Bob Dylan: Murder Most Foul

It was a dark day in Dallas, November ’63
A day that will live on in infamy
President Kennedy was a-ridin’ high
Good day to be livin’ and a good day to die
Being led to the slaughter like a sacrificial lamb
He said, “Wait a minute, boys, you know who I am?”
“Of course we do, we know who you are!”
Then they blew off his head while he was still in the car
Shot down like a dog in broad daylight
Was a matter of timing and the timing was right
You got unpaid debts, we’ve come to collect
We’re gonna kill you with hatred, without any respect
We’ll mock you and shock you and we’ll put it in your face
We’ve already got someone here to take your place
The day they blew out the brains of the king
Thousands were watching, no one saw a thing
It happened so quickly, so quick, by surprise
Right there in front of everyone’s eyes
Greatest magic trick ever under the sun
Perfectly executed, skillfully done
Wolfman, oh wolfman, oh wolfman howl
Rub-a-dub-dub, it’s a murder most foul

Hush, little children, you’ll understand
The Beatles are comin’, they’re gonna hold your hand
Slide down the banister, go get your coat
Ferry ‘cross the Mersey and go for the throat
There’s three bums comin’ all dressed in rags
Pick up the pieces and lower the flags
I’m goin’ to Woodstock, it’s the Aquarian Age
Then I’ll go to Altamont and sit near the stage
Put your head out the window, let the good times roll
There’s a party going on behind the Grassy Knoll
Stack up the bricks, pour the cement
Don’t say Dallas don’t love you, Mr. President
Put your foot in the tank and then step on the gas
Try to make it to the triple underpass
Blackface singer, whiteface clown
Better not show your faces after the sun goes down
Up in the red light district, they’ve got cop on the beat
Living in a nightmare on Elm Street
When you’re down on Deep Ellum, put your money in your shoe
Don’t ask what your country can do for you
Cash on the ballot, money to burn
Dealey Plaza, make a left-hand turn
I’m going down to the crossroads, gonna flag a ride
The place where faith, hope, and charity lie
Shoot him while he runs, boy, shoot him while you can
See if you can shoot the invisible man
Goodbye, Charlie! Goodbye, Uncle Sam!
Frankly, Miss Scarlett, I don’t give a damn
What is the truth, and where did it go?
Ask Oswald and Ruby, they oughta know
“Shut your mouth,” said a wise old owl
Business is business, and it’s a murder most foul

Tommy, can you hear me? I’m the Acid Queen
I’m riding in a long, black Lincoln limousine
Ridin’ in the backseat next to my wife
Headed straight on in to the afterlife
I’m leaning to the left, I got my head in her lap
Hold on, I’ve been led into some kind of a trap
Where we ask no quarter, and no quarter do we give
We’re right down the street, from the street where you live
They mutilated his body and they took out his brain
What more could they do? They piled on the pain
But his soul was not there where it was supposed to be at
For the last fifty years they’ve been searchin’ for that
Freedom, oh freedom, freedom over me
I hate to tell you, mister, but only dead men are free
Send me some lovin’, then tell me no lie
Throw the gun in the gutter and walk on by
Wake up, little Susie, let’s go for a drive
Cross the Trinity River, let’s keep hope alive
Turn the radio on, don’t touch the dials
Parkland hospital, only six more miles
You got me dizzy, Miss Lizzy, you filled me with lead
That magic bullet of yours has gone to my head
I’m just a patsy like Patsy Cline
Never shot anyone from in front or behind
I’ve blood in my eye, got blood in my ear
I’m never gonna make it to the new frontier
Zapruder’s film I seen night before
Seen it thirty-three times, maybe more
It’s vile and deceitful, it’s cruel and it’s mean
Ugliest thing that you ever have seen
They killed him once and they killed him twice
Killed him like a human sacrifice
The day that they killed him, someone said to me, “Son
The age of the Antichrist has just only begun”
Air Force One comin’ in through the gate
Johnson sworn in at 2:38
Let me know when you decide to throw in the towel
It is what it is, and it’s murder most foul

What’s new, pussycat? What’d I say?
I said the soul of a nation been torn away
And it’s beginning to go into a slow decay
And that it’s thirty-six hours past Judgment Day
Wolfman Jack, he’s speaking in tongues
He’s going on and on at the top of his lungs
Play me a song, Mr. Wolfman Jack
Play it for me in my long Cadillac
Play me that “Only the Good Die Young”
Take me to the place Tom Dooley was hung
Play “St. James Infirmary” and the Court of King James
If you want to remember, you better write down the names
Play Etta James, too, play “I’d Rather Go Blind”
Play it for the man with the telepathic mind
Play John Lee Hooker, play “Scratch My Back”
Play it for that strip club owner named Jack
Guitar Slim going down slow
Play it for me and for Marilyn Monroe

Play “Please Don’t Let Me Be Misunderstood”
Play it for the First Lady, she ain’t feeling any good
Play Don Henley, play Glenn Frey
Take it to the limit and let it go by
Play it for Carl Wilson, too
Looking far, far away down Gower Avenue
Play tragedy, play “Twilight Time”
Take me back to Tulsa to the scene of the crime
Play another one and “Another One Bites the Dust”
Play “The Old Rugged Cross” and “In God We Trust”
Ride the pink horse down that long, lonesome road
Stand there and wait for his head to explode
Play “Mystery Train” for Mr. Mystery
The man who fell down dead like a rootless tree
Play it for the reverend, play it for the pastor
Play it for the dog that got no master
Play Oscar Peterson, play Stan Getz
Play “Blue Sky,” play Dickey Betts
Play Art Pepper, Thelonious Monk
Charlie Parker and all that junk
All that junk and “All That Jazz”
Play something for the Birdman of Alcatraz
Play Buster Keaton, play Harold Lloyd
Play Bugsy Siegel, play Pretty Boy Floyd
Play the numbers, play the odds
Play “Cry Me A River” for the Lord of the gods
Play Number nine, play Number six
Play it for Lindsey and Stevie Nicks
Play Nat King Cole, play “Nature Boy”
Play “Down In The Boondocks” for Terry Malloy
Play “It Happened One Night” and “One Night of Sin”
There’s twelve million souls that are listening in
Play “Merchant of Venice”, play “Merchants of Death”
Play “Stella by Starlight” for Lady Macbeth
Don’t worry, Mr. President, help’s on the way
Your brothers are comin’, there’ll be hell to pay
Brothers? What brothers? What’s this about hell?
Tell them, “We’re waiting, keep coming,” we’ll get them as well
Love Field is where his plane touched down
But it never did get back up off the ground
Was a hard act to follow, second to none
They killed him on the altar of the rising sun
Play “Misty” for me and “That Old Devil Moon”
Play “Anything Goes” and “Memphis in June”
Play “Lonely At the Top” and “Lonely Are the Brave”
Play it for Houdini spinning around his grave
Play Jelly Roll Morton, play “Lucille”
Play “Deep In a Dream”, and play “Driving Wheel”
Play “Moonlight Sonata” in F-sharp
And “A Key to the Highway” for the king on the harp
Play “Marching Through Georgia” and “Dumbarton’s Drums”
Play darkness and death will come when it comes
Play “Love Me Or Leave Me” by the great Bud Powell
Play “The Blood-stained Banner”, play “Murder Most Foul”

 

«Murder Most Foul»… («El asesinato más repugnante/infame», «Un asesinato inmundo»). Nuevo tema del cantautor de Minnesotta, su primera composición en ocho años, desde el disco Tempest, del 2012. Una larga elegía (casi 17 minutos) dedicada al asesinato de John F. Kennedy. El relato, la visión o el repaso a unos hechos trágicos…

…en un tiempo que de repente nos ha tocado vivir, casi apocalíptico. La tormenta desatada, el tsunami. Ceremonia global —también— del exceso de confianza, de la imprevisión, de la confusión, de la incompetencia. Terrible efecto dominó. Un diminuto virus pone en jaque a la humanidad. La demostración del poder desbocado e imprevisible de la naturaleza. He hablado en este blog de otros posibles y futuros efectos dominó. Del poder de la naturaleza. Quiero recordarlo y remarcarlo ahora. Ojalá, cuando todo vuelva a cierto nivel de normalidad, que esta amarga y dolorosa lección sirva para algo, para reflexionar. El mundo debería cambiar; el mundo va a cambiar; el mundo está cambiando. Cambia, pero no todo lo que sería deseable. Porque mientras tanto tengo —tenemos— que ver y oír en los medios de comunicación cosas como éstas…

«It’s going to disappear. One day it’s like a miracle, it will disappear»

(Donald Trump). O…

«Si la política de aislamiento continúa tendremos el caos y el virus juntos», calificando al coronavirus de «gripezinha» (gripecita). (Jair Bolsonaro).

Dos negacionistas del cambio climático, casualmente. Lo que es también una plaga y una pena es que auténticos imbéciles estén al frente de algunas naciones. No tengo piedad en este blog con los imbéciles*. Lo siento. Boris Johnson… otro cretino de campeonato. Pero vamos a dejarlo aquí. Ahora, los gobiernos de todo el mundo hacen lo que pueden. Y hay que apoyarles, en la medida de lo posible. Y ser positivos. Y confiar. No quisiera tan solo resaltar las imbecilidades que tenemos que oír por ahí. También se oyen cosas hermosas…

«Esta crisis va a sacar lo mejor de las personas»

(Pedro Sánchez; aunque la gestión del gobierno español también sea más que criticable, por otro lado).

*Es que soy un malhablado (y muy malo) y parece que no tengo remedio. Quería en realidad decir que «ambos son el súmmum de la inteligencia, del buen quehacer político, de las artes comunicativas y del respeto a sus adversarios y al planeta».

La naturaleza humana, para bien y para mal, también aflora en esta crisis, como no podía ser de otra manera. Así vemos algunas mentalidades muy cortas de vista, como los tristes ejemplos mencionados. La naturaleza humana, en su lado más oscuro y terrible también se ve reflejada en esos trágicos acontecimientos evocados en el tema de Dylan. Más de un paralelismo puede extraerse de ambas situaciones, el asesinato del presidente demócrata en 1963 y la crisis actual. ¿Pequeños pasos en dirección al abismo, a la oscuridad? ¿El declive, la decadencia de la civilización occidental? ¿Fallas terribles en el sistema?

Being led to the slaughter like a sacrificial lamb
Siendo llevado al matadero, como un cordero para el sacrificio
(…)
Shot down like a dog in broad daylight
Disparado como a un perro a plena luz del día
(…)

You got unpaid debts, we’ve come to collect
We’re gonna kill you with hatred, without any respect
Tienes deudas que pagar; venimos a cobrarlas
Vamos a matarte con odio, sin ningún respeto

Una letra dura, demoledora, realista. La naturaleza humana, o una parte de ella (la maldad), también. La letra está plagada de referencias y guiños a la cultura moderna y occidental, a héroes y grandes nombres de la música.

Una traducción más que aceptable aquí. Una reseña más que interesante aquí. Unas acotaciones o comentarios muy suculentos y bien traídos sobre diversos fragmentos de la letra aquí.

¿Una larga letanía, una especie de liturgia? Un tema ciertamente balsámico. La grandeza de la música. La música, al fin y al cabo, como portadora de esperanza («Es siempre la esperanza un ser de plumas / que en el alma se posa») y de calma. La música como bálsamo, estos días…

 

 

 

Publicado en OPINIÓN, ROCK, SOCIEDAD | 16 comentarios

Érase una vez… un rey emérito inviolable

Hoy os traigo un bonito cuento de hadas, niños y niñas…

Cuando la ocasión o la causa lo merecen me salto el guion y quizá toda lógica y en este blog aparecen contenidos digamos que “especiales”. Ésta es una de esas ocasiones en que lo merece. Hoy en este blog no va a sonar más que una simple cacerolada…

A las doce de este mediodía ha estallado una cacerolada en los balcones y terrazas de muchísimas ciudades y poblaciones de la geografía española. ¿El motivo… ?

«España ha seguido de forma desigual la cacerolada convocada al mediodía de este miércoles para pedir que las presuntas comisiones cobradas de Arabia Saudí por el rey emérito Juan Carlos I, que investiga la Fiscalía suiza, se donen a la sanidad para hacer frente a la crisis del coronavirus.

Esta reivindicación, organizada de nuevo en los balcones, se ha convocado a través de mensajería instantánea y redes sociales y tendrá una réplica a las 21.00 horas, coincidiendo con el mensaje que el rey Felipe VI dirigirá a los españoles. Su seguimiento ha sido desigual en las distintas ciudades e incluso en los barrios».

Nos cuenta esta noticia un medio de comunicación totalmente fiable y solvente. Nada de “fake news”, de tergiversación o enfoque tendencioso. Es pura transparencia informativa y plena actualidad. Sigue la misma fuente…

«Esta iniciativa se une a varias recogidas de firmas organizadas en la plataforma Change.org, que piden que esos fondos pasen a ser dinero público. Dos peticiones diferentes, bajo los títulos “Destinar la herencia de Felipe VI y la asignación del Rey Emérito a la Sanidad Pública” y “Felipe VI, exige a tu padre que transfiera el dinero de Suiza a Sanidad” acumulan cada una alrededor de 160.000 firmas (…).

El pasado domingo, el primer día con el estado de alarma en vigor, el rey Felipe VI anunció que renunciaba a la herencia que personalmente le pudiera corresponder de su padre, don Juan Carlos (…).

El Palacio de la Zarzuela informó de estas decisiones después de diversas informaciones publicadas el pasado fin de semana en las que se asegura que Felipe VI es beneficiario de una sociedad “offshore” creada por el rey Juan Carlos vinculada a una donación de 65 millones de euros de Arabia Saudí.

La Fiscalía suiza considera que 100 millones de dólares procedentes del rey saudí Abdul Aziz Al Saud llegaron a una cuenta en Panamá… ».

madrid-rey-abdulaziz-principes-conferencia_ediima20200306_0115_20

Es decir, que estamos en una especie de cuento de hadas. En pleno siglo XXI, en pleno año 2020 —con la que está cayendo, con el dificilísimo y duro momento que estamos viviendo— todavía existen monarquías, reyes y reinas, que parece que disfrutan de muchísimos privilegios. Parece que no todo el mundo es igual ante la ley; parece que ciertas personas, o cargos de poder, no pueden ser llevados ante la justicia para rendir cuentas. Unos son «más iguales que otros», como se apuntaba brillantemente en Rebelión en la granja (Animal Farm), la divertida y punzante novela de George Orwell. No sé qué más ingredientes podríamos añadir a esa fábula. Quizá carrozas en forma de calabaza, princesitas que pierden zapatos por el camino y sapos encantados. Ah, sí… que no se nos olvide este elemento: un populacho sumiso y servil, tembloroso ante el poder de sus señores y que bese el suelo por donde pisan. Populacho que cargaría con todas las penurias materiales de la existencia —en pleno 2020 esto no ha cambiado, es obvio— mientras que otros individuos parecen pertenecer a una clase o una casta superior. La aristocracia —o la realeza— y los plebeyos, el pueblo llano. Siempre ocupado y preocupado en andar tras «la iluminación», es obvio que nuestras mentes y nuestra comprensión pueden iluminarse muchísimo si entendemos el sentido de esta frase: «vivir a cuerpo de rey». Ah, claro: quiere decir vivir más que bien, con más que holgados bienes económicos, y encima hacerlo a costa de los demás (de nuestros impuestos, oh, plebeyos y plebeyas; no añado «despertad» porque sospecho que ya lo estáis en este aspecto).

