Jarabe de Palo: La flaca

Hace bastantes días que no escribo nada. No me apetece en absoluto.

Una vez más se ha puesto a llover. Y esta vez con fuerza, con bastante fuerza. La intensa cortina de lluvia de nuevo recortándose contra el fondo de pinos allá arriba. Un hermoso espectáculo. Ha caído con furia, y mientras elucubraba durante unos instantes sobre el contenido de esta entrada, ya decidida, han asomado unas pocas bolas de granizo. En el fondo es la misma lluvia que no pocas veces me caló hasta los huesos en las calles de La Habana.

«Pau nos deja [entre muchas otras cosas] una manera de estar en el mundo»

… ha declarado a las cámaras de TV3 Manolo García, hace nada, un rato.

Escribí sobre Pau Donés hace ya tiempo, cuando el cantante reflexionaba sobre lo efímero de la vida, cuando se hizo público que padecía cáncer de colon. Quizá algunos lo recordéis. Ahora nos ha dejado, tras una larga batalla, con 53 años. Yo voy camino de los 56. Que muera alguien más joven que yo siempre me produce un aguijonazo; quiero —debo— interpretarlo como un mensaje y una enseñanza de profundo calado.

Me he encontrado esto en Twitter mientras estaba comiendo…

A lo cual he dejado el siguiente comentario —ante la belleza de la frase y de la imagen— :

«Qué excelente y hermosa frase, muy cierta. Es una frase totalmente budista (por ejemplo), para los que buscamos esa paz interior, armonía, integración. La “felicidad” es aceptación de las cosas».

¿Y qué tiene que ver esto con Pau Donés? Tiene mucho, muchísimo que ver. Con esa felicidad, con esa aceptación, con ese saber estar en el mundo, con ese disfrutar de la intensidad de cualquier experiencia.

Cómo hubieras disfrutado; estoy seguro de que te hubiera encantado la tormenta. Esas gotas de lluvia serán hoy mis lágrimas y mis ojos serán tus ojos. Hasta siempre, Pau.

Publicado en HOMENAJES, POP, POP LATINO, POP-ROCK | 14 comentarios

Little big rock and roll star

Nos ha dejado este sábado a los 87 años. Uno de los padres, pioneros y artífices del rock and roll. Se marcha para siempre Little Richard, verdaderamente una estrella legendaria del rock más primigenio. No cabe duda de que ha sido uno de los músicos más importantes e influyentes de las últimas décadas.

Recojo aquí algunas consideraciones vertidas por la prensa acerca de su figura y su carrera. La Vanguardia nos cuenta por ejemplo en un artículo:

«Cantaba Little Richard y el auditorio, blanco en su mayoría en esos años cincuenta, escuchaba a uno de los artífices del rock’n’roll. O así se definía él mismo, Little Richard: “Soy el artífice del rock’n’roll”.

Porque al fin y al cabo, en algún momento de su vida, cualquiera ha bailado el Tutti Frutti. O el Long Tall Sally, muy similar, más acelerado.

“Aceleré el Long Tall Sally para que los blancos no pudieran copiarme”, confesaba Little Richard a Rolling Stone años más tarde, el día en que descubrió que el remake de Tutti Frutti interpretado por Pat Boone figuraba doce puestos por delante de su propia versión, la original, en las listas musicales». 

4148

Nos explica dicho artículo que nuestro artista puede considerarse uno de los integrantes de la trilogía fundacional del rock’n’roll: Little Richard, Chuck Berry y Jerry Lee Lewis. Sigue diciéndonos:

«Fue gay y luego bisexual e incluso “omnisexual” y al final predicador, tras sobrevivir a la avería en el motor de un avión “porque los ángeles vinieron en mi ayuda”».

Se hace eco también de una ilustrativa anécdota y a la vez ya nos deja claro la enorme influencia que ejerció en músicos posteriores. Algo muy similar a lo que ocurriría con Elvis Presley, en esos míticos shows televisivos, con respecto a futuras generaciones de artistas:

«… un día, en 1989, se volvía hacia la cámara mientras decía: “Prince, tú eres el Little Richard de tu generación. ¡Yo me ponía purpurina mucho antes de que tú lo hicieras!”.

Podemos leerlo en la desaparecida Rockdelux: “Prince decía que le gustaría dar una imagen a medio camino entre Jesucristo, Diana Ross, la Patrulla-X y Little Richard”.

El A-wop-bop-a-loo-bop de Little Richard inspiró a leyendas como Elvis Presley o Elton John. “Fue escuchar a Little Richard y pensar: ‘Ya lo tengo, yo quiero ser como él’”, dijo Elton John en 1973».

2709

Si recordamos la imagen de Prince, se hace muy evidente cuantísimo debía el look de este artista a nuestro protagonista de hoy; también la influencia musical, en su vertiente más rockera, fue grandísima en el de Minneapolis

El tercero de los doce hijos de un diácono de Macon (Georgia), con serios problemas de salud ya a una temprana edad y con unos duros inicios en el mundo de la música. Tuvo que hacer una particular adaptación para ser aceptado por un público mayoritariamente blanco:

«Un cantante negro que se estiraba los rizos y vestía traje y corbata para sentirse apreciado por la audiencia blanca. Cantaba y tocaba el piano y le acompañaba una sección de viento, músicos negros que sonreían mostrando una dentadura blanca. Lo que nunca hizo fue renegar de su color de piel. “Fuimos nosotros, la gente negra, los que creamos el rock’n’roll. Elvis era increíble, pero él no fue un creador”, contaba en 2005».

Por su parte, el diario The Guardian nos cuenta cómo fue su salto al estrellato y nos recuerda algunos de sus éxitos y singles más emblemáticos:

«Richard’s career began when in the late 1940s but his early recordings with RCA Victor garnered little success. His breakthrough [salto a la fama] came when he signed to Specialty Records in 1955, releasing a run of wild and flamboyant singles – Tutti Frutti, Long Tall Sally, Rip It Up, The Girl Can’t Help It, Lucille, Keep A-Knockin’ and Good Golly, Miss Molly, among others – that made him a star on both sides of the Atlantic».

4705

Las fotografías de esta entrada están incluidas en una fotogalería en The Guardian

«Richard was known for his outrageous [extravagante] performance style at the piano – eyes lined  with mascara [ojos perfilados con rímel], pompadour [tupé] hair fixed with potato starch [almidón de fécula de patata], ferocious eyes transfixing audiences – and infectious whoops [gritos], a style echoed by dozens of performers, Prince prominent among them. Richard had been a drag [transformista] performer and by his own admission was involved in voyeurism, allowing men to have sex in the back seat of his car while he watched. He was arrested at least twice for lewd [indecente] conduct.

His breakthrough single, Tutti Frutti, was originally about anal sex – “If it don’t fit, don’t force it / You can grease it, make it easy” – until producer Bumps Blackwell suggested it be cleaned up [que fuera retocado]. The song bequeathed [transmitía] rock’n’roll its greatest expression of joy, whose exact syllables are still debated: “Awopbopaloobop-alopbamboom!”».

Uno de los episodios más curiosos de su biografía fue el de convertirse en predicador en 1958, hasta que no volvió a la música en 1962. En el año 1957, durante una gira por Australia, aseguró haber recibido una señal divina. Lo que en realidad ocurrió, se nos cuenta, es que avistó una bola de fuego que era el satélite Sputnik I. Aquello lo interpretó como un signo para cambiar su vida. Todo ello estuvo marcado por el conflicto entre Dios y “la música del diablo” (el rock), y también las complejidades de su identidad sexual. Ya a una edad más adulta renunciaría a su intensa vida sexual para seguir esa llamada religiosa…

europapress_3061879_exclusivecirca_1984_angeles_california_little_richard_preaching_bible_in_hand_20200509172020-kljc-656x98640lavanguardia-web

Una imagen promocional de 1984. El músico y el ser humano

En el anterior clip, en el portal NOW THIS, Richard habla con la prensa sobre las dificultades de tocar el piano y a la vez cantar y seguir el ritmo, como si de un estilo que se estuviera perdiendo se tratara.

Finalmente el artículo de The Guardian hace una extensa mención de unos cuantos y reputados músicos que se han referido a la inmensa influencia de este rockero, dedicándole algunos de ellos unas palabras de recuerdo. Ni más ni menos que Paul McCartney, Bryan Ferry, Brian Johnson de AC/DC, Jimmy Page, Brian Wilson de los Beach Boys, Elvis Costello o Ringo Starr.

También tenemos a Patti Smith:

«Tutti Frutti exploded when I was eight years old, awakening a positive anarchy in a little girl’s heart. Nothing was the same after hearing his exciting and excitable voice».

Y también tenemos a Keith Richards y Mick Jagger. El cantante de los Stones ha tuiteado en su cuenta:

«He was the biggest inspiration of my early teens and his music still has the same raw electric energy… as it did when it was first shot through the music scene in the mid-50s. When we were on tour with him, I would watch his moves every night and learn from him how to entertain and involve the audience and he was always so generous with advice to me. He contributed so much to popular music. I will miss you Richard, God bless».

También la publicación eldiario.es le dedica una breve crónica al músico, diciendo:

«... irrumpió en el estrellato a través de la mezcla del gospel y el R&B para dar forma a un sonido rápido y eléctrico. Deja tras de sí ritmos inmortales como Tutti Frutti o Long Tall Sally en dos años de esplendor (1956 y 1957) que le valieron como propulsor de este sonido, que se expandiría a lo largo de las próximas décadas. (…)

Sus canciones conocieron versiones de todo un espectro de artistas, desde los Everly Brothers, los Kinks y la Creedence Clearwater Revival hasta Elvis Costello y los Scorpions».

Ya que se han mencionado aquí dos publicaciones, aprovecho para decir un par de cosas por mi cuenta:

  1. Hace unos días me enteraba y nos enterábamos de que la mítica revista musical Rockdelux bajaba la persiana. Después de 35 años. Una noticia que me producía mucha tristeza y de la que se ocupa por ejemplo EL PAÍS. Madre mía, la de revistas que me llegué a comprar… ellos fueron realmente una guía para mí, a la hora de conocer nueva música y también de acercarme a la tienda de discos. Quiero expresar mi sincero agradecimiento. Disfruté y aprendí tanto con ellos…
  2. Precisamente el portal RollingStone dedica una sensacional entrada a Richard con una selección de temas. Para quien quiera una propina aquí está: Little Richard: 20 Essential Songs.

