Lana Del Rey: Chemtrails Over The Country Club

Anoche, aparte de hacer una incursión en la difícil situación que se vive en Cuba, descubrí una auténtica maravilla. El tema, ya con solo escuchar las primeras notas, me dejó virtualmente noqueado. Extasiado, aunque suene exagerado. Ese estribillo… que es como un bálsamo. Tuve que escuchar la canción cinco, seis, siete veces… no sé. Entonces busqué el vídeo y acabé de confirmar que estamos ante un temazo, en todos los sentidos.

Desde que Elizabeth Woolridge Grant (Lana Del Rey) lanzara el maravilloso Video Games (tema y vídeo) en el 2011 y se viera catapultada a la fama internacional, la cantante se ha convertido en una de las artistas pop más valiosas y valoradas. Su álbum de debut Born to Die (2012) también fue un éxito a nivel mundial. Con esa voz tan delicada y bella, y con excelentes canciones y trabajos, se ha convertido por derecho propio en una de las figuras del pop y el folk rock más a tener en cuenta. Siempre me han parecido fascinantes su música y su estilo. Tienen mucho encanto y magnetismo. Un estilo que podemos calificar de muy personal, lánguido, melancólico, intimista. No en vano la melancolía es uno de los ejes sobre los que giran sus canciones. Melancolía, nostalgia, tristeza, amores trágicos, rupturas sentimentales, un mundo íntimo de sueños, evocaciones, recuerdos, vivencias… También son clave sus miradas hacia varios tópicos: el pasado y especialmente las décadas de los 50 y los 60, la cultura pop, el estilo Americana y en general toda la cultura e historia de sus Estados Unidos natales. Así que ese aire retro o de nostalgia es uno de sus sellos característicos, plasmado en las letras y también los vídeos. Video Games fue toda una carta de presentación en ese sentido.

El 19 de marzo de este año la cantante neoyorquina sacó su séptimo trabajo de estudio, de título Chemtrails over the Country Club. Un disco que discurre por los territorios del folk, el country folk y el mencionado estilo Americana, con referencias a todo ello en sus temas, así como a todo ese universo emocional y cultural. La sesuda y extensa crítica del disco que hacía la publicación Pitchfork (me dejan boquiabierto sus formidables reseñas, donde entran en análisis profundos de artistas y obras) llegaba a la ineludible conclusión de que Lana Del Rey es una artista inequívoca y profundamente estadounidense, por todo ese bagaje cultural. La crítica era tan detallada que no me vi con moral de leerla entera. Queda pendiemte.

No será ninguna sorpresa decir que el recibimiento de la crítica internacional ha sido excelente. Y es que Lana Del Rey está que se sale, y no solamente por ese estricto motivo. ¿Por qué, entonces? Pues porque no son pocos los medios que consideran que con este último disco ¡ha bajado un poco el listón con respecto al anterior!

Hablamos del disco Norman Fucking Rockwell!, publicado en el 2019. No surprises here. Catalogado como uno de los mejores álbumes de ese año. De hecho, el álbum estuvo nominado al Grammy a mejor disco del año, y la canción que le da título a mejor canción del año. Solamente para que nos hagamos una idea: una publicación llamada Metacritic, que se dedica a puntuar los discos tomando como referencia las valoraciones de muchos medios distintos, puntuaba este disco con un 87 sobre 100, y a Chemtrails over the Country Club con un 81 sobre 100. Realmente es un nivel bastante alto. Así que así parece gastarlas esta chica. Ya estoy escuchando sus dos últimos discos con atención. Desde luego, “Norman Fucking Rockwell!” se abre con un “How to Disappear” que promete muchísimo.

Todo el mundo a estas alturas sabe lo que es un chemtrail, ¿no? Me imagino… Esas “trazas químicas” o estelas que dejan los aviones, alfombrando el cielo de forma excesiva. Hermosa para algunas personas, alarmante y horrible para otras. Digo que “me imagino” porque anda que no han corrido ríos de tinta con el tema. Por lo menos, los que somos un poco aficionados al misterio sabemos que los divulgadores de temas conspiranoicos han llegado a afirmar que esas estelas en realidad son sustancias con las que nos fumigan a los humanos… como si fuéramos ganado. Para “tenernos controlados”, claro.

Pues termino ya volviendo al tema de los chemtrails, el que da título a este último disco. Me parece un tema bellísimo, muy evocador. El vídeo, que es magnífico, y muy bien hecho, es el acompañamiento perfecto. Hay que verlo. No solamente porque nos transporta a todo ese mundo nostálgico, con aires retro, mostrándonos lo que parecen vidas acomodadas, despreocupadas y felices, sino porque da un giro argumental importante. Ese aparente sueño americano vira hacia el lado oscuro, misterioso y sobrenatural. No digo más. Una genialidad. Me parece un auténtico placer para los ojos y los oídos ver y escuchar esto.

Ah, recomiendo visualizarlo con los subtítulos activados, porque ayuda muchísimo para entender la atmósfera global. Lana, no puedo hacer otra cosa que aplaudir y disfrutarlo una vez más.

I’m in the wind. I’m in the water.

Nobody’s son, nobody’s daughter.

Esta entrada fue publicada en AMERICANA, FOLK, POP, POP-ROCK. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Lana Del Rey: Chemtrails Over The Country Club

  1. carlos dijo:

    Me gusta, parece que posee un estilo musical propio y muy grato de escuchar. Gracias por compartirlos. Un abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s