66c8b8211c59d59d65370237459f4562

¿Vivimos inmersos en un cuento de reyes, príncipes y princesas, y no me he enterado? Eso es muy fuerte…

Este mismo medio informativo, en noticia fechada el día 10 de este mes, nos explicaba por qué este señor, el rey emérito, resultaba «inviolable» o «intocable» ante la ley:

«La Mesa del Congreso ha rechazado este martes las peticiones de comisiones de investigación relativas a don Juan Carlos I, presentadas a raíz de conocerse que la Fiscalía suiza está realizando una investigación sobre una supuesta donación de 100 millones de dólares atribuida a Juan Carlos I y con destino a su amiga Corinna Larsen, un dinero presuntamente vinculado con comisiones de Arabia Saudí.

Con esta decisión, la Mesa sigue el criterio de los letrados de la Cámara, que este lunes se mostraron contrarios a la admisión de la comisión de investigación reiterando que, conforme a los antecedentes y la interpretación que viene haciendo el Tribunal Constitucional sobre la posición de la Jefatura del Estado, no procede su tramitación, según indicaron fuentes parlamentarias a Europa Press.

En total, se presentaron dos solicitudes para crear una comisión de investigación. Una de las peticiones fue registrada por ERC y el Grupo Plural (…). La otra fue promovida por Unidas Podemos (…). En su texto se hablaba de la “presunta comisión de, entre otros, posibles delitos de blanqueo de capitales” y se indicaba que “no resulta descartable que los mismos se estén ejecutando actualmente o se hubieran ejecutado con posterioridad” a la abdicación del rey Emérito, que tuvo lugar en junio de 2014, momento, subrayan “en el que dejó de ser inviolable conforme al artículo 56.3 CE”».

16608519_303

Si los reyes y reinas son, como muchos afirman, meras figuras representativas o simbólicas, entonces un rey emérito es mucho más simbólico, si cabe. Tanto, que puede salir por la puerta falsa sin hacer demasiado ruido, y además irse de rositas. Claro que esos 100 millones de dólares, o 65 millones de euros, de simbólicos no tienen nada. Estamos en el marco de unas informaciones y de una investigación puesta en marcha —pero no en el país de las carrozas, los ratoncitos-paje y los reyes inviolables—, así que esos capitales y procederes, así como delitos, han de llevar el marchamo de «presuntos».

Otras dos expresiones muy utilizadas iluminan mi mente: «taparse las vergüenzas los unos a los otros» y «las cloacas del Estado». Siempre habrá quien afirme y sostenga con vehemencia, cuando así les interese, que no existen ningunas «cloacas del sistema». Que se lo pregunten a Julian Assange, por ejemplo, si damos un salto a la escena global. Un señor que a mi parecer debería ser considerado un héroe, por destapar y mostrar al ciudadano de a pie tantos delitos, tanta indecencia, tanta mierda. Perseguido y a punto de ser juzgado por sencillamente contar la verdad.

5e6e7dcd19811

Así que nos topamos de bruces con la verdad y la realidad. Como podéis ver, no se trata de ningún cuento de hadas. Y que de «bonito» no tiene nada. Mientras el coronavirus azota a toda la población sin distinción de clases y devasta absolutamente la economía, tienen lugar chanchullos en los que se manejan cifras millonarias. Dicen que la cacerolada volverá a sonar a las nueve de esta noche, justo cuando el actual monarca se dirija a la nación. Y estoy seguro de que será así. Un gesto loable desvincularse de esa fortuna y de esa herencia, pero…

«Felipe VI, exige a tu padre que transfiera el dinero de Suiza a Sanidad»

… me parece una excelente letra para una canción. Una letra que seguramente le gustaría a cierto rapero mallorquín. Claro que decir simplemente la verdad a veces puede desembocar en otro tipo de letra, «injurias al rey». Este rey emérito, que tantas veces ha afirmado amar España y a los españoles, ahora tiene la oportunidad perfecta —y por extensión la Casa Real como institución— de demostrarlo.

Cacerolada. No es ninguna «música celestial». Solamente es ruido. Pero es bienvenida y bienintencionada. Porque se trata de una causa justa, razonable y necesaria. Mi cacerolada es esta: darle ahora al botón de «publicar».

En San Sebastián…

En Salamanca…

En Palma de Mallorca…

 

 

Publicado en OPINIÓN, SOCIEDAD | 10 comentarios

U2: One

Este pasado viernes al mediodía, el cantante y guitarrista del pasillo del metro, del que ya he hablado en un par de ocasiones, estaba interpretando este tema. Sin duda alguna este señor tiene un gusto musical excelente.

Según mi criterio, One es una de las mejores canciones del repertorio de la banda irlandesa. Extraordinariamente bella y de las más emblemáticas que han compuesto. De hecho, dentro del microcosmos musical del grupo se ha convertido en un himno. El tema tiene ciertamente un tono místico, pues alude a la unidad que subyace en todo. Más concretamente a la unidad que hace que los seres humanos seamos “Uno”, aunque suene redundante. Una especie de “comunión” en el amor. Y para acabar de rematarlo, Bono añade unas frases de claro corte religioso o espiritual en este directo…

Hear me coming, Lord! Hear me call, hear me knocking, knocking at your door!

Como curiosidad decir que en este vídeo Bono aparece con un look bastante insólito: con el pelo muy corto (gira del año 1997, U2 PopMart Tour). One es el tercer corte del álbum Achtung Baby, publicado en 1991. Un muy buen disco. Cuidado, porque el tema (de hecho el disco entero) está producido por Daniel Lanois y Brian Eno.

Acabo de leer —y todo esto no lo sabía— que este álbum se grabó en un estudio de Berlín, con el tema de la reunificación alemana de fondo. Había cierta desunión entre los miembros del grupo, curiosamente —fractura en las relaciones— y discrepancias entre sus miembros acerca de qué dirección debían tomar las nuevas canciones y cuáles debían ser el sonido y el estilo a adoptar. Continuista o rompedor, por decirlo de forma simplificada. Todas estas tensiones se suavizaron cuando improvisaron el tema One a partir de unos acordes de guitarra que The Edge había creado. Es decir, que hay bastante simbolismo detrás de este tema, y eso se refleja en su letra. La canción fue unánimemente aclamada por la crítica al poco de salir como single.

Aquí está el tema, con las letras en inglés y en castellano. Para que quede bien claro de qué están hablando…

¿Está ahora mejor, o aún sientes lo mismo?
¿Será más fácil para ti
ahora que tienes a alguien a quien culpar?
Dices: un amor, una vida,
cuando en la noche es una necesidad.
Un amor, podemos compartirlo,
cariño, te deja si no te preocupas de ello.

¿Te decepcioné?
¿O te dejé un mal sabor de boca?
Actúas como si nunca hubieras tenido amor,
y quisieras que yo me fuera sin él.
Bueno, esta noche es demasiado tarde
para sacar a la luz el pasado.
Somos uno, pero no somos iguales,
podemos llevarnos bien el uno con el otro,
aguantarnos el uno al otro… uno.

¿Has venido aquí a por el perdón?
¿Has venido para resucitar a los muertos?
¿Has venido aquí a jugar a ser Jesús
con los leprosos en tu cabeza?
¿Te pedí demasiado?
Más que un montón.
Tú no me diste nada, ahora es todo lo que tengo.
Somos uno, pero no somos iguales.
Bueno, nos hicimos daño, luego lo hacemos de nuevo.

Dices que el amor es un templo, el amor, la ley suprema,
el amor es un templo, el amor, la ley suprema.
Me pides que entre, pero entonces haces que me arrastre.
Y no puedo aferrarme a lo que tienes
cuando todo lo que tienes es dolor.

Un amor, una sangre, una vida,
tienes que hacer lo que deberías hacer.
Una vida el uno con el otro.
Hermanas, hermanos.
Una vida, pero no somos iguales,
podemos llevarnos bien el uno con el otro,
aguantarnos el uno al otro.
Uno, uno.

71wralrtbdl._sl1000_

r-979077-1259929503.jpeg

 

 

Publicado en ROCK | 8 comentarios

Polo Montañez: Un montón de estrellas

polo_montanez2-755x490-1

La pura verdad es que esta canción forma parte de mi vida. Y de una forma bastante directa. Voy a contar la historia, que como se verá va mucho más allá de lo estrictamente musical. Hacia el año 2001 comencé a viajar a Cuba, de una forma bastante asidua. Mi primer viaje fue en verano de ese año (el único contratado a través de agencia), pero ya repetí a finales de ese mismo año, hacia el mes de noviembre. Lo recuerdo perfectamente porque los atentados del 11-S estaban muy recientes y el impacto de los acontecimientos había hecho mella en la mayoría de la población mundial. Y más aún si te subías a un avión a las pocas semanas…

Voy a contar la verdad, así que voy a ser claro, directo y sincero. Entre otras muchas razones porque aborrezco absolutamente la hipocresía, la falsedad y también las apariencias y las mentiras. El principal motivo para viajar hasta allí hay que buscarlo en clave femenina. «Cherchez la femme» dice el proverbio. «Les femmes» en este caso. Sé que esto va a sonar fatal, y en absoluto políticamente correcto. Y menos en los tiempos que corren, donde, dicho sea de paso, la inmensa mayoría de reivindicaciones que se hacen me parecen esencialmente bien, y las apoyo. Hablando de aborrecer, también aborrezco el machismo, el patriarcado y el considerar a las mujeres un mero objeto sexual. Por eso va a chocar lo que voy a decir. Pero no pretendo abrir el melón del debate. Cuento los hechos —la verdad, con sinceridad— y que cada uno piense lo que quiera. La verdad es que siempre me han atraído mucho, muchísimo, las mujeres de raza negra. Acababa de estar en Cabo Verde y “necesitaba” más. Quería más. De hecho, lanzarme de cabeza tras comprobar de primera mano la extraordinaria belleza de algunas de estas mujeres (es simplemente una preferencia, que bien pensado es bastante relativa). Pero en el archipiélago africano no viví ninguna aventura, en absoluto. Quizá por eso. Entonces… ¿turismo sexual? Podría decirse que sí, o muchas personas pensarán sin género de duda que de eso se trata/trataba. Bien, no voy a ofenderme por ello; y a estas alturas de mi vida no me preocupa en exceso lo que puedan pensar, que pueda ser potencialmente absuelto —que se me dé una especie de visto bueno— o condenado y criticado. O ya “marcado”, que se me cuelgue una etiqueta y listos: a eso me refiero con la hipocresía social. De acuerdo, este relato tiene un componente de justificación, pero mayormente de explicación y exposición. Y de la misma manera me gustaría despertar esencialmente la comprensión; no pido tanto como la aprobación total.

Es cierto: toda esta parrafada es una justificación o explicación de los motivos que me llevaron a viajar a Cuba. Muchos omitirían esta parte, sencillamente no esgrimirían ningún motivo; o los maquillarían, los disfrazarían con ropajes mucho más presentables. O mentirían como bellacos; o serían unos falsos exponiendo los porqués (a eso me refería y eso es lo que no haré). También podríamos enfocarlo así, reduciendo la cuestión a su expresión mínima: sí, el sexo estaba entre mis motivaciones o entre mis pensamientos a la hora de viajar a la isla. No creo que así suene tan mal. De la misma manera que el sexo está en el pensamiento de millones de personas normales y corrientes en el día a día. Claro, pero viajar a Cuba para… es otra cosa ligeramente distinta.

He sido claro. Lo que ocurre es que la expresión «turismo sexual», por lo menos en el caso de Cuba, es una simplificación excesiva que distorsiona la realidad. Porque en esta vida nada es absolutamente blanco ni negro. Viajas para conocer un país nuevo y diferente, una cultura también distinta y muy rica, una forma de entender y vivir la vida también absolutamente distinta a la de aquí. Sin quitarme ni quitarnos el sexo de la cabeza, viajas para conocer el país y a sus gentes. Que en el caso de Cuba no es un aspecto menor; más bien el polo diametralmente opuesto. Porque es casi imposible que no te involucres con la gente allí, a poco que te relaciones y convivas; a poco que te dejes permear por lo que te rodea. No es ningún tópico, sino algo absolutamente cierto: el pueblo cubano es abierto, amable y hospitalario. Y muy cálido y divertido. Es verdad: hice bastantes conquistas, totalmente efímeras y bastante discutibles (entenderé si alguien piensa que resulto patético). Pero ese era el objetivo: tener experiencias, vivir aventuras, divertirse, pasarlo bien. Conocer gentes, conocer mujeres. La experiencia, en el amplio sentido, es vital, y además muy intensa. De hecho ha sido una de las partes más importantes de mi vida. Y no me arrepiento de nada ni cambiaría prácticamente nada; viví experiencias, aventuras, me divertí, salí de noche, aprendí a bailar salsa, desfasé bastante, hice unas cuantas locuras, hice amistades… y por supuesto me empapé de música, pues viajaba con las orejas muy abiertas. Así que el sexo acaba siendo solo un ingrediente más (genial) de un cóctel extraordinario.