Pues me parece una forma inmejorable para despedirnos de él: te echaremos de menos y que Dios te bendiga…

 

Publicado en HOMENAJES, ROCK | 15 comentarios

Alicia Keys: Good Job

The tune was originally written months ago to honor the unsung heroes in Keys’ own life, she told CNN in a conversation before the broadcast.
“It has always been such a personal song and such a poignant song,” she said. “And every time I play it, I want to cry because I’m thinking of my mother, I’m thinking of my grandmother, I’m thinking of friends of mine who can’t make ends meet.”
But as the pandemic swept the world, it occurred to Keys that the lyrics could also serve as a tribute to the health care professionals, front line workers, parents, teachers and everyone else who has stepped up during this unprecedented time.
“A lot of times people don’t feel like they’re doing a good job. They feel underwater and like there’s never going to be a brighter day,” she said. “Fast forward to now, with where we are now, and it’s almost like the song was written for this and I didn’t know it.”
“We are definitely doing well, but we are continuously thinking about where are we going as a world and as a global family, I think we have the opportunity to really think about who do we want to be first as individuals, then who do we want to be as communities and on a global level?”.
(Alicia Keys)
Gracias, Alicia. Gracias a todas esas personas que ponen en riesgo su salud y sus vidas.
Just watch and listen…

Publicado en HOMENAJES, POP, R&B, SOCIEDAD | 10 comentarios

ABBA: Dancing Queen

Todos los días, a las ocho de la tarde, estalla y se expande como un reguero de pólvora un aplauso en mi calle y por mi barrio. Por todos los barrios. Balcones, ventanas, azoteas… El aplauso, homenaje y agradecimiento más que merecidos a todo el personal sanitario, ya no solamente médicos/as y enfermeras/os, sino para todos los profesionales que trabajan en los hospitales y otros centros de salud (limpieza, cocinas, seguridad… ). Nunca nuestro agradecimiento será lo suficientemente grande. De hecho este aplauso ya se ha hecho extensible a todos aquellos profesionales que no han parado de trabajar estas semanas, y cuyos servicios son igualmente esenciales: cajeros/as de supermercados, tiendas de comestibles, conductores, transportistas, agricultores, mensajeros, teleoperadores, fontaneros, electricistas, policías, cuerpos de seguridad, vigilantes, asistentes sociales, personal a cargo de mayores y dependientes, farmacias, gasolineras… y muchos más. Sin duda el personal sanitario es el más expuesto, por la naturaleza de su trabajo. Doce profesionales de la sanidad han pagado ya con sus propias vidas en España el cuidar a los demás. Quería imprimirle algo de “alegría” (se intentará) a esta entrada, pero leer ese artículo me ha borrado de momento la sonrisa del rostro: son historias tristes, impactantes, humanas, que recalcan lo expuestos que están y lo vulnerables que somos todos.

aplausos-en-los-balcones-de-zaragoza-de-agradecimiento-a-la-labor-de-los-profesionales-sanitarios-en-la-crisis-del-coronavirus

Resulta que tengo dos “vecinas” en el edificio de enfrente (la calle donde vivo es estrecha), y me refiero con ello al balcón que queda justo a la altura de mi piso. Y cada día a las ocho de la tarde se erigen en maestras de ceremonias. Sí, porque al parecer ejercen de disc-jockeys de la calle (al menos de ese tramo; más ya no sé, o no escucho). Han pegado un cartel en la barandilla que reza “#DJCUARENTONE”, han plantado una mesa en mitad del balcón y sacan una enorme lámpara de pie. Ponen música y salen a bailar y a animar a todo quisqui que se precie o que se deje. O que se involucre. Yo… no me involucro, lo siento. No es que no agradezca la labor de los sanitarios y otros sectores —mucho, muchísimo, y de corazón— , sino que no me va tanta “familiaridad” y cercanía. Además —lo diré claro, como acostumbro a hacer— sumarme a “su fiesta” saliendo a mi terraza me supone ver las mismas y pocas caras cada tarde y entrar en una especie de dinámica. Es que las tengo frente a mis narices, y ya he dicho que no es una calle grande ni ancha. Podría salir y aplaudir de forma más desapegada o fría, cualquiera que sea la palabra. Pero… ¿cómo? ¿les hago poco o ningún caso? ¿no me las miro, las ignoro? ¿no me muevo al ritmo de la música, o me muevo un poquito para quedar bien? ¿hago un poquito el payaso, o el paripé, para no desentonar? ¿me pongo de perfil, mirando hacia la ciudad, más abajo? Es un poco surrealista o cómica la situación, tal como la estoy dibujando. Aclaro que no las conozco de nada y que jamás hemos hablado de nada.  Y quizá aunque así fuera eso no cambiaría el hecho de ser una situación algo forzada, si de verdad no te nace… bailar. No sé, con esto no quiero decir que no sea posible salir a aplaudir de forma “neutra”, por decirlo así. Me estoy riendo al escribir todo esto, y viéndolo algo ridículo (pero a la vez me hace gracia). Este es el terrible dilema, o el terrible drama, al que me enfrento cada tarde.

Ah… pero ahora aclararé la cuestión fundamental… la música que ponen. Por decirlo de forma diplomática, no es precisamente el tipo de música que me chifle. Digámoslo claro: es bastante hortera, una extraña mescolanza. Voy a precisar: bastante música disco, a veces directamente chunda chunda… reguetón también (no todos los días) y temas bastante comerciales, algunos muy conocidos (otros ni idea, estoy desconectado) de un amplio abanico de pop, estilos latinos y “éxitos”. ¿Se entiende por dónde voy? Dudo mucho que me sorprendieran poniendo algún tema de Genesis o de Pink Floyd. Vamos, es que de hecho ninguna tarde ha sonado siquiera algún tema de rock que pudiéramos considerar un exitazo comercial. De rock… ni una gota. Ni Bon Jovi, ni Springsteen, ni Dire Straits, ni Elvis ni tantos otros. Así se entenderán mejor mis “reticencias” y mi poco entusiasmo para salir, seguir el ritmo y sumarme a su fiesta. Espero (ruego encarecidamente, de hecho lo necesito) que se me entienda. Así que… estrictamente desde el punto de vista musical, para mí esta performance de las vecinas tiene mucho de auténtico suplicio. Ah, me olvidaba de un detallito: los primeros días alargaban el show hasta casi… ¡las nueve menos cuarto! Ahora ya se cortan un poquito más y se prolonga durante unos veinte minutos. Que es cuando me levanto y me pongo a preparar la cena.

(Por si alguien no lo sabe, es posible encontrar en la prensa artículos del tipo «El balcón con más marcha de Barcelona»… o de Madrid, y cosas de ese estilo. Hay gente que monta auténticas actuaciones, por lo que se ve; en las redes sociales ya no he entrado; debe ser todo un universo en cuanto al tema).

Voy a decir dos cosas en su descargo —bueno, tres—. La primera, que siendo comprensivos y tolerantes se agradece que se molesten en animar el cotarro cada tarde (me puedo excluir de esa ecuación; hablo por el resto de los vecinos). Dos, que alguna vez insertan algún tema que sí merece la pena. Por ejemplo fue el caso del conocidísimo Karma Chameleon de Culture Club o de la magnífica I Follow Rivers de Lykke Li (a la que dediqué una entrada hace tiempo). Esa sí que me sorprendió. Y la tercera cosa, que son simpáticas, sin duda.

Y una de esas muy honrosas excepciones musicales, dentro de esta tortura función de cada tarde, fue cuando hicieron sonar el Dancing Queen de ABBA. «¡Oh, no me lo puedo creer! Algo bueno… », pensé esa tarde.

118982686

Agnetha Fältskog, Björn Ulvaeus, Benny Andersson y Anni-Frid Lyngstad (Frida) formarían ABBA en 1972. Después de ganar el Festival de Eurovisión en 1974 con el tema Waterloo sencillamente arrasarían. No necesitan demasiada presentación. Dos grandes méritos hay que reconocerle al mítico cuarteto sueco: uno, que fueron el primer grupo de un país de habla no inglesa que se convirtiera en un fenómeno musical a nivel mundial, tanto en éxitos como en ventas. Y dos, que justamente han sido uno de los grupos, en toda la historia de la música, que más discos han vendido.

La Wikipedia nos cuenta algunos detalles y curiosidades en torno al también mítico Dancing Queen. Por supuesto siempre, siempre, detrás de toda canción encontramos una historia, en cuanto a su significado, gestación, intencionalidad… El tema fue el single principal del cuarto álbum de ABBA, publicado en 1976 y titulado Arrival. Concretamente salió el 15 de agosto de ese año. A Suecia le siguió Reino Unido y en pocos días el resto del continente. Se convirtió en un éxito a nivel mundial. Justamente esta canción fue el único número uno que cosecharon los suecos en los Estados Unidos. Número uno en multitud de países —entre ellos España— y colándose en el top five de muchos otros. El estilo de este tema se adscribe a lo que se conoce como europop o también euro disco: un género surgido a finales de los sesenta y década de los setenta, y que cosechó innumerables éxitos procedentes de muchos países. También puede considerarse un tema de dance pop: pop orientado hacia los clubs nocturnos y pistas de baile, con evidente vocación de ser bailable e influencia manifiesta de la música disco y otros tipos de dance music. Y es que justamente la música disco triunfaba en Norteamérica en esos momentos, así que los componentes de ABBA orientaron perfectamente la flecha y dieron en la diana. No solamente eso, sino que de alguna manera intentaron emular el famoso Wall of Sound de Phil Spector.

4aa3a4a4-60d9-43a1-94dc-c6638ac223f4_screenshot

Y para mí ahí está justamente la gracia y el mérito de la canción: melódicamente es muy bella, además de pegadiza, y se desenvuelve en ese medio tempo, perfectamente bailable pero situada hábilmente a medio camino entre el pop (de excelente factura) y la música disco. Mencioné dos grandes méritos del cuarteto sueco, pero podemos añadir otro más entre muchos: sin duda alguna ABBA abrió camino para muchos artistas pop que vendrían después.

