King Creosote: Melin Wynt

best2016A vueltas con las “canciones perfectas”…¿Y ésta, lo es? No lo sé, en principio no tendería a incluirla en esa imaginaria categoría, pero es que…es que es tan, tan, tan bella que te atrapa a la 2ª o 3ª escucha. No solamente te atrapa, en mi caso personal puedo decir que te tumba, te desarma, te traspasa de parte a parte, así que me dejé ensartar sin ninguna resistencia por esa espada sonora y melódica y -mortalmente herido- me siento en la gloria escuchándola sin cesar. Y “la culpa” la tiene sin duda alguna esa gaita que teje una melodía hipnótica. Añadámosle a esto una animada percusión (electrónica o digital) y unos acordes de guitarra que nos regalan una segunda línea melódica. Y su voz, por momentos susurrando y dejándose ir. Sí, este tema me atrevería a decir que tiene un poso muy profundo, algo que te conecta con la tierra -en este caso la suya, Escocia-, con un tiempo que se pierde en el pasado y sin duda con la tradición celta. Todo lo cual no es poco, es muchísimo. Un tema, por lo menos, de notable muy alto…king-creosote-my-favourite-record-sliderKing Creosote es el nombre artístico de Kenny Anderson (Fife, Escocia, 1967, cumplió medio siglo de vida el pasado enero), compositor, músico y cantante que podemos encuadrar en el indie folk. Según la relación de la Wikipedia ha publicado más de 40 trabajos, en formatos como CD, CD-R, LP o ya también en la era digital. Y según un interesante artículo de popmatters.com son más de 60 álbumes y una carrera de más de 21 años en la cual empezó a grabar temas en 1995.king-creosoteAstronaut Meets Appleman (2016) es el último trabajo del escocés y el álbum donde está contenida esta canción. Los antecedentes directos son los discos From Scotland With Love (2014), una emotiva carta de amor a su tierra natal, y la colaboración Diamond Mine (2011) con Jon Hopkins, que le valió ser nominado a los Mercury Prize y al Scottish Album of the Year Award. Y eso sin olvidarnos de otro trabajo notable pero poco divulgado, That Might Well Be It, Darling (2013).1365“El astronauta se encuentra con el hombre manzana”…el título tiene miga y todo un significado y un simbolismo detrás. Tal frase surgió, tal como explica el artista, cuando le ofreció a su hija pequeña el regalo de un nuevo y reluciente juguete con forma de astronauta, pero la niña prefirió una muñeca tallada en casa a partir de una manzana. Y es que tal como nos cuenta mondosonoro.com, en este trabajo “Anderson aprovecha para abrir el eterno debate entre lo tradicional y lo tecnológico, lo clásico frente a lo moderno, el hombre y la máquina”. Efectivamente, se trata de un disco donde se reflexiona sobre el choque del presente y el futuro, sobre la tecnología y el progreso, y también sobre el papel y lugar del hombre en el cosmos. Y una buena muestra de ello es el corte que abre el álbum…maxresdefault…titulado You Just Want, y su correspondiente vídeo en YouTube. Un largo tema de más de 7 minutos que suena como una especie de mantra, con una melodía y una cadencia totalmente hipnóticas. En ese vídeo se ve a un astronauta flotando y paseándose en el espacio, entre chatarra espacial y todo tipo de aparatos tecnológicos: Ordenadores, tablets, teléfonos, CD’s, ipods, etc, etc, (lo cual nos remite también al título, APPLEman), en clara referencia a la enorme presencia de la tecnología en el día a día. Incluso leído deprisa y mal -como hice yo-, Astronaut Meets Apeman (el hombre mono) tiene reminiscencias cósmicas y nos recuerda por la fuerza la Odisea de Kubrick, ese monolito, los homínidos y la expansión de la inteligencia y la civilización por el cosmos.tumblr_n7mpt99pbn1s6plcho1_1280La publicación escocesa HeraldScotland.com, en una estupenda revisión del álbum, llama a nuestro protagonista de hoy “Scotland’s rural spaceman” y “our astral pop swashbuckler” (“espadachín”), explicando que Creosote “navigates the vagaries of the cosmos –its isolation, obscurity, absence; its uncertainty and darkness; its light and stars and shadows– and reflects on the distance between us”, y que este álbum es a series of postcards from the edges of emotion, time, the coast, the sky, the underground, patience, silence and hope”.