1

En pocas palabras, fui bastante feliz en mis viajes a la isla. Pero sucedió algo más, y esto no es ninguna mentira o “creación literaria para redondear un relato en un blog”: encontré el amor. El amor, de hecho, me redimió. Aunque seguía siendo un “cabra loca”. La que acabó siendo mi pareja estable, y que después se convertiría en mi mujer (todo terminó mal tiempo después, en divorcio, por si alguien se hace la pregunta) fue la que me habló por primera vez de Polo Montañez. Me contó que acababa de morir y que eso de alguna manera acrecentaba su ya leyenda en claro crescendo. Es fuerte, porque murió el 26 de noviembre del 2002, para ser exactos: en la época que yo viajaba allí con frecuencia. En un momento determinado escuché la canción por primera vez, y enseguida me llamó la atención: por su hermosa melodía, que a la vez era pegadiza y rezumaba una sencillez casi luminosa (una de sus virtudes). También por la letra, otro de sus fuertes. Y además, porque una frase como «porque yo en el amor soy un idiota» es muy difícil que te pase desapercibida. Más si te sientes bastante identificado. Así que empecé a oírla y me fue calando, hasta convertirse en una de mis preferidas de aquellos tiempos. Y de hecho, letra aparte, podría decir que es una de las canciones más bonitas que jamás he escuchado. Digo “letra aparte” porque ésta puede resultar algo polémica: se habla de una mujer que claramente es “la mala”, muy mala de la historia. Podría interpretarse como una letra misógina, pero sinceramente no creo que Montañez fuera un misógino en absoluto: sencillamente habla de una historia que fue mal, de desamor, dolor y sufrimiento. Cuando amas con el corazón y la otra persona no siente lo mismo: eso está narrando en una letra y canción más que notables.

polo-montanez-300

Polo Montañez fue el nombre adoptado artísticamente por Fernando Borrego Linares, nacido en la zona de El Brujito, en la provincia cubana de Artemisa, el 5 de junio de 1955. De orígenes muy humildes, nació en el seno de una familia campesina. Tuvo once hermanos y fue el penúltimo hijo de la pareja Borrego Linares.

«Su padre se dedicaba a hacer carbón por lo que iba de un lado a otro del lomerío siempre buscando la forma de estar cerca del monte, su principal materia prima; cambiaba constantemente de casa las cuales construía humildemente con techos de guano, yaguas y pisos de tierra.

[…]

Polo se subía en un cajón y tocaba la tumbadora que no era más que un tronco de aguacate pulido con cuero de panza de vaca; pronto comenzó a cantar y a tocar guitarra convirtiéndose en el líder del grupo. Laboralmente, tuvo varias ocupaciones: carbonero, ordeñador de vacas, tractorista y cortador de caña, entre otras».

(Cita de un interesante y completo artículo en todocuba.org; seguiremos con el color azul para esta fuente).

Sí, a los 7 años aprende a tocar la tumbadora. Su padre se llamaba Julio y su madre Lucrecia, y con ellos se inició musicalmente. La tumbadora…

«La conga tumbadora es un instrumento membranófono de percusión de raíces africanas, que fue desarrollado en Cuba. Además de su importancia dentro de la percusión en la música afrocubana, la conga se convirtió en un instrumento fundamental en la interpretación de otros ritmos latinos como la salsa, el merengue y la timba cubana».

(Fuente: Wikipedia).

220px-congas

«Comenzó a los 7 años “golpeando los cueros de una tumbadora” en las fiestas familiares, según decía. Su padre tocaba el acordeón y la madre bailaba. Se crió en un ambiente muy musical, a pesar de los apremios económicos familiares. Durante las noches escuchaban la radio, el único entretenimiento posible en ese momento, donde el pequeño Fernando se aprendía de memoria, con gran facilidad, las canciones románticas de los cantautores españoles e italianos […]. Más tarde se interesó por las cuerdas, ejecutando la guitarra con notable talento y un oído musical impecable. “Ahora me doy cuenta de que entre las cuerdas y la percusión estaba el camino de la música cubana, el que más tarde me trazaría como un objetivo en la vida”. Luego formó parte de un sexteto familiar integrado por su padre, sus hermanos y otros familiares y amigos».

(De la web vidapositiva.com; seguiremos con el verde para esta fuente).

«Compuso su primera canción en 1973, a la que tituló “Este tiempo feliz”, después siguió creando, pero guardaba sus números en una gaveta porque no los consideraba de valor.

[…]

Realmente, muy pocos en la familia de Polo confiaban en que alcanzaría la fama tan rápido, dicen que en apenas tres años todo cambió radicalmente. Su vida en las montañas, allá en Candelaria (antigua provincia Pinar del Río, hoy Artemisa) se convirtió en un constante ir y venir por el mundo. Y el responsable de eso fue un señor nombrado José da Silva, presidente de la disquera Lusáfrica.

Al fundarse el Complejo Las Terrazas, Polo y su grupo comenzaron a actuar en las diferentes instalaciones turísticas del lugar, entre ellas el Hotel Moka, Rancho Curujey y el Cafetal Buenavista. En ese quehacer, lo conoció el propietario de una disquera y decidió hacerles una audición que terminó en la proposición de un contrato para grabar varios discos. Fue entonces cuando comenzaron a llamarse “Polo Montañez y su grupo”, en aras de una mejor promoción musical».

Así es: ese “pez gordo” fue el caboverdiano José da Silva, fundador y presidente del sello discográfico Lusáfrica. Lo que iba a ser una simple audición se convirtió en la firma de un contrato. Recordemos que la “disquera” Lusáfrica fue la responsable del salto al estrellato de Cesária Évora, pues da Silva fue su descubridor. Se han especializado en músicos de habla portuguesa pero también han ido a “pescar” artistas a los Estados Unidos, Brasil o… Cuba.

«De ahí nació el CD Guajiro Natural del cual se vendieron en Colombia más de 40.000 copias para obtener los Discos de Oro y Platino y ser reconocido como el artista internacional más escuchado.

En menos de tres años y con solo dos discos grabados, Polo Montañez saltó a la fama y se convirtió en ídolo popular en Cuba, gracias, entre otros detalles, a su sencillez y a un carisma que cautivaba. Su esencia campesina, que defendió incluso en los sitios más citadinos de dentro y fuera de Cuba, ayudó a fomentar esa especie de veneración que le profesaban.

Las cifras de espectadores a sus conciertos rompieron todas las expectativas. Sumaban miles y miles los niños, jóvenes, adultos y ancianos los que abarrotaban los lugares donde se presentaba.

[…]

Genéricamente, se adscribe a distintos tipos de sones, guarachas o piezas cercanas a la canción. Es así como se aproximaba a un examen musical de las piezas de alguien que componía sin saber escribir las notas musicales de sus obras, de modo que tenía que contratar a un transcriptor cada vez que concluía una melodía, o memorizarla en un esfuerzo grandioso».

Aquí tenemos la historia, que no es poca cosa: un artista absolutamente autodidacta; un músico sin ninguna formación; un guajiro, exponente de la vida y la esencia campesina; más de cuarenta mil copias vendidas en Colombia de su primer disco, que le supuso los Discos de Oro y de Platino. Y el salto a la fama en su propio país en un abrir y cerrar de ojos.

Este mismo artículo (donde se explican detalles de su vida privada y al final se reseña toda su discografía) nos explica que Montañez mezclaba muy hábilmente los distintos géneros en sus canciones, pero respetando los patrones de cada uno. La parte instrumental estaba muy trabajada también. Una muestra de esa mezcla de estilos la tenemos en el tema que nos ocupa hoy: la segunda mitad de la canción da un giro evidente hacia la salsa.

hqdefault

«A los 44 años contaba con más de 70 canciones propias, escritas de forma autodidacta, pues no tenía ninguna formación profesional ni conocimientos musicales que no sean los que aprendió de escuchar los sonidos del monte. Su banda simplemente seguía el tono de su voz con los instrumentos […].

Su popularidad comenzó con la salida al mercado internacional de su primer disco “Guajiro Natural”, grabado por la casa discográfica LUSAFRICA, la que un año más tarde patrocinó su segundo CD titulado “Guitarra Mía”.

En menos de un año —la segunda mitad del 2001— pasó a encabezar las listas de éxitos de las radios del país con el tema “Un montón de estrellas”. Con este y otros temas de su primer disco, Guajiro natural, conquistó al público colombiano y se abrió paso en otros países de América Latina y de Europa occidental. Tras su muerte salió al mercado un tercer disco de tributo a su memoria».

En el año 2000 sale al mercado…

cd-polo-montac3b1ez-guajiro-natural

Y en el 2001…

cd-polo-montac3b1ez-guitarra-mia

Me produce cierta emoción hablar de este personaje, lo confieso. Da la sensación de que ya gozaba de cierta aureola de leyenda en vida: por esa personalidad tan auténtica, por su enorme talento, y por esa meteórica ascensión al éxito. Leyenda que se acrecentó tras su muerte —y esto pude percibirlo allí en Cuba de primera mano—.

«El 20 de noviembre de 2002, en viaje de regreso de ciudad de La Habana hacia San Cristóbal, impactó su auto contra un camión en la zona conocida por La Coronela, resultando gravemente herido».

Falleció a los seis días, a causa de las heridas.

«[…] en el cementerio de Candelaria lo despidió el Himno Nacional y aquel canto suyo al montón de estrellas. Desde entonces, sus canciones han dejado mucha luz, entre tantos que lo admiran y lo cantan. Su obra quedó para la historia de la música popular cubana».

Tras su muerte se publicó ese tercer disco mencionado, así como varios libros, otros álbumes con temas inéditos, un DVD, etc.

Polo Montañez visitó cinco veces Colombia para actuar allí; en dos ocasiones Francia. También estuvo en Portugal, Bélgica, Países Bajos, Italia, México, Ecuador y Costa Rica. Compartió escenario con artistas como Rubén Blades, Andy Montañez, Margarita Rosa de Francisco, Cesária Évora, Cándido Fabré, Compay Segundo, Eliades Ochoa, Adalberto Álvarez, Danny Rivera o Gilberto Santa Rosa, entre otros.

Como última curiosidad, digamos que en el grupo de Montañez tenía un papel destacado una guitarra que se denomina «tres» («el tres cubano es un instrumento cordófono, derivado de la guitarra que surgió en la isla de Cuba, más específicamente en las zonas rurales del oriente cubano»). Suele llevar tres cuerdas dobles y a la persona que lo toca se la denomina «tresero»…

342bsonero2b252842529

Y el propio Montañez tocaba un instrumento de percusión que se denomina güiro, y que se hace sonar raspando. Los tradicionales se construían a partir del fruto seco del calabazo. Se utiliza mucho en Brasil y en otros países latinoamericanos…

guiro-instrumento-musical

osjyf

«… que ha sufrido mil derrotas». La gracia está en levantarse y seguir adelante. Aquí tenemos la canción…

Vuelvo a mis reflexiones para cerrar el círculo. Quizá alguien podrá preguntarse cómo encaja todo lo narrado aquí con mi «giro» espiritual de los últimos tiempos. Muy fácil: tal «giro» no es ningún giro en absoluto. La fascinación y el interés por la espiritualidad (y la figura del Buda) me acompañan desde mi adolescencia. Ya estaba presente mucho antes del viaje a Cuba. Y después también. Simplemente digamos que se ha mantenido latente y ahora ha «explotado».

Veo toda esta historia narrada aquí como algo ya un poco lejano en el tiempo. Quedó atrás, está superado. Mi vida ha cambiado mucho y mi persona también, bastante. Además es obvio que la vida que llevo aquí nada tiene que ver con las experiencias vividas allí. A no ser que hubiera surgido —o hubiera buscado— una manera de llevar una vida aquí con algunas similitudes. Frecuentar ambientes latinos o cubanos, por poner un ejemplo.

Creo en verdad que el Buda (la conciencia búdica, la inteligencia impersonal, invisible y no manifiesta) es el único “actor” de todas las películas, historias y dramas. Que se expresa a través de o “se encarna” en millones y millones de vidas: las nuestras, y las de todos los seres sintientes. Esa Conciencia o Mente Única es el sustrato o elemento común de fondo. Podrá sonar extraño, abstracto o vago (o ridículamente metafísico) pero es algo tan simple y tan obvio que por eso es tan fácil que se nos escape. La Conciencia “antes” o “por debajo” de los pensamientos y del yo.

En fin, que el Buda es esa hormiga o araña que un desaprensivo o un despistado aplasta; el Buda es un despiadado militar rociando con napalm las selvas vietnamitas; es el violador o asesino inhumano y cruel y también es la pobre niña a la que extirpan el clítoris; el Buda es el más gilipollas y abominable de los altos ejecutivos de Wall Street (o de los acosadores sexuales de Hollywood) y también la persona más pobre y humilde del planeta, pero con el corazón más generoso y luminoso. Vive y protagoniza todas esas vidas, arropado en personalidades individuales.

ataque-de-napalm-010af7a372fe74fd0692aafe8d3f5c3d

Por esta razón no existe ningún «problema» o «contradicción» con la historia narrada aquí, con esas vivencias. Cualquier ciudadano de cualquier procedencia que viaje a La Habana o a cualquier otra ciudad del mundo para divertirse, desfasar, tener sexo y vivir aventuras y emociones también es una expresión de la budeidad. «El Buda» es simplemente un símbolo. Ya no existe, porque fue un personaje histórico (en realidad unos cuantos). Es un símbolo de esa conciencia impersonal.

Si has sido una persona atenta, sagaz, intuitiva y sensible leyendo esta entrada es muy posible que hayas caído en la cuenta de lo que significa en buena medida ésta: liberarse; soltar lastre; exorcizar mis demonios; cicatrizar posibles heridas; abrir las ventanas y airear la casa (en una ocasión lo expresé de forma figurada: «que corra el aire fresco»); psicoterapia; contar mis tribulaciones en un imaginario diván a un imaginario psiquiatra o amigo; limpiar mi (mala) conciencia; hacer público lo privado. No es tan difícil entender en qué consiste esa liberación, ese soltarse de las cadenas del samsara.

Disculpad si en una misma entrada he mezclado temas tan distintos: es que no creo en los compartimentos estancos en la vida. Así se obtiene una visión de conjunto, que me parece la más acertada. Esta entrada, aparte de un acto de agradecimiento y tributo, es otro pequeño escalón en ese camino hacia la paz interior.

Publicado en CANCIÓN DE AUTOR, HOMENAJES, OPINIÓN, POP LATINO, SALSA | 12 comentarios

Coldplay: Trouble

Vuelvo a dar “la plasta” con lo del cambio climático y el calentamiento global… soy más pesado que una vaca en brazos…

«El ejemplo de Greta Thunberg de dejar de viajar en aviones para reducir la contaminación llega a la música. La banda británica Coldplay ha anunciado en la BBC que van a dejar de hacer giras internacionales hasta que estas sean respetuosas con el medio ambiente.

El grupo liderado por Chris Martin estrena este viernes su último álbum de estudio, Everyday Life, pero no tienen programado hacer un tour internacional como hicieron con discos anteriores. “Nos tomaremos un año o dos para determinar cómo hacer nuestros traslados de forma sostenible o de forma que sean activamente beneficiosos”, ha desvelado el cantante a la BBC.

(…)

Ahora estos músicos quieren ser un ejemplo en la industria y crear consciencia sobre la emergencia climática en la que vivimos. “Nuestra próxima gira será la mejor versión posible ambientalmente (…) Nos decepcionaría si no fuera con carbono neutral. Nuestro sueño es tener un espectáculo sin plásticos de un solo uso y en el que se use en gran medida energía solar”, ha detallado Chris Martin».