Todavía hay más detalles prodigiosos que envuelven a Dancing Queen: fue su tercer número uno consecutivo en los charts de singles en Reino Unido, siguiendo a Mamma Mia y Fernando… todos ellos en 1976. Tremendo… solamente podemos decir… Mamma Mia! Y aunque sean “distinciones” meramente simbólicas, no por ello dejan de ser significativas: el canal público británico Channel 4 colocó al tema en el cuarto lugar en una selección titulada “The 100 Greatest Number One Singles”, mientras que la revista Rolling Stone lo situó en el puesto 174 en su lista del 2004 titulada “The 500 Greatest Songs of All Time”.

Dancing Queen ha sido interpretado por el propio grupo o utilizado en eventos que han tenido que ver con la realeza sueca, y también en actos de cierta solemnidad como bodas o aniversarios. El tema también aparece en la película La boda de Muriel y en el musical Mamma Mia! y la película del mismo título del 2008 (divertido film con un conocido reparto y que gira en torno a los temas del grupo). La canción también ha sido versionada entre otros por Cher…

maxresdefault

… o —sorpresa— por Robert Trujillo y Kirk Hammett de Metallica, en lo que ellos denominan “Rob & Kirk Doodle” (versiones de temas ajenos; Estocolmo, mayo del 2018). Como última curiosidad, el tema fue grabado en español, como la totalidad del álbum, e incluido en una recopilación que ABBA sacó en 1980: Gracias Por La Música. Inicialmente la titularon “Reina Danzante”, pero en otra recopilación lanzada por el grupo en 1992 —¡en los Estados Unidos y en español!— (ABBA Oro: Grandes Éxitos) se retituló como “La Reina del Baile”. La magia de internet… aquí la tenemos. Ciertamente la adaptación de la letra es muy divertida (me he reído bastante; me quedo sin duda con la original en inglés)…

Antes de concluir, quisiera volver al punto de partida de esta entrada…

sanitaria 1

img_amolins_20200327-133625_imagenes_lv_otras_fuentes_33davidestruchmarmol-k0tf-656x87540lavanguardia-web

sanitaria 2

img_amolins_20200327-114528_imagenes_lv_otras_fuentes_50marianreinaudo-k0tf-656x87540lavanguardia-web

img_amolins_20200327-084751_imagenes_lv_otras_fuentes_28blancaok-k0tf-656x87440lavanguardia-web

Si quieres saber el nombre y apellidos de estas personas, y en qué centros trabajan, así como de hasta cien profesionales de la sanidad, te invito a entrar en esta fotogalería para saberlo:

“Algo más que aplausos”. Un centenar de profesionales de la sanidad representan a un colectivo que lidera la lucha contra el coronavirus.

El “dilema” para nada es aplaudir o no aplaudir. Queda fuera de toda discusión. Solo he querido “criticar” con algo de humor el dudoso gusto musical de mis vecinas. Pero las entiendo. La canción transmite alegría y esperanza. Por fin parece que se aplana la dichosa curva y que los contagios se ralentizan. Tanto esfuerzo está dando sus frutos.

Dancing Queen… un hit incontestable. Demoledora, magistral…

 

Publicado en DANCE MUSIC, POP, SOCIEDAD | 21 comentarios

Bob Dylan: Murder Most Foul

It was a dark day in Dallas, November ’63
A day that will live on in infamy
President Kennedy was a-ridin’ high
Good day to be livin’ and a good day to die
Being led to the slaughter like a sacrificial lamb
He said, “Wait a minute, boys, you know who I am?”
“Of course we do, we know who you are!”
Then they blew off his head while he was still in the car
Shot down like a dog in broad daylight
Was a matter of timing and the timing was right
You got unpaid debts, we’ve come to collect
We’re gonna kill you with hatred, without any respect
We’ll mock you and shock you and we’ll put it in your face
We’ve already got someone here to take your place
The day they blew out the brains of the king
Thousands were watching, no one saw a thing
It happened so quickly, so quick, by surprise
Right there in front of everyone’s eyes
Greatest magic trick ever under the sun
Perfectly executed, skillfully done
Wolfman, oh wolfman, oh wolfman howl
Rub-a-dub-dub, it’s a murder most foul

Hush, little children, you’ll understand
The Beatles are comin’, they’re gonna hold your hand
Slide down the banister, go get your coat
Ferry ‘cross the Mersey and go for the throat
There’s three bums comin’ all dressed in rags
Pick up the pieces and lower the flags
I’m goin’ to Woodstock, it’s the Aquarian Age
Then I’ll go to Altamont and sit near the stage
Put your head out the window, let the good times roll
There’s a party going on behind the Grassy Knoll
Stack up the bricks, pour the cement
Don’t say Dallas don’t love you, Mr. President
Put your foot in the tank and then step on the gas
Try to make it to the triple underpass
Blackface singer, whiteface clown
Better not show your faces after the sun goes down
Up in the red light district, they’ve got cop on the beat
Living in a nightmare on Elm Street
When you’re down on Deep Ellum, put your money in your shoe
Don’t ask what your country can do for you
Cash on the ballot, money to burn
Dealey Plaza, make a left-hand turn
I’m going down to the crossroads, gonna flag a ride
The place where faith, hope, and charity lie
Shoot him while he runs, boy, shoot him while you can
See if you can shoot the invisible man
Goodbye, Charlie! Goodbye, Uncle Sam!
Frankly, Miss Scarlett, I don’t give a damn
What is the truth, and where did it go?
Ask Oswald and Ruby, they oughta know
“Shut your mouth,” said a wise old owl
Business is business, and it’s a murder most foul

Tommy, can you hear me? I’m the Acid Queen
I’m riding in a long, black Lincoln limousine
Ridin’ in the backseat next to my wife
Headed straight on in to the afterlife
I’m leaning to the left, I got my head in her lap
Hold on, I’ve been led into some kind of a trap
Where we ask no quarter, and no quarter do we give
We’re right down the street, from the street where you live
They mutilated his body and they took out his brain
What more could they do? They piled on the pain
But his soul was not there where it was supposed to be at
For the last fifty years they’ve been searchin’ for that
Freedom, oh freedom, freedom over me
I hate to tell you, mister, but only dead men are free
Send me some lovin’, then tell me no lie
Throw the gun in the gutter and walk on by
Wake up, little Susie, let’s go for a drive
Cross the Trinity River, let’s keep hope alive
Turn the radio on, don’t touch the dials
Parkland hospital, only six more miles
You got me dizzy, Miss Lizzy, you filled me with lead
That magic bullet of yours has gone to my head
I’m just a patsy like Patsy Cline
Never shot anyone from in front or behind
I’ve blood in my eye, got blood in my ear
I’m never gonna make it to the new frontier
Zapruder’s film I seen night before
Seen it thirty-three times, maybe more
It’s vile and deceitful, it’s cruel and it’s mean
Ugliest thing that you ever have seen
They killed him once and they killed him twice
Killed him like a human sacrifice
The day that they killed him, someone said to me, “Son
The age of the Antichrist has just only begun”
Air Force One comin’ in through the gate
Johnson sworn in at 2:38
Let me know when you decide to throw in the towel
It is what it is, and it’s murder most foul

What’s new, pussycat? What’d I say?
I said the soul of a nation been torn away
And it’s beginning to go into a slow decay
And that it’s thirty-six hours past Judgment Day
Wolfman Jack, he’s speaking in tongues
He’s going on and on at the top of his lungs
Play me a song, Mr. Wolfman Jack
Play it for me in my long Cadillac
Play me that “Only the Good Die Young”
Take me to the place Tom Dooley was hung
Play “St. James Infirmary” and the Court of King James
If you want to remember, you better write down the names
Play Etta James, too, play “I’d Rather Go Blind”
Play it for the man with the telepathic mind
Play John Lee Hooker, play “Scratch My Back”
Play it for that strip club owner named Jack
Guitar Slim going down slow
Play it for me and for Marilyn Monroe

Play “Please Don’t Let Me Be Misunderstood”
Play it for the First Lady, she ain’t feeling any good
Play Don Henley, play Glenn Frey
Take it to the limit and let it go by
Play it for Carl Wilson, too
Looking far, far away down Gower Avenue
Play tragedy, play “Twilight Time”
Take me back to Tulsa to the scene of the crime
Play another one and “Another One Bites the Dust”
Play “The Old Rugged Cross” and “In God We Trust”
Ride the pink horse down that long, lonesome road
Stand there and wait for his head to explode
Play “Mystery Train” for Mr. Mystery
The man who fell down dead like a rootless tree
Play it for the reverend, play it for the pastor
Play it for the dog that got no master
Play Oscar Peterson, play Stan Getz
Play “Blue Sky,” play Dickey Betts
Play Art Pepper, Thelonious Monk
Charlie Parker and all that junk
All that junk and “All That Jazz”
Play something for the Birdman of Alcatraz
Play Buster Keaton, play Harold Lloyd
Play Bugsy Siegel, play Pretty Boy Floyd
Play the numbers, play the odds
Play “Cry Me A River” for the Lord of the gods
Play Number nine, play Number six
Play it for Lindsey and Stevie Nicks
Play Nat King Cole, play “Nature Boy”
Play “Down In The Boondocks” for Terry Malloy
Play “It Happened One Night” and “One Night of Sin”
There’s twelve million souls that are listening in
Play “Merchant of Venice”, play “Merchants of Death”
Play “Stella by Starlight” for Lady Macbeth
Don’t worry, Mr. President, help’s on the way
Your brothers are comin’, there’ll be hell to pay
Brothers? What brothers? What’s this about hell?
Tell them, “We’re waiting, keep coming,” we’ll get them as well
Love Field is where his plane touched down
But it never did get back up off the ground
Was a hard act to follow, second to none
They killed him on the altar of the rising sun
Play “Misty” for me and “That Old Devil Moon”
Play “Anything Goes” and “Memphis in June”
Play “Lonely At the Top” and “Lonely Are the Brave”
Play it for Houdini spinning around his grave
Play Jelly Roll Morton, play “Lucille”
Play “Deep In a Dream”, and play “Driving Wheel”
Play “Moonlight Sonata” in F-sharp
And “A Key to the Highway” for the king on the harp
Play “Marching Through Georgia” and “Dumbarton’s Drums”
Play darkness and death will come when it comes
Play “Love Me Or Leave Me” by the great Bud Powell
Play “The Blood-stained Banner”, play “Murder Most Foul”

 

«Murder Most Foul»… («El asesinato más repugnante/infame», «Un asesinato inmundo»). Nuevo tema del cantautor de Minnesotta, su primera composición en ocho años, desde el disco Tempest, del 2012. Una larga elegía (casi 17 minutos) dedicada al asesinato de John F. Kennedy. El relato, la visión o el repaso a unos hechos trágicos…

…en un tiempo que de repente nos ha tocado vivir, casi apocalíptico. La tormenta desatada, el tsunami. Ceremonia global —también— del exceso de confianza, de la imprevisión, de la confusión, de la incompetencia. Terrible efecto dominó. Un diminuto virus pone en jaque a la humanidad. La demostración del poder desbocado e imprevisible de la naturaleza. He hablado en este blog de otros posibles y futuros efectos dominó. Del poder de la naturaleza. Quiero recordarlo y remarcarlo ahora. Ojalá, cuando todo vuelva a cierto nivel de normalidad, que esta amarga y dolorosa lección sirva para algo, para reflexionar. El mundo debería cambiar; el mundo va a cambiar; el mundo está cambiando. Cambia, pero no todo lo que sería deseable. Porque mientras tanto tengo —tenemos— que ver y oír en los medios de comunicación cosas como éstas…

«It’s going to disappear. One day it’s like a miracle, it will disappear»

(Donald Trump). O…

«Si la política de aislamiento continúa tendremos el caos y el virus juntos», calificando al coronavirus de «gripezinha» (gripecita). (Jair Bolsonaro).