De tal manera que el disco le sirve para hacer una serie de reflexiones vitales, preguntarse por los caminos tomados hasta el presente y hablar de emociones, nostalgia, expectativas, dudas. Pero a la vez para verter esa contraposición entre el pasado y el presente, lo transitorio y lo permanente -y por tanto también la mortalidad-, la tradición y la modernidad. Y todas estas cuestiones también tienen su reflejo en lo musical, especialmente esa última dualidad, dando como resultado un disco donde se combinan de forma magistral sonidos indie folk de estética escocesa con otros más artificiales, creados por la tecnología. Astronaut Meets Appleman es un trabajo que da un giro, con respecto a sus predecesores, hacia los sonidos y la tradición celta.e8b82f5b24f4e8f1e0697ec9433e4b11Este detalle es en buena parte debido a que Creosote tuvo que cambiar sus habituales métodos de trabajo, así como los lugares y estudios donde suele grabar, ampliando sus fronteras y dando más cabida a la improvisación. Lo grabó en la Isla de Mull (Escocia), también en Glasgow (Chem19 Studios) y en Irlanda (Analogue Catalogue). Como el mismo Creosote ha manifestado, necesitó buscar aires nuevos y nueva inspiración -encontrándola incluso en el espacio exterior-, y tal como nos explica la mencionada web escocesa, este disco le supuso salir de su zona de confort -musical, lírica, geográficamente hablando-.

Es un disco excelente, con grandes canciones como la hermosa Faux Call, la optimista Love Life, la mencionada You Just Want o la que nos ocupa. Para conseguir esa paleta de sonidos tan heterogénea y a la vez orientada hacia lo tradicional, Creosote se rodeó de los siguientes músicos: Catriona McKay (arpa), Gordon Maclean (contrabajo), Mairearad Green (gaita, “bagpipes”), Hannah Fisher (voz y violín, “fiddle”), Sorren Maclean (guitarra y voces) y Pete Harvey (violonchelo).

Melin Wynt hace referencia a una pequeña aldea escocesa. Las palabras significan en el idioma galés (Welsh) molino de viento (“windmill”), y es una canción que es un alegato contra las turbinas eólicas o aerogeneradores (“an anti-wind turbine song”), aunque en realidad en esa pequeña localidad no hay turbinas eólicas, lo cual parece apuntar al peculiar sentido del humor de nuestro protagonista. Lo que sí es seguro es que la canción reflexiona sobre las relaciones amorosas y las posibles rupturas, buscando razones por las que valga la pena luchar y perseverar…

“Don’t be the one to slam the door / For I won’t let you back in / With my track record, jaws will hit the floor / But all that has to change.”

Quisiera terminar con dos apuntes. El primero de ellos, “saliéndome del guión” -como hago tantas veces- valdrá para darnos cuenta del poder y la trascendencia de la música de Creosote. Saliéndose del guión porque es para referirse no a Melin Wynt, sino a un tema mencionado antes, el que abre el disco y es realmente singular: You Just Want. En una excelente entrevista realizada por mondosonoro.com al escocés, éste nos explica ese giro estilístico del disco, así como muchas otras cosas -que sus inicios fueron en el bluegrass-. Sobre You Just Want creo que merece la pena rescatar estas reflexiones. Un tema que tiene una oscuridad casi hipnótica. Guitarra flotante y algo amenazante, coros femeninos que se repiten…oigamos qué dice Creosote al respecto:

“(…) Me vi a mí mismo en el coche escuchando música coral en la radio, música con cierto trasfondo religioso o de iglesia. Y un día escuché esta pieza que era como un mantra que seguía y seguía. Creo que la pieza era muy antigua, no sé, como del siglo XIV o XV, era la interpretación moderna de la partitura de la época y me alucinó lo inteligente que era. Era como que las voces estaban en bucle pero al mismo tiempo el fraseo cambiaba, no sé lo que era, pero realmente me impresionó. El caso es que en los últimos dos años había estado tocando una canción tradicional poniéndole una letra casi blasfema, y las dos ideas se juntaron: Hacer una canción que fuera como un himno o un mantra pero con una letra muy oscura. (…) Tan pronto como la escribí, la toqué en directo. (…) La toqué en una antigua iglesia que ahora es una sala, con mucha reverberación, y un par de tipos de mi edad vinieron al final a preguntarme por la canción, diciéndome: ¿Qué ha sido eso? Uno estaba llorando. Y me dije: Vaya, esto es poderoso, y eso que sólo era la guitarra y mi voz. Luego la hice con la banda. En directo es nuestra favorita, la tocamos para conseguir una buena mezcla. Fue la primera canción que grabamos en Irlanda, luego añadimos el resto de instrumentos. Yo empecé a tocar en una banda de bluegrass. No sé si lo conoces, pero en el género cada instrumento tiene su momento de protagonismo, el banjo se acerca al micro, y luego se va hacia atrás (se levanta para explicarlo) y entra el violín. Aquí hicimos algo parecido.”

Bien, todo esto pone de manifiesto cúanto trabajo hay tras las canciones. El segundo y último apunte es que Kenny Anderson, que ya tuvo que cancelar una gira por España este pasado enero, tiene fechas confirmadas para esta vez sí deleitarnos con sus temas…

En Valencia: Domingo 1 de Octubre del 2017 a las 20:30.
En Sala El Loco Club.