(En La Vanguardia)

Ya solamente por este gesto, venzo la pereza y la serenidad y ecuanimidad búdicas y la indiferencia y me decido a dedicarles esta entrada. Creo que se la merecen. ¿Esta decisión es solamente un gesto cara a la galería? ¿Postureo, parafernalia? ¿Un movimiento para quedar como chicos sensibles, buenos, concienciados, guays-guays-guays? ¿Es incluso un gesto tonto y absolutamente insuficiente, anecdótico? Bueno, visto el panorama, con una inacción y una estupidez institucional bastante generalizada en todo el orbe por parte de tantos gobiernos, desde luego que es un gesto absolutamente insuficiente y casi anecdótico, hoy por hoy. Quizá decir “inacción” no sería del todo correcto: se están haciendo cosas —o mejor, se están planeando, preparando; se están tomando decisiones— pero ya vemos que el ritmo al que se avanza es bastante semejante al paso de la tortuga: “tranquilos, hay tiempo; ante todo mucha calma; podemos permitirnos 10, 20, 30 años más emitiendo gases contaminantes, que no pasa nada”. Mientras tanto Australia es pasto de las llamas (incluyendo a sus pobres koalas) y Venecia cada vez más hundida y anegada.

Volviendo al gesto y la decisión de la banda: pues dependerá de con qué ojos miremos esa acción; con qué espíritu, con qué mentalidad; si vemos el vaso medio lleno o medio vacío. Es un gesto en la buena dirección; es una acción correcta y acertada, y eso no es poco. Claro que al pesimista y al escéptico se la va a soplar totalmente; en la intimidad y el secreto de su domicilio soltará una risotada con sorna y un pensamiento más bien negativo. Quiero creer que es una decisión totalmente sincera y honesta; que lo han hecho totalmente convencidos y con intenciones serias. Sin doblez moral; sin buscar solamente un golpe de efecto; sin hipocresía desde el altar planetario que les proporciona la fama. Voy a mojarme y a decir que en mi fuero interno estoy convencido de que lo han hecho con honestidad y convencimiento.

Justamente hoy la televisión catalana, aparte de mencionar la decisión de Coldplay, nos ha hecho reflexionar sobre lo muy dañino que es el tráfico aéreo a nivel mundial. Esa absoluta barbaridad de vuelos a todas partes… esa realidad de que tantísimos habitantes del planeta tomen aviones constantemente para mayormente hacer turismo —y están en su pleno derecho, en verdad— … toda esta tesitura en mi opinión se ha salido ya de madre y está desatada. Esta forma de vida, sencillamente, no es sostenible. Y cada vez lo será menos. No me voy a poner a buscar datos numéricos. Es fácil, cuestión de segundos, saber cuántas toneladas de CO2 emite a la atmósfera un avión en un vuelo de mediano trayecto: es una burrada.

¿Sabías que si la aviación a nivel mundial fuera un país estaría entre los diez primeros que emiten GEI a escala global? Lo ha dicho la televisión, y a todo lo que dice la televisión yo le hago caso como si fuera tonto del culo. No. Estos datos me los creo, pues van muy en serio.

Coldplay… vaso medio lleno. Bueno, va… vasito minúsculo… de chupito.

La banda tiene muchos detractores, cómo no. No a todo el mundo le puedes gustar y caer en gracia. Los tienen a nivel puramente musical y los tienen a nivel de imagen y de cuestiones más sociales. Exactamente igual que U2. Quizá el éxito desata envidias y más si te conviertes en los últimos años en una banda de las que ahora se denominan llena-estadios. Yo no tengo nada en contra de ellos. En ningún sentido. Vale, no son la octava maravilla, musicalmente hablando. Ni la séptima ni la sexta.

Pero sí que siempre me ha parecido una absoluta maravilla este tema suyo. Como unos cuantos más. Speed of Sound es otra preciosidad. Y la verdad es que siempre, siempre, siempre he querido publicar una entrada con este tema. Ya tengo la excusa. Ese piano, esa cadencia, esa calma que primero se me antojaba como la languidez de un ser que se arrastra con dificultad. Ay… a veces los grandes temas requieren de paciencia, de darles oportunidades, de 100 unas cuantas escuchas. Con Trouble me pasó esto.

Este vídeo está muy bien confeccionado y es bonito. Y está subtitulado. Disculpad unas cuantas flagrantes faltas de ortografía que la verdad es que me han hecho reír. No debería —está mal reírse de una persona desconocida que quizá adolece de incultura o que probablemente no ha tenido las mismas oportunidades de una educación de calidad como uno/a— .

Lo dejo. Con faltas. Me mueve el corazón. El vídeo lo tiene. Coldplay lo tiene… y Trouble sin duda también.

 

 

 

Publicado en OPINIÓN, POP, SOCIEDAD | 10 comentarios

Supertramp: Take The Long Way Home (Live 1979)

Acabo de resucitar a un difunto… En julio del 2017 publiqué un post cuyo protagonista era el tema School de Supertramp, en una sensacional interpretación en directo del año 1979. Uno de sus temas capitales y más emblemáticos. Y al cabo de unos cuantos meses constato con decepción y tristeza que el vídeo ha sido eliminado, dejando a mi entrada más que coja. Qué mal; esto da bastante rabia. Por absurdas cuestiones de los derechos de autor, royalties y más menudeces legales, los vídeos originales en directo de la banda británica acaban siendo eliminados al cabo de un tiempo. Como si las discográficas, por ejemplo, no se hubieran ya lucrado más que suficiente durante décadas y décadas… Pero… ¡milagro!, descubro hoy que el vídeo ha sido repuesto, así que he puesto el contenido renovado en dicha entrada. Muy probablemente acabe siendo eliminado de nuevo —pues este nuevo vídeo es reciente, de agosto de este año— .

takethelongwayhome

Y todo esto ha venido motivado por otra de esas “casualidades” propiciadas por YouTube. Casualidades que en verdad son sugerencias inteligentes y personalizadas del Gran Hermano con sus millones de tentáculos. Me tientan con una imagen y un vídeo y allá que voy, lógico… mucho más si se trata de otra interpretación en directo memorable: la del tema Take The Long Way Home, también de 1979.

Confieso sin ningún tipo de rubor que no son pocas las veces que este tema me ha hecho saltar las lágrimas. Por todo lo que significa para mí, por todos los recuerdos implícitos, pero mucho más allá de eso por un simple, demoledor y desnudo motivo: por su descomunal belleza. Ya dije una vez—creo, y si no lo anuncio ahora— que las cosas hermosas me hacen llorar, lo cual para mí es una suerte y una bendición. Los vaivenes melódicos del tema son maravillosos, su cadencia… en fin, para mí estamos ante otra de esas composiciones absolutamente magistrales de Rick Davies y Roger Hodgson. Ya no solamente es la melodía vocal, con sus variaciones, sino también la intercalación y el ritmo que le imprimen los teclados. Otro de los clasicazos de la banda que me atraparía por completo ya en mi adolescencia. Sin ningún género de duda una de las canciones de mi vida. Así que aprovechemos la coyuntura y hagamos un carpe diem musical y digital, puesto que esta interpretación en directo está ahora disponible —también es reciente, septiembre de este año— y es muy presumible que acabe siendo borrada. Todo es efímero. Y ahora esta gema pop brilla. Hoy… mañana no sabemos…

Tao publicaba en su blog esta misma semana…

«Busqué a Dios y solamente me encontré conmigo.

Me busqué a mí y solamente encontré a Dios».

(Rumi, poeta y místico sufí del siglo XIII)

La entrada era simplemente esto. Y por extraño que parezca, me hizo pensar en aquellos divertidos chistes que contaba el humorista Eugenio donde Dios aparecía o cobraba todo el protagonismo. Y busqué. No di con el chiste que tenía en mente pero sí con otros. Y esto me hizo también bucear en la trágica historia personal de este genial cómico. Casi podría decir que he tenido una suerte relativa al no ser plenamente consciente del drama íntimo que vivió, al no entrar en los detalles de su biografía. Solamente estaba informado de una forma superficial de los pormenores de su vida. Cuando estaba en la cúspide del éxito, cuando sus chistes eran conocidos y difundidos en toda España, a Eugenio le sobrevino el drama familiar y personal: su mujer Conchita moría de cáncer de mama y le dejaba viudo con 38 años y con dos hijos. Es obvio que quien murió fue ella —lo cual me lleva a la pregunta y la reflexión de siempre: si lloramos y nos dolemos por el difunto o en realidad por nosotros mismos— , pero también es obvio que él no supo encajarlo ni superarlo. A raíz de ese hecho se hundió en la pena, en la depresión y en una espiral autodestructiva que acabaría con su vida, de un fulminante infarto un 11 de marzo del 2001. Alcohol, tabaco, muchísimo tabaco —tres cajetillas de Ducados al día— , fiestas, excesos, drogas, sexo… y sobre todo una insondable pena, estrés y depresión. Dejó de ser él mismo, en palabras de su hijo Gerard Jofra. ¿Se entiende ahora por qué he dicho “he tenido una suerte relativa”? Porque su caída por el abismo fue muy dura y amarga, y así también es el relato de los hechos. Unos hechos narrados por su propio hijo en una biografía y por un documental obra de Jordi Rovira y Xavier Baig —ambas cosas vieron la luz en el 2018— .

2351850

Un cómico que llegó a recopilar 50 000 chistes en sus cuadernos —realmente asombroso— y que vendió 350 000 copias de su primer casete de chistes. Todo esto y mucho más nos lo cuenta un interesante y duro artículo en El Mundo:

«Su primer casete vendió 350.000 copias. De las tres primeras cintas se distribuyeron un millón de ejemplares. En apenas dos semanas Eugenio pasó de cobrar 10.000 pesetas por un fin de semana entero a medio millón por cada gala, el doble que Martes y Trece, tres veces más que Radio Futura. Se convirtió en el humorista más contratado de España, las colas daban la vuelta a la manzana en cada local, caían los discos de oro, los autógrafos en los escotes, medio país escuchaba sus chistes en el Renault 5, sus frases aparecían hasta en los tigretones y de repente todo el mundo conocía a ese humorista que, según Tip, sonreía por dentro».

Todo esto es “culpa” de Tao y del impresentable de Dios. He querido acordarme de Eugenio, hoy, estos días, con una mezcla de tristeza, emoción y agradecimiento…

Un tío por el campo cazando mariposas tropieza y se cae por el precipicio, pero en plena caída logra agarrarse a una rama y empieza a chillar desesperadamente:

—¿Hay alguien?

Y se oye el eco que dice:

—Alguien… alguien… alguien…

De nuevo:

—¿Hay alguien?

Y el eco:

—Alguien, alguien, alguien…

Por tercera vez angustiadamente dice:

—¿Hay alguien?

Y surge una voz profunda, con personalidad, que dice:

—Sí hijo mío, está Dios. Sigue mis instrucciones. Sin miedo, suelta tus manos y déjate caer al vacío, que antes de que te estrelles contra el suelo mandaré cuarenta mil ángeles mayores al mando del Arcángel San Gabriel que batiendo sus poderosas alas vencerán la ley de la gravedad y succionando el aire te remontarán otra vez hasta el punto de partida.

—Vale, pero… ¡¿Hay alguien más?!

(Aquí hay muchísimos más)

Y… ¿qué tienen que ver Supertramp con Eugenio? De entrada, o en teoría, nada, pero de hecho bastante… A esa mezcla de tristeza, agradecimiento y emoción hay que añadirle sin duda alguna la nostalgia. Tanto Supertramp como Eugenio simbolizan el paso implacable del tiempo, lo que acontece, experimentas y saboreas y ya no vuelve. Tanto los británicos como el catalán irrumpieron con fuerza en mi vida y fueron una parte importante, significativa, yendo mucho más allá de lo estrictamente musical y artístico. Seguramente algunas personas de las que lean esto sentirán también que los protagonistas de hoy son parte de su vida. Ese es el principal nexo, a nivel personal y emocional. Hay otro elemento en común, y es que por una parte Supertramp aluden a los contratiempos de la fama…

And when you’re up on the stage, it’s so unbelievable,
unforgettable, how they adore you,
But then your wife seems to think you’re losing your sanity,
oh, calamity, is there no way out?

… y por otro lado por desgracia la vida de Eugenio fue una dura y amarga parábola del lado oscuro del éxito.

Así que, nostálgicos y nostálgicas, podéis embarcaros conmigo —si queréis— en esta momentánea travesía por el mar de los recuerdos. Pero muy probablemente no será un trayecto en calma; más bien todo lo contrario: las heridas del pasado, las propias nostalgia y tristeza asociadas al hecho de recordar… la constatación de ese rodillo imparable —el paso del tiempo— contra el que poco podemos hacer… algunas cuentas pendientes, quizá errores, arrepentimientos, remordimientos, caminos que se cerraron… todo ello mezclado con lo positivo, lo alegre y lo agradable hará que seamos zarandeados de babor a estribor como monigotes.

4ca580fe92f9d39fa56b20b0f45e0eeb

Se nota y es evidente: por más que lo racionalice, por más que incluso lo acepte y me lo tome con filosofía, emocionalmente siempre me ha producido mucha tristeza el paso del tiempo. Y sigue siendo así. Siento que el tiempo y la vida se escurren entre mis dedos como arena. Como agua que se escapa por el desagüe. Nuestro navío va a estrellarse indefectiblemente contra el acantilado del tiempo, haciéndose añicos. Y los tripulantes vamos a… desaparecer.

Así que… carpe diem.

Chicos…

Chicas…

Arcángeles…

Excursionistas cazando mariposas…

El implacable paso del tiempo…

When you look through the years and see what you could
have been oh, what might have been,
if you’d had more time.

Gente vanidosa y gente humilde…

Dioses…

Diosas…

Does it feel that you life’s become a catastrophe?
Oh, it has to be for you to grow, boy.

No hay que aferrarse a nada. Al pasado y a los recuerdos tampoco, por supuesto. Hay que dejar que se aleje. Hay que dejarlo ir. Ya no volverá. No solamente es lo más sano y lo más sabio, sino que en realidad esto es lo que de hecho sucede. En verdad hay que soltarlo todo: el pasado, las experiencias, la propia vida, nuestra supuesta identidad, incluso a nosotros mismos (puede sonar absurdo o a “blasfemia”, pero algunas personas consiguen verlo). Tanta tontería. Tantas cosas superfluas. Prescindibles. Superficiales.

Hasta otra.