Dos negacionistas del cambio climático, casualmente. Lo que es también una plaga y una pena es que auténticos imbéciles estén al frente de algunas naciones. No tengo piedad en este blog con los imbéciles*. Lo siento. Boris Johnson… otro cretino de campeonato. Pero vamos a dejarlo aquí. Ahora, los gobiernos de todo el mundo hacen lo que pueden. Y hay que apoyarles, en la medida de lo posible. Y ser positivos. Y confiar. No quisiera tan solo resaltar las imbecilidades que tenemos que oír por ahí. También se oyen cosas hermosas…

«Esta crisis va a sacar lo mejor de las personas»

(Pedro Sánchez; aunque la gestión del gobierno español también sea más que criticable, por otro lado).

*Es que soy un malhablado (y muy malo) y parece que no tengo remedio. Quería en realidad decir que «ambos son el súmmum de la inteligencia, del buen quehacer político, de las artes comunicativas y del respeto a sus adversarios y al planeta».

La naturaleza humana, para bien y para mal, también aflora en esta crisis, como no podía ser de otra manera. Así vemos algunas mentalidades muy cortas de vista, como los tristes ejemplos mencionados. La naturaleza humana, en su lado más oscuro y terrible también se ve reflejada en esos trágicos acontecimientos evocados en el tema de Dylan. Más de un paralelismo puede extraerse de ambas situaciones, el asesinato del presidente demócrata en 1963 y la crisis actual. ¿Pequeños pasos en dirección al abismo, a la oscuridad? ¿El declive, la decadencia de la civilización occidental? ¿Fallas terribles en el sistema?

Being led to the slaughter like a sacrificial lamb
Siendo llevado al matadero, como un cordero para el sacrificio
(…)
Shot down like a dog in broad daylight
Disparado como a un perro a plena luz del día
(…)

You got unpaid debts, we’ve come to collect
We’re gonna kill you with hatred, without any respect
Tienes deudas que pagar; venimos a cobrarlas
Vamos a matarte con odio, sin ningún respeto

Una letra dura, demoledora, realista. La naturaleza humana, o una parte de ella (la maldad), también. La letra está plagada de referencias y guiños a la cultura moderna y occidental, a héroes y grandes nombres de la música.

Una traducción más que aceptable aquí. Una reseña más que interesante aquí. Unas acotaciones o comentarios muy suculentos y bien traídos sobre diversos fragmentos de la letra aquí.

¿Una larga letanía, una especie de liturgia? Un tema ciertamente balsámico. La grandeza de la música. La música, al fin y al cabo, como portadora de esperanza («Es siempre la esperanza un ser de plumas / que en el alma se posa») y de calma. La música como bálsamo, estos días…

 

 

 

Publicado en OPINIÓN, ROCK, SOCIEDAD | 18 comentarios

Érase una vez… un rey emérito inviolable

Hoy os traigo un bonito cuento de hadas, niños y niñas…

Cuando la ocasión o la causa lo merecen me salto el guion y quizá toda lógica y en este blog aparecen contenidos digamos que “especiales”. Ésta es una de esas ocasiones en que lo merece. Hoy en este blog no va a sonar más que una simple cacerolada…

A las doce de este mediodía ha estallado una cacerolada en los balcones y terrazas de muchísimas ciudades y poblaciones de la geografía española. ¿El motivo… ?

«España ha seguido de forma desigual la cacerolada convocada al mediodía de este miércoles para pedir que las presuntas comisiones cobradas de Arabia Saudí por el rey emérito Juan Carlos I, que investiga la Fiscalía suiza, se donen a la sanidad para hacer frente a la crisis del coronavirus.

Esta reivindicación, organizada de nuevo en los balcones, se ha convocado a través de mensajería instantánea y redes sociales y tendrá una réplica a las 21.00 horas, coincidiendo con el mensaje que el rey Felipe VI dirigirá a los españoles. Su seguimiento ha sido desigual en las distintas ciudades e incluso en los barrios».

Nos cuenta esta noticia un medio de comunicación totalmente fiable y solvente. Nada de “fake news”, de tergiversación o enfoque tendencioso. Es pura transparencia informativa y plena actualidad. Sigue la misma fuente…

«Esta iniciativa se une a varias recogidas de firmas organizadas en la plataforma Change.org, que piden que esos fondos pasen a ser dinero público. Dos peticiones diferentes, bajo los títulos “Destinar la herencia de Felipe VI y la asignación del Rey Emérito a la Sanidad Pública” y “Felipe VI, exige a tu padre que transfiera el dinero de Suiza a Sanidad” acumulan cada una alrededor de 160.000 firmas (…).

El pasado domingo, el primer día con el estado de alarma en vigor, el rey Felipe VI anunció que renunciaba a la herencia que personalmente le pudiera corresponder de su padre, don Juan Carlos (…).

El Palacio de la Zarzuela informó de estas decisiones después de diversas informaciones publicadas el pasado fin de semana en las que se asegura que Felipe VI es beneficiario de una sociedad “offshore” creada por el rey Juan Carlos vinculada a una donación de 65 millones de euros de Arabia Saudí.

La Fiscalía suiza considera que 100 millones de dólares procedentes del rey saudí Abdul Aziz Al Saud llegaron a una cuenta en Panamá… ».

madrid-rey-abdulaziz-principes-conferencia_ediima20200306_0115_20

Es decir, que estamos en una especie de cuento de hadas. En pleno siglo XXI, en pleno año 2020 —con la que está cayendo, con el dificilísimo y duro momento que estamos viviendo— todavía existen monarquías, reyes y reinas, que parece que disfrutan de muchísimos privilegios. Parece que no todo el mundo es igual ante la ley; parece que ciertas personas, o cargos de poder, no pueden ser llevados ante la justicia para rendir cuentas. Unos son «más iguales que otros», como se apuntaba brillantemente en Rebelión en la granja (Animal Farm), la divertida y punzante novela de George Orwell. No sé qué más ingredientes podríamos añadir a esa fábula. Quizá carrozas en forma de calabaza, princesitas que pierden zapatos por el camino y sapos encantados. Ah, sí… que no se nos olvide este elemento: un populacho sumiso y servil, tembloroso ante el poder de sus señores y que bese el suelo por donde pisan. Populacho que cargaría con todas las penurias materiales de la existencia —en pleno 2020 esto no ha cambiado, es obvio— mientras que otros individuos parecen pertenecer a una clase o una casta superior. La aristocracia —o la realeza— y los plebeyos, el pueblo llano. Siempre ocupado y preocupado en andar tras «la iluminación», es obvio que nuestras mentes y nuestra comprensión pueden iluminarse muchísimo si entendemos el sentido de esta frase: «vivir a cuerpo de rey». Ah, claro: quiere decir vivir más que bien, con más que holgados bienes económicos, y encima hacerlo a costa de los demás (de nuestros impuestos, oh, plebeyos y plebeyas; no añado «despertad» porque sospecho que ya lo estáis en este aspecto).

66c8b8211c59d59d65370237459f4562

¿Vivimos inmersos en un cuento de reyes, príncipes y princesas, y no me he enterado? Eso es muy fuerte…

Este mismo medio informativo, en noticia fechada el día 10 de este mes, nos explicaba por qué este señor, el rey emérito, resultaba «inviolable» o «intocable» ante la ley:

«La Mesa del Congreso ha rechazado este martes las peticiones de comisiones de investigación relativas a don Juan Carlos I, presentadas a raíz de conocerse que la Fiscalía suiza está realizando una investigación sobre una supuesta donación de 100 millones de dólares atribuida a Juan Carlos I y con destino a su amiga Corinna Larsen, un dinero presuntamente vinculado con comisiones de Arabia Saudí.

Con esta decisión, la Mesa sigue el criterio de los letrados de la Cámara, que este lunes se mostraron contrarios a la admisión de la comisión de investigación reiterando que, conforme a los antecedentes y la interpretación que viene haciendo el Tribunal Constitucional sobre la posición de la Jefatura del Estado, no procede su tramitación, según indicaron fuentes parlamentarias a Europa Press.

En total, se presentaron dos solicitudes para crear una comisión de investigación. Una de las peticiones fue registrada por ERC y el Grupo Plural (…). La otra fue promovida por Unidas Podemos (…). En su texto se hablaba de la “presunta comisión de, entre otros, posibles delitos de blanqueo de capitales” y se indicaba que “no resulta descartable que los mismos se estén ejecutando actualmente o se hubieran ejecutado con posterioridad” a la abdicación del rey Emérito, que tuvo lugar en junio de 2014, momento, subrayan “en el que dejó de ser inviolable conforme al artículo 56.3 CE”».

16608519_303

Si los reyes y reinas son, como muchos afirman, meras figuras representativas o simbólicas, entonces un rey emérito es mucho más simbólico, si cabe. Tanto, que puede salir por la puerta falsa sin hacer demasiado ruido, y además irse de rositas. Claro que esos 100 millones de dólares, o 65 millones de euros, de simbólicos no tienen nada. Estamos en el marco de unas informaciones y de una investigación puesta en marcha —pero no en el país de las carrozas, los ratoncitos-paje y los reyes inviolables—, así que esos capitales y procederes, así como delitos, han de llevar el marchamo de «presuntos».