En Madrid: Sábado 30 de Septiembre del 2017 a las 22:30.
En Sala El Sol.

En Zaragoza: Viernes 29 de Septiembre del 2017 a las 22:30.
En CMA Las Armas.

En Barcelona: Jueves 28 de Septiembre del 2017 a las 21:30.
En Sidecar Factory Club.

Indie folk/pop con aires celtas. Me lo voy a pensar…

 

 

 

Acerca de whatgoesaround

Desde Barcelona. Me fascina el misterio, y hay infinitas preguntas y enigmas sin respuesta. La música, otra gran pasión.
Esta entrada fue publicada en INDIE FOLK, INDIE POP. Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a King Creosote: Melin Wynt

  1. Carmen dijo:

    Muchas gracias por tu comentario!
    Luego vuelvo con tiempo.

    Besos

    Me gusta

  2. Raúl dijo:

    Sólo he oído el tema una vez, pero me parece muy bonito, relajante, como para escuchar en la oscuridad y liberar ansiedades. Estoy de acuerdo en que la gaita es la clave, porque hace un uso de ella muy poco habitual; casi siempre se toca a todo pulmón y con mucha sonoridad, un 10 para Mairearad Green porque esa manera tan íntima de tocar la gaita es cautivadora. Por ejemplo, cuando Carlos Núñez quiere expresar algo así, deja a un lado la gaita y utiliza la flauta. Saludos.

    Me gusta

    • Estoy totalmente de acuerdo en lo que dices. A mí me parece una melodía maravillosa, me gusta tanto -esto es gracioso- que hasta me la he puesto de tono de llamada en el smartphone, jajaja. Sí, la clave es la gaita y un 10 redondo para Mairearad Green, esa forma de tocar tan melódica y delicada es totalmente hipnótica. Debería haber en el panorama escocés o en toda el área de influencia de la música celta formaciones que hicieran cosas similares, pero lo desconozco.
      No solo la gaita, los acordes de guitarra y después cuando entra la voz…

      Le gusta a 1 persona

  3. Carmen dijo:

    Llevas razón ese sonar de la gaita es muy especial.
    No conocía a este cantante,tengo grandes lagunas musicales,pero es que no me da el tiempo…
    Como siempre,tu post muy trabajado y sigo pensando que deberías publicar en una revista especializada también.
    Te he contestado en mi blog,pero te doy aquí también las gracias por haberme presentado a tus compañeros bloggers.Les visitaré,claro.Cuánta casualidad!

    Besos.

    Me gusta

    • Hola. No te creas, a mí me sonaba muy vagamente su nombre, pero realmente lo conozco en el 2016 y gracias a este excelente disco. ¿En una revista especializada? Jajaja, me hace gracia y muchas gracias por la apreciación. Qué va, creo que los medios especializados entran mucho más al detalle, en los discos y en lo que hay detrás de cada canción, así como el background del artista, confección del álbum, etc, etc, o sea que se nota que saben muchísimo más que yo y suelen alargarse pero con toda suerte de detalles, no divagando tanto como hago yo.
      Esa gaita es maravillosa, y la melodía, a mí me atrapó totalmente.
      Me paso dentro de un rato por tu blog, besos.

      Me gusta

  4. evavill dijo:

    No sé si una canción perfecta pero bonita sí que es. El sonido de la gaita es lo que le da el toque de personalidad. Así que te has dejado ensartar por ella, vaya.
    Yo a veces me obsesiono con algún tema y lo escucho una y otra vez, sin cesar, hasta que al final me deja de gustar, lo agoto de tanta repetición.
    Me pondré en el Spotify algún tema más de Creosote, para que veas que te hago caso
    ¿Pero tú no habías escrito para una revista de música? Me suena que lo has contado alguna vez.

    Me gusta

    • Sí, la melodía, el sonido y la gaita son magníficos. A mí jamás me ha pasado, dejar de gustarme un tema porque me lo ponga infinitas veces. Y no, jamás he escrito para ninguna revista musical, soy un simple aficionado. Compraba muchas revistas, que es muy diferente.

      Me gusta

  5. lrotula dijo:

    Aquí de nuevo. Me pasó lo mismo que a ti. Cambié el mono por la manzana. Creo que los barbudos mal encarados tienen mucho que ver.
    En cuanto al escocés, su mejores momentos son en los tempos lentos. Logra un ambiente relajado y agradable.

    Me gusta

    • Jajaja, porque Creosote luce bastante de barbudo también. Pues parece que tendría más sentido lo del astronauta-hombre mono, u otro distinto. Tiene muy buenas canciones y un montón de discos. Esta gaita es un regalazo…

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s