Publicado en HOMENAJES, HUMOR, POP, POP-ROCK, SOCIEDAD | 8 comentarios

La crisis climática / Greta / “Es fácil hacerlo”

En aquella larguísima entrada dedicada al cambio climático, al calentamiento global y a la catástrofe medioambiental que se nos viene encima vine a decir que en un futuro no muy lejano, seguramente en el plazo de pocos años, la realidad nos golpearía en la cara con toda su crudeza. “Realidad” plasmada y traducida en estudios, anuncios y declaraciones efectuadas por los científicos en el sentido de que las previsiones o estimaciones más “prudentes”, “moderadas” o “plausibles” se habían quedado cortas; los datos obtenidos de la observación vendrían a demostrar de forma contundente que el agravamiento del calentamiento global en todos sus aspectos era mucho peor y más rápido de lo previsto o “calculado” por la propia comunidad científica. Ya sabéis, factores que tendrían una clara expresión en valores matemáticos: aumento en grados de la temperatura, proporción de CO2 en la atmósfera, aumento en milímetros del nivel de los mares, kilómetros cúbicos de hielo polar derretido…

102843h1024-jpg

Bien, esto ya se ha producido. Estos anuncios ya están dándose:

«La temperatura media global aumentará “al menos” entre 1,2 y 1,3 grados centígrados por encima del período preindustrial en los próximos cinco años, según ha desvelado la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

Este dato supone un nuevo jarro de agua fría para los objetivos del Acuerdo de París de 2015, el tratado más importante en materia climática de todos cuantos se han firmado, cuya meta prioritaria es que la temperatura media del planeta en 2100 no supere los 2 ºC respecto a los niveles preindustriales; aunque los esfuerzos deben encaminarse hacia un incremento medio menor: 1,5 ºC.

En el informe elaborado por la OMM se indica que, durante el periodo 2015-2019, se ha observado un incremento continuo de los niveles de dióxido de carbono (CO2) y de otros importantes gases de efecto invernadero en la atmósfera, que han alcanzado niveles récords: la tasa de aumento del CO2 fue casi un 20% superior a la de los cinco años anteriores. (…) El anuncio llega el mismo día que la ONU inaugura en Nueva York (Estados Unidos) la Cumbre de Acción Climática, la más ambiciosa desde el Acuerdo de París. (…) No es el único dato preocupante que se ha conocido. (…) El periodo de los últimos cinco años, desde 2015 a 2019, va camino de convertirse en el de mayor temperatura media jamás registrada, según denuncia un actualizado y completo informe sobre el medioambiente presentando por la ONU.

United in Science (…) subraya la cada vez mayor distancia que separa a los objetivos que se ha marcado la comunidad internacional para frenar el cambio climático de la realidad de la situación. Por ejemplo, que la temperatura global registrada desde 2015 se encuentra 1,1 grados centígrados por encima de las de la era pre-industrial (1850-1900), y 0,2 grados superior a las anotadas entre 2011 y 2015. (…) Así, el aumento del nivel del mar se ha acelerado desde los 3,04 milímetros por año que se registraron en el periodo 1997-2006 hasta los cerca de 4 milímetros por año desde 2007 a 2016, a la vez que la acidez del océano se ha incrementado un 26% desde el inicio de la era industrial. (…) Estima, por lo tanto, que con las contribuciones nacionales planteadas en el Acuerdo de París, la temperatura media aumentaría entre 2,9 y 3,4 grados, cuando los expertos estiman que no debería subir más de 1,5 grados. Y para no superar esta cifra, las propuestas de los países para frenar el cambio climático deberían multiplicarse por cinco, dicen los expertos, o por tres para que no aumente más de 2 grados».

(Artículo publicado en rtve.es)

Ahí lo tenemos; más claro el agua. En tan solo dos datos señalados en estos párrafos se pone de manifiesto la magnitud de la catástrofe: uno, que el Acuerdo de París pretendía limitar esa subida de temperatura global a 1,5 grados para el 2100, mientras que la realidad es que «la temperatura media global aumentará “al menos” entre 1,2 y 1,3 grados centígrados por encima del período preindustrial en los próximos cinco años». Nos comemos prácticamente ese margen en tan solo cinco añitos. Y dos, que «con las contribuciones nacionales planteadas en el Acuerdo de París, la temperatura media aumentaría entre 2,9 y 3,4 grados». O en otras palabras, que ese acuerdo del lejano 2015 es ya triste y patético papel mojado, cosa que a cualquier persona medianamente avispada me imagino que no le habrá extrañado en absoluto (y que lo intuiría, como el que escribe ahora). Pero es más… de esa larguísima entrada que ahora estoy revisando y consultando, y que invito a releer —¡¡sí!!— rescato la advertencia que ya hizo el IPCC (panel intergubernamental que asesora a la ONU) en octubre del 2018:

«El IPCC advierte (…) de que el calentamiento es probable que lleve a un aumento de 1,5 grados centígrados entre 2030 y 2052 si el mundo sigue el ritmo actual de emisiones de gases de efecto invernadero».

Pues parece que ya vamos sensiblemente más rápido. «Quemando» etapas a toda velocidad (es macabra la ironía de la expresión). Debo decir que soy bastante o muy pesimista respecto al futuro que se avecina (no por incapacidad de la especie humana, sino por inoperancia e inacción de las clases dirigentes). Y esos negros nubarrones me hacen augurar un aumento de la temperatura hacia el año 2100 de 4 o 5 grados, superando de largo los 2 o 3 ya de por sí temibles. Rescato de nuevo…

«La última vez que la Tierra tuvo cuatro grados más de temperatura media, los océanos eran decenas de metros más altos. Ya ha ocurrido y puede volver a ocurrir.

Se estima que hasta ahora en nuestro planeta ha habido cinco extinciones masivas, que borraron gran parte del progreso evolutivo de las especies animales y vegetales. Hace 252 millones de años una mayor cantidad de dióxido de carbono causó una subida de las temperaturas de unos 5 °C, con un fenómeno que se autoalimentó gracias a la emisión de grandes cantidades de metano del Ártico, justo después de la disolución de permafrost y hielo.

Aquel cambio climático fue tan devastador y repentino que determinó el fin del 97 por ciento de la vida en nuestro planeta. Ya estamos avisados, pero tal vez no sea suficiente».

(En La Vanguardia)

el2bdeshielo2bdel2bpermafrost

No soy climatólogo ni científico, desde luego. Ni experto en nada de nada. Solo tengo una cabeza e intento utilizarla. Así que me parece muy obvio, cosa que ya apunté en dicha entrada —y no es una mera idea o suspicacia mía, sino un hecho científico demostrado— que todo este agravamiento y aceleración del calentamiento global en sus múltiples aspectos se debe al simple hecho de que el clima planetario es una suma de procesos interconectados que ya son de por sí complejos y que dan como resultado una dinámica general aún más compleja (e impredecible, eso es lo que da miedo). O sea, causas y factores que producen efectos y estos a su vez se convierten en nuevas causas que agravan otros efectos, y así sucesivamente. Por lo tanto, llegados a determinado punto y superados ciertos umbrales y ciertos valores, se puede producir un efecto dominó en el que los efectos dramáticos se precipiten y empeoren drásticamente. Probablemente la cascada de fichas de dominó cayendo ya se está produciendo en estos momentos. Y todo ello puede llevar a un punto de no retorno y a un escenario en que el clima mundial sea algo ya definitiva y totalmente fuera del control humano. Lo cual me lleva por otra parte a una reflexión con cierto cariz “budista”: ¿acaso alguna vez los fenómenos meteorológicos han estado bajo el control del ser humano? Digamos que han estado bajo unos parámetros razonables o tolerables. Por ejemplo, en los que los huracanes o tifones hacían daño localmente pero no arrasaban con toda la especie, o con miles y miles de vidas. Rescato de nuevo:

«El futuro del calentamiento no puede trazarse de forma lineal, con arreglo al volumen de emisiones de CO2. En realidad, hay nuevos factores que intervienen en determinadas etapas cruciales, aceleran el calentamiento y quizá acaben por dominar la pauta. Hemos señalado dos nuevas repercusiones que son muy peligrosas: el efecto albedo y el efecto metano. Así que es posible que, incluso aunque reduzcamos las emisiones de CO2, el sistema no reaccione porque está desarrollando un ímpetu propio. (…) Mi conclusión personal es que ni siquiera una rápida reducción de las emisiones de CO2 llegará a tiempo, por lo que debemos pensar con urgencia en métodos que puedan frenar algo el calentamiento y nos permitan ganar tiempo para cambiar la forma de vivir en este planeta».

(Conclusiones de Peter Wadhams, catedrático de Física Oceánica en la Universidad de Cambridge, que analiza el dramático deshielo del Ártico y toda esa serie de “reacciones en cadena” o eventos que se retroalimentan). Y todavía:

«Científicos alertan de que el planeta se acerca al punto de no retorno. Una investigación ha sugerido que diez fenómenos de retroalimentación provocarán un efecto dominó a partir del aumento de las temperaturas provocado por el hombre.

Un estudio que se acaba de publicar en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) ha concluido que, incluso si se cumplieran los compromisos de los acuerdos de París, de limitar el calentamiento hasta los 2 ºC de ascenso, el clima corre el riesgo de llegar a un punto de no retorno al que han llamado estado de “Tierra invernadero”. La existencia de fenómenos de retroalimentación conduciría a un aumento de la temperatura global que sería de 4 a 5 ºC, lo que iría acompañado de una subida del nivel del mar de 10 a 60 metros».

(En revoprosper.org)

Todo esto ya estaba incluido en esa entrada, y por desgracia sigue de plena vigencia. Estos días, a raíz de la mencionada cumbre climática organizada por la ONU, escuché de boca de un climatólogo (en televisión) que el calentamiento global que estamos padeciendo en realidad sería el resultado de los gases que liberamos a la atmósfera hace ya décadas, por ejemplo en los 60 y los 70. Y que por consiguiente lo más duro todavía está por llegar. Pues rescato ahora sí por última vez:

«El problema es que, aunque se empezaran a reducir las emisiones mañana mismo, el nivel del mar seguirá subiendo ya que los GEI [gases de efecto invernadero] acumulados en la atmósfera desde que empezamos a quemar el carbón al inicio de la Revolución Industrial seguirán calentando el planeta al menos hasta 2300».

Pregunto: ¿es que solo Greta Thunberg y personas tan avispadas, intuitivas y despiertas como ella ven la gravedad y magnitud de la catástrofe venidera? ¿Solamente buena parte de la juventud, que ahora ha empezado a reaccionar y a manifestarse en la calle (FFF), pues ellos sufrirán directa y dramáticamente las consecuencias? ¿No ven todo esto los dirigentes mundiales, los gobiernos, las personas que detentan poder en las instituciones? ¿Qué está sucediendo? ¿Sufre la humanidad una especie de parálisis semejante a una imbecilidad colectiva, o qué? No hace falta que el calentamiento global nos golpee muy duramente y deje de ser un escenario de futuro para reaccionar. Ya nos está golpeando y ya es un escenario presente. Así que no me valen conclusiones ni posturas ni actitudes del tipo “tranquilos, que esto todavía queda muy lejos”, o “aún tenemos tiempo”, o “no hace falta tomar medidas drásticas y decididas ya, ni mañana mismo, ni siquiera en 5 o 10 años, pues tenemos margen”, o “en realidad la situación no es tan grave (por lo menos hoy o hoy), así que no nos pongamos en plan alarmista o histéricos”. No, no me valen estos planteamientos. La bola de nieve, cada vez más grande, viene hacia nosotros. Y nos va a aplastar. Afortunadamente, parece que Greta y miles de jóvenes más ven clara la amenaza y lo que puede pasar. Y en realidad, millones de personas ven clara la amenaza (¿todo el mundo menos los políticos y gobiernos?), jóvenes y no jóvenes.

Greta, Greta, Greta… no tengo palabras…

[Hay que decir que en los subtítulos incluidos en este vídeo han pasado por alto la traducción de un fragmento (en color naranja): “But those numbers do not include tipping points, most feedback loops, additional warming hidden by toxic air pollution or the aspects of equity and climate justice”“Pero esos números no incluyen puntos de inflexión, la mayoría de los circuitos de retroalimentación, calentamiento adicional oculto por la contaminación tóxica del aire o los aspectos de equidad y justicia climática”.]

Aplaudo y suscribo palabra por palabra su valiente, emotivo y sincero discurso. Ojalá esta bronca sirva para algo. Me emociona verla y oírla. La situación que la ha llevado hasta aquí y todo lo que se deriva de ello. Me entristece. Me indigna. Me preocupa. Es muy, muy difícil que no te afecte o no te cabree. No puedo permanecer impasible, frío, tranquilo, confiado, esperanzado. No hoy por hoy con esa parálisis/imbecilidad colectiva. No puedo ni quiero arrojar la toalla mientras queden posibilidades de reconducir la situación, mientras no se demuestre con los hechos que ya todo intento de remedio es inútil. Quizá ya es así ahora; pero no quiero arrojar la toalla mientras haya esperanza y mientras determinadas acciones que se emprendan —aunque insuficientes— puedan marcar la diferencia entre un mundo más o menos habitable (aunque deteriorado) y un mundo directamente inhabitable. Así que hoy por hoy no puedo “seguir con mi vida como si tal cosa”, ignorando el problema u olvidándolo.

greta-thunberg-incluencia-cambio-climatico-asperger-768x506

“Les entrego este informe a modo de testimonio porque no quiero que me escuchen a mí. Quiero que escuchen a los científicos. Quiero que se unan detrás de la ciencia y quiero que tomen acciones”.

(Greta Thunberg en el Congreso de EE. UU.)