Otras dos expresiones muy utilizadas iluminan mi mente: «taparse las vergüenzas los unos a los otros» y «las cloacas del Estado». Siempre habrá quien afirme y sostenga con vehemencia, cuando así les interese, que no existen ningunas «cloacas del sistema». Que se lo pregunten a Julian Assange, por ejemplo, si damos un salto a la escena global. Un señor que a mi parecer debería ser considerado un héroe, por destapar y mostrar al ciudadano de a pie tantos delitos, tanta indecencia, tanta mierda. Perseguido y a punto de ser juzgado por sencillamente contar la verdad.

5e6e7dcd19811

Así que nos topamos de bruces con la verdad y la realidad. Como podéis ver, no se trata de ningún cuento de hadas. Y que de «bonito» no tiene nada. Mientras el coronavirus azota a toda la población sin distinción de clases y devasta absolutamente la economía, tienen lugar chanchullos en los que se manejan cifras millonarias. Dicen que la cacerolada volverá a sonar a las nueve de esta noche, justo cuando el actual monarca se dirija a la nación. Y estoy seguro de que será así. Un gesto loable desvincularse de esa fortuna y de esa herencia, pero…

«Felipe VI, exige a tu padre que transfiera el dinero de Suiza a Sanidad»

… me parece una excelente letra para una canción. Una letra que seguramente le gustaría a cierto rapero mallorquín. Claro que decir simplemente la verdad a veces puede desembocar en otro tipo de letra, «injurias al rey». Este rey emérito, que tantas veces ha afirmado amar España y a los españoles, ahora tiene la oportunidad perfecta —y por extensión la Casa Real como institución— de demostrarlo.

Cacerolada. No es ninguna «música celestial». Solamente es ruido. Pero es bienvenida y bienintencionada. Porque se trata de una causa justa, razonable y necesaria. Mi cacerolada es esta: darle ahora al botón de «publicar».

En San Sebastián…

En Salamanca…

En Palma de Mallorca…

 

 

Publicado en OPINIÓN, SOCIEDAD | 10 comentarios

U2: One

Este pasado viernes al mediodía, el cantante y guitarrista del pasillo del metro, del que ya he hablado en un par de ocasiones, estaba interpretando este tema. Sin duda alguna este señor tiene un gusto musical excelente.

Según mi criterio, One es una de las mejores canciones del repertorio de la banda irlandesa. Extraordinariamente bella y de las más emblemáticas que han compuesto. De hecho, dentro del microcosmos musical del grupo se ha convertido en un himno. El tema tiene ciertamente un tono místico, pues alude a la unidad que subyace en todo. Más concretamente a la unidad que hace que los seres humanos seamos “Uno”, aunque suene redundante. Una especie de “comunión” en el amor. Y para acabar de rematarlo, Bono añade unas frases de claro corte religioso o espiritual en este directo…

Hear me coming, Lord! Hear me call, hear me knocking, knocking at your door!

Como curiosidad decir que en este vídeo Bono aparece con un look bastante insólito: con el pelo muy corto (gira del año 1997, U2 PopMart Tour). One es el tercer corte del álbum Achtung Baby, publicado en 1991. Un muy buen disco. Cuidado, porque el tema (de hecho el disco entero) está producido por Daniel Lanois y Brian Eno.

Acabo de leer —y todo esto no lo sabía— que este álbum se grabó en un estudio de Berlín, con el tema de la reunificación alemana de fondo. Había cierta desunión entre los miembros del grupo, curiosamente —fractura en las relaciones— y discrepancias entre sus miembros acerca de qué dirección debían tomar las nuevas canciones y cuáles debían ser el sonido y el estilo a adoptar. Continuista o rompedor, por decirlo de forma simplificada. Todas estas tensiones se suavizaron cuando improvisaron el tema One a partir de unos acordes de guitarra que The Edge había creado. Es decir, que hay bastante simbolismo detrás de este tema, y eso se refleja en su letra. La canción fue unánimemente aclamada por la crítica al poco de salir como single.

Aquí está el tema, con las letras en inglés y en castellano. Para que quede bien claro de qué están hablando…

¿Está ahora mejor, o aún sientes lo mismo?
¿Será más fácil para ti
ahora que tienes a alguien a quien culpar?
Dices: un amor, una vida,
cuando en la noche es una necesidad.
Un amor, podemos compartirlo,
cariño, te deja si no te preocupas de ello.

¿Te decepcioné?
¿O te dejé un mal sabor de boca?
Actúas como si nunca hubieras tenido amor,
y quisieras que yo me fuera sin él.
Bueno, esta noche es demasiado tarde
para sacar a la luz el pasado.
Somos uno, pero no somos iguales,
podemos llevarnos bien el uno con el otro,
aguantarnos el uno al otro… uno.

¿Has venido aquí a por el perdón?
¿Has venido para resucitar a los muertos?
¿Has venido aquí a jugar a ser Jesús
con los leprosos en tu cabeza?
¿Te pedí demasiado?
Más que un montón.
Tú no me diste nada, ahora es todo lo que tengo.
Somos uno, pero no somos iguales.
Bueno, nos hicimos daño, luego lo hacemos de nuevo.

Dices que el amor es un templo, el amor, la ley suprema,
el amor es un templo, el amor, la ley suprema.
Me pides que entre, pero entonces haces que me arrastre.
Y no puedo aferrarme a lo que tienes
cuando todo lo que tienes es dolor.

Un amor, una sangre, una vida,
tienes que hacer lo que deberías hacer.
Una vida el uno con el otro.
Hermanas, hermanos.
Una vida, pero no somos iguales,
podemos llevarnos bien el uno con el otro,
aguantarnos el uno al otro.
Uno, uno.

71wralrtbdl._sl1000_

r-979077-1259929503.jpeg

 

 

Publicado en ROCK | 10 comentarios

Polo Montañez: Un montón de estrellas

polo_montanez2-755x490-1

La pura verdad es que esta canción forma parte de mi vida. Y de una forma bastante directa. Voy a contar la historia, que como se verá va mucho más allá de lo estrictamente musical. Hacia el año 2001 comencé a viajar a Cuba, de una forma bastante asidua. Mi primer viaje fue en verano de ese año (el único contratado a través de agencia), pero ya repetí a finales de ese mismo año, hacia el mes de noviembre. Lo recuerdo perfectamente porque los atentados del 11-S estaban muy recientes y el impacto de los acontecimientos había hecho mella en la mayoría de la población mundial. Y más aún si te subías a un avión a las pocas semanas…

Voy a contar la verdad, así que voy a ser claro, directo y sincero. Entre otras muchas razones porque aborrezco absolutamente la hipocresía, la falsedad y también las apariencias y las mentiras. El principal motivo para viajar hasta allí hay que buscarlo en clave femenina. «Cherchez la femme» dice el proverbio. «Les femmes» en este caso. Sé que esto va a sonar fatal, y en absoluto políticamente correcto. Y menos en los tiempos que corren, donde, dicho sea de paso, la inmensa mayoría de reivindicaciones que se hacen me parecen esencialmente bien, y las apoyo. Hablando de aborrecer, también aborrezco el machismo, el patriarcado y el considerar a las mujeres un mero objeto sexual. Por eso va a chocar lo que voy a decir. Pero no pretendo abrir el melón del debate. Cuento los hechos —la verdad, con sinceridad— y que cada uno piense lo que quiera. La verdad es que siempre me han atraído mucho, muchísimo, las mujeres de raza negra. Acababa de estar en Cabo Verde y “necesitaba” más. Quería más. De hecho, lanzarme de cabeza tras comprobar de primera mano la extraordinaria belleza de algunas de estas mujeres (es simplemente una preferencia, que bien pensado es bastante relativa). Pero en el archipiélago africano no viví ninguna aventura, en absoluto. Quizá por eso. Entonces… ¿turismo sexual? Podría decirse que sí, o muchas personas pensarán sin género de duda que de eso se trata/trataba. Bien, no voy a ofenderme por ello; y a estas alturas de mi vida no me preocupa en exceso lo que puedan pensar, que pueda ser potencialmente absuelto —que se me dé una especie de visto bueno— o condenado y criticado. O ya “marcado”, que se me cuelgue una etiqueta y listos: a eso me refiero con la hipocresía social. De acuerdo, este relato tiene un componente de justificación, pero mayormente de explicación y exposición. Y de la misma manera me gustaría despertar esencialmente la comprensión; no pido tanto como la aprobación total.

Es cierto: toda esta parrafada es una justificación o explicación de los motivos que me llevaron a viajar a Cuba. Muchos omitirían esta parte, sencillamente no esgrimirían ningún motivo; o los maquillarían, los disfrazarían con ropajes mucho más presentables. O mentirían como bellacos; o serían unos falsos exponiendo los porqués (a eso me refería y eso es lo que no haré). También podríamos enfocarlo así, reduciendo la cuestión a su expresión mínima: sí, el sexo estaba entre mis motivaciones o entre mis pensamientos a la hora de viajar a la isla. No creo que así suene tan mal. De la misma manera que el sexo está en el pensamiento de millones de personas normales y corrientes en el día a día. Claro, pero viajar a Cuba para… es otra cosa ligeramente distinta.

He sido claro. Lo que ocurre es que la expresión «turismo sexual», por lo menos en el caso de Cuba, es una simplificación excesiva que distorsiona la realidad. Porque en esta vida nada es absolutamente blanco ni negro. Viajas para conocer un país nuevo y diferente, una cultura también distinta y muy rica, una forma de entender y vivir la vida también absolutamente distinta a la de aquí. Sin quitarme ni quitarnos el sexo de la cabeza, viajas para conocer el país y a sus gentes. Que en el caso de Cuba no es un aspecto menor; más bien el polo diametralmente opuesto. Porque es casi imposible que no te involucres con la gente allí, a poco que te relaciones y convivas; a poco que te dejes permear por lo que te rodea. No es ningún tópico, sino algo absolutamente cierto: el pueblo cubano es abierto, amable y hospitalario. Y muy cálido y divertido. Es verdad: hice bastantes conquistas, totalmente efímeras y bastante discutibles (entenderé si alguien piensa que resulto patético). Pero ese era el objetivo: tener experiencias, vivir aventuras, divertirse, pasarlo bien. Conocer gentes, conocer mujeres. La experiencia, en el amplio sentido, es vital, y además muy intensa. De hecho ha sido una de las partes más importantes de mi vida. Y no me arrepiento de nada ni cambiaría prácticamente nada; viví experiencias, aventuras, me divertí, salí de noche, aprendí a bailar salsa, desfasé bastante, hice unas cuantas locuras, hice amistades… y por supuesto me empapé de música, pues viajaba con las orejas muy abiertas. Así que el sexo acaba siendo solo un ingrediente más (genial) de un cóctel extraordinario.

