The 1975 ft. Phoebe Bridgers: Jesus Christ 2005 God Bless America

«The 1975 nacen en el 2002 en Manchester, una ciudad con muchísima historia musical. Son cuatro compañeros de clase que atienden a la Wilmslow High School. Ese año empiezan a tocar juntos como quinceañeros, y se inscriben en uno de los eventos organizados por dicha escuela bajo ese nombre. “The 1975” está inspirado en un libro de poemas de Jack Kerouac».

De izquierda a derecha: George Daniel (batería), Matthew “Matty” Healy (voz y guitarra rítmica), Ross MacDonald (bajo y teclados) y Adam Hann (guitarra principal). Todos ellos tocan los teclados, sintetizadores o el piano en según qué temas, además de ayudar en las voces

Así presentaba, en septiembre del 2018, a esta banda británica. Les dediqué por aquel entonces una extensa entrada, incluyendo varios temas pero orbitando sobre uno que me gusta mucho y me parece especialmente bonito: “Paris” (¿a alguien le apetece recordar el tema?). Un tema que a muchos les recuerda levemente, por el ritmo y la melodía, al “Every Breath You Take” de The Police. Ya dejé claro que la banda me parece interesante y que a mi juicio hace buenas canciones. Además, por su actitud vital, el carisma del cantante, su juventud y las temáticas tocadas en las letras parecen conectar muy bien con las nuevas generaciones. Sus cuatro álbumes de estudio han sido número uno en Gran Bretaña. No está nada mal. Y el último de ellos, Notes on a Conditional Form (2020), también número cuatro en los Estados Unidos. Precisamente en este disco está incluida la canción protagonista de esta entrada. Un tema que cuenta con una invitada de lujo a la hora de cantar: Phoebe Bridgers.

Cuenta la leyenda la prensa que la californiana ya era fan de la banda británica y amiga de George Daniel. Empezó a intercambiar mensajes con Healy y al final fue invitada a colaborar con el grupo, cuando la canción ya estaba terminada. A finales del 2019 anunció que viajaba a Reino Unido y que…

«No nos conocíamos de antes, solo nos hemos conectado a internet. Le conozco un poco y estoy emocionada. Me encanta cuando da esos giros radicales, es jodidamente genial. Eso es como verdadero punk rock».

Después de oír la colaboración vocal de Bridgers, The 1975 quedaron tan impresionados que invitaron a la cantante a colaborar en otros tres temas del disco. Éste es un tema, por cierto, del cual firman los créditos los cuatro miembros de la banda, y que nació con un enfoque muy distinto al final, siendo retocado y reescrito por Healy varias veces hasta ser ensambladas las partes que más les satisfacían.

Asimismo, el propio álbum Notes on a Conditional Form, tras varios cambios de planteamiento, fue anunciado como parte de un proyecto con dos discos, el primero de los cuales fue A Brief Inquiry into Online Relationships (2018). Finalmente NOACF fue presentado en una gira en el 2019, y tras varios retrasos en su publicación, vio la luz en mayo del 2020. Jesus Christ 2005 God Bless America fue el quinto single del disco (2 de abril del 2020), aunque aquí hay una discrepancia (numerosos medios dicen que fue el sexto adelanto).

Otro dato relevante es que Phoebe hubiera hecho de telonera del grupo británico en la parte norteamericana de la gira de la banda (abril, mayo y junio del 2020), pero digo “hubiera hecho” porque todo se canceló a causa del coronavirus, así como todas las actuaciones, hasta la fecha, para el 2021.

Ahora esta entrada tomará un rumbo quizá inesperado…

Muchísimos medios en internet aseguran y explican que Phoebe Bridgers es “abiertamente bisexual”. Incluso la Wikipedia lo asevera. O sea, que ella misma así lo ha declarado. Si se busca información al respecto, se pueden encontrar distintos artículos donde se relatan, sobre todo, episodios de su época como estudiante, así como detalles de su vida familiar. Principalmente de la relación con su madre. Uno de esos artículos es el siguiente —Details on Phoebe Bridgers’ sexuality and dating life— pero de hecho hay unos cuantos donde las explicaciones son bastante similares. De ese artículo extraigo estos párrafos:

«A la edad de 15 años, Bridgers ingresó en la Escuela Secundaria de Artes del Condado de Los Ángeles. Fue en la escuela secundaria cuando experimentó su despertar sexual. Comenzó a salir con chicas en la escuela secundaria y, debido a su cabeza rapada y su negativa a usar faldas, era la persona a la que acudir para las chicas que buscaban experimentar o descubrir su sexualidad. Phoebe declaró [a la publicación] Them que tenía dificultades con [el hecho de] parecer “muy gay”:

“Siento que muchas personas que estaban experimentando [con su sexualidad] experimentaron conmigo, porque me veía muy gay. Entonces, o no se lo tomaron en serio o yo sería responsable de que resolvieran sus movidas personales y [en ese sentido] fue mucho [muy importante]”».