Tiene toda la razón: tomar acciones con la vista puesta en el 2050 es de locos, de ciegos, de miopes, de imbéciles, de estúpidos (los insultos, justificados y totalmente ad hoc, son cosa mía). Queda lejos, lejísimos… hablamos de la friolera de 30 años, que en cuestión de contaminar y destruir es una auténtica eternidad. ¿Adivinas cuál es la conclusión lógica que debería venir a continuación? No es difícil. No es una mera conclusión; es un hecho indiscutible: por supuesto, que la naturaleza no nos va a esperar 31 años. Menos aún si los niveles de gases contaminantes claramente han aumentado estos últimos años. Menos aún si, como se ha mencionado, lo contaminado hace décadas nos pasa factura hoy. Puesto que esto es acumulativo y puesto que aún se va a seguir contaminando, nos queda aún mucho calvario que pasar. Por supuesto, hay otra razón todavía: visto lo visto hasta el momento, por lo que se refiere a la acción política, poco podemos creer de las bonitas y bienintencionadas promesas que se han lanzado y acuerdos y compromisos que se puedan haber firmado. Hay que ser escépticos, incluso desconfiados. Hay que estar muy alertas, ser exigentes y no bajar la guardia. Las promesas de llegar a emisiones cero para el 2050 habrá que ver si se cumplen; y habrá que ver qué acciones en concreto emprenden los gobiernos. Por eso me cuesta horrores creer demasiadas cosas o ser optimista. Y además, como he apuntado, me parecen medidas insuficientes: deberían y deben adoptarse medidas más drásticas, contundentes, efectivas, decididas y cercanas en el tiempo. Nos va el futuro en ello. Así que habría que sustituir la comodidad, la prudencia, los “plazos razonables” y la “transición energética” (aunque suene muy bien y sea loable en teoría) por un “as soon as possible” o por un “espabilad, idiotas”. Perdón, perdón.

thunberg-obama-1568831801505

Greta dice en un momento dado de su intenso parlamento que no quiere creer que la inacción y las falsas promesas de la clase política mundial se deban a una maldad intrínseca. Si no es maldad… ¿qué puede ser? Sin duda es muchas otras cosas. Quizá “maldad” es un término muy fuerte, pero egoísmo y mezquindad sí que aplican. Y cortedad de miras. Y cortoplacismo. Y avidez. Y la peor cara del capitalismo, del sistema económico y del progreso material, pues efectivamente solo se piensa en el dinero y los beneficios. Visto el terrorífico panorama que se avecina, esto es muy triste, indignante e incluso increíble. Son por supuesto todos los intereses económicos, empresariales, de todo tipo de compañías y más aún de las grandes corporaciones, pero también todo tipo de poderes fácticos y poderes políticos, ya sean gobiernos en conjunto o individuos con cargos de presidente o ministros/as. Parece una parálisis algo impersonal, con muchos responsables y a la vez ningún culpable concreto al que señalar. Pero nadie reacciona, y el uno por el otro la casa sin barrer. Pues nadie tiene la valentía ni parece que la verdadera voluntad política, que es lo que verdaderamente falta. Por eso, la conclusión más razonable que uno puede sacar, pese a incurrir en el “piensa mal y acertarás” es que los intereses económicos aprietan mucho por detrás. Más allá de la vista del gran público; detrás del telón. Entonces quizá consideraciones tipo “imbecilidad”, “estupidez”, “ceguera”, “mezquindad”, “cobardía”, “inoperancia” e incluso “hipocresía, falsedad, hacer el paripé” puede que apliquen solamente a los gobernantes y gobiernos. Quizá son meros títeres que a la hora de la verdad se ven manejados y tienen las manos atadas. O les tiembla el pulso ante Don Dinero, o no les dejan… Habríamos acotado el alcance de la idiotez, aunque esto es discutible: el ciudadano medio tiene mucha responsabilidad. Ya dije que en realidad se pueden hacer muchas cosas. Si en lugar de dejarse llevar por la comodidad y la inercia miles y miles de personas decidieran no coger más el coche; o no poner en marcha fábricas y chimeneas contaminantes; o no comer carne; o no subirse en aviones y barcos para hacer turismo como locos por todos los rincones del planeta; contaminando, por supuesto. O dejar de consumir envases y artículos de plástico. Y así ad infinitum. Acciones pueden emprenderse, muchas…

pickle-lake-forest-fire

La conclusión parece clara: este modelo de sistema económico, de producción, esta forma de vida y hábitos de consumo, esta “civilización moderna” no son sostenibles, y este modelo de “progreso” (¿?) únicamente material va a destruirnos y de hecho ya está acabando con el planeta.

Por todas estas razones ojalá que Greta y todas estas personas de las generaciones más jóvenes hagan reaccionar de una vez a los gobiernos, y les presionen tanto que les obliguen a tomar medidas concretas y a llevarlas a cabo. Parece claro que de algún modo hay que pasar a la acción e ir más allá de declaraciones, palabras y buenas intenciones. Si queremos tener un planeta más o menos habitable de alguna manera hay que poner en marcha una revolución, pues las palabras no bastan. Miles e incluso millones de ciudadanos podrían emprender acciones y de alguna manera dar ejemplo. El problema parece en parte arrastrar, obligar o doblegar al poder económico y político a servir verdaderamente al bien común, lo cual quiere decir garantizar la supervivencia de la especie humana. Y hoy por hoy esto se lo pasan por el forro: la contaminación atmosférica mata a cientos de miles de personas cada año. Los desastres naturales provocan millones de desplazados cada año, destrucción, pérdidas… y lo que es peor, sufrimiento y muertes. Y los gobiernos tienen una responsabilidad directa por no velar por el interés colectivo y hacer primar los beneficios económicos. Me parece esto tan claro como cuando las grandes empresas tabaqueras ingresan millones de beneficios a sabiendas de que matan a miles de personas a causa del cáncer. O sea, que no nos vendan motos ni nos tomen por imbéciles: el calentamiento global, los perjuicios, desastres y muertes tienen una clara traducción en términos de responsabilidad política. De hecho una serie de estudiantes universitarios estadounidenses han puesto demandas en este sentido contra las autoridades, lo cual en cierto sentido es revolucionario (pero lógico)…

«Un grupo de 21 jóvenes demanda a la administración federal por considerar que “a través de las acciones del gobierno de los Estados Unidos que causan el cambio climático, ha violado los derechos constitucionales de la generación más joven a la vida, la libertad y la propiedad y no ha protegido los recursos públicos esenciales”».

Aquí tenemos la noticia desarrollada: 21 jóvenes llevan a juicio a Estados Unidos por el cambio climático.

La frase “miles e incluso millones de ciudadanos podrían emprender acciones y de alguna manera dar ejemplo” puede sonar muy bucólica y alejada de la realidad, pero creo que en verdad es la opción más razonable y viable: no puedes adoptar la actitud de “yo no hago nada y que sean los gobiernos los que resuelvan el problema”. Aquí todo el mundo ha de arrimar el hombro. Pero sí que lo digo en el sentido de ejercer presión a los poderes fácticos —y obligarles a actuar— y de alguna manera arrastrar a muchos más segmentos de población. Tengo la impresión de que estas juventudes que han decidido manifestarse y ejercer presión pueden lograr resultados tangibles, porque dudo que aflojen en su determinación y denuncias. Les va el futuro en ello. Así que cabría esperar cualquier tipo de acciones, incluso contundentes y radicales, acciones que a día de hoy no podemos imaginar y que podrían sorprender. Las aplaudo ya por adelantado, siempre que no incluyan una violencia desmesurada, irracional o injustamente canalizada. Me parecería no bien, sino fantástico si echaran mano de la imaginación para emprender acciones realmente efectivas. Porque, insisto, es algo muy comprensible en quien tiene mucho, muchísimo que perder: si fueran a entregarte una futura casa —la Tierra— hecha una puta mierda, devastada, desértica y convertida casi en un horno o un terrario… ¿no reaccionarías como ellos? Por supuesto. Y da mucha rabia que esa funesta herencia sea consecuencia del egoísmo, la mezquindad, la estupidez y mil cosas más de las actuales clases dirigentes. A todo esto hay que decir que, por supuesto, si los gobiernos y políticos actuales no tienen el suficiente valor para enfrentar la crisis con eficacia, entonces hay que echarlos y poner a otros. En el hipotético caso de que eso sirva de algo. Si yo tengo claro este extremo, espero que esas futuras generaciones ahora lógicamente preocupadas y cabreadas no tengan ningún tipo de compasión para quien no la merece. Greta lo ha dejado bien claro: “os estamos observando y no os perdonaremos que nos falléis”.

190924_gma_llamas2_hpmain_16x9_992

La activista sueca también tiene toda la razón en varias de las cosas que señala: los porcentajes de supuesta reducción de gases contaminantes son demasiado timoratos y claramente insuficientes. También los plazos marcados, pues los gobiernos mundiales se están tomando esto con una tranquilidad pasmosa. No se puede ir a un ritmo tan lento o esperar tanto tiempo (o darse un plazo de tantos años). Lo digamos como lo digamos puede resumirse en una frase bien simple: se requieren medidas urgentes, drásticas, efectivas y valientes. Ya a esta reciente Cumbre de Acción Climática le han llovido críticas porque parece ser lo de siempre: una pantomima, un brindis al sol. Falta de concreción por parte de los actores participantes, incluso por parte de aquellos que anunciaron planes de acción: India, China, Francia, Alemania… Así que hoy por hoy está plenamente justificado el mayor de los escepticismos y también el pesimismo, a no ser que observemos que los gobiernos verdaderamente se ponen las pilas y empiezan en un plazo breve a ejecutar cambios que sean plenamente constatables (por ejemplo cambiar todo el parque automovilístico). Mientras tanto, seguiremos en el plano de la mera palabrería, las promesas, las buenas intenciones y por qué no decirlo la hipocresía, la mentira, el engaño, la tomadura de pelo, la doblez, la falsedad tan propia ya de los políticos (de la abrumadora mayoría). Yo no espero excesivas buenas noticias desde el ámbito político, a corto plazo. Y muy al contrario, espero nuevos y catastróficos anuncios por parte de la ciencia, en base a nuevas mediciones y observaciones que vendrán a ratificar que el panorama pinta muchísimo peor. Lo siento mucho. Deberíamos esperar esto. Por esto la necesidad de reacción es cada vez más apremiante, y por eso he dejado caer lo de “imbecilidad” mezclado con inacción y parálisis. Ya hemos pasado de “cambio climático” a “calentamiento global”, que es bastante más preciso. De ahí a “crisis climática”… y estamos saltando ya al estadio de la emergencia climática. En pocos, muy pocos años. Vamos tarde ya. Esto es lo que parece no entender la clase política.

«Los incendios forestales de Indonesia cubren de niebla tóxica el sureste asiático. Los incendios de Indonesia (…) tienen ya consecuencias en varios países vecinos, sobre todo Malasia y Singapur, con ciudades sumidas en la niebla tóxica proveniente de los bosques de Sumatra y Borneo».

«Kuala Lumpur y Kuching en Malasia, Hanoi en Vietnam y Yakarta en Indonesia figuran actualmente entre las ciudades con peor calidad del aire del mundo en parte por el impacto de los fuegos de Indonesia… ».

«Especies protegidas como los orangutanes de Borneo también se han visto afectadas, con docenas de crías y ejemplares jóvenes padeciendo infecciones respiratorias, informa la Fundación para la Supervivencia del Orangután de Borneo».

«La zona de la que más se habla es de la gran cantidad de incendios que están destruyendo el Amazonas. Aún no se puede saber si el área afectada por incendios es mayor que la del año pasado, pero sí se conoce que, como apuntan desde Greenpeace, el número de incendios surgidos entre enero y finales de agosto ha sido un 145% mayor que en el mismo período de 2018. Aunque también es cierto que el número de incendios de este año no es mayor que la media de los últimos 18 años (desde que los satélites de la NASA son capaces de monitorizarlos), según los datos científicos. (…) Como explica Diego Miralles, responsable del departamento de Ecología y Clima de la Universidad de Gante, “la importancia del Amazonas para el clima global es incuestionable. Proporciona oxígeno, retiene CO2, y afecta los patrones de temperatura y precipitación en gran parte del planeta”. Es decir, se trata de un ecosistema que afecta a nivel no solo local, sino también y de manera significativa a escala global».

«Los efectos de los incendios en el Amazonas están causando graves problemas en las regiones colindantes y del norte de Brasil, donde la niebla está afectando a la navegación en los ríos y cancelando vuelos. El hollín que se respira también está provocando problemas de salud, especialmente entre niños y ancianos. Brasil ha registrado 75.300 incendios entre el 1 de enero y el 21 de agosto, según datos del Instituto Nacional de Investigación Espacial (Inpe), un 84% más que en el mismo período del año pasado. Y el fuego se ha extendido también por Perú, Bolivia o algunos puntos de Paraguay. Solo en Bolivia, la cifra de hectáreas arrasadas asciende a 700.000».

[Y a todo esto, Bolsonaro culpando a las ONG]

«Siberia arde y, ante la envergadura de la catástrofe natural, el presidente ruso, Vladímir Putin, ha tenido que ordenar al ejército que se una a los esfuerzos para apagar los incendios que azotan tres millones de hectáreas en Rusia desde el pasado 26 de julio. Mientras, Donald Trump ha ofrecido la ayuda de Estados Unidos para luchar contra el fuego que golpea la extensa región llena de bosques.

La orden del líder ruso para que los soldados se unan a los bomberos llegó después de que una serie de personalidades de la cultura, principalmente músicos, grabaran vídeos y enviaran mensajes instando al Gobierno a tomar medidas urgentes. Los mensajes instan a que el Gobierno trate de dominar las llamas que están consumiendo los pulmones de Rusia y termine con el humo que ya ha llegado a algunas ciudades de la zona. (…) Según las últimas cifras oficiales, actualmente hay 246 focos activos de incendios (113 en Yakutia, 73 en Irkutsk y 60 en Krasnoyarsk) que abarcan ya casi tres millones de hectáreas de bosques. De acuerdo con cálculos de Greenpeace, la situación es peor y en realidad las llamas se extienden a cuatro millones».

«El gobierno indonesio ha anunciado que en un plazo de diez años tiene previsto trasladar la capital administrativa del país fuera de Yakarta debido al creciente hundimiento de la ciudad. La nueva ubicación, posiblemente, será Palangkaraya, en la isla de Borneo. Yakarta lleva años sufriendo inundaciones y se calcula que se está hundiendo a un ritmo de unos 6.7 centímetros cada año. (…) Yakarta tiene ya un 40% de su superficie por debajo del nivel del mar; durante el monzón, entre noviembre y marzo, no solo llueve con mucha fuerza, también lo hace de manera continuada durante meses. Un fenómeno que siempre se ha manifestado en la zona, pero sus estragos han aumentado considerablemente con los crecientes efectos del cambio climático, a lo cual se debe añadir que la ciudad se encuentra sobre tierra pantanosa».

Esto es un simple paseo por la red. Un simple repaso a las catástrofes medioambientales más relevantes de este pasado verano y meses. Noticias que cualquier ciudadano medianamente bien informado conocerá. Y hay más. Mencionemos también el episodio de gota fría en la Comunidad Valenciana. No porque sea algo excepcional, pues suelen darse episodios de gota fría todos los veranos y en especial hacia el final de la estación, sino por la virulencia de este último episodio y la cantidad absolutamente brutal de agua caída. Un ejemplo más de fenómenos locales que se están agravando con la crisis global. Un meteorólogo se atrevió a hablar de “monzón mediterráneo”. Desde luego son noticias que no invitan nada al optimismo…

¿Se puede concluir que los impactos del cambio climático se han acelerado respecto a lo previsto hace una o dos décadas?

«Dentro de esta cumbre los asesores científicos hemos publicado un informe de síntesis de alto nivel, partiendo de muchos informes que existen. Y en ese informe se concluye que no solo se están acelerando los indicadores directos como el cambio de temperatura y las concentraciones de gases. El IPCC lleva como 10 o 15 años haciendo una evaluación de los riesgos del cambio climático. Hace diez años decíamos: esto será un riesgo cuando se haya llegado a los tres grados de aumento de la temperatura. Y lo que estamos diciendo ahora es que esto va a ser un riesgo cuando el planeta se haya calentado un grado y medio. Así que nuestras estimaciones de cuáles eran los riesgos a los que estábamos sujetos los humanos y los ecosistemas fueron muy conservadoras. Yo, como científica, me pregunto ahora si no soy muy conservadora en la estimación de los riesgos, de la aceleración, porque las cosas están ocurriendo más rápido. Creo que de alguna manera pecamos de conservadores los científicos. Es como parte de nuestra personalidad: estar muy seguro de los datos antes de decir cualquier cosa. En definitiva, hemos visto que nuestras proyecciones y estimaciones fueron muy conservadoras».