1

En pocas palabras, fui bastante feliz en mis viajes a la isla. Pero sucedió algo más, y esto no es ninguna mentira o “creación literaria para redondear un relato en un blog”: encontré el amor. El amor, de hecho, me redimió. Aunque seguía siendo un “cabra loca”. La que acabó siendo mi pareja estable, y que después se convertiría en mi mujer (todo terminó mal tiempo después, en divorcio, por si alguien se hace la pregunta) fue la que me habló por primera vez de Polo Montañez. Me contó que acababa de morir y que eso de alguna manera acrecentaba su ya leyenda en claro crescendo. Es fuerte, porque murió el 26 de noviembre del 2002, para ser exactos: en la época que yo viajaba allí con frecuencia. En un momento determinado escuché la canción por primera vez, y enseguida me llamó la atención: por su hermosa melodía, que a la vez era pegadiza y rezumaba una sencillez casi luminosa (una de sus virtudes). También por la letra, otro de sus fuertes. Y además, porque una frase como «porque yo en el amor soy un idiota» es muy difícil que te pase desapercibida. Más si te sientes bastante identificado. Así que empecé a oírla y me fue calando, hasta convertirse en una de mis preferidas de aquellos tiempos. Y de hecho, letra aparte, podría decir que es una de las canciones más bonitas que jamás he escuchado. Digo “letra aparte” porque ésta puede resultar algo polémica: se habla de una mujer que claramente es “la mala”, muy mala de la historia. Podría interpretarse como una letra misógina, pero sinceramente no creo que Montañez fuera un misógino en absoluto: sencillamente habla de una historia que fue mal, de desamor, dolor y sufrimiento. Cuando amas con el corazón y la otra persona no siente lo mismo: eso está narrando en una letra y canción más que notables.

polo-montanez-300

Polo Montañez fue el nombre adoptado artísticamente por Fernando Borrego Linares, nacido en la zona de El Brujito, en la provincia cubana de Artemisa, el 5 de junio de 1955. De orígenes muy humildes, nació en el seno de una familia campesina. Tuvo once hermanos y fue el penúltimo hijo de la pareja Borrego Linares.

«Su padre se dedicaba a hacer carbón por lo que iba de un lado a otro del lomerío siempre buscando la forma de estar cerca del monte, su principal materia prima; cambiaba constantemente de casa las cuales construía humildemente con techos de guano, yaguas y pisos de tierra.

[…]

Polo se subía en un cajón y tocaba la tumbadora que no era más que un tronco de aguacate pulido con cuero de panza de vaca; pronto comenzó a cantar y a tocar guitarra convirtiéndose en el líder del grupo. Laboralmente, tuvo varias ocupaciones: carbonero, ordeñador de vacas, tractorista y cortador de caña, entre otras».

(Cita de un interesante y completo artículo en todocuba.org; seguiremos con el color azul para esta fuente).

Sí, a los 7 años aprende a tocar la tumbadora. Su padre se llamaba Julio y su madre Lucrecia, y con ellos se inició musicalmente. La tumbadora…

«La conga tumbadora es un instrumento membranófono de percusión de raíces africanas, que fue desarrollado en Cuba. Además de su importancia dentro de la percusión en la música afrocubana, la conga se convirtió en un instrumento fundamental en la interpretación de otros ritmos latinos como la salsa, el merengue y la timba cubana».

(Fuente: Wikipedia).

220px-congas

«Comenzó a los 7 años “golpeando los cueros de una tumbadora” en las fiestas familiares, según decía. Su padre tocaba el acordeón y la madre bailaba. Se crió en un ambiente muy musical, a pesar de los apremios económicos familiares. Durante las noches escuchaban la radio, el único entretenimiento posible en ese momento, donde el pequeño Fernando se aprendía de memoria, con gran facilidad, las canciones románticas de los cantautores españoles e italianos […]. Más tarde se interesó por las cuerdas, ejecutando la guitarra con notable talento y un oído musical impecable. “Ahora me doy cuenta de que entre las cuerdas y la percusión estaba el camino de la música cubana, el que más tarde me trazaría como un objetivo en la vida”. Luego formó parte de un sexteto familiar integrado por su padre, sus hermanos y otros familiares y amigos».

(De la web vidapositiva.com; seguiremos con el verde para esta fuente).

«Compuso su primera canción en 1973, a la que tituló “Este tiempo feliz”, después siguió creando, pero guardaba sus números en una gaveta porque no los consideraba de valor.

[…]

Realmente, muy pocos en la familia de Polo confiaban en que alcanzaría la fama tan rápido, dicen que en apenas tres años todo cambió radicalmente. Su vida en las montañas, allá en Candelaria (antigua provincia Pinar del Río, hoy Artemisa) se convirtió en un constante ir y venir por el mundo. Y el responsable de eso fue un señor nombrado José da Silva, presidente de la disquera Lusáfrica.

Al fundarse el Complejo Las Terrazas, Polo y su grupo comenzaron a actuar en las diferentes instalaciones turísticas del lugar, entre ellas el Hotel Moka, Rancho Curujey y el Cafetal Buenavista. En ese quehacer, lo conoció el propietario de una disquera y decidió hacerles una audición que terminó en la proposición de un contrato para grabar varios discos. Fue entonces cuando comenzaron a llamarse “Polo Montañez y su grupo”, en aras de una mejor promoción musical».

Así es: ese “pez gordo” fue el caboverdiano José da Silva, fundador y presidente del sello discográfico Lusáfrica. Lo que iba a ser una simple audición se convirtió en la firma de un contrato. Recordemos que la “disquera” Lusáfrica fue la responsable del salto al estrellato de Cesária Évora, pues da Silva fue su descubridor. Se han especializado en músicos de habla portuguesa pero también han ido a “pescar” artistas a los Estados Unidos, Brasil o… Cuba.

«De ahí nació el CD Guajiro Natural del cual se vendieron en Colombia más de 40.000 copias para obtener los Discos de Oro y Platino y ser reconocido como el artista internacional más escuchado.

En menos de tres años y con solo dos discos grabados, Polo Montañez saltó a la fama y se convirtió en ídolo popular en Cuba, gracias, entre otros detalles, a su sencillez y a un carisma que cautivaba. Su esencia campesina, que defendió incluso en los sitios más citadinos de dentro y fuera de Cuba, ayudó a fomentar esa especie de veneración que le profesaban.

Las cifras de espectadores a sus conciertos rompieron todas las expectativas. Sumaban miles y miles los niños, jóvenes, adultos y ancianos los que abarrotaban los lugares donde se presentaba.

[…]

Genéricamente, se adscribe a distintos tipos de sones, guarachas o piezas cercanas a la canción. Es así como se aproximaba a un examen musical de las piezas de alguien que componía sin saber escribir las notas musicales de sus obras, de modo que tenía que contratar a un transcriptor cada vez que concluía una melodía, o memorizarla en un esfuerzo grandioso».

Aquí tenemos la historia, que no es poca cosa: un artista absolutamente autodidacta; un músico sin ninguna formación; un guajiro, exponente de la vida y la esencia campesina; más de cuarenta mil copias vendidas en Colombia de su primer disco, que le supuso los Discos de Oro y de Platino. Y el salto a la fama en su propio país en un abrir y cerrar de ojos.

Este mismo artículo (donde se explican detalles de su vida privada y al final se reseña toda su discografía) nos explica que Montañez mezclaba muy hábilmente los distintos géneros en sus canciones, pero respetando los patrones de cada uno. La parte instrumental estaba muy trabajada también. Una muestra de esa mezcla de estilos la tenemos en el tema que nos ocupa hoy: la segunda mitad de la canción da un giro evidente hacia la salsa.

hqdefault

«A los 44 años contaba con más de 70 canciones propias, escritas de forma autodidacta, pues no tenía ninguna formación profesional ni conocimientos musicales que no sean los que aprendió de escuchar los sonidos del monte. Su banda simplemente seguía el tono de su voz con los instrumentos […].

Su popularidad comenzó con la salida al mercado internacional de su primer disco “Guajiro Natural”, grabado por la casa discográfica LUSAFRICA, la que un año más tarde patrocinó su segundo CD titulado “Guitarra Mía”.

En menos de un año —la segunda mitad del 2001— pasó a encabezar las listas de éxitos de las radios del país con el tema “Un montón de estrellas”. Con este y otros temas de su primer disco, Guajiro natural, conquistó al público colombiano y se abrió paso en otros países de América Latina y de Europa occidental. Tras su muerte salió al mercado un tercer disco de tributo a su memoria».

En el año 2000 sale al mercado…

cd-polo-montac3b1ez-guajiro-natural

Y en el 2001…

cd-polo-montac3b1ez-guitarra-mia

Me produce cierta emoción hablar de este personaje, lo confieso. Da la sensación de que ya gozaba de cierta aureola de leyenda en vida: por esa personalidad tan auténtica, por su enorme talento, y por esa meteórica ascensión al éxito. Leyenda que se acrecentó tras su muerte —y esto pude percibirlo allí en Cuba de primera mano—.

«El 20 de noviembre de 2002, en viaje de regreso de ciudad de La Habana hacia San Cristóbal, impactó su auto contra un camión en la zona conocida por La Coronela, resultando gravemente herido».

Falleció a los seis días, a causa de las heridas.

«[…] en el cementerio de Candelaria lo despidió el Himno Nacional y aquel canto suyo al montón de estrellas. Desde entonces, sus canciones han dejado mucha luz, entre tantos que lo admiran y lo cantan. Su obra quedó para la historia de la música popular cubana».

Tras su muerte se publicó ese tercer disco mencionado, así como varios libros, otros álbumes con temas inéditos, un DVD, etc.

