algo. Las mujeres se han empoderado y en apariencia no dejan pasar ni una. Me parece bien. Un tipo como Manson está en una posición de mucho poder: fama, dinero, influencia, posición de privilegio… y ahí se desatan los monstruos.
      Un abrazo.

      Me gusta

  2. Ana Piera dijo:

    Que buena información, tampoco conocía a esta artista, me encantó el video.

    Me gusta

  3. evavill dijo:

    Qué canción tan bonita. Me ha encantado.
    Y ella muy guapa.
    Graciosos sus trajes de esqueleto.
    Voy a escuchar más de Phoebe.
    Besos

    Me gusta

    • El tema trajes esqueleto… pues podría tener una significación profunda, si nos ponemos filosóficos. Curioso porque Phoebe me ha hecho pensar en algo, por dos cosas: en Méjico. Primero, esos trajes, porque en Méjico hay una cultura muy festiva sobre la muerte, con disfraces, festivales, desfiles… Y segundo, que Phoebe mete en algunos temas trompetas y trombones, y eso para mí le da un toque como mariachi. Curioso. ¿Lo hará a propósito? Por ejemplo en el tema “I Know The End”. Ella es muy inteligente y muy natural, simpatiquísima en las entrevistas. En un vídeo explica con pelos y señales la letra de este tema. Va sobre el apocalipsis, la extinción de los humanos. Tremendo vídeo, deberías verlo. Al final ella se acerca a una mujer mayor, cabellera blanca, y empiezan a besarse en los morros. No sé qué simboliza o significa. Me da a pensar que puede ser ella misma pero en una versión futura. La duda hace dos días que me taladra. Investigaré.
      Besos.

      Me gusta

  4. Raúl dijo:

    Canta muy bonito. Eso sí, su suavidad cantando choca un poco con el desmadre al estilo de los Who, rompiendo instrumentos, jajaja. Por cierto, ha tenido una buena escuela: Joni Mitchell, Tom Waits, Jackson Browne, Bob Dylan, … Saludos.

    Me gusta

    • Sí, las influencias musicales de Phoebe son excelentes, lo cual tranquiliza bastante. Sobre el show de romper la guitarra en vivo, que me parece muy bien, guarda relación con el tema “I Know The End”. Es un tema que trata sobre el apocalipsis. Por otro lado se va animando (de hecho tiene 3 partes) hasta desembocar en una orgía sonora, con sección de viento. Y ella termina gritando, pues declaró que quería terminar tema y disco (lo cierra) gritando. Muchos han visto en esto un simbolismo con la pandemia y el desastroso y doloroso 2020 que hemos vivido. La crítica está rendida a los pies de la chica. Ejem… y yo.
      Me ha soplado un pajarito que Phoebe utiliza el mellotron en unos cuantos temas. “Kyoto” uno de ellos (es buena, se acaba pegando).
      Saludos.

      Me gusta

  5. Pingback: The 1975 ft. Phoebe Bridgers: Jesus Christ 2005 God Bless America | ongakumymusic

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s