(Extraído de una entrevista a Maisa Rojas, climatóloga chilena que forma parte del equipo del Panel Intergubernamental del Cambio Climático o IPCC y que ha asesorado la reciente cumbre climática de la ONU).

los-incendios-de-la-zona-tropical-no-generan-grandes-llamaradas-como-si-ocurre-en-muchos-incendios-en-espana_dbb9ef2f_960x640

El Amazonas ardiendo

La verdad es que me siento algo ridículo hablando de todo este tema en un blog musical. Aunque, ciertamente, Roger va a aportar algo de música. Pero ya lo hice hace unos meses, así que ya senté un precedente. Esto es un hecho y a la vez una broma. ¿Por qué lo hago? ¿Para desahogarme? ¿Para hacer oír mi voz? ¿Para exteriorizar mi cabreo y mi preocupación? ¿Por una simple necesidad humana de comunicación, de soltar lo que llevas dentro? ¿Por qué comerle el coco a las contadísimas personas que leerán esta entrada, pudiendo encontrar toda esta información y mucho más en la red? Supongo que por una mezcla de todas esas razones, pero la principal es que me preocupa y soltarlo es una forma de aliviar la angustia. Aunque, repito una vez más, soy muy poco optimista a día de hoy. Eso es muy crudo. Ojalá me equivoque y peque de agorero y catastrofista. Ojalá.

Es totalmente cierto: aunque ya estemos padeciendo las consecuencias, los efectos más graves y devastadores planean en un horizonte de futuro, a décadas vista. Pero como la acción contaminante y destructora del ser humano no va a cesar y ni la naturaleza ni los hechos van a esperar (emisiones aumentando, temperaturas y nivel del mar en alza… ) hay que tomar medidas y ponerse manos a la obra lo antes posible, pues el tiempo de reacción se nos agota, como señaló el secretario general de la ONU. Un nuevo informe de los expertos climáticos de la ONU (IPCC) se ha hecho público este miércoles en Mónaco, y es más contundente que los anteriores, por lógica. Así que visto lo visto, a día de hoy ya no solamente sigo oyendo el tic tac de la bomba de relojería, de esa cuenta atrás, sino que creo que “tengo un problema”: me parece oír ya también el clac de cada ficha de dominó cayendo tumbada. Si la humanidad no reacciona va a ser la naturaleza, con toda su implacable y devastadora furia (y “justicia climática”, pues el karma también aplica en este contexto y nos estamos portando muy mal) la que nos despierte a mazazos.

Take the Long Way Home — Live in Montreal fue el primer DVD que Roger Hodgson sacó al mercado. Recoge una actuación suya en dicha ciudad, en el 2006. Easy Does It y Sister Moonshine fueron interpretados en ese concierto y aparecen en este vídeo, que de hecho es un fragmento de dicha actuación. A su vez ambos son los temas que abrían muy acertadamente el cuarto álbum de la banda Supertramp. Ya ha aparecido en este blog —y en otros blogs amigos— la mítica portada de ese magistral disco, publicado en 1975…

mi0001570731

Aunque no se hacía ninguna alusión al clima, la portada es notablemente premonitoria: contaminación atmosférica, chimeneas humeantes, la adaptación e indiferencia del ser humano, y por supuesto la palabra “crisis” por partida doble. Lo cual viene a demostrar una verdad muy triste: la agresión al medioambiente ya tiene décadas de antigüedad. Los pecados de la humanidad muy probablemente van a pagarse muy caros…

Easy Does It es un tema muy bonito y dulce, incluso algo tontorrón y simple, pero con indudable gancho melódico. Y el arranque del disco en verdad es muy bueno, de los que enganchan. Como Sister Moonshine me parece tan buena y tiene además mucha más fuerza, esa primera canción es de las típicas que puedes infravalorar sin tan siquiera darte cuenta. La letra es un claro llamamiento a practicar la autenticidad con uno mismo. Autenticidad, honestidad, valentía. A prescindir de toda teatralidad y toda máscara. A superar el autoengaño y a descubrir quién eres en realidad; a observar quién eres en realidad. Es decir, a ir más allá de ese personaje que constantemente interpretamos (incluso a solas) y de esa película en la que hemos convertido nuestra vida. Añadiré, a título totalmente personal, que esto que acabo de describir es “el desdoblamiento” y que observarlo, romperlo y trascenderlo es “despertar”. Y el despertar es un shock, no es cualquier tontería. De hecho esta letra está en la línea de la búsqueda o el anhelo espiritual tan presente en unos cuantos temas de Supertramp, especialmente en muchas canciones escritas de puño de Roger Hodgson. ¿No? La letra habla de todo esto de forma muy explicita:

And if you know who you are  Y si sabes quién eres
You are your own superstar  Tú eres tu propia superestrella
And only you can shape the movie that you make  Y solamente puedes dar forma a la película que has creado
So when the lights disappear  Así que cuando las luces desaparecen
And only the silence is here  Y solamente queda el silencio
Watch yourself, easy does it, easy does it, easy while you wake  Obsérvate a ti mismo, es fácil hacerlo, fácil hacerlo, fácil hacerlo al tiempo que despiertas

He querido resaltar el pensamiento de “es fácil hacerlo” y vincularlo al desafío medioambiental, aunque Roger en el tema esté hablando de cuestiones más personales. La tarea que tiene por delante la humanidad es ingente. No es extraordinariamente sencilla, pero tampoco increíblemente difícil ni se acerca a lo imposible. Simplemente hay que ponerse en marcha cuanto antes mejor, pues la peor de las opciones es no hacer nada y seguir como hasta ahora. Así que “es fácil hacerlo” insufla cierto optimismo moderado, pues en verdad las soluciones y medidas están en nuestra mano. Por supuesto, hay mucho margen para el escepticismo, vistas las dinámicas. Confieso que por más que lo pienso no acabo de entender qué está pasando y las verdaderas razones. Probablemente son muchísimas. La inercia es una de ellas y los intereses económicos otra. La resistencia al cambio es otra. Estupidez y mezquindad, también. Quizá incluso imbecilidad colectiva, y de nuevo me disculpo por ser tan radical. Más que eso, inconsciencia colectiva: la sociedad en su conjunto (las sociedades, la humanidad) parece no haber tomado verdadera conciencia de la gravedad del problema. Esto va en serio y de no remediarlo será catastrófico con mayúsculas.

Muchas veces las cosas son mucho más fáciles de emprender que lo que nuestras cábalas mentales o la inercia de los hábitos nos sugieren.

Y por supuesto… también me mantendré vigilante.

eco44_25_original

 

 

Publicado en OPINIÓN, POP, POP-ROCK, SOCIEDAD | 18 comentarios

Bruce Springsteen: Hello Sunshine / There Goes My Miracle / Tucson Train

Está lloviendo ahora mismo. La fina cortina de agua se recorta contra un fondo de pinos, allí plantados en la cercana montaña que tengo a mi derecha. Es hermoso y relajante… Dije hace unos días: «Volveré —espero y supongo— en unas semanas, con cierta compositora y cantante de nuestros días… ». Y lo haré, pero ahora me voy a desdecir, a boicotear a mí mismo y a hacerme quedar mal. Porque nuestro protagonista bien lo merece…

springsteen2_wide-eb6373253a871194dfc327385b47b4bbf9ef8641-s400-c85

Bruce Springsteen parece cruzarse en mi camino una vez más y quién sabe si “me está pidiendo” de forma misteriosa y juguetona que escriba una entrada sobre sus nuevos lanzamientos. Y lo digo porque hace ya unas semanas me enteré gracias a la web de NPR.org de que sacaba un single y pronto nuevo álbum. Y ahora vuelvo a “tropezar” con él: tercer single que lanza del inminente LP. Así que… ¿”algo” o “alguien” me pide que escriba una entrada al respecto? Sí, claro, es el que escribe el que quiere hacerlo y por fin se decide. Y lo digo también porque ya se me pasó la idea por la cabeza. Así que otra forma de verlo es: di con la noticia; se me pasó por la cabeza escribir al respecto; deseché la idea; y ahora al cabo de pocos días se impone la tendencia de escribir esa entrada, ganándole el pulso cósmico a la otra tendencia (dejarlo estar, pasotismo, gandulería… ). Este ha sido en buena medida el devenir de los hechos: tendencias, impulsos, ideas, voluntades, contradicción, conflicto… decisión y ¡a escribir!

Bruce “gana” sin (posiblemente) haber hecho nada a tal respecto, y ésta será otra de las incontables páginas web que cuenten que este próximo 14 de junio saca nuevo álbum. Western Stars. Gran portada. El Boss cabalga de nuevo…

16750866_1_92

El disco parece mirar hacia atrás, hacia la primera mitad de la década de los 70, y tiene un marcado tono de nostalgia y regusto melancólico. La citada crónica de NPR.org nos habla, en cuanto a similitudes en ese espíritu nostálgico, de autores como Danny O’Keefe, Jimmy Webb, John Hartford o Kris Kristofferson, cantautores de reconocida influencia para el de New Jersey y que “capturaron el estado de ánimo pensativo de principios de los 70, especialmente en la zona de Los Angeles, donde la contracultura y el negocio del pop colisionaron dando fructíferos resultados en cuanto a producción musical”.

Dicho artículo nos explica muchas más particularidades del disco: que el productor es Ron Aniello; algunos de los músicos que participan; las coordenadas geográficas en las que podría situarse en buena medida este nuevo viaje sonoro y también cuál podría ser el tono general del nuevo disco (el mirar musicalmente hacia atrás parece muy obvio).

Hello Sunshine fue ese primer single. Un tema precioso. Se abre con unas escobillas de percusión acariciando al oyente, que junto a la línea de bajo crearán una cadencia que me recuerda mucho a la conocida I’m on Fire (incluida en el Born in the U.S.A.) del Boss. El tema va ganando en complejidad y arreglos, hasta introducir una pedal steel guitar, orquestación y coros. Esa maestría cantando y esa voz que sencillamente… amamos. Magnífico.

You know I always love the lonely towns,
those empty streets no one around. 

(…)

You fall in love with lonely,
you end up that way.

Y el vídeo. Yes, Bruce, life is a trip and a discovery every moment…

Si Hello Sunshine salía como primer single el 26 de abril, There Goes My Miracle lo hacía el 17 de mayo. Un tema también nostálgico y musicalmente introspectivo, que tiene todo el espíritu y estilo del gran Roy Orbison. Ciertamente el intérprete de Pretty Woman podría haber firmado este tema. Es mucho más complejo y denso en cuanto a los arreglos, con mucha más presencia de la sección de cuerdas. Reconozco que las dos primeras escuchas me chocaron un poco. Línea melódica poco habitual o previsible. Pero el estribillo es realmente bonito. Es como el repicar de las campanas de la iglesia en una soleada mañana (por la hermosura lo digo, no por la connotación religiosa). Es posible que la utilización de la palabra miracle no sea nada casual. Canción de amor sin embargo…

I’m searching for my love
Searching for my love

There goes my miracle
Walking away, walking away
There goes my miracle
Walking away, walking away

Tucson Train salía como tercer single el 30 de mayo. Gran presencia de instrumentos que hacen de colchón sonoro, como puede verse y oírse: cuerdas violines y viento tuba, trompeta. Su mujer es uno de los músicos del numeroso combo que le acompaña. Buena canción y esa voz inconfundible…

El Boss se encerrará en un estudio este próximo otoño para grabar un nuevo álbum con la E Street Band.

Publicado en POP-ROCK, ROCK | 16 comentarios

El pianista, la barca, el despertar y Chopin

«Hay una historia sobre un pianista que ilustra muy bien la importancia de descubrir que “no-hay-nadie-en-casa”. Un famoso concertista de piano vivía en una hermosa casa de campo frente a un río. Cada domingo por la mañana, al amanecer, tomaba su pequeña barca y bajaba al río para escapar unas horas de los agobios cotidianos. Dejaba que su barca flotara río abajo, y al rato la anclaba en medio de la corriente. De modo que estaba allí sentado, en su pequeña barca, a primera hora de la mañana. No había nadie alrededor. Miraba fijamente la superficie del agua, disfrutando de la paz y del silencio, de estar en la naturaleza sin necesidad de más. Mientras estaba allí, pacíficamente sentado, no podía dejar de preguntarse por qué los seres humanos tenemos siempre tantos problemas entre nosotros. Oyendo los sonidos de los pájaros, mirando los colores del sol reflejados en el agua, consideraba lo duro y lo difícil de entender que es que haya tantos problemas en el mundo. Se preguntaba por qué siempre estamos enfrentándonos con nuestros amigos y vecinos.

De repente, sus pensamientos se vieron alterados por algo que golpeó su barca por detrás. Sorprendido y enfadado, se dio la vuelta maldiciendo. Entonces, en un momento intemporal, se dio cuenta de que la barca que le había golpeado estaba vacía. Estaba gritando a… nadie. Comprendió que su barca había chocado con otra barca arrastrada por la corriente. Su enfado desapareció inmediatamente, y se sintió absorbido en una quietud total que descendía a su alrededor. En la Unidad con todas las cosas y con cada una de ellas… todo está envuelto en un amor omniabarcante.

Posteriormente reparó en que esta colisión era una metáfora de los problemas filosóficos en los que había estado pensando. Todas esas personas con las que creemos tener problemas son como barcas vacías. No hay capitán en sus botes. No pueden evitar hacer lo que hacen. ¡Qué descubrimiento tan sorprendente! Cada persona de este planeta está hipnotizada por la creencia ampliamente extendida de que todos somos individuos separados, cada uno viviendo en un cuerpo diferente que camina por la superficie del mismo planeta. Esto es lo que todos creemos porque imaginamos que “tenemos” un capitán en nuestra barca. Todos decimos: “hay un capitán en mi cabeza que tiene libre albedrío y puede elegir”, y entonces concluimos: “todos los demás cuerpos que veo caminando a mi alrededor se parecen a mí, de modo que también deben de tener un capitán”. Todos nos dejamos hipnotizar por esta creencia porque parece muy real.