Y siguen explicando:

«Phoebe se peleó con su madre después de que ella le dijo que era bisexual. “Ella más o menos reaccionó así: ‘No, joder, no lo eres'”, reveló Phoebe. Antes de salir del armario, a Phoebe no se le permitía invitar a chicos. Después de la revelación, Jamie [su madre] también rechazó las solicitudes de fiestas de pijamas de chicas. “No se me permitió enviar mensajes de texto [explícitos] ni invitar a chicos”…

O chicas. “No se me permitió que las niñas durmieran en mi cama porque mis padres sabían que era bisexual. Sentí esta extraña vergüenza al respecto”. Phoebe y Jamie finalmente se reconciliaron, y Jamie ganó más conciencia y aprecio por la comunidad LGBTQ+…».

(Me) parece suficientemente ilustrativo, y por esa razón no he “buscado” más. Llama la atención que todo ello está bastante centrado en su etapa como estudiante, y que por otro lado no se publicitan relaciones con otras mujeres que sean conocidas. Sea como sea, a Bridgers se la considera una artista queer (al respecto, interesante artículo aquí: “Phoebe has formed a folk-rock trio ironically called Boygenius with fellow queer singer-songwriters Lucy Dacus and Julien Baker. In a very personal and very relatable interview, Bridgers discusses how shame around her bisexuality influenced her childhood and music. Now out of her teenage years and openly and proudly bisexual, Bridgers…”). O un icono gay, y todo indica que ella misma se declara parte del colectivo LGBTQ.

Turno ahora para Matt Healy. El cantante de The 1975 siempre ha hablado muy abiertamente de sexualidad en las entrevistas que ha concedido. Manifestando incluso sus propias dudas o “confusión”. Su planteamiento o su sentir es que la masculinidad no es algo rígido o inamovible, una condición absoluta. Todo ello me quedó muy claro la vez que les dediqué la anterior entrada. Y sinceramente, hizo que Matt me cayera bien a las primeras de cambio, por su honestidad y claridad. Y nada han cambiado las cosas. Muy poco me ha costado encontrar una entrevista donde todos estos extremos quedan más que confirmados. La entrevista no tiene desperdicio (Matt Healy: “Conflicted sexuality is something loads of people go through”) y reproduzco aquí traducidas las partes más significativas:

«Explica cómo le disgustaba el “miedo masculino” de la música de guitarra normal. Aparte de los jardineros, la mayoría de las personas que visitaron la granja de vacas de Newcastle en la que creció Healy eran del mundo del espectáculo, sus padres Tim Healy y Denise Welch eran actores. No recuerda que Newcastle fuera particularmente cosmopolita, pero su vida hogareña era una ventana a un mundo diverso de, como él dice, “infinitos gays y negros. Sabía que mi familia era un poco diferente”, dice. “Nunca tuve límites de lo que era…”

Se queda ensimismado y hace una pausa. Se pregunta si debe decir lo que viene a continuación, porque sabe cómo se desarrollará la conversación. Lo dice de todos modos: “El primer beso apasionado que vi fue entre dos tíos”, dice. Fue entre bastidores en el Manchester Apollo; dos de los bailarines eran amigos de su madre. “Lo recuerdo vívidamente”».

“¿Y qué es lo que pensaste?”, le preguntan…

«“Qué íntimo era, y quería esa intimidad. Fue una presentación erótica y sexual para hacer frente a un niño, ahora lo pienso”. Hace una pausa, luego continúa. “Simplemente lo vi como sexy. Cuando era niño, si veía a dos adultos besarse correctamente, era un poco como: ‘¿Qué es eso? ¿Qué es ese sentimiento? No sabía que hiciéramos eso los unos con los otros’. Creo que mis ideas percibidas sobre la masculinidad provienen de mi primera idea de la sexualidad”.

No está mezclando masculinidad y sexualidad, agrega, pero parece que nunca le ha molestado el bagaje de ninguno de los dos. Al hablar de la sexualidad en una entrevista de radio hace unos años, Healy dijo: “La idea de una sexualidad conflictiva es algo por lo que pasa mucha gente”. Añadió: “Todavía me hago preguntas”».