Polo Montañez visitó cinco veces Colombia para actuar allí; en dos ocasiones Francia. También estuvo en Portugal, Bélgica, Países Bajos, Italia, México, Ecuador y Costa Rica. Compartió escenario con artistas como Rubén Blades, Andy Montañez, Margarita Rosa de Francisco, Cesária Évora, Cándido Fabré, Compay Segundo, Eliades Ochoa, Adalberto Álvarez, Danny Rivera o Gilberto Santa Rosa, entre otros.

Como última curiosidad, digamos que en el grupo de Montañez tenía un papel destacado una guitarra que se denomina «tres» («el tres cubano es un instrumento cordófono, derivado de la guitarra que surgió en la isla de Cuba, más específicamente en las zonas rurales del oriente cubano»). Suele llevar tres cuerdas dobles y a la persona que lo toca se la denomina «tresero»…

342bsonero2b252842529

Y el propio Montañez tocaba un instrumento de percusión que se denomina güiro, y que se hace sonar raspando. Los tradicionales se construían a partir del fruto seco del calabazo. Se utiliza mucho en Brasil y en otros países latinoamericanos…

guiro-instrumento-musical

osjyf

«… que ha sufrido mil derrotas». La gracia está en levantarse y seguir adelante. Aquí tenemos la canción…

Vuelvo a mis reflexiones para cerrar el círculo. Quizá alguien podrá preguntarse cómo encaja todo lo narrado aquí con mi «giro» espiritual de los últimos tiempos. Muy fácil: tal «giro» no es ningún giro en absoluto. La fascinación y el interés por la espiritualidad (y la figura del Buda) me acompañan desde mi adolescencia. Ya estaba presente mucho antes del viaje a Cuba. Y después también. Simplemente digamos que se ha mantenido latente y ahora ha «explotado».

Veo toda esta historia narrada aquí como algo ya un poco lejano en el tiempo. Quedó atrás, está superado. Mi vida ha cambiado mucho y mi persona también, bastante. Además es obvio que la vida que llevo aquí nada tiene que ver con las experiencias vividas allí. A no ser que hubiera surgido —o hubiera buscado— una manera de llevar una vida aquí con algunas similitudes. Frecuentar ambientes latinos o cubanos, por poner un ejemplo.

Creo en verdad que el Buda (la conciencia búdica, la inteligencia impersonal, invisible y no manifiesta) es el único “actor” de todas las películas, historias y dramas. Que se expresa a través de o “se encarna” en millones y millones de vidas: las nuestras, y las de todos los seres sintientes. Esa Conciencia o Mente Única es el sustrato o elemento común de fondo. Podrá sonar extraño, abstracto o vago (o ridículamente metafísico) pero es algo tan simple y tan obvio que por eso es tan fácil que se nos escape. La Conciencia “antes” o “por debajo” de los pensamientos y del yo.

En fin, que el Buda es esa hormiga o araña que un desaprensivo o un despistado aplasta; el Buda es un despiadado militar rociando con napalm las selvas vietnamitas; es el violador o asesino inhumano y cruel y también es la pobre niña a la que extirpan el clítoris; el Buda es el más gilipollas y abominable de los altos ejecutivos de Wall Street (o de los acosadores sexuales de Hollywood) y también la persona más pobre y humilde del planeta, pero con el corazón más generoso y luminoso. Vive y protagoniza todas esas vidas, arropado en personalidades individuales.

ataque-de-napalm-010af7a372fe74fd0692aafe8d3f5c3d

Por esta razón no existe ningún «problema» o «contradicción» con la historia narrada aquí, con esas vivencias. Cualquier ciudadano de cualquier procedencia que viaje a La Habana o a cualquier otra ciudad del mundo para divertirse, desfasar, tener sexo y vivir aventuras y emociones también es una expresión de la budeidad. «El Buda» es simplemente un símbolo. Ya no existe, porque fue un personaje histórico (en realidad unos cuantos). Es un símbolo de esa conciencia impersonal.

Si has sido una persona atenta, sagaz, intuitiva y sensible leyendo esta entrada es muy posible que hayas caído en la cuenta de lo que significa en buena medida ésta: liberarse; soltar lastre; exorcizar mis demonios; cicatrizar posibles heridas; abrir las ventanas y airear la casa (en una ocasión lo expresé de forma figurada: «que corra el aire fresco»); psicoterapia; contar mis tribulaciones en un imaginario diván a un imaginario psiquiatra o amigo; limpiar mi (mala) conciencia; hacer público lo privado. No es tan difícil entender en qué consiste esa liberación, ese soltarse de las cadenas del samsara.

Disculpad si en una misma entrada he mezclado temas tan distintos: es que no creo en los compartimentos estancos en la vida. Así se obtiene una visión de conjunto, que me parece la más acertada. Esta entrada, aparte de un acto de agradecimiento y tributo, es otro pequeño escalón en ese camino hacia la paz interior.

Publicado en CANCIÓN DE AUTOR, HOMENAJES, OPINIÓN, POP LATINO, SALSA | 12 comentarios

Coldplay: Trouble

Vuelvo a dar “la plasta” con lo del cambio climático y el calentamiento global… soy más pesado que una vaca en brazos…

«El ejemplo de Greta Thunberg de dejar de viajar en aviones para reducir la contaminación llega a la música. La banda británica Coldplay ha anunciado en la BBC que van a dejar de hacer giras internacionales hasta que estas sean respetuosas con el medio ambiente.

El grupo liderado por Chris Martin estrena este viernes su último álbum de estudio, Everyday Life, pero no tienen programado hacer un tour internacional como hicieron con discos anteriores. “Nos tomaremos un año o dos para determinar cómo hacer nuestros traslados de forma sostenible o de forma que sean activamente beneficiosos”, ha desvelado el cantante a la BBC.

(…)

Ahora estos músicos quieren ser un ejemplo en la industria y crear consciencia sobre la emergencia climática en la que vivimos. “Nuestra próxima gira será la mejor versión posible ambientalmente (…) Nos decepcionaría si no fuera con carbono neutral. Nuestro sueño es tener un espectáculo sin plásticos de un solo uso y en el que se use en gran medida energía solar”, ha detallado Chris Martin».

(En La Vanguardia)

Ya solamente por este gesto, venzo la pereza y la serenidad y ecuanimidad búdicas y la indiferencia y me decido a dedicarles esta entrada. Creo que se la merecen. ¿Esta decisión es solamente un gesto cara a la galería? ¿Postureo, parafernalia? ¿Un movimiento para quedar como chicos sensibles, buenos, concienciados, guays-guays-guays? ¿Es incluso un gesto tonto y absolutamente insuficiente, anecdótico? Bueno, visto el panorama, con una inacción y una estupidez institucional bastante generalizada en todo el orbe por parte de tantos gobiernos, desde luego que es un gesto absolutamente insuficiente y casi anecdótico, hoy por hoy. Quizá decir “inacción” no sería del todo correcto: se están haciendo cosas —o mejor, se están planeando, preparando; se están tomando decisiones— pero ya vemos que el ritmo al que se avanza es bastante semejante al paso de la tortuga: “tranquilos, hay tiempo; ante todo mucha calma; podemos permitirnos 10, 20, 30 años más emitiendo gases contaminantes, que no pasa nada”. Mientras tanto Australia es pasto de las llamas (incluyendo a sus pobres koalas) y Venecia cada vez más hundida y anegada.

Volviendo al gesto y la decisión de la banda: pues dependerá de con qué ojos miremos esa acción; con qué espíritu, con qué mentalidad; si vemos el vaso medio lleno o medio vacío. Es un gesto en la buena dirección; es una acción correcta y acertada, y eso no es poco. Claro que al pesimista y al escéptico se la va a soplar totalmente; en la intimidad y el secreto de su domicilio soltará una risotada con sorna y un pensamiento más bien negativo. Quiero creer que es una decisión totalmente sincera y honesta; que lo han hecho totalmente convencidos y con intenciones serias. Sin doblez moral; sin buscar solamente un golpe de efecto; sin hipocresía desde el altar planetario que les proporciona la fama. Voy a mojarme y a decir que en mi fuero interno estoy convencido de que lo han hecho con honestidad y convencimiento.

Justamente hoy la televisión catalana, aparte de mencionar la decisión de Coldplay, nos ha hecho reflexionar sobre lo muy dañino que es el tráfico aéreo a nivel mundial. Esa absoluta barbaridad de vuelos a todas partes… esa realidad de que tantísimos habitantes del planeta tomen aviones constantemente para mayormente hacer turismo —y están en su pleno derecho, en verdad— … toda esta tesitura en mi opinión se ha salido ya de madre y está desatada. Esta forma de vida, sencillamente, no es sostenible. Y cada vez lo será menos. No me voy a poner a buscar datos numéricos. Es fácil, cuestión de segundos, saber cuántas toneladas de CO2 emite a la atmósfera un avión en un vuelo de mediano trayecto: es una burrada.

¿Sabías que si la aviación a nivel mundial fuera un país estaría entre los diez primeros que emiten GEI a escala global? Lo ha dicho la televisión, y a todo lo que dice la televisión yo le hago caso como si fuera tonto del culo. No. Estos datos me los creo, pues van muy en serio.

Coldplay… vaso medio lleno. Bueno, va… vasito minúsculo… de chupito.

La banda tiene muchos detractores, cómo no. No a todo el mundo le puedes gustar y caer en gracia. Los tienen a nivel puramente musical y los tienen a nivel de imagen y de cuestiones más sociales. Exactamente igual que U2. Quizá el éxito desata envidias y más si te conviertes en los últimos años en una banda de las que ahora se denominan llena-estadios. Yo no tengo nada en contra de ellos. En ningún sentido. Vale, no son la octava maravilla, musicalmente hablando. Ni la séptima ni la sexta.

Pero sí que siempre me ha parecido una absoluta maravilla este tema suyo. Como unos cuantos más. Speed of Sound es otra preciosidad. Y la verdad es que siempre, siempre, siempre he querido publicar una entrada con este tema. Ya tengo la excusa. Ese piano, esa cadencia, esa calma que primero se me antojaba como la languidez de un ser que se arrastra con dificultad. Ay… a veces los grandes temas requieren de paciencia, de darles oportunidades, de 100 unas cuantas escuchas. Con Trouble me pasó esto.