Ahora nuestro héroe empezó a verlo todo con claridad meridiana. Su propio bote también iba flotando por el río sin capitán, simplemente siguiendo la corriente que le llevaba en una determinada dirección. En otras palabras, vio que “su” cuerpo, en el que siempre había creído vivir, era una caja vacía, como una radio en la que suena una música de piano ¡pero no hay ningún pianista dentro! Ahora se daba cuenta de que “¡no hay nadie viviendo en este cuerpo, no hay nadie en casa!”. Mi barca no tiene capitán y las demás tampoco. El capitán sólo es una apariencia. Este reconocimiento también fue el fin de su búsqueda espiritual. El pianista tuvo que sentarse un momento para integrar las consecuencias de lo ocurrido.

Después de estar un rato sentado, empezó a tener hambre. Su estómago le reclamaba que volviera al “mundo real”. El aroma de esa quietud seguía estando allí, como telón de fondo, pero “él” ya no estaba allí en el sentido habitual. Todo era sorprendente y muy normal al mismo tiempo. Volvió a casa, remando río arriba, para tomar el desayuno. Mientras bebía el café, pudo entender que cada cosa es como es. No hay bien ni mal, no hay ni pasado ni futuro ni ahora. ¿Cómo puede ser tan evidente, tan simple, y que, al mismo tiempo, nadie se dé cuenta de ello? El zumbido del frigorífico, el olor del café, el sabor de la mermelada… todo es una expresión de “Esto”. Se daba cuenta de que este Secreto Abierto está más allá de la comprensión común, y aunque le hubiese gustado compartirlo con todos sus amigos, no tenía palabras para expresárselo a nadie. Y si bien su vida cambió aquel domingo por la mañana y nunca volverá a ser la misma, nadie ha notado nada diferente en él. Sigue tocando el piano como antes».

=============================

En el Todo no hay partes, y nuestra identidad egótica e individual es ficticia, una mera identificación errónea, una máscara que llevamos puesta en esta gran obra de teatro. Dicho en pocas palabras. Nuestra verdadera identidad es Conciencia, Presencia, o la Mente Única si queremos denominarlo así. Somos Todo y somos Nada a la vez. En realidad, y como bien escenifica este relato (no) “somos” Nadie, somos el Vacío*. Por supuesto, como somos todo también somos (como un disfraz que lleváramos puesto) ese personaje, “el capitán”.

*L’infinit tot d’un cop   El infinito todo de un golpe
i el silenci absolut.   y el silencio absoluto.
Som el món sencer   Somos el mundo entero
i també el no-res.   y también la nada.
Tanca els ulls: som esperit.   Cierra los ojos: somos espíritu.
Obre els ulls: som el cos.   Abre los ojos: somos el cuerpo.
Som la llum del sol,   Somos la luz del sol,
de la nit la foscor.   de la noche la oscuridad.

(Lluís Llach, Com un Arbre Nu)

Este relato es el cuerpo de una entrada, titulada ¿Hay alguien ahí? en el blog Koans e historias de Iluminación. Al final de dicho relato se señala que esta historia pertenece a la obra Nadie en casa de Jan Kersschot.

Pero como muy bien me ha indicado Tao (a quien le he puesto un enlace a dicho relato) esta historia está claramente inspirada en un poema mucho más antiguo. Y así es, salta a la vista. Se trata del poema The Empty Boat (traducción al inglés, claro) del sabio taoísta Chuang Tzu o Zhuangzi, filósofo de la antigua China que vivió alrededor del siglo IV antes de Cristo. Se le considera el segundo pensador taoísta más importante, sólo por detrás de Lao-Tse (Lao Tzu Lao Zi). Aquí tenemos ese poema en inglés, en otro blog: The Empty Boat.

=============================

El caso es que «sigue tocando el piano como antes» me ha hecho pensar en esa escena de Adrien Brody tocando el piano en la película El pianista. Ya, quizá el personaje que nos presenta dicho film no cuadraría demasiado con la anterior historia: abatido, demacrado, apesadumbrado, en condiciones de auténtica supervivencia. Con toda probabilidad un ser plenamente despierto no se dejaría abrumar ni influenciar por nada. Pero quién sabe. Ese pianista de la barca podría acabar sufriendo las terribles consecuencias de un conflicto bélico unos años más tarde… El hecho cierto es que la “extraña”, curiosa y particular conexión se ha establecido en esta cabeza. El pensamiento ha saltado de una cosa a otra. Es lo que tiene (o lo que hace), ni más ni menos, el pensamiento.

Roman Polanski dirigió El pianista en el año 2002. Una película que está basada en el libro autobiográfico The Pianist de Władysław Szpilman, pianista y compositor polaco y judío y superviviente del Holocausto. Un film que se llevaría la Palma de Oro del Festival de Cannes en el 2002 y tres premios Oscar de entre las varias categorías a las que fue nominado: Mejor Director, Mejor Guión Adaptado y Mejor Actor Principal para Adrien Brody, que encarna a Szpilman. Además dos premios BAFTA al año siguiente, y unos cuantos galardones más.

La película arranca en el año 1939. Las tropas nazis invaden Polonia, y Władysław Szpilman es testigo del bombardeo de Varsovia mientras está tocando el piano en directo en un programa de radio. Las tropas alemanas y las tropas rusas invaden el país por diferentes frentes. Los nazis controlan una parte del país y los judíos pronto empezarán a ser discriminados.

Tras varias vicisitudes, entre ellas el traslado junto con su familia al campo de exterminio de Treblinka en 1942 (será separado de ese grupo por un amigo) llegamos a la escena que nos interesa y que es la reflejada en el siguiente vídeo: año 1944; Varsovia es completamente destruida. Tras esconderse en varios lugares, el pianista vaga por la ciudad en ruinas huyendo de los nazis y buscando refugio para guarecerse del crudo frío y víveres para sobrevivir. Así terminará en una amplia mansión deshabitada. Allí se esconde en el ático, pero acabará siendo descubierto por el oficial nazi Wilm Hosenfeld (interpretado por el actor Thomas Kretschmann). Hosenfeld le interroga y Szpilman le cuenta que es pianista. Ante esta explicación el oficial le hace tocar alguna pieza, y Szpilman interpreta la Balada número 1 en G menor, Op. 23 de Frédéric Chopin. Una extraña relación se establecerá entre los dos. El capitán Hosenfeld no le delata y le deja refugiarse en la casa, llevándole de tanto en tanto víveres.

Al final llegará la liberación por parte de las tropas rusas en 1945. Nuestro protagonista murió en el año 2000 con 88 años de edad, mientras que Hosenfeld, capturado por los soviéticos ese mismo año, murió en 1952, aún en cautiverio.

maxresdefault

Un film impresionante, que sin duda me estremeció. Una película cruda, realista, pero a la vez con un atisbo de belleza y esperanza, pues incluso a pesar del horror y la sinrazón de la guerra asoma un mínimo de humanidad y de compasión. Y por supuesto la voluntad y la fuerza para sobrevivir a todas las adversidades.

Chopin compuso sus cuatro Baladas entre los años 1831 y 1842. Son piezas de un solo movimiento pensadas para ser ejecutadas por un piano solista, y se encuentran entre las obras más bellas del compositor polaco. No se corresponden exactamente a la forma de sonata, sino que fueron sometidas a ligeras modificaciones. Las Baladas han influido en compositores tan importantes como Franz Liszt o Johannes Brahms.

La Ballade No. 1 in G minor, Op. 23 empezó a ser escrita en 1831 durante una estancia de ocho meses en Viena, y fue terminada en 1835 en París. Otro monstruo de la música, Robert Schumann, comentó en 1836 tras haber recibido una copia: “I received a new Ballade from Chopin. It seems to be a work closest to his genius (although not the most ingenious) and I told him that I like it best of all his compositions. After quite a lengthy silence he replied with emphasis”.

Adrien Brody es Władysław Szpilman y Thomas Kretschmann es Wilm Hosenfeld. Chopin siempre es y será Chopin, y la escena es estremecedora y cargada de un significado profundo. Un rayo de luz en medio de la locura de la guerra…

Aquí tenemos a la pianista nacida en Ucrania Valentina Lisitsa. Lisitsa se ha “especializado” en los grandes compositores románticos, tales como Franz Liszt, Sergei Rachmaninoff, Beethoven o el propio Chopin. No es la primera vez que se la nombra en este blog, pues también ha interpretado y grabado obras de Philip Glass. Una interpretación de unos diez minutos…

Chopin, uno de mis compositores preferidos. La belleza, el romanticismo y la melancolía hechos música. Volveré —espero y supongo— en unas semanas, con cierta compositora y cantante de nuestros días…

Publicado en BANDAS SONORAS, CINE, COMPOSITORES, MÚSICA CLÁSICA | 15 comentarios

Si este no fuera el último día / The Last Day

Si este no fuera el último día, no habría notado el peso al levantarme.
No habría olido el cabello de quien descansa a mi lado ni le hubiera acariciado la cara mientras dormía.
No habría hablado con la pequeña mientras descansaba calmada, relajada y durmiente apoyada sobre sus muñecos de peluche.
No habría formulado los deseos que espero para ellas y para el día de hoy.
Tampoco habría percibido el peso y el sonido del agua sobre el cuerpo al ducharme ni el olor del jabón, ni la textura de las miles de pompas sobre la piel.
Pompas grandes, diminutas, pompas todas, tan iguales, tan distintas.
Tal vez no me habría puesto una sonrisa en la boca para fluir durante el día.
Tal vez me hubiera puesto la cara enfadada, tensa, desagradable y hostil que tantos días nos ponemos para funcionar en la vida.

Al salir no habría reparado en el aire frío impactando sobre la cara y las manos.
No habría percibido el movimiento de las ramas de los árboles desnudos cimbreándose sobre el tronco.
Tampoco habría podido esquivar la hierba sembrada de rocío brillante y la habría pisado sin duda, sin respeto, sin que me importara.
No habría percibido el regalo del aire haciendo volar varios papeles sobre la cabeza como si fueran cometas.
Y no habría escuchado el leve trino de algún pájaro que también ha madrugado.

Al conducir no habría sentido el volante sólido y frío.
No habría sentido la inercia del arranque y el movimiento ni el desplazamiento del frenado.
No habría tenido ocasión de sonreír en el atasco.
No habría visto el rayo de sol que a través de la ventana se posó sobre mi mano e hizo que cambiara su temperatura, su color y su brillo.
No habría visto cómo llueve.
No habría visto cómo cada gota de agua revienta en el suelo convirtiéndose en miles de pequeñas gotas iguales y distintas que la gota inicial que cae del cielo.

Al comer no habría pensado en cada movimiento desde el plato hasta mi boca y en todo lo que eso conlleva.
No habría bebido agua fría sintiendo su paso desde la boca al estómago, observando como desaparecía la sensación de sed.

Si no fuera el último día, no habría saboreado el postre de la misma forma.
Tampoco me hubiera relacionado con otras personas desde la calma, la serenidad y la atención, escuchando, reflexionando y respondiendo solo cuando es necesario, sin llenar el día de palabras inútiles que no son más que ruido y violencia.

Y desde luego, no habría respirado como si fuera la única cosa sobre la que tuviera control (que tampoco).
Igual no es mi último día y mañana puedo repetir estas experiencias maravillosas.

¿Quién sabe?

Este texto maravillosamente hermoso no ha salido de mi pluma. Se trata de una entrada en el blog OBSERVANDO AL OBSERVADOR: esta entrada. Desde aquí quiero darle mis inmensas y sinceras gracias a esta admirable persona. La hermosa y quizá sagrada energía de la vida. Sagrada en cuanto que preciosa, sin duda. La actitud correcta, la atención correcta, el sentimiento correcto. La intencionalidad, la sensibilidad. ¿La pureza de corazón?

¿Qué haríamos si supiéramos que éste iba a ser nuestro último día? ¿Expresaríamos todo el amor que fuéramos capaces de irradiar? ¿Entonces… ? ¿Entonces por qué no… ?

Este es otro de los temas en que Moby hace gala de ese estilo envolvente y atmosférico al que nos tiene acostumbrados, muchas veces acompañado de esa suavidad tan sugerente. The Last Day está incluido en Innocents, el decimoprimer álbum de este artista, publicado en el 2013. Un trabajo en el que se dan una serie de colaboraciones en la parte vocal. En esta canción en concreto interviene la cantante norteamericana Skylar Grey. Personalmente, ni el tema ni su sonoridad me dicen gran cosa, aunque sin duda es un tema bonito. Sí me parece mucho más notable este gran vídeo. Rodado en la India, la filmación está sin duda impregnada de la espiritualidad, la cultura, las creencias y la forma de vida de este gran país asiático.

Al ver las imágenes no he podido evitar pensar en que muy fuertes han de ser las creencias, o la fe, para sumergirse en las aguas brutalmente contaminadas del Ganges. Y también me ha hecho pensar en el Kumbh Mela, la famosa festividad religiosa que se ha iniciado justamente hace bien poco, a mediados de enero. Es el mayor peregrinaje o festival religioso del mundo, y se celebra en cuatro ciudades distintas, cuatro veces cada doce años o una vez cada tres años, alternándose las localidades…

«La observancia del kumbhamela se basa en el mito hindú del batido del océano de leche. En tiempos pretéritos, los devas (dioses) y los asuras (demonios) hicieron una alianza provisional para trabajar juntos en la elaboración del amrita, el néctar de la inmortalidad, a partir del Kshīra Sagara, el océano primigenio de leche, y compartir luego este amrita.

Sin embargo, cuando apareció el dios Dhanu Antari con el kumbhá (el pote que contenía el amrita), los demonios se lo arrebataron y huyeron lejos, perseguidos por los dioses. Durante doce días y doce noches divinas (el equivalente a doce años humanos), los dioses y los demonios combatieron en el cielo por la posesión del cántaro de amrita. Durante la batalla, algunas gotas de amrita cayeron en cuatro lugares: Praiag*, Hardwar, Ujjain y Nasik, motivo por el cual estas ciudades son sagradas y lugares de celebración del kumbhamela».

*Praiag es el nombre hindú de Allahabad (en Uttar Pradesh).

(Fuente: Wikipedia)

La astrología juega un papel fundamental en esta celebración. La creencia es que bañándose en estas aguas, sumergiendo la cabeza o incluso bebiendo de ellas (por supuesto muchos creyentes lo hacen) purifican sus pecados.

«A pesar de su importancia en los ritos del hinduismo, el Ganges padece la contaminación derivada de la industria y de la implantación de millones de personas en sus orillas, que transforman sus aguas claras que nacen en el Himalaya en una corriente fangosa llena de detritus».

… nos dice otra página web. Bien… este vídeo no es que verse sobre esta multitudinaria festividad, pero es casi inevitable acordarse de ello. En cualquier caso, y hablando de pureza, prefiero que nos quedemos con el espíritu de ese hermoso relato que he adjuntado.

Publicado en MÚSICA ELECTRÓNICA, POP, SOCIEDAD | 9 comentarios