«“Bueno, puedes ver si la sexualidad es una construcción social, lo cual, por supuesto, no es. Pero cuando era niño, la mayoría de las personas [a mi alrededor] que tenían éxito y que hacían lo que querían hacer eran homosexuales. Asociaba esa libertad de uno mismo con la libertad de expresión. Creo que los admiraba, no como parias o extraños, sino como personas que eran verdaderamente ellos mismos. Siempre me ha parecido interesante. Pensé: ‘Tal vez sea inusual ser tan extravagante como yo, o inusual estar tan en el mundo gay como yo… ¿Qué significa eso? ¿Soy un poco gay?’ Y luego dije,’¡No, no es así como funciona!’ Hace una pausa. “Todo se reduce a a quién quieres follar”».

Le preguntan si se siente atraído por otros hombres…

«“Yes, but not in a carnal, sexual way. The other sex is still attractive, it’s just that sex is weird, isn’t it? Do you know what I mean?».

Continúa la respuesta explicando de forma muy explícita que ni le interesa ni se plantea tener relaciones sexuales con hombres. ¿Y besar a otro hombre? Pues…

Y aquí vamos a dejar esta interesante entrevista. Ah, solo una cosa más: es difícil leer o escuchar a Matt y que no te caiga bien. ¿O es cosa mía?

La pura verdad es que me dan exactamente igual la vida personal o íntima tanto de Phoebe Bridgers como de Matt Healy. Su orientación, sus preferencias. Entonces… ¿por qué estoy hablando de todo esto? Eso, eso… serás chafardero… Pues lo explico porque creo que guarda relación directa con la canción de hoy. Y… ¿de qué trata “Jesus Christ 2005 God Bless America”?

«”Jesus Christ 2005 God Bless America” deals with themes of heartbreak, faith, sexuality, love, vulnerability, defeat and fragility. It is sung from the perspective of two closeted* religious individuals struggling with an internal conflict between religion, sexual orientation, and personal identity. (…) Healy tries convincing himself of his devotion to the Church, despite feeling unaccepted…».

(Wikipedia)

Closeted: viene de closet, “armario”, y hace referencia a las personas de los colectivos LGBTQ que justamente siguen encerradas en el armario, escondiendo sus orientaciones sexuales.

Folk minimalista. Una balada acústica que incorpora elementos de lo-fi, emo y música country alternativa. Un dueto intimista, con guitarra acústica, toques de sintetizador y arreglos “lejanos” de viento. Un tema que, por su desnudez estílística y el carácter confesional de su letra, ha sido comparado al álbum Nebraska de Springsteen.

«An exploration of what it would be like to be trapped in faith while suppressing your sexuality. An expression of the pain and confusion experienced by religious devotees who felt ostracized because of their sexual orientation».

(Kevin Loo, Genius)

Respecto al título de la canción, Loo y otros críticos…

«… interpreted it as a reference to the widespread homophobia, LGBT rights opposition, and anti-LGBT policies prevalent throughout the United States in 2005».

Creo que queda bastante claro por dónde van los tiros. Algunas críticas también señalan que el tema está plagado de ironía. Para empezar, porque Healy es un declarado ateo, y empieza el tema diciendo que ama a Jesucristo. Ironía hay, por supuesto. Ahora bien, mi interpretación es la siguiente: Healy se pone en la piel de otra persona. Y si es así, me parece absolutamente admirable cómo en unos pocos versos nos traslada al universo mental, emocional e incluso moral de ese creyente. Cuando dice “Fortunately I believe” creo que en verdad quiere decir “Fortunately I am a believer”, es decir, que se siente afortunado y da las gracias porque la fe “le salva”. Pero parece claro, en lo que respecta a las referencias a America, que algo no le cuadra al cantante…

“Insinúa cosas, eso es lo interesante […] Se trata de Estados Unidos, y las cosas con las que me encuentro allí; amo Estados Unidos y paso mucho tiempo observando su frescura y su belleza, pero también hay partes que me hacen temblar un poco. Se trata de esas cosas”.

(Healy en una entrevista a Ben Homewood de Music Week)

Es más que probable que, por lo que respecta a los Estados Unidos, se esté refiriendo a radicalismos, idearios y actitudes muy cerriles a nivel político, social y religioso (no estoy generalizando). Y muchísimo podríamos hablar de las religiones. De sus mecanismos de control, del lavado de cerebros, de los preceptos morales… Creo que son estas restricciones morales las que entran en conflicto con la sexualidad de los que se están expresando en el tema, no las creencias que puedas tener o la fe.

Para mí una canción preciosa, tanto por la música como por la letra.

Cuando escuché a Healy cantar That’s a feeling I can never show sentí tristeza. Tristeza por esa hipotética persona. Alguien “imaginario”, pero que se ve encarnado en incontables casos reales. Y la pregunta es bien sencilla: ¿os imagináis cómo ha de ser vivir así?

Esta entrada fue publicada en INDIE FOLK, INDIE POP, SOCIEDAD. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s