Este vídeo está muy bien confeccionado y es bonito. Y está subtitulado. Disculpad unas cuantas flagrantes faltas de ortografía que la verdad es que me han hecho reír. No debería —está mal reírse de una persona desconocida que quizá adolece de incultura o que probablemente no ha tenido las mismas oportunidades de una educación de calidad como uno/a— .

Lo dejo. Con faltas. Me mueve el corazón. El vídeo lo tiene. Coldplay lo tiene… y Trouble sin duda también.

 

 

 

Publicado en OPINIÓN, POP, SOCIEDAD | 17 comentarios

Supertramp: Take The Long Way Home (Live 1979)

Acabo de resucitar a un difunto… En julio del 2017 publiqué un post cuyo protagonista era el tema School de Supertramp, en una sensacional interpretación en directo del año 1979. Uno de sus temas capitales y más emblemáticos. Y al cabo de unos cuantos meses constato con decepción y tristeza que el vídeo ha sido eliminado, dejando a mi entrada más que coja. Qué mal; esto da bastante rabia. Por absurdas cuestiones de los derechos de autor, royalties y más menudeces legales, los vídeos originales en directo de la banda británica acaban siendo eliminados al cabo de un tiempo. Como si las discográficas, por ejemplo, no se hubieran ya lucrado más que suficiente durante décadas y décadas… Pero… ¡milagro!, descubro hoy que el vídeo ha sido repuesto, así que he puesto el contenido renovado en dicha entrada. Muy probablemente acabe siendo eliminado de nuevo —pues este nuevo vídeo es reciente, de agosto de este año— .

takethelongwayhome

Y todo esto ha venido motivado por otra de esas “casualidades” propiciadas por YouTube. Casualidades que en verdad son sugerencias inteligentes y personalizadas del Gran Hermano con sus millones de tentáculos. Me tientan con una imagen y un vídeo y allá que voy, lógico… mucho más si se trata de otra interpretación en directo memorable: la del tema Take The Long Way Home, también de 1979.

Confieso sin ningún tipo de rubor que no son pocas las veces que este tema me ha hecho saltar las lágrimas. Por todo lo que significa para mí, por todos los recuerdos implícitos, pero mucho más allá de eso por un simple, demoledor y desnudo motivo: por su descomunal belleza. Ya dije una vez—creo, y si no lo anuncio ahora— que las cosas hermosas me hacen llorar, lo cual para mí es una suerte y una bendición. Los vaivenes melódicos del tema son maravillosos, su cadencia… en fin, para mí estamos ante otra de esas composiciones absolutamente magistrales de Rick Davies y Roger Hodgson. Ya no solamente es la melodía vocal, con sus variaciones, sino también la intercalación y el ritmo que le imprimen los teclados. Otro de los clasicazos de la banda que me atraparía por completo ya en mi adolescencia. Sin ningún género de duda una de las canciones de mi vida. Así que aprovechemos la coyuntura y hagamos un carpe diem musical y digital, puesto que esta interpretación en directo está ahora disponible —también es reciente, septiembre de este año— y es muy presumible que acabe siendo borrada. Todo es efímero. Y ahora esta gema pop brilla. Hoy… mañana no sabemos…

Tao publicaba en su blog esta misma semana…

«Busqué a Dios y solamente me encontré conmigo.

Me busqué a mí y solamente encontré a Dios».

(Rumi, poeta y místico sufí del siglo XIII)

La entrada era simplemente esto. Y por extraño que parezca, me hizo pensar en aquellos divertidos chistes que contaba el humorista Eugenio donde Dios aparecía o cobraba todo el protagonismo. Y busqué. No di con el chiste que tenía en mente pero sí con otros. Y esto me hizo también bucear en la trágica historia personal de este genial cómico. Casi podría decir que he tenido una suerte relativa al no ser plenamente consciente del drama íntimo que vivió, al no entrar en los detalles de su biografía. Solamente estaba informado de una forma superficial de los pormenores de su vida. Cuando estaba en la cúspide del éxito, cuando sus chistes eran conocidos y difundidos en toda España, a Eugenio le sobrevino el drama familiar y personal: su mujer Conchita moría de cáncer de mama y le dejaba viudo con 38 años y con dos hijos. Es obvio que quien murió fue ella —lo cual me lleva a la pregunta y la reflexión de siempre: si lloramos y nos dolemos por el difunto o en realidad por nosotros mismos— , pero también es obvio que él no supo encajarlo ni superarlo. A raíz de ese hecho se hundió en la pena, en la depresión y en una espiral autodestructiva que acabaría con su vida, de un fulminante infarto un 11 de marzo del 2001. Alcohol, tabaco, muchísimo tabaco —tres cajetillas de Ducados al día— , fiestas, excesos, drogas, sexo… y sobre todo una insondable pena, estrés y depresión. Dejó de ser él mismo, en palabras de su hijo Gerard Jofra. ¿Se entiende ahora por qué he dicho “he tenido una suerte relativa”? Porque su caída por el abismo fue muy dura y amarga, y así también es el relato de los hechos. Unos hechos narrados por su propio hijo en una biografía y por un documental obra de Jordi Rovira y Xavier Baig —ambas cosas vieron la luz en el 2018— .

2351850

Un cómico que llegó a recopilar 50 000 chistes en sus cuadernos —realmente asombroso— y que vendió 350 000 copias de su primer casete de chistes. Todo esto y mucho más nos lo cuenta un interesante y duro artículo en El Mundo:

«Su primer casete vendió 350.000 copias. De las tres primeras cintas se distribuyeron un millón de ejemplares. En apenas dos semanas Eugenio pasó de cobrar 10.000 pesetas por un fin de semana entero a medio millón por cada gala, el doble que Martes y Trece, tres veces más que Radio Futura. Se convirtió en el humorista más contratado de España, las colas daban la vuelta a la manzana en cada local, caían los discos de oro, los autógrafos en los escotes, medio país escuchaba sus chistes en el Renault 5, sus frases aparecían hasta en los tigretones y de repente todo el mundo conocía a ese humorista que, según Tip, sonreía por dentro».

Todo esto es “culpa” de Tao y del impresentable de Dios. He querido acordarme de Eugenio, hoy, estos días, con una mezcla de tristeza, emoción y agradecimiento…

Un tío por el campo cazando mariposas tropieza y se cae por el precipicio, pero en plena caída logra agarrarse a una rama y empieza a chillar desesperadamente:

—¿Hay alguien?

Y se oye el eco que dice:

—Alguien… alguien… alguien…

De nuevo:

—¿Hay alguien?

Y el eco:

—Alguien, alguien, alguien…

Por tercera vez angustiadamente dice:

—¿Hay alguien?

Y surge una voz profunda, con personalidad, que dice:

—Sí hijo mío, está Dios. Sigue mis instrucciones. Sin miedo, suelta tus manos y déjate caer al vacío, que antes de que te estrelles contra el suelo mandaré cuarenta mil ángeles mayores al mando del Arcángel San Gabriel que batiendo sus poderosas alas vencerán la ley de la gravedad y succionando el aire te remontarán otra vez hasta el punto de partida.

—Vale, pero… ¡¿Hay alguien más?!

(Aquí hay muchísimos más)

Y… ¿qué tienen que ver Supertramp con Eugenio? De entrada, o en teoría, nada, pero de hecho bastante… A esa mezcla de tristeza, agradecimiento y emoción hay que añadirle sin duda alguna la nostalgia. Tanto Supertramp como Eugenio simbolizan el paso implacable del tiempo, lo que acontece, experimentas y saboreas y ya no vuelve. Tanto los británicos como el catalán irrumpieron con fuerza en mi vida y fueron una parte importante, significativa, yendo mucho más allá de lo estrictamente musical y artístico. Seguramente algunas personas de las que lean esto sentirán también que los protagonistas de hoy son parte de su vida. Ese es el principal nexo, a nivel personal y emocional. Hay otro elemento en común, y es que por una parte Supertramp aluden a los contratiempos de la fama…

And when you’re up on the stage, it’s so unbelievable,
unforgettable, how they adore you,
But then your wife seems to think you’re losing your sanity,
oh, calamity, is there no way out?

… y por otro lado por desgracia la vida de Eugenio fue una dura y amarga parábola del lado oscuro del éxito.

Así que, nostálgicos y nostálgicas, podéis embarcaros conmigo —si queréis— en esta momentánea travesía por el mar de los recuerdos. Pero muy probablemente no será un trayecto en calma; más bien todo lo contrario: las heridas del pasado, las propias nostalgia y tristeza asociadas al hecho de recordar… la constatación de ese rodillo imparable —el paso del tiempo— contra el que poco podemos hacer… algunas cuentas pendientes, quizá errores, arrepentimientos, remordimientos, caminos que se cerraron… todo ello mezclado con lo positivo, lo alegre y lo agradable hará que seamos zarandeados de babor a estribor como monigotes.

4ca580fe92f9d39fa56b20b0f45e0eeb

Se nota y es evidente: por más que lo racionalice, por más que incluso lo acepte y me lo tome con filosofía, emocionalmente siempre me ha producido mucha tristeza el paso del tiempo. Y sigue siendo así. Siento que el tiempo y la vida se escurren entre mis dedos como arena. Como agua que se escapa por el desagüe. Nuestro navío va a estrellarse indefectiblemente contra el acantilado del tiempo, haciéndose añicos. Y los tripulantes vamos a… desaparecer.

Así que… carpe diem.

Chicos…

Chicas…

Arcángeles…

Excursionistas cazando mariposas…

El implacable paso del tiempo…

When you look through the years and see what you could
have been oh, what might have been,
if you’d had more time.

Gente vanidosa y gente humilde…

Dioses…

Diosas…

Does it feel that you life’s become a catastrophe?
Oh, it has to be for you to grow, boy.

No hay que aferrarse a nada. Al pasado y a los recuerdos tampoco, por supuesto. Hay que dejar que se aleje. Hay que dejarlo ir. Ya no volverá. No solamente es lo más sano y lo más sabio, sino que en realidad esto es lo que de hecho sucede. En verdad hay que soltarlo todo: el pasado, las experiencias, la propia vida, nuestra supuesta identidad, incluso a nosotros mismos (puede sonar absurdo o a “blasfemia”, pero algunas personas consiguen verlo). Tanta tontería. Tantas cosas superfluas. Prescindibles. Superficiales.

Hasta otra.

Publicado en HOMENAJES, HUMOR, POP, POP-ROCK, SOCIEDAD | 8